Otras publicaciones

9789877230185-frontcover

12-4174t

Otras publicaciones

12-3052t

12-2853t1

12 La actualidad de la Teoría del Colonialismo Interno para el debate sobre la dominación y los conflictos inter-étnicos

Paulo Henrique Martins[1]

Introducción

La tesis del colonialismo interno, sistematizada inicialmente en América Latina por autores como Pablo González Casanova (1963) y Rodolf Stavenhagen (1963, 1969) y más recientemente por Rivera Cusicanqui (1992, 1993, 2012), es de gran actualidad para los estudios teóricos sobre la decolonialidad en la medida en que facilita entender la naturaleza compleja de los conflictos en las sociedades postcoloniales. En su origen dicha teoría se refiere a los conflictos involucrando colonizadores y colonizados en niveles como el económico, el político, el social y el cultural, desde el momento que se organizó la conquista y el pacto colonial (Martins, 2013). A lo largo del desarrollo de los estados-nacionales hasta la actualidad, tal tesis ayuda a aclarar las alternativas sistémicas y antisistémicas de los pueblos explotados contra la violencia colonial y contra las estrategias dominantes de unificación de las identidades nacionales desde el poder centralizador del Estado-nación.

El reconocimiento del valor de esta tesis implica comprender que en los contextos de las sociedades herederas de la colonización, las prácticas identitarias de los oprimidos no se refieren solo a la situación de clases, sino igualmente a los temas de la etnicidad y de la nacionalidad. Su vigencia es argumentada por González Casanova en el texto de redefinición de la problemática al demostrar que la colonialidad continua reproduciéndose en los contextos internacionales e intra-nacionales (González Casanova, 2007). Por su lado, Torres Guillén en su revisión de la obra de Casanova ofrece una inestimable y clarificadora contribución sobre el carácter analítico y político del concepto, y su interés teórico para la aprehensión de temas como exclusión social, invisibilización y resistencia popular (Torres Guillén, 2014).

Para nosotros, nacidos en un país como Brasil donde la presencia indígena en la cultura nacional no es tan efectiva como es el caso de México, Guatemala y Bolivia, podría parecer que el concepto de colonialismo interno presenta usos secundarios para explicar la realidad del poder y de la sociedad. Sin embargo, tal interpretación sólo es válida si limitamos el uso del concepto a países con importantes movilizaciones indígenas; pero si consideramos las investigaciones recientes que amplían la dimensión teórica de la etnicidad, vemos que el colonialismo interno propicia una comprensión más compleja entre conflictos inter-clases, inter-étnicos e intra y transnacionales. Por consecuencia, tal tesis es de gran importancia para profundizar los estudios de todas las realidades postcoloniales y no sólo las situaciones particulares citadas. De hecho, la comprensión de la naturaleza simbólica del poder postcolonial y de las resistencias sociales y comunitarias, necesita un entendimiento de la colonialidad desde adentro, desde las memorias, los discursos, los valores y, sobretodo, desde los diversos marcadores (clases, étnicos, religiosos, de género, nacionales etc.) que organizan a las prácticas, a las instituciones, al poder y a la dominación.

Así, nos parece esencial en esta discusión entender que la teoría del colonialismo interno continua vigente, sea para explicar la complejidad de las prácticas y resistencias identitarias de los movimientos sociales y culturales, o para aclarar el hecho de que las luchas políticas en sociedades postcoloniales tienen que considerar necesariamente la relación entre clases, etnias y nacionalidades, y que a su vez presenta un interés teórico más amplio de lo que es interpretado por los grupos étnicos tradicionales. En esta dirección, tal discusión concierne no sólo a las áreas en donde hay luchas coloniales involucrando a los pueblos originarios, sino a todos las áreas de colonialidad en donde los conflictos políticos son más que económicos, son sobre todo, la expresión de rasgos culturales y psicológicos propios tanto de las elites, como de los explotados.

Sin embargo, creemos que la tesis del colonialismo interno necesita un debate más amplio en la esfera del pensamiento postcolonial para fundamentar una crítica general de la cultura de dominación y de los mecanismos de explotación, e igualmente de las estrategias de liberación de los movimientos sociales y comunitarios en la búsqueda de modelos asociativos más solidarios y convivialistas. El colonialismo interno es también una referencia epistémica para explicar los procesos de organización del sistema colonial y postcolonial influenciando directamente sobre el imaginario intelectual y sobre las teorías que buscan exponer las particularidades de la dominación y de la resistencia anti-colonial. Siendo así, el colonialismo interno puede constituir la referencia teórica de síntesis articulando los diversos debates temáticos y disciplinarios sobre la colonialidad y la postcolonialidad.

Comentarios generales sobre las perspectivas de uso del colonialismo interno

En su libro clásico La democracia en México, publicado inicialmente en 1965, donde por primera vez se refiere al tema del colonialismo interno, González Casanova llama la atención sobre los peligros de los usos de conceptos y categorías europeas sin adecuación a las realidades de los países de origen colonial y sugiere que “intentar un análisis de las relaciones entre la estructura política y la estructura social, con categorías propias de los países subdesarrollados” es un desafío para superar el colonialismo intelectual (1965: 19). Aquí está la semilla de la tesis del colonialismo interno que él busca siempre conectar con el contexto del imperialismo a través de la idea de colonialismo interno como “fenómeno integral intercambiando desde la categoría internacional hasta la categoría interna” (González Casanova, 2002: 86-87). Para él, la noción de colonialismo interno “solo nace de los movimientos de liberación de las antiguas colonias” (p.83) y la experiencia de independencia provoca el aparecimiento de nuevas nociones sobre independencia y desarrollo. El colonialismo interno, continua González Casanova, se refiere entonces a una estructura de relaciones sociales y de explotación entre grupos culturales heterogéneos y diferentes (p.99-100).

En su revisión reciente del concepto el autor aclara las dificultades de avance del debate, pues los autores ortodoxos han reaccionado contra tal categoría prefiriendo analizar los procesos históricos desde las luchas contra el “semifeudalismo”

“sin aceptar que desde las orígenes del capitalismo las formas de explotación colonial combinan el trabajo esclavo, el trabajo servil y el trabajo asalariado” (González Casanova, 2007: 438).

Esto es, la forma de explotación colonial implica en modalidades de dominación y explotación que mezclan elementos económicos y no económicos y no puede ser limitada al dilema moderno eurocéntrico entre capital y trabajo.

Tales comentarios nos sugieren tres pistas de reflexión: La primera de ellas, que el colonialismo interno es un marco interpretativo interesante para explicar el movimiento del capitalismo colonial desde el plano internacional hacia el plano interno, reproduciendo las tensiones sistémicas y antisistémicas entre capitalismo y colonialidad, lo que es aclarado por los abordajes sistémicos del problema de la colonialidad (Wallerstein, 2008; Martins, 2015a). Esta elucidación es importante para subrayar el hecho de que el concepto de colonialismo interno no es un artificio teórico secundario, sino el esfuerzo de mapeo teórico adecuado para describir las características propias de sociedades nacionales producidas en el contexto contradictorio de conquistas coloniales y luchas libertarias anti-coloniales, ubicadas entre la modernidad y la colonialidad. En esta dirección, el colonialismo interno tiene una dimensión ontológica en la definición del imaginario social e intelectual postcolonial propio, que no puede ser copiado de las experiencias intelectuales anticapitalistas desarrolladas por las teorías sociales modernas inspiradas en el eurocentrismo. Las tensiones entre capitalismo y colonialidad exigen una comprensión más compleja que no puede ser definida por determinaciones particulares sobre todo económicas, debiendo considerar otros marcadores históricos, psicológicos, sociológicos y antropológicos en la definición de las mentalidades y de las prácticas.

La segunda pista se refiere al hecho de que además de su importancia desde su punto de vista epistémico y epistemológico, el colonialismo interno ha contribuido para el avance de los estudios postcoloniales respecto a las estructuras de poder, considerando las articulaciones simultáneas de conflictos de clase y conflictos inter-étnicos en el contexto de la colonialidad. De esta manera, el colonialismo interno es un fenómeno integral (González Casanova, 2002: 86); es necesario reflexionar sobre su rol como una teoría general que tiene usos para explicar la lógica del poder en las sociedades con fuerte presencia indígena como México y Bolivia, pero también en todas las sociedades de la región y otras que conocieron la fuerza del colonialismo tanto en Asia como en África. En esta dirección, los estudios sobre colonialismo interno contribuyen para profundizar reflexiones fecundas como la que se refiere a la raza como dispositivo de colonialidad que nos es ofrecida clásicamente por el marxismo latinoamericanista (Mariátegui, 1973; Quijano, 2003). Sin embargo, el análisis del colonialismo interno amplía necesariamente la importancia de otros marcadores psicológicos, sociales y culturales que deben ser profundizados como los de género, nacionalidad, religiosidad y status social además del de clases, y que influyen sobre las luchas libertarias en la contemporaneidad. La comprensión teórica más amplia de las resistencias y movilizaciones colecticas desde esta diversidad de factores sistémicos se hace necesaria para profundizar otras investigaciones importantes sobre la naturaleza de la desigualdad, de la pobreza y de la invisibilidad social.

La tercera pista revelada por el colonialismo interno es de orden moral. Nos parece que la jerarquía de valores coloniales fundada en distancias pre-reflexivas, legitimadas por prejuicios relacionados con la presunta superioridad de los europeos sobre los otros, influye directamente en la organización del poder colonial, del estado y del mercado. En esta dirección, entendemos que la jerarquía moral colonial nascida de las tensiones inter-étnicas entre colonizadores “blancos” y colonizados “negros” e “indios” ha contaminado los sistemas de valores de la economía de mercado y de las oligarquías, pero también de las familias de obreros y campesinos, y de sectores de las clases medias. La división tradicional de clases pensada por el marxismo desde el control de la producción de bienes económicos, está sobre-determinada por una división moral generada por las tensiones inter-étnicas e inter-nacionales coloniales. Aquí, González Casanova, siguiendo la línea de pensamiento de Memmi (2007), considera que uno de los problemas centrales del colonialismo interno es la “deshumanización del colonizado” producida por formas de humillación que revelan la estructura colonialista (2002: 97). Lo que los hechos nos explican es que la dominación no se basa solo en la explotación económica del trabajador, sino además en la reducción moral de éste a un tipo psicológico de naturaleza inferior por razones diversas: nos es blanco, nos es rico, no es hombre, no es europeo.

La organización del estado y del mercado en un mismo territorio nacional colonial constituye la trama adonde se mueven los dispositivos de construcción de la “colonialidad del poder”, denominación que crea Aníbal Quijano (2003) y en el que acentúa el elemento “raza” – como constructo de discriminación y explotación- crucial del colonialismo como parte inescindible del sistema y del desarrollo capitalista mundial. Por supuesto su crítica considera las particularidades que toma el colonialismo interno en cada sociedad postcolonial pues las diferencias raciales replantean los temas de género, etnicidad y clases desde otras modalidades de explotación. Desde esa óptica, se puede apreciar procesos diferenciados entre los grupos de sociedades con más fuerte influencia indígena y los otros que tienen influencias más diversificadas de europeos, africanos y asiáticos. Los estudios del colonialismo interno contribuyen también para valorar, por la diversidad de casos, el análisis de las memorias y tradiciones, avanzando en la dirección de lo que B. de Sousa Santos llama una “sociología de las ausencias” que libere una “sociología de las emergencias” (de Sousa Santos, 2008).

Todos esos hechos influyen sobre los motivos de la organización de las prácticas libertarias de los oprimidos apuntando hacia la importancia de reconocer en la colonialidad la presencia de múltiples modernidades (Eisenstadt, 2002; Arjomand y Reis, 2013), involucrando el pasado, el presente y el futuro en las dimensiones abisales del capitalismo y de la colonialidad. Sin embargo, si por un lado el reconocimiento del carácter múltiple de tales modernidades son un avance, por otro no hay que olvidar que él no elimina necesariamente la estructura de poder que ha definido nuevas formas de exploración como la servidumbre e nuevas identidades históricas como indios, negros, blancos y mestizos atravesadas por un dispositivo de racialidad y de jerarquía (Quijano, 2014: 757) que reproduce el capitalismo colonial desde diversas variaciones culturales. Así, el suceso de reacciones anticoloniales como las representadas por los movimientos indígenas andinos resulta de una articulación necesaria entre la dimensión étnica (el valor de la comunidad, de los lazos afectivos históricos, de los rituales), la dimensión clasista (la organización del trabajo productivo bajo solidaridad colectiva) y la dimensión plurinacional (la organización de diversas influencias nacionales). No hay como entender las posibilidades y singularidades de las luchas democráticas y las reacciones anticoloniales sin considerar esta multiplicidad de motivaciones objetivas y subjetivas. Si los impulsos colonizadores son productores de dependencias afectivas y psicológicas entre colonizadores y colonizados, los impulsos modernos decoloniales son libertarios promoviendo la búsqueda de autonomía colectiva como condición para el rescate de memorias y experiencias masacradas u olvidadas por las políticas de la colonialidad.

El colonialismo interno como eje epistémico que inspira los estudios postcoloniales

Vimos que el colonialismo interno tiene un rol de guía teórico y práctico para la comprensión de la trama colonial y postcolonial, y por supuesto, para la orientación general de los estudios sobre colonialidad, apoyándose en conceptos claves como los de clase, etnicidad, poder, nacionalidad, identidad e imperialismo, entre otros. La relevancia del colonialismo interno para la crítica postcolonial y decolonial reciente nos es explicada por Torres Guillén que subraya:

“lo que no es justificable es que se ignore que los términos de “colonialidad del saber” o “pensamiento descolonial”, por ejemplo, son posteriores al del colonialismo interno y hunden su raíz en él” (Torres Guillén, 2014: 86).

Por su parte, Quintero nos aclara que la tesis del colonialismo interno fue una idea muy utilizada sobre todo en la década de los 70´s para caracterizar la constitución societal de los estados-nacionales con fuerte presencia indígena: “específicamente fue utilizado para describir las formaciones sociales de México, Bolivia, Ecuador y en menor medida de Perú y Guatemala”. Y, complementa, “en el resto de los países latinoamericanos la noción no tuvo mayor transcendencia” (Quintero, 2015). Mignolo, por su lado, recuerda que la tesis del colonialismo interno es hoy directamente ubicada en la discusión entre Estado y la población amerindia, ayudando a establecer un equilibrio entre clase y etnicidad en los procesos de independencia y formación del Estado nacional (Mignolo, 2003: 172-173). Desde esta perspectiva de investigaciones orientada para el tema indígena y en particular de los Andes, Rivera Cusicanqui (2012) propone la existencia de dos variables del colonialismo interno: El primero se refiere al fortalecimiento de la política colonial frente a las poblaciones indígenas, y el segundo, a las alianzas del estado colonial con las potencias colonizadoras. A la autora, le parece incluso más interesante el uso del término colonialismo interno que el de colonialidad, puesto que, explica, el colonialismo interno facilita entender la internalización del poder colonial: “No podría ser tan eficaz el colonialismo si no fuera porque nos hemos metido el enemigo adentro, es por eso que nosotros buscamos superar esa visión miserabilista de la memoria como lamento, sin trivializar el dolor” (Rivera Cusicanqui, 2012).

Los estudios sobre colonialismo interno deberían generar especial atención en los campos intelectuales de los otros países latinoamericanos como Brasil, por ejemplo. Este eje epistémico tiene valor especial para desconstruir el discurso hegemónico que limita las perspectivas de enfrentamiento de las desigualdades e injusticias a las estrategias de crecimiento económico, olvidando el hecho de que las políticas de desarrollo fundadas sobre dicho crecimiento es justo la fuente central de las desigualdades y de los procesos de exclusión social. Las dificultades de recepción de las tesis del colonialismo interno en sociedades como la brasileña se describen en parte por una comprensión limitada de su valor explicativo. De hecho, si limitamos sus usos para las resistencias indígenas, el colonialismo interno sería una tesis restringida para interpretar el poder y la dominación en Brasil. Sin embargo, si entendemos que esta teoría no busca solo privilegiar las resistencias de grupos étnicos de algunos países sino que además mira la estructura del poder colonial, podemos entender su complejidad; pues los conflictos interétnicos implican igualmente a las etnias de los grupos dominantes que manipulan el Estado para reproducir su lógica de clan en contextos de dominación del capitalismo colonial. Como consecuencia tales conflictos inter-étnicos involucran a todo el sistema social a través de diversas modalidades de movilizaciones colectivas y invitan a considerar los otros marcadores que definen las practicas de los individuos y grupos sociales como los de nacionalidad, clases, religiosidad, género y medio ambiente.

Los avances recientes de las luchas de los indígenas, de los afrodescendientes, de las mujeres y de los campesinos, entre otros, o las tramas del racismo, de la desigualdad y la pobreza, revelan una complejidad fenomenológica que no se explica por las teorías tradicionales de clases sociales pensadas desde Europa, necesitando tesis que interpreten cómo la relación entre capitalismo y colonialidad se produce desde dentro de las sociedades nacionales. En este sentido, la teoría del colonialismo interno, genera el reconocimiento de las particularidades históricas, sociales y culturales de la realidad brasileña postcolonial contribuyendo así, para la revisión de autores clásicos que han buscado investigar la mezcla de diversos factores que impactan históricamente sobre la formación de las identidades colectivas y nacionales. En Brasil, la complejidad de estos factores que han influido sobre el tema de la identidad nacional interesó a autores clásicos como Gilberto Freyre (1998), Caio Prado Junior (2000), Florestan Fernandes (1978) y Darcy Ribeiro (1995).

Por otro lado, las tesis sobre patrimonialismo han contribuido para valorar los elementos políticos y culturales de la dominación y que no se refieren solo al tema de las clases sociales (Faoro, 2012); sin embargo, le falta también a estas teorías de inspiración weberiana una mirada más amplia de los conflictos sociales y culturales para allá de la discusión de la racionalidad burocrática. Hay que subrayar que la dominación es producida por intereses corporativistas de las elites, pero también de los variados conflictos inter-étnicos, sociales y culturales, que son los resultados de tensiones sobre la formación de las identidades colectivas. En el contexto de la teoría del colonialismo interno tales conflictos se refieren a aspectos económicos pero también a elementos sanguíneos, familiares y de colisión presentes en las etnias de dominados y dominantes.

Por consecuencia, la presencia de un pensamiento crítico de síntesis sobre la relación entre capitalismo y colonialidad es fundamental para la desconstrucción del pensamiento hegemónico utilitarista y mercantilista que limita las relaciones humanas al interés egoísta. Nos parece que la tesis del colonialismo interno puede responder a esta demanda, desde que reconocida como categoría conceptual inspiradora de una praxis teórica amplia, articulando la ciencia y el mundo de la vida, entre la modernidad y la colonialidad. Seguramente, eso explica las dificultades de articular teóricamente desde una mirada más compleja las investigaciones recientes sobre las poblaciones indígenas, “blancas” y afrodescendientes conducidas por antropólogos, historiadores, sociólogos, etnólogos y lingüistas en las sociedades como la brasileña que es considerada como integrada al occidentalismo. Tal interpretación limitada e influenciada por el eurocentrismo no contribuye efectivamente para una praxis intelectual colectiva y articuladora con las urgencias de las luchas anti-coloniales, ni logra constituirse en elemento de una crítica general de la colonialidad.

Entre los investigadores brasileños contemporáneos, uno de los autores que más se acerca a esta mirada de síntesis proporcionada por la tesis del colonialismo interno es Jessé Souza que propone una “sociología política de la modernidad periférica” para explicar los fundamentos de la desigualdad y de lo que él llama la presencia de una “chusma” estructural (Souza, 2003). Desde las contribuciones de la teoría de habitus de Bourdieu (1990) y de la teoría del reconocimiento de Taylor (1989), Souza sugiere que los individuos libertos por la esclavitud no han logrado, de hecho, cambiar sus condiciones sociales, políticas y morales. Él recuerda la situación del negro que, sin las oportunidades de clasificación social burguesa o proletaria, han quedado en los espacios periféricos del sistema, como forma de preservar sus dignidades (Souza, 2003: 155).

Aunque el autor no use explícitamente las teorías postcoloniales, su abordaje es muy cercana cuando explica que la “europeidad” es el referente empírico de una jerarquía valorativa peculiar, que refleja determinada estructura psicosocial y de reconocimiento del Occidente (Souza, 2006: 31 y 42). Tal jerarquía se basa en mecanismos de clasificación y reconocimiento social, que operan a partir de estructuras pre-reflexivas y opacas a la vida cotidiana, produciendo “habitus” superiores e inferiores o precarios (p.77). Estos últimos, son considerados propios de cierto tipo de personalidad vista como improductiva para la sociedad como un todo. El habitus precario se refiere a tipos de personalidades y disposiciones de comportamientos, que no son considerados productivos en una sociedad competitiva (p.38). En fin, el autor sugiere que la desigualdad brasileña no es sólo un problema económico, sino también, y sobre todo, moral, que no es bien comprendido pues hay una invisibilidad de su estructura de explotación desigual (Souza, 2006 y 2013).

Como vemos, tales avances son muy importantes porque confirman la presencia de la tesis del colonialismo interno, incluso cuando ella no es asumida y es presentada como “modernidad periférica” tal como lo hace Jessé Souza. Sin embargo, el término modernidad periférica es ambiguo pues sugiere una misma modernidad con dos puntas – centro y periferia – lo que no expresa adecuadamente la complejidad de la situación del colonialismo interno (Martins, 2013). El desarrollo de investigaciones comparadas, por otro lado, como lo hizo Limaverde (2013) equiparando el concepto de “colonialismo interno” en González Casanova y el de “sentido de colonización” de Caio Prado Junior se revela muy interesante para la comprensión del colonialismo como estructura de larga duración.

Colonialismo interno, clase y relaciones inter-étnicas

La tesis del colonialismo interno impone un programa de reflexión original respecto a la epistemología del sujeto histórico que se basa sobre todo en las intersecciones de dos conceptos teóricos: el marxista de clases sociales (Marx, 2008 y 2009), de etnicidad, particularmente de relaciones inter-étnicas (Barth, 1998) y de nacionalidad. En esta dirección, el debate sobre colonialismo interno ofrece una contribución importante para valorar los estudios postcoloniales en la formación de una sociología global, que respete las diferencias y diversidades culturales y étnicas, y que no son analizadas desde la mirada eurocéntrica.

El reconocimiento de las singularidades de los procesos de colonización interno favorece los esfuerzos de construcción de un pensamiento crítico latinoamericano, que considera la influencia de la mezcla de diversas contribuciones culturales e históricas en la formación de cada realidad nacional postcolonial. Colonialismo interno es pues un concepto que ayuda a demostrar la afirmación de la socióloga indiana Bhambra en la que la sociología tradicional de origen eurocéntrica es inadecuada para explicar temas como poder, raza y colonialidad (Bhambra, 2014: 451). Le aclara Casanova que el colonialismo interno enriquece la comprensión y la acción de las luchas de los trabajadores y los pueblos oprimidos, e igualmente plantea el problema de las diferencias y semejanzas de los campos de lucha que no sólo interesan a los trabajadores o a los pueblos oprimidos, “sino a todas las fuerzas ocupadas en construir un mundo alternativo desde lo local hasta lo global, desde lo particular hasta lo universal” (González Casanova, 2007: 419).

El colonialismo interno implica la consideración de múltiples dimensiones organizadoras del poder y de la dominación tales como las culturales, las afectivas, las étnicas, las de género, las sexuales, las nacionales, las ambientales y también las económicas. Se trata pues de entender que la complejidad del poder capitalista en contexto de colonialidad, necesita considerar un enmarañado de factores materiales y simbólicos que participan en la constitución del imaginario del poder colonial y postcolonial, y que reproducen la codependencia de colonizadores y colonizados, inhibiendo los procesos de automatización de los grupos explorados.

Analizando el carácter simbólico de las luchas anti-coloniales, constatamos la existencia de motivaciones no económicas ubicadas en las memorias, en las tradiciones, en los rituales, en fin, en el imaginario colectivo. Tales motivaciones apuntan para una dinámica relacional y cultural propia que Barth (1998) en su clásico sobre “Grupos étnicos y sus fronteras” considera como central para la definición de la identidad de grupos. Aclara el autor que la identidad colectiva (y de los individuos dentro del grupo) es construida en las interacciones entre grupos sociales y a través de los procesos de inclusión y exclusión que definen los límites de la integración. De esta manera, no son sólo los elementos objetivos para las significaciones que cada grupo se atribuye a lo largo de la vida las que contribuyen a definir su situación étnica. La ganancia económica es importante, pero también las memorias, los rituales, los símbolos y las lenguas que organizan un padrón identitario compartido.

Poutignat y Streiff-Fenart han profundizado en la comprensión de las relaciones interétnicas subrayando el rol de los símbolos identitarios en la fijación del sentimiento de un origen común. Cardoso de Oliveira ha contribuido también para actualizar el concepto de etnicidad al afirmar la importancia de la dimensión moral en la constitución de la identidad del grupo, lo que ha logrado gracias al desarrollo del concepto de reconocimiento (auto-reconocimiento y reconocimiento por el otro) (Cardoso de Oliveira, 2006: 20-57). La etnicidad pasa a constituir un concepto central para los estudios sociológicos decoloniales sobre todo cuando es pronunciada como inter-etnicidad ayudando a entender el valor de los elementos culturales y simbólicos en la construcción de los sistemas comunitarios y sociales en la actualidad (Cohen, 1985). Los sentimientos y creencias colectivas, los gustos y estilos de vida contribuyen a definir un modo particular de “institución imaginaria de la sociedad” (Castoriadis, 1975) por los colonizadores y colonizados. En esta dirección creemos que la idea de pertenencia étnica colonial puede ser aplicada a todos los que han conocido la colonialidad: tanto los colonizados internos como los colonizadores internos (Martins, 1989 y 1998) desde que se amplía el rol de la etnicidad al lado de los otros marcadores que influyen sobre las representaciones colectivas. Lo importante aquí es fijar la atención sobre el hecho de que los conflictos inter-étnicos contaminan los conflictos de clase y los nacionales desde la imposición del código moral jerárquico colonial, y esta contaminación se amplía al interior de la sociedad para incluir a otros marcadores definidores de la presencia fenomenológica del sujeto en el mundo, lo que nos permite incluso pensar los pobres como un gran grupo étnico.

Conclusión: escapando de la relación colonial

Es importante entender la colonialidad como una dimensión relacional, involucrando simultáneamente a colonizadores y colonizados desde el dispositivo de racialidad (Quijano, 2003; 2014ª). El sentimiento de pertenencia intra-grupo, sea de las elites colonizadoras, sea de las poblaciones colonizadas, expresa diversos motivos materiales y principalmente simbólicos, psicológicos, afectivos y morales. No se trata de salvar a los colonizados de los colonizadores, pero si entender que esos dos fenómenos se reproducen mutuamente como lo explica Gilberto Freyre en su clásico Casa Grande & Senzala (Freyre, 1998) cuando explora con sensibilidad las relaciones entre propietarios de tierras y esclavos, demostrando la complejidad de los factores que contribuyen para la constitución del sistema colonial en esta región. El desafío es entender que la dinámica relacional subyacente esconde un sistema de valorización moral excluyente, que necesita ser denunciado críticamente para liberar las fuerzas colectivas oprimidas por la colonialidad.

Así, para el avance del debate en la dirección que aquí sugerimos de apuntar para el carácter del colonialismo interno como referencia epistémica indispensable a los estudios postcoloniales, es igualmente importante introducir el tema del reconocimiento moral (Taylor, 1989; Honneth, 2009). Este contribuye para entender cómo funciona la explotación y la dominación colonial por un sistema de clasificación axiológica que valora los que se acercan del imaginario del colonizador, blanco, europeo y del sexo masculino, y que desvaloriza los que no demuestran tales características.

El colonialismo interno fabrica a colonizados y colonizadores, y es la clave para su disolución. Una de las características centrales del padrón de poder colonial es el modo ambiguo como los individuos viven la experiencia colonial. Según Memmi,

todo colonizador es un privilegiado en la medida en que participando de la organización del poder colonial, posiciónase siempre como étnicamente superior al colonizado” (Memmi, 2007: 43-46).

La existencia del colonialista (el colonizador que se asume como colonizador) está conectada con la del colonizado:

“…él precisa negar el colonizado, y, al mismo tiempo, la existencia de su víctima es necesario para que él continúe a existir”. (Memmi, 2007: 91).

Una de las consecuencias de esta situación es el racismo colonial que emerge

“tan espontáneamente incorporado a los gestos, a las palabras, incluso las más banales, que parece constituir una de las estructuras más sólidas de la personalidad colonialista” (Memmi, 2007: 107).

Por su lado, el colonizado tiene como única alternativa posible

 

“la asimilación o la petrificación” (Memmi, 2007: 143)

y en su tentativa de cambiar su situación se siente atraído por el modelo del colonizador y el amor que tiene por base

un complejo de sentimientos que van de la vergüenza al odio de si-mismo” (Memmi, 2007: 163).

Todo este contexto ayuda luego a diluir las distancias estructurales en un sistema inter-étnico propio de la colonialidad que se reproduce por la codependencia del colonizador y del colonizado.

El sistema de poder colonial en Latinoamérica no ha usado necesariamente la fuerza física, pues la cultura del colonialismo interno, lo comentamos, ayuda a generar un pacto perverso de dominación cuando el colonizado se mira en el modelo del colonizador para imaginar una alternativa de sobrevivencia. Las poblaciones son así subalternadas desde mecanismos de control verticales como la racialidad (Quijano, 2003), el clientelismo y la manipulación ideológica y mediática, reduciendo la cuestión social a un tema de seguridad del estado nacional. Las elites colonizadoras oligárquicas, sobre todo, buscan apropiarse de los discursos colectivos como el de la democracia, para fijar sistemas de dominación que sólo benefician a los intereses coloniales dominantes que estarían en consorcio del capitalismo internacional.

Para concluir sugerimos que, en el momento presente, Latinoamérica conoce una tensión importante entre las fuerzas coloniales, por un lado, que se actualizan por la globalización a través del control de los sistemas estatales, y por otro lado, las fuerzas anticoloniales que buscan a reorganizar el proyecto de las izquierdas democráticas en otras bases que no sean solamente el de la democracia representativa liberal. En esta dirección, Rios Burga propone que

el reconocimiento de las excolonias como países multiculturales, multiétnicos y plurilingües rompen con la visión tradicional etnicista y racista, nacionalista y jacobino que marcó la auto-percepción nacional y las políticas públicas…” (Rios Burga, 2011: 405)

lo que significa, por consecuencia, repensar la política más allá de las representaciones liberales. En esta dirección hemos de observar con González Casanova que

“las nuevas fuerzas emergentes también llevan a replantear la democracia, la liberación y el socialismo, dando un nuevo peso a la lógica de la sociedad civil frente a la del Estado…” (González Casanova, 2007: 428).

Para ello, los colonizados tienen que desplazar el foco de las luchas políticas y culturales de modo a pensar la relación entre modernidad y colonialidad desde una mirada anti-colonial libertadora compleja que sea basada sobre otro código de valores, que respete la igualdad colectiva y la justicia social, bases de la democracia universal. No basta una constitución republicana liberal que legisla sobre la igualdad de derechos desde la diferencia entre propiedad individual y propiedad pública. Es necesario el avance en el reconocimiento de los fundamentos de la desigualdad para liberar modelos jurídicos y políticos más complejos que integren a las diferencias identitarias e históricas, respetando a los nuevos derechos que aparecen con las luchas sociales como lo ubicamos en el caso boliviano (Martins, 2015b). Le explica Quijano (2014b: 847) que para que el

“bien vivir” sea una realización histórica efectiva, “no puede ser sino un complejo de prácticas sociales orientadas a la producción y a la reproducción democráticas de una sociedad democrática”. Quijano (2014b: 847)

La superación del mito del colonialismo interno exige que el colonizado se descubra no sólo como perteneciendo a un colectivo de trabajadores que tienen intereses materiales compartidos, sino además a una comunidad originaria propia que busca una heterotopía libertaria en lo postcolonial (Martins, 2012), una comunidad de destino compartida, justa, asociativa y solidaria. Para eso, las ciencias sociales tienen también que avanzar en la organización de un pensamiento crítico que articule la praxis intelectual y la praxis de los movimientos sociales anti-coloniales y aquí aparece la tesis del colonialismo interno como clave definidora de los senderos a seguir.

Bibliografia

Arjomand, Said A. y Reis, Elisa 2013 Worlds of difference (Los Angeles/London/New Delhi/Singapore: Sage Publications).

Bhambra, Gurminder K. 2014 “Introduction: Knowledge production in global context: Power and coloniality” in Current Sociology. Vol. 62, N° 4; p.451-456.

Barth, Fredrik 1998 Ethnic groups and boundaries. The social organization of cultures diferences (Waveland Press).

Bourdieu, Pierre 1990 Distinction: a social critique of the judgement of the taste (Cambridge: Harvard University).

Cardoso de Oliveira, Luis R. 2006 Caminhos da identidade. Ensaios sobre etnicidade e multiculturalismo (São Paulo: UNESP).

Castoriadis, Cornelio 1975 L’institution imaginaire de la société (Paris: Editions du Seuil).

Cohen, Anthony 1985 The symbolic construction of community (London and New York: Ellis Horwood Ltd).

De Sousa Santos, Boaventura 2008 A gramática do tempo. Para uma nova cultura política. 2ª. Edição (São Paulo: Cortez Editora).

Eisenstadt, Shmuel N. 2002 Multiples modernities (New Brunswick and London: Transaction Publishers).

Faoro, Raymundo 2012 Os donos do poder: formação do patronato político brasileiro, 5. Edição (Rio: Globo Editora).

Fernandes, Florestan 1978 A integração do negro na sociedade de classes (São Paulo: Atica).

Freyre, Gilberto 1998 Casa-Grande & Senzala (Rio: Editora Record), 34ª edição, pág. 372.

González Casanova, Pablo 1963 Sociedad plural, colonialismo interno y desarrollo (UNESCO).

González Casanova, Pablo 1965 La democracia en México (México: Ediciones Era).

González Casanova, Pablo 2002 Exploração, colonialismo e luta pela democracia na América Latina (Petrópolis: CLACSO/Editora Vozes).

González Casanova, Pablo (2007) Colonialismo interno (uma redefinição). En A teoria marxista hoje. Problemas e perspectivas. Boron, A A.; Amadeo, J; Gonzalez, S. (Orgs.) CLACSO: Buenos Aires. PP.431-458. ISBN 978987118367-8

Honneth, Axel 2009 Luta por reconhecimento. A gramática moral dos conflitos sociais (São Paulo: Editora 34).

Limaverde Fortes, Vinicius 2013 “Colonialismo como estrutura de longa duração constituinte do capitalismo: Uma reflexão a partir de Caio Prado Júnior e Pablo González Casanova” en REALIS. Revista de Estudos Antiutilitaristas e Pós-coloniais. Vol.3, Nº 02, jul-dez 2013, www.revista-realis.org, ISSN 2179-7501

Mariátegui, José C. 1973 7 ensayos de la realidad peruana (Lima: Biblioteca Amauta).

Martins, Paulo H. 2012 La decolonialidad y la heterotopía de una comunidad de destino solidaria (Buenos Aires: Ediciones CICCUS/Estudios Sociológicos Editora).

Martins, Paulo H. 2013 Revisitando os fundamentos das modernidades periféricas: dádiva, mercado e pacto colonial en Revista Brasileira de Sociologia. Vol. 1, N° 01, págs. 243-274

Martins, Paulo H. 2015a Sistema-mundo, globalizaciones y América Latina en A. Bialakowsky, M. A. Cathalifaud y P.H. Martins (compiladores) El pensamento latino-americano: diálogos em ALAS (Buenos Aires: Teseo/CLACSO/ALAS).

Martins, Paulo H. 2015b Collective right to life and new social justice: the case of the Bolivian indigenous movement in M. L. Narváez (Coordinadora) Justicia, derecho y sociedad (Lima: Centro de Estudios Constitucionales/Tribunal Constitucional del Perú).

Marx, Karl 2008 Manuscritos econômico-filosóficos (São Paulo, Boitempo).

Marx, Karl 2009 A ideologia alemã (São Paulo, Expressão Popular).

Memmi, Albert 2007 Retrato do colonizado precedido do retrato do colonizador (Rio de Janeiro: Civilização Brasileira).

Mignolo, Walter 2003 Histórias locales, disenos globales: colonialidad, conocimientos subalternos y pensamiento fronterizo (Madrid: Ediciones Akal).

Poutignat, Philippe y Streif-Fennat, Jocelyne 1997 Teorias de etnicidade (São Paulo: Editora UNESP).

Prado Júnior, Caio 2000 Formação do Brasil contemporâneo (São Paulo: Brasiliense. Publifolha) (Grandes Nomes do Pensamento Brasileiro).

Quijano, Aníbal 2003 “Colonialidad del poder, eurocentrismo y América Latina” en E. Lander (Org.) La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas latinoamericanas (Buenos Aires: CLACSO).

Quijano, Aníbal 2014a “Raza, etnia y nación. Cuestiones abiertas” en Quijano, A. Cuestiones y horizontes: de la dependencia histórico-estructural a la colonialidad/descolonialidad del poder; selección a cargo de Danilo Assis Clímaco; 1a ed. – (Ciudad Autónoma de Buenos Aires: CLACSO).

Quijano, Aníbal 2014b “¿Bien vivir?: entre el ‘desarrollo’ y la Des / Colonialidad del poder” en Quijano, A. Cuestiones y horizontes: de la dependencia histórico-estructural a la colonialidad/descolonialidad del poder; selección a cargo de Danilo Assis Clímaco; 1a ed. – (Ciudad Autónoma de Buenos Aires: CLACSO).

Quintero, Pablo 2015 “Colonialismo interno” en Biagini, H. y Roig, A. A. (org.). Diccionario del pensamiento alternativo II (Universidad Nacional de Lanús / CIECES). Disponible en: http://www.cecies.org/articulo.asp?id=451

Ribeiro, Darcy 1995 O povo brasileiro. A formação e o sentido do Brasil (São Paulo: Companhia das Letras).

Ríos Burga, Jaime 2011 El que hacer sociológico en América Latina. Un diálogo teórico con sus actores (Lima: Universidad Mayor de San Marcos).

Rivera Cusicanqui, Silvia 1992 “Sendas y Senderos de la ciencia social andina” en Revista Autodeterminación (La Paz), octubre.

Rivera Cusicanqui, Silvia 1993 “La raíz: colonizadores y colonizados” en Albó, X.; Barrios, R. Violencias encubiertas en Bolivia (La Paz: CIPCA), p. 27-39.

Rivera Cusicanqui, Silvia 2012 “Lo indio es parte de la modernidad, no es una tradición estancada” en seminario “La Cuestión de la Ideología” organizado por el Doctorado en Ciencias Sociales de la FACSO, Santiago. Disponible en: http://www.facso.uchile.cl/noticias/85824/lo-indio-es-parte-de-la-modernidad-no-es-una-tradicion-estancada.

Souza, Jessé 2003 A construção social da subcidadania. Para uma sociologia política da modernidade periférica (Belo Horizonte/Rio de Janeiro: UFMG/IUPERJ).

Souza, Jessé 2006 A invisibilidade das classes sociais (Belo Horizonte: Ed. Da UFMG).

Souza, Jessé 2013 Em defesa da sociologia: o economicismo e a invisibilidade das classes sociais en Revista Brasileira de Sociologia. Vol. 1, N° 01, p. 129-158

Stavenhagen, Rodolfo 1963 “Clases, colonialismo y aculturación” en América Latina: Revista del Centro Latinoamericano de Investigaciones en Ciencias Sociales (Río de Janeiro), Vol. I N°4.

Stavenhagen, Rodolfo 1969 Las clases sociales en las sociedades agrarias (México: Siglo XXI).

Taylor, Charles 1989 Sources of the self: the making of the modern identity (Cambridge: Harvard Press).

Torres Guillén, Jaime 2014 “El carácter analítico y político del concepto de colonialismo interno de Pablo González Casanova” en Desacatos, N° 45, mayo-agosto, pp. 85-98

Wallerstein, Immanuel 2008 Historia y dilemas de los movimientos antisistémicos (Bogotá: Ediciones desde abajo).


  1. Ex Presidente ALAS, XXVIII Congreso, Recife, Brasil 2011. Miembro del Consejo Consultivo de ALAS.


Deja un comentario