Otras publicaciones

12-4283t

12-3864t

Otras publicaciones

12-3882t

12-2769t1

Desafíos de la sociología latinoamericana a la luz del XXX Congreso de la Asociación Latinoamericana de Sociología

Nora Garita Bonilla[1]

“Injértese en nuestras Repúblicas el mundo, pero el tronco ha de ser el de nuestras Repúblicas”

José Martí, Nuestra América

Introducción[2]

Para tener una mirada actual de la sociología latinoamericana, los congresos de la Asociación Latinoamericana de Sociología (ALAS) son un espacio óptimo para comprender su diversidad, su complejidad e incluso interrogarse sobre la existencia de “una” sociología latinoamericana, dada la capacidad de convocatoria de ALAS y la presencia de ponentes de casi todos los países latinoamericanos y del Caribe en sus congresos.

La sociología como ciencia social es producto de las condiciones sociales, pero a la vez es una práctica que reflexiona y actúa sobre esa realidad. Esto hace que la mirada global que se pretende sea una entrada compleja desde sus inicios, por las grandes diferencias entre países que componen la región, por las condiciones en las que se produce la ciencia social y por las diversas tradiciones sociológicas.

Tal complejidad nos recuerda una reflexión de Pierre Bourdieu a propósito de la ciencia social como uno de los campos de producción simbólica. Como tal,

“…campo social como otro, con sus relaciones de fuerza, sus monopolios, sus luchas y sus estrategias” (Bourdieu, 2000: 12).

Esta propuesta nos parece sugerente pues, al tratar de visualizar la producción sociológica latinoamericana como un campo, nos hace entonces suponer que no hay “una” sociología latinoamericana, sino un campo social atravesado por relaciones de fuerzas.

Ya desde los años 70 Pablo González Casanova había visualizado la sociología latinoamericana como un campo de disputa, de enfrentamientos, que la hicieron consolidarse como una tradición regional. En su ensayo Corrientes críticas de la sociología Latinoamericana (González, 1978) presenta la historia de la sociología como un eterno choque de corrientes, que va desde el pensamiento pre-sociológico al de la consolidación de la sociología científica.

Esbozo aquí algunos de los enfrentamientos que, según González Casanova, han jalonado esta historia:

– En la posguerra, el empirismo enfrentando la vieja sociología liberal (pensamiento pre-sociológico).

– En los años 50, surge la CEPAL y se dan las discusiones en torno al desarrollo y al subdesarrollo.

– Con la revolución cubana, se aumentan las críticas al desarrollismo, al cientificismo y el marxismo cobra más vigencia.

– En los años sesenta, las discusiones giran en torno a la revolución.

– La teoría de la dependencia, en los años 70, discute la dicotomía autonomía nacional vs. dependencia. La crítica de González Casanova a la teoría de la dependencia señala el predominio de la categoría de dependencia sobre la categoría de explotación. Predomina la idea de nación sobre la de clase social.

El artículo de González Casanova permite ver el recorrido que va desde el pensamiento pre-sociológico al de la consolidación de la sociología científica en América Latina, en constante enfrentamiento entre corrientes sociológicas. Según él, se trata de la historia del poder: es el enfrentamiento entre el poder del estado imperial y los grupos y clases que luchan contra él (González, 1978).

Uno de los trabajos más interesantes acerca de las etapas del devenir histórico de la sociología es de Paulo Henrique Martins (Martins, 2012) quien señala tres momentos en la historia de la sociología:

Movimiento post-independentista

Poscolonialismo crítico.

Recolonialidad y decolonialidad.

Estos periodos permiten ver la no homogeneidad de la sociología, y al igual que González Casanova, evidenciar las corrientes y disputas internas al campo. La periodización de Paulo Henrique Martins puede resumirse así:

1. El movimiento posterior a la Independencia evidencia las enormes dificultades de las élites intelectuales para replicar modelos europeos y de ahí surgen reflexiones sobre las particularidades de la región. En la etapa post-independentista, según Martins, líderes como Bolívar y Martí, al explicar la naturaleza de las luchas por la independencia, fundan la posibilidad de un saber sociológico propio. La “Patria Grande”, la

“comunidad de destino solidaria” de Martí, abren una posibilidad de utopía contra hegemónica, necesariamente en diálogo con el pensamiento europeo (Martins, 2012: 25-44).

Es decir, la propia realidad confrontó la aplicación mecánica eurocéntrica y surge ahí la posibilidad de un pensamiento social latinoamericano.

2. En el poscolonialismo crítico, el pensamiento latinoamericano está aún prisionero del eurocentrismo, en una primera sub-etapa en la que predomina el naturalismo jurídico y una segunda, en la que la sociología se profesionaliza y se organiza académicamente. Surgen marcos interpretativos: pensamiento cepalino, teoría de la dependencia en sus variantes y tesis que incorporan la importancia de la cultura más allá de la dependencia económica.

3. La etapa recolonialidad y decolonialidad superó la distinción centro periferia al pensar la totalidad del sistema mundo. Dos vertientes dividen la discusión global:

a) Una que supone que la globalización uniformizó el planeta: las tesis neoliberales supusieron que el binomio centro/periferia se había disuelto ante la globalización económico-financiera divulgando el

“sentimiento equivocado de un mundo unificado desde un punto de vista económico y cultural” (Martins, 2012: 31).

Las nuevas estrategias del capitalismo trajeron consigo un nuevo sistema de colonización de las prácticas (ej. El consumismo rompe tradiciones de reciprocidad). La globalización es entonces interpretada por esta vertiente como un proceso de uniformización global.

b) La otra vertiente interpreta la globalización de otra manera: niega el fin de la colonialidad, se opone a la supresión de las memorias históricas de cada sociedad y re-piensa la modernidad a partir de prácticas asociativas. Supera la jerarquía en la dualidad centro/periferia y logra incorporar a la conceptualización de la “colonialidad” otros elementos culturales (no sólo los económicos).

Estas etapas señaladas por Martins resumen el devenir de la sociología como una lucha antagónica entre colonialidad – descolonialidad, y nos enmarca la posibilidad de mirar la sociología latinoamericana de hoy, a la luz de este enfrentamiento. En ese sentido, en medio de la pluralidad de las sociologías latinoamericanas, es posible sopesar esta pugna aún presente.

Uno de los sitios privilegiados para observar las diversas corrientes en pugna en la sociología latinoamericana, las agendas de investigación por países, los desafíos, es el congreso de ALAS, cuya capacidad de convocatoria ha reunido miles de personas de toda América Latina en más de treinta temáticas de investigación o grupos de trabajo.

Planteo algunos interrogantes en el presente trabajo:

¿Cuáles son los temas que investiga actualmente la sociología en Latinoamérica?

¿Con qué autores dialogan los y las oficiantes de la sociología en América Latina y cómo circulan los textos?

¿Cuáles son los principales desafíos de la sociología en América Latina hoy?

Para responder estas preguntas, se ha tomado como universo de análisis el total de ponencias presentadas en el XXX Congreso ALAS en Costa Rica, por ponentes que trabajan en algún país de América Latina, y en casos excepcionales, por ponentes que no residen en la región, cuya comunidad académica está integrada por latinoamericanos. Del total de 3867 ponencias aceptadas, se trabajó con las 2300 presentadas y discutidas en el congreso. Se hacen algunas comparaciones con ponencias del congreso anterior, XXIX Congreso de ALAS celebrado en Chile; además, los informes suministrados por quienes coordinaron los grupos de trabajo y las notas que la comisión académica tomó a partir de las discusiones dadas en el Foro Académico que tuvo lugar al finalizar el XXX Congreso ALAS 2015 en Costa Rica. A lo largo del congreso, las mesas de trabajo se agruparon en torno a los temas de los grupos de trabajo, pero el Foro Académico generó una discusión de síntesis de las dinámicas de dichos grupos.

Los temas de investigación (primera pregunta) se obtuvieron por medio de un ejercicio de clusters, aplicado al total de ponencias de autores que trabajan en algún país latinoamericano (2300), utilizando el programa Carriot 2. Con el propósito de ahondar el caso centroamericano respecto de las temáticas de investigación y compararlo con el resto de países latinoamericanos, se realizó una revisión bibliográfica de artículos de tres autores centroamericanos: Edelberto Torres Rivas (2010), Jorge Rovira Mas (2008) y Montserrat Sagot Rodríguez (2014), quienes han estudiado el desarrollo de la sociología centroamericana. El propósito de esta revisión fue el de buscar particularidades y puntos comunes con el resto de países latinoamericanos en la configuración de una agenda de investigación.

Respecto de los textos y autores con los que se dialoga en las ponencias, se realizó una muestra simple al azar de ponencias por grupo de trabajo y se consideró como universo el total de referencias bibliográficas de dicha muestra por grupo de trabajo.

Los desafíos se extraen de los dos ejercicios anteriores (referencias bibliográficas y clusters) además de los informes de coordinadores de grupos de trabajo y del foro académico final.

Otros trabajos anteceden al presente, de manera especial los artículos de José Vicente Tavares, en el que se interroga si hay “una” sociología latinoamericana (Tavares, 2015) y de Marcelo Arnold, quien analiza “estilos” de la sociología latinoamericana (Arnold, 2015); ambos son ex Presidentes de la Asociación Latinoamericana de Sociología, ALAS.

Parte I: Un acercamiento parcial a la sociología latinoamericana

En el Informe sobre las ciencias sociales en el mundo titulado “Las brechas del conocimiento” (Unesco, 2010) se señalaba el enorme crecimiento de las ciencias sociales en el mundo, pues entre 1970 y el 2000 fue “el más grande en comparación con cualquier otro campo de conocimiento” (Unesco, 2010: 59). Sin embargo, el mayor volumen es producido en Norteamérica y Europa, esto de acuerdo con los datos construidos a partir de las bases de datos Ulrich y Thompson SSCI.

Gráfico 1. Producción de las ciencias sociales por región

Fuente: Unesco, 2010: 156. Figura 4.5 Producción de las ciencias sociales por región.

Esto hace que necesariamente los autores con quienes dialogan las y los sociólogos latinoamericanos, por el volumen de producción, sean en su gran mayoría de Europa, Canadá y Estados Unidos. Pero también debemos cuestionar esas mediciones, construidas a partir de publicaciones en inglés, con indexaciones que no siempre miden la manera y condiciones en las que se produce en otros países. Las dos bases de datos principales con las que han sido construidos estos datos tienen sesgos angloparlantes: el 85% de las revistas de la base Ulrich está en inglés (Unesco, 2010: 155) o la base Thompson SSCI cuenta con un 94% de artículos en inglés (Unesco, 2010: 156). Es decir, este panorama debe mirarse con cautela, pues la construcción misma de los datos es resultado de una jerarquización de lenguas, que privilegian el inglés. La producción de las dos lenguas predominantes en América Latina (español y portugués) está entonces sub-registrada.

Aún así, es de destacar que en números absolutos, la investigación en América Latina creció durante el periodo, pasando de 2178 en el periodo 1988-1997 a 3790 entre 1988 y 2007 (Unesco, 2010: 156).

En las co-publicaciones, América Latina y el Caribe ocupan un sexto lugar en el mundo. Pese a la invisibilización que resulta al haber construido los datos a partir de la Web of Science y de artículos del Social Science Citation Index (SCCI) que reúne publicaciones mayoritariamente en inglés, los datos sirven para mostrar la necesidad de articular más y mejores redes de investigación para la coproducción. Esto es un enorme desafío para ALAS: fortalecer y sobre todo visibilizar las redes de investigaciones de diversos países.

Cuadro 1. Copublicaciones y clasificación de las regiones por disciplina. 2004-2008

Nota: el cuadro anterior está construido con datos de la base de la lista de publicaciones de la Web of Science. Se tomaron las direcciones de afiliaciones de los países que participaron en el proyecto que dio origen a la publicación. Cuando un par de direcciones eran de más de una región geográfica, se consideró una publicación “colaborativa”.

Fuente: Unesco, 2010: 149. Tabla 4.1 Número copublicaciones y clasificación de las regiones por disciplina. 2004-2008.

Un desafío para América Latina es el de construir datos de proyectos en los que diversos países participaron, para medir la colaboración intra–regional. Esto a partir del Latindex, de trabajos publicados en los Grupos de trabajo CLACSO y en los grupos de trabajo ALAS y en la revistas en español y portugués de las universidades latinoamericanas.

Agendas de investigación de las ciencias sociales en AL desde la perspectiva de ALAS

El establecimiento de las agendas de investigación es resultado de la interrelación de múltiples factores del entorno: condiciones socio-económico y políticas, papel de las universidades públicas, de organismos internacionales, de organizaciones no gubernamentales (ONG), de instituciones regionales propiciadoras de investigación, de políticas económicas, para sólo nombrar algunas.

Antes de referirme a las agendas de las ciencias sociales latinoamericanas en general, quisiera partir de la evolución de los temas de investigación en los países centroamericanos. La existencia de trabajos sobre el desarrollo de la sociología centroamericana en los que se contextualizan las razones históricas de los cambios en la agenda de investigación en la sociología, pueden servir de punto de comparación con la actual de la sociología latinoamericana en general. Tres autores regionales han sistematizado las etapas del desarrollo de la sociología en Centroamérica, en las cuales se mencionan siempre los cambios en las temáticas de investigación: Edelberto Torres Riva (Torres, 2011), Jorge Rovira Mas (Rovira, 2008) y Montserrat Sagot Rodríguez (Sagot, 2014). Sin pretender en el presente trabajo comparar las etapas establecidas por estos tres trabajos sobre el desarrollo de la sociología centroamericana, se hará una síntesis de la evolución de las temáticas de investigación en las enumeraciones coincidentes y los factores que intervienen en dichas agendas.

En el período de la institucionalización de las ciencias sociales, (para Sagot, de 1960 a 1978) se observa el importante papel de las universidades públicas y de organismos como CEPAL, Unesco. La revolución cubana fue inspiradora de trabajos marxistas pero por otra parte, hay que recordar el plan Camelot 1964 que destinaba millón y medio de dólares para investigación preventiva contra la insurrección (Roitman, 2008). Es decir, las agendas de investigación fueron parte del entramado de la guerra fría. Los temas del momento fueron: desarrollo, subdesarrollo, dependencia, capitalismo dependiente, movimiento obrero, sindicalismo, burguesía y fracciones de esta.

Entre el triunfo de la revolución sandinista en Nicaragua (1979) y los acuerdos de paz en 1996 (recordar que en este momento El Salvador y Guatemala están en guerra) se privilegian temas políticos: democracia, rol de los militares, campesinado, papel de los Estados Unidos en Centroamérica. Llega a Centroamérica mucho dinero de la cooperación internacional, se fundan numerosas ONG. Es decir, hay más dinero para investigar, pero en temas condicionados por los intereses de esta cooperación. La sociología no se ejerce ya solo en las universidades, sino que se abre un campo profesional en los centros nuevos y ONGs creados en el periodo.

Los acuerdos de paz en Centroamérica en 1996, se dan en pleno auge del neoliberalismo. Esto abre una paradoja: se perfeccionan los mecanismos formales democráticos, se depuran los sistemas electorales, se crea institucionalidad democrática, pero los problemas estructurales que provocaron tantos años de guerra en tres de los países de la región, permanecen intactos, agravándose las desigualdades como fruto del modelo neoliberal. El crecimiento de la desigualdad en democracia, posibilita el surgimiento de nuevos actores y movimientos sociales, lo que diversifica su agenda temática. Para Rovira Mas (2008) la sociología de este periodo es “de diversidad débil e inconexa”. Para Sagot (2014) en cambio se trata de una “mundialización y diversificación de las ciencias sociales”. La crisis del socialismo real produjo un cierto declinar del marxismo y proliferaron estudios de ámbito local. Los temas actuales son: migraciones, desigualdad, exclusión social, violencia, género, movimientos socio-ambientales, resistencias indígenas, diversidades sexuales, crimen organizado, trata de personas, subjetividades.

La sociología centroamericana se ha ido tejiendo con los hilos de una historia de fuertes dinámicas de exclusión-inclusión, debatiendo siempre entre el rigor académico y el compromiso con la realidad. Ni la militancia ha sido garantía de calidad de investigación, ni la militancia ha significado en sí misma, mala calidad de investigación. Lo cierto es que la dureza de su historia en ciertos momentos, ha hecho de la sociología una ciencia social militante.

En síntesis, los factores que intervienen en la definición de agendas, en el caso de Centroamérica, han sido: las condiciones históricas determinadas, los organismos internacionales, las universidades, las ONG, la cooperación internacional. Es en la intersección de todos estos elementos donde se van dando los temas de investigación de la sociología. Estos factores no son exclusivos de América Central, sino que están presentes en la definición de agendas de toda América Latina.

Nuevos y tradicionales temas

Los congresos de ALAS son una atalaya, un espacio idóneo para observar la sociología regional. La convocatoria se hace con una temática relevante, y se organizan grupos de trabajo especializados, coordinados por cuatro personas especialistas.

En el recién pasado congreso ALAS 2015 celebrado en Costa Rica, se organizaron 32 grupos de trabajo. Los temas presentados en las ponencias nos dan un mapa del quehacer sociológico actual y de los cambios en las prioridades de las agendas.

Así por ejemplo, el tema de desarrollo sigue en agenda, atravesando muchos de los grupos de trabajo. En los 25 primeros años de la sociología fue tema central, tal como lo había señalado Rolando Franco en el año1974 en el congreso ALAS en Costa Rica: “más que en enfatizar la pluralidad o diversidad de la sociología latinoamericana, parece conveniente destacar su unidad en aspectos tales como la temática que sigue siendo la del desarrollo y del cambio social…” (Franco, 2015: 229).

Que hoy día no sea el tema central que unifique la sociología latinoamericana, no significa que el tema del desarrollo está fuera de agenda. Las temáticas se han diversificado, en muchas de ellas se entrecruzan las preocupaciones en torno al desarrollo. Se trabaja más a partir de casos, de políticas específicas, y en muchos trabajos se realizan críticas al “desarrollo”. Para citar algunos ejemplos: actividades productivas de mujeres costeras y desarrollo; relación desarrollo-derechos humanos; desarrollo en 5 regiones (Chile), demandas de desarrollo de jóvenes, caso municipio Talqueltenango, México; turismo comunitario como vector del desarrollo (Brasil); mercantilización de la naturaleza y desarrollo de producción de alimentos (Brasil).

Pero no hemos querido limitarnos a las ponencias enviadas a los grupos de trabajo explícitamente convocados sobre el desarrollo, sino por medio de clusters, ver en el total de ponencias de todos los grupos de trabajo, en cuántas está presente la preocupación por el desarrollo. Para eso se trabajó con clusters o conglomerados a partir de 2300 ponencias del congreso ALAS 2015. Esta herramienta informática permite conglomerar ponencias de acuerdo con los descriptores que se indiquen. Es una aproximación a la cantidad, a la vez que una agrupación de ponencias. Se introdujo el descriptor “desarrollo” para ver en cuáles y en cuántas ponencias apareció.

En el congreso ALAS Costa Rica, se convocaron cuatro grupos de trabajo que invitaban a presentar trabajos sobre el desarrollo: GT 5 Desarrollo rural; GT 7 Desarrollo territorial y local; GT 14 Medio ambiente, sociedad y desarrollo sustentable y el GT 25 Sociología del desarrollo y economía. Sin embargo, las preocupaciones por el desarrollo estuvieron presentes en otros grupos de trabajo. El resultado fue que en 1826 ponencias presentadas, el tema del desarrollo fue importante, es decir, ligado a múltiples temas (1369 en español; 657 en portugués).

Es interesante observar si los intereses de investigación varían según los países, lo que se ha llamado agenda país. Esto obedecería a condiciones o problemáticas particulares de ese país, pero también a ciertas tradiciones nacionales en la sociología. Se observa en el ejercicio de clusters cómo según países, este tema cobra mayor o menor relevancia: en ponencias cuyos autores son de Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica y Colombia el desarrollo es tema importante. En Argentina, aparece como importante la reflexión sobre desarrollo-tecnologías, en Brasil desarrollo-ciudad, desarrollo-violencia, desarrollo y producción de alimentos; en Costa Rica desarrollo sostenible; en otras ponencias se discute la desconstrucción del desarrollo o post-desarrollo y se plantean tanto alternativas al desarrollo como desarrollos alternativos. Contrario al tratamiento del tema desarrollo de décadas anteriores, centrado en modelos de desarrollo, la investigación y la discusión se enfocan más al estudio de casos.

Las temáticas que tradicionalmente ha abordado la sociología crítica en América Latina, continúan investigándose con una intención siempre de apoyarse en teorías sociológicas críticas, para comprender mejor lo estudiado. Cito algunos ejemplos:

– La democracia/ Estado/ crimen organizado y Estado/ Modelo neoliberal y pobreza/ Hegemonía USA en AL/ migraciones/ perspectivas teóricas sobre las acciones colectivas.

– Otras preocupaciones fueron metodológicas, referidas a la enseñanza de la metodología/ recuperación de experiencias en metodología de investigación-acción/ tendencias de la investigación en ciertos lugares como en Colombia o en Jalisco México.

Una temática importante se refiere a las dinámicas de diferentes actores sociales: resistencias, acciones colectivas, movimientos sociales. Hemos agrupado las ponencias referidas a la mujer como actora social, a los indígenas y a los movimientos socioambientales (de comunidades indígenas o no, de diversos actores en torno a esta problemática).

Así, al hacer un cluster que agrupa el descriptor mujer (tomada esta como actora social) aparece este en diferentes escalas y en muchísimas temáticas.

Desde las mujeres como actor social, surge esa diversidad temática: mujer/espacio, mujer y ciudad, desigualdad de género y violencia hacia las mujeres, políticas públicas en salud, educación y mujeres, diversidad de condiciones de las mujeres (universitarias, rurales), análisis del discurso jurídico desde una perspectiva de género, estudios de casos (mujer y trabajo).

Los trabajos relacionados con el indígena como actor social, son abundantes; muchos de ellos trabajan con la categoría “interseccionalidad”, investigando mujeres/ indígenas.

En lo que respecta a los indígenas, se encontraron estudios etnográficos, descripciones locales, descripción de resistencias, acciones y movimientos sociales. Esto es relevante en tanto se incorporó como objeto de estudio lo que antes se reservaba a la antropología y se incorporaron metodologías cualitativas. Para citar algunos ejemplos: influencia de los movimientos indígenas en el proceso de articulación del congreso de los pueblos en Colombia; indígenas y universidad (caso en Rio Grande do Sul, políticas internacionales sobre educación indígena en México); resistencias indígenas ante proyectos hidroeléctricos.

El protagonismo indígena en la historia reciente latinoamericana y sus luchas por la tierra, contra el extractivismo, pueden explicar esta relevancia de esta temática en la sociología latinoamericana actual.

Con relación a temas socio-ambientales, hay muchos trabajos de ámbito local, estudios de caso, territorialidades, o versan sobre comunidades. Es en este escenario de la problemática socio-ambiental, donde se dan muchos conflictos y acciones colectivas.

Algunos fenómenos más recientes son investigados de manera transversal en temáticas distintas. Así, el concepto de “red” aparece en diversos temas como: exclusión digital, red de políticas públicas, estudio de una ciudad en la red global de ciudades, redes migratorias, redes en los movimientos de mujeres, redes en las prácticas educativas, redes de internet como canales de participación política, sexualidades virtuales.

Otra preocupación en quienes investigan en la sociología latinoamericana es el tema de la exclusión. Al hacer un cluster sobre exclusión, aparece, del total de 2300 ponencias, 469 en español y 183 en portugués (total: 652 ponencias sobre distintos objetos de estudio, se refieren a la exclusión en trabajos de objetos de estudio de diversa índole).

La cantidad de trabajos sobre la exclusión (652), es superada por la preocupación en torno a la desigualdad. Del total de 2300 ponencias analizadas, 480 ponencias en español tratan sobre la desigualdad y 271 en portugués, dando un total de 751 ponencias sobre desigualdad. La desigualdad, la exclusión, son problemáticas que atraviesan y permean los temas de muchos grupos de trabajo.

Algunas ponencias que se refieren a la exclusión y desigualdad en Centroamérica utilizan reflexiones teóricas de Juan Pablo Pérez, pero no en el resto de países latinoamericanos, lo que es significativo pues significa que hay problemas en la circulación de trabajos entre países. Existen sitios importantes tales como la biblioteca virtual de CLACSO o la REDALyC, que facilitan el acceso, sin embargo, aún continúan los problemas de circulación de textos. Este es un desafío para ALAS, pues al ser una asociación latinoamericana, debe propiciar la circulación de textos entre países.

La agenda de investigación que se observa a través de este trabajo con el total de ponencias del congreso ALAS Costa Rica 2015, presenta un giro hacia la vida cotidiana, hacia temas antes dejados a la antropología, a los cuerpos y las subjetividades: dinámicas vecinales, identidades urbanas, elecciones Facebook, recorridos laborales juveniles, prácticas de turismo, violencia en los estadios, inclusión digital, movimientos urbanos por defensa del territorio, reacción en Facebook sobre marchas ante los hechos de Ayotzinapa.

En el congreso anterior en Chile estos temas aparecieron, y el Dr, Marcelo Arnold los llamó “sociología testimonial y militante”, señalando para este “estilo” el riesgo del particularismo relativista y la descontextualización (Arnold, 2015).

Si bien ese riesgo existe, quisiera señalar aspectos importantes en estas temáticas:

– El análisis no se centra solo en la contradicción capital /trabajo, sino que la sociología ha incorporado la interseccionalidad clase-etnia-género-edad y otras jerarquías.

– En estas temáticas se visibilizan nuevos actores sociales, no solo aquellos enfrentados a la contradicción capital-trabajo.

– Sin perder particularidad disciplinaria, la sociología ha ido incorporando abordajes más cualitativos, etnográficos, antes reservados a la antropología

No quisiera dejar de mencionar el impacto del neoliberalismo en las agendas de investigación. Por un lado, ha impactado en la investigación al incorporar la lógica medios-fines, por medio de la penetración del mercado en las universidades públicas: la venta de servicios, el emprendedurismo, las consultorías contratadas a centros de investigación y por supuesto, el impacto en los presupuestos de investigación en las universidades públicas (lo vemos muy claro en Brasil y en Argentina en estos momentos).

Algunos desafíos para la sociología latinoamericana desde la lectura de las agendas

La revisión bibliográfica del total de ponencias del Grupo de Trabajo de movimientos sociales en el pasado congreso de ALAS, nos permite señalar algunos rasgos generales: en el estudio de temas feministas se encuentra la utilización de teorías feministas acuñadas desde Latinoamérica. (Sagot, 2014; Lugones, 2008; Rivera-Cusicanqui, 2015, para citar algunas). En los trabajos sobre movimientos sociales medioambientales, hay presencia también de teorías acuñadas desde y con los movimientos sociales (Svampa y Viale, 2014; Gudynas, 2009). Sin embargo, en muchos de los estudios de casos, referidos a localidades, el trabajo consiste en una descripción carente de teoría y carente de contextualización. Esto es relevante para temas novedosos como movimientos sociales en las redes, reacciones en redes sociales etc., en los cuales escasea también la teoría. Muchos de los trabajos sobre acciones y movimientos sociales se limitan a decir “metodología cualitativa”, o mencionan el nombre de algunos autores importantes en el estudio de los movimientos sociales, tales como Touraine, Tilly, sin que esto signifique un adecuado uso de la teoría de esos mismos autores. Hay algunas metodologías innovadoras: análisis de la coreografía de la danza de un quilombo en Brasil, o en el grupo de trabajo “Sociología de los cuerpos y las emociones”, donde se han desarrollado de manera particular metodologías novedosas en la temática.

Señalo como positivo los abordajes etnográficos en los trabajos sociológicos. Esto prueba que la sociología latinoamericana podría romper barreras disciplinares para enriquecer sus métodos, es decir, ser más indisciplinada sin perder su identidad.

Parte II: Diálogos, monólogos y circulación de textos

Para aproximarnos a nuestra segunda pregunta, ¿con qué autores dialogan los/las sociólogos/as latinoamericanos/as y cómo circulan los textos? Se tomó como universo de análisis las ponencias de los dos últimos congresos ALAS: el congreso de Chile 2013 y el que tuvo lugar en Costa Rica en 2015. Se hizo una muestra simple al azar de cada uno de los grupos de trabajo para obtener así un grupo más reducido de ponencias. Se seleccionó al azar una muestra de las referencias bibliográficas de cada ponencia de dicha muestra.

El trabajo se realizó para todos los grupos de trabajo. Una vez hecho grupo por grupo, se seleccionaron para este artículo solamente algunos, empleando como criterio de selección aquellos cuyos resultados fuesen más ejemplificadores o permitieran una lectura más contrastante. Además, se hizo un análisis resumen para todas las ponencias de todos los grupos de trabajo.

En el congreso de Chile 2013, en el GT “Ciencia tecnología e innovación”, las ponencias brasileñas citan en primer lugar autores de Estados Unidos, Europa y Canadá (en adelante los llamaremos nor-europeos), en segundo lugar brasileños y en mucho menor cantidad, autores del resto de países latinoamericanos o ediciones latinoamericanas no brasileñas.

En la muestra de referencias bibliográficas o de editoriales, no hay una sola mención centroamericana.

La ausencia de referencias bibliográficas sobre autores/as centroamericanos/as no significa ausencia de producción sociológica. Podría reflejar una deficiente circulación de textos y tal vez un fenómeno de colonialidad de la mirada, al suponer que los mejores trabajos siempre estarán en centros de investigación nor-europeos.

El grupo de trabajo que en el congreso de Chile se llamó Ciencia tecnología e innovación, cambió de nombre en el congreso de Costa Rica: Ciencia, Tecnología e Innovación: Recreación, Nuevos Saberes y Prácticas Científicas.

En ambos congresos, las referencias en esta temática para los y las ponentes de nacionalidad brasileña son de autores de países nor-europeos y de casi igual manera, autores de Brasil. No aparecieron referencias a autores del resto de América Latina no brasileña, y hemos sacado aparte las referencias a autores de Centroamérica y el Caribe, para evidenciar la ausencia completa de referencias a autores centroamericanos, como ya se señaló.

Al hacer el mismo ejercicio a partir de las referencias bibliográficas hechas por ponentes latinoamericanos/as cuya nacionalidad no es brasileña, en ambos congresos se observa la misma “endogamia” en las referencias.

Para las personas latinoamericanas de habla española (no brasileñas) las referencias más importantes son de autores nor-europeos y latinoamericanos, con muy escasas referencias a autores/as brasileños/as. Cabe destacar que aún al interior de las personas ponentes de habla española, no aparecen en las referencias de la muestra ningún autor o autora de Centroamérica ni del Caribe. En las articulaciones de jerarquías de lenguas (recordar los datos del informe Unesco) y países, pareciera encontrarse aquí un fenómeno que podríamos llamar “subalternización” de la producción académica de ciertas lenguas y países.

En el GT Desigualdad, vulnerabilidad y exclusión, ocurre lo mismo: Brasil aparece como un mundo académico que se cita entre sí y adquiere trabajo de editoriales de su país, tanto en el congreso Chile 2013 como en el de Costa Rica 2015.

Con esto se evidencia que faltan mecanismos para articular mejor la circulación de textos, pues en dos años no hubo cambio alguno. Esto interroga la dinámica de los congresos ALAS, que debería ser un espacio de articulación de la producción brasileña con el resto de países, lo que plantea el reto de superación de la barrera de la lengua.

En el mismo grupo de trabajo, el resto de ponentes que laboran en países latinoamericanos (excepto Brasil) citan más autores de sus países y usan libros editados en sus países, que brasileños, tanto en la muestra del congreso de Chile 2013, como en la de Costa Rica 2015. Es decir, no miran hacia la sociología brasileña.

En temas de género y feminismos, entre el congreso de Chile 2013 y el congreso Costa Rica 2015, hubo un cambio en las referencias para el caso de ponentes que laboran en países latinoamericanos de habla española. Es posible que el cambio de tema en la convocatoria de este grupo de trabajo propició volver la mirada a textos y trabajos producidos en América Latina: en el caso de Chile, se discutía sobre la ciudadanía y en esa temática hay muchos textos elaborados en Europa. Pero al convocar en Costa Rica a reflexionar sobre los aportes de los feminismos a las ciencias sociales, se propició una mirada a feminismos latinoamericanos comunitarios, decoloniales, poscoloniales, que están interpelando a las ciencias sociales en América Latina.

Sin embargo, en el caso de ponentes brasileños/as, a pesar del cambio en el tema de la convocatoria, se encuentra una mayoría de referencias sobre trabajos brasileños en ambos congresos.

Para el caso de personas ponentes de América Latina de habla española (no brasileñas) se observa el cambio señalado. En Chile 2013 el diálogo primordial de textos se dio con autores nor-europeos/as. En la muestra simple al azar de ponencias del GT 11 del congreso ALAS Costa Rica 2015, si bien hay muchas referencias a trabajos publicados en América latina de habla española, no apareció una sola referencia a publicaciones de autoría brasileña.

Autores centroamericanos

5

Autores europeos

15

Autores USA

14

Periódicos

1

Entrevista

0

La muestra en el GT de metodología y epistemología da resultados similares tanto en ponentes que laboran en Brasil como en el resto de países: las referencias son nor-eropeas primordialmente.

Las ponencias de autores brasileños/as del congreso en Chile 2013, tienen referencias bibliográficas de autores nor-europeos, publicados en editoriales brasileñas.

En el congreso ALAS 2015 en Costa Rica, se dio el mismo fenómeno: aún en ponentes brasileños/as las referencias en este grupo de trabajo sobre metodología y epistemología de las ciencias sociales, son nor-europeas.

Al hacer el procesamiento inverso, es decir, tomar las referencias bibliográficas de ponentes latinoamericanos excepto quienes tienen nacionalidad brasileña, los referentes principales son autores nor-europeos, luego latinoamericanos de lengua española.

En un ejercicio similar que habíamos realizado con ponencias del Congreso Centroamericano de Sociología en el año 2010, organizado por la Asociación Centroamericana de Sociología (ACAS), las referencias bibliográficas en metodología y epistemología, resultaron también mayoritariamente nor-europeas (Garita, 2011). Si bien en aquel momento se agruparon las referencias en rubros diferentes a los que se trabajaron con las referencias bibliográficas de los congresos de ALAS, la tendencia es la misma: alta cantidad de referencias a autores nor-europeos.

Respecto a las referencias bibliográficas en el GT de movimientos sociales, se observa una permanenecia en los ponentes brasileños/as de dialogar con autores de Brasil (salvo pocas excepciones). Sin embargo, en el caso de ponentes latinoamericanos de habla española, se citan más autores/as latinoamericanos/as en el congreso de Costa Rica que los citados dos años antes en este mismo grupo de trabajo.

En las ponencias presentadas en el congreso ALAS Chile 2013, las personas ponentes de nacionalidad brasileña, en el caso del GT de movimientos sociales, hacen más referencias a autores brasileños y utilizan textos editados por editoriales brasileñas, que para el resto de los países. En segundo lugar, las citas bibliográficas son de autores nor-europeos. En el congreso ALAS 2015, Costa Rica, sucede lo mismo, en el sentido que Brasil tiene sus referentes dialógicos en Brasil.

En el congreso de Chile la muestra de ponencias (GT movimientos sociales) de personas que investigan en países latinoamericanos, excepto Brasil, no citan autores brasileños. Las referencias bilbiográficas a autores/as latinoamericanos/as y europeos tienen cantidades iguales.

Hay sin embargo, en el congreso ALAS 2015 en Costa Rica (en este grupo de trabajo), un incremento de las referencias a autores/as latinoamericanos/as sobre las referencias nor-europeas. Esto merece una reflexión aparte pues pareciera que sucede lo mismo que con los feminismos: son los movimientos sociales los que produciendo un giro en la mirada hacia los textos que investigan las acciones colectivas y los movimientos sociales latinoamericanos.

De nuevo se encuentra la ausencia de referencias bibliográficas a trabajos centroamericanos. Llama la atención esta ausencia, cuando se han publicado trabajos valiosos sobre movimientos sociales en Centroamérica (Almeida y Cordero, 2015 por ejemplo).

Ante la pregunta con qué autores dialogamos y cómo circulan los textos, hemos constatado una separación entre el mundo académico brasileño y los demás países latinoamericanos. Hay un desconocimiento mutuo, tal vez por las dificultades de lengua o porque las editoriales fragmentan los públicos y no conectan los mercados separados, es decir, por un problema de circulación de textos, que el Internet no ha resuelto. Es una de las fisuras que aparecen en el “campo” (Bourdieu, 2000) sociológico latinoamericano. Pareciera que esta separación obedece más a la mirada que busca lo más cercano o los referentes más conocidos, que a falta de textos (dada la existencia en Internet o la existencia de la biblioteca CLACSO, la REDALyC y Scielo).

Ni siquiera la discusión decolonial (GT 6. Imaginarios sociales, memoria y poscolonialidad) muestra una circulación de textos entre Brasil y el resto de países latinoamericanos. En este caso, por el tipo de reflexión que se propicia, podría esperarse mayor búsqueda de diálogo no endogámico.

En algunas temáticas (ej. GT 10. Estudios políticos, socio-jurídicos e institucionales, o GT 31. Teoría social contemporánea) los ponentes latinoamericanos no brasileños citan más cantidad de autores nor-europeos, y utilizan publicaciones de editoriales nor-europeas en mayor cantidad.

Hay algunas otras temáticas, donde el diálogo entre textos pareciera ser más fuerte entre autores latinoamericanos y utilizan más editoriales latinoamericanas (GT 22. Sociología de la niñez y juventud, GT 24. Violencia; en el GT 32. Sociología del arte y la cultura o en el GT 33. Sociología del desarrollo). Otro caso interesante es el del GT 29, Otra Globalización. Nuevos saberes y prácticas científicas, cuyos referentes de autores y editoriales citados en las bibliografías, son predominantemente latinoamericanos.

Haciendo un resumen, puede observarse esto con claridad en el congreso de Chile:

Gráfico 2. Referencias bibliográficas hechas por total de ponentes brasileños. Según nacionalidad de autor citado y nacionalidad de las editoriales

G2

Fuente: elaboración propia a partir muestra simple al azar de ponencias congreso ALAS Chile 2013

Gráfico 3. Referencias bibliográficas hechas por total ponentes latinoamericanos no brasileños. Según nacionalidad de autor citado y nacionalidad de las editoriales

g3

Fuente: elaboración propia a partir muestra simple al azar de ponencias congreso ALAS Chile 2013

 

La misma separación entre referencias de autores con quienes dialogamos aparece en el congreso ALAS 2015 Costa Rica:

Gráfico 4. Referencias bibliográficas hechas por total ponentes brasileños. Según nacionalidad de autor citado

g4

Fuente: elaboración propia a partir de la USB compiladora de ponencias del XXX Congreso ALAS 2015-Costa Rica.

Gráfico 5. Referencias bibliográficas hechas por total ponentes latinoamericanos no brasileños. Según nacionalidad de autor citado

g5

Fuente: elaboración propia a partir muestra simple al azar de ponencias congreso ALAS Costa Rica 2015

En síntesis: una fisura

El Informe de la Unesco (2010) señala que el mayor volumen de la investigación mundial proviene de la región nor-europea. Sin embargo, esta afirmación puede relativizarse si se considera el tema de las indexaciones en inglés, como apuntábamos al inicio: existe una producción latinoamericana publicada en español y portugués y por lo tanto ignorada por esos datos. A esto se añade el problema señalado por los datos del presente trabajo, que se refieren a la propia invisibilización al interior de América Latina, pues se segmenta la circulación de textos. La cantidad de ponencias que se presentan bianualmente en los congresos de ALAS evidencian la existencia de una gran producción académica, tal vez mucha de ella no publicada o alguna publicada en las lenguas fuera del canon hegemónico, pero no siempre conocida en todos los países.

Nos parece relevante que el estudio de las resistencias, acciones y movimientos sociales esté impulsando nuevas categorías y conceptos, lo que permitiría pensar que son los movimientos sociales los que están produciendo un giro en la mirada sobre las acciones colectivas y los movimientos sociales latinoamericanos. Es decir, el estudio de los movimientos sociales contribuye a hacer un viraje desde la colonialidad de la mirada hacia la producción propia.

Los avances metodológicos latinoamericanos han sido poco referenciados salvo casi por sus propios investigadores innovadores, y se recurre más a textos metodológicos publicados en los Estados Unidos que a la propia tradición latinoamericana en algunos casos.

La fisura en la circulación de textos entre Brasil y el resto de América Latina o entre Centroamérica y el resto de países, señala una cierta tendencia a comunidades monológicas entre sí, dialógicas con autores nor-europeos únicamente. En los años de la dictadura brasileña, la producción sociológica brasileña del exilio fue fundamental en las ciencias sociales latinoamericanas. Hoy día, ese acercamiento es un reto ineludible.

Parte III: Algunos desafíos a la sociología latinoamericana planteados en el congreso ALAS 2015 Costa Rica

A lo largo del XXX Congreso ALAS 2015 se enunciaron muchos desafíos para la sociología latinoamericana. Las discusiones dadas en las mesas de trabajo fueron recuperadas por la mayoría de quienes coordinaron dichas mesas, en un cuestionario elaborado por la comisión académica. Este material, junto con la grabación del Foro Académico que se realizó al finalizar el congreso y los datos que hemos construido con nuestro trabajo, representan el corpus que permite dar respuesta a la tercera pregunta, al buscar los puntos de coincidencia de los tres materiales.

Retos planteados por la revisión de las agendas y referencias bibliográficas:

La abundancia de estudios de caso, en ámbitos locales, representa ya un acumulado de trabajos que desafían la imaginación sociológica y que conducen hacia la elaboración de nuevas categorías y nuevas búsquedas teóricas. Esto coincide con lo señalado en el Foro Académico, donde se señaló la necesidad de recuperar cada vez más el pensamiento latinoamericano, lo cual nutriría este esfuerzo de definir nuevas categorías, y de teorizar desde locus enunciativos propios. Sería un absurdo pensar la insurgencia epistémica en el sentido de un rechazo a toda teoría nor-europea, pues el origen mismo de la sociología la hizo germinar con teorías europeas, y porque su rechazo sería una gran pérdida. De lo que se trata es de establecer un diálogo crítico desde acá y proponerse avanzar en la construcción de nuevas categorías. Esto plantea tareas concretas como la de continuar recuperando obras de autores latinoamericanos importantes.

La tradición del pensamiento crítico latinoamericano ha dado aportes a las ciencias sociales mundiales (el caso más emblemático fue la teoría de la dependencia). Hoy día, las críticas al desarrollo y sus consecuentes propuestas de postdesarrollo, Buen Vivir, los derechos de la naturaleza, merecen tener presencia como contribución latinoamericana al debate mundial. En este sentido cobra enorme importancia visibilizar la sociología latinoamericana en congresos mundiales, tales como el congreso de la ISA.

Los retos metodológicos:

La revisión realizada nos permite encontrar nuevas temáticas, con abundancia de estudios de casos, que presentan muchas innovaciones en los métodos de investigación. Sin embargo, en muchos casos sólo se menciona que se hizo un trabajo cualitativo, sin ahondar más y sin contextualizar de manera adecuada el caso.

Esto también fue señalado en el resumen del Foro realizado por la comisión académica del congreso: “Hay metodologías innovadoras que deben rescatarse y difundirse, por ejemplo la incorporación de técnicas lúdicas particularmente en investigaciones acerca de la niñez o grupos particulares. También se ha venido haciendo esfuerzos en el sentido del diálogo de saberes, la investigación acción, la investigación cualitativa y la metodología participativa cuyos trabajos ya se han desarrollado por años y logran revisiones metodológicas de gran importancia.”

Retos de divulgación de los trabajos producidos en la región:

Las nuevas tecnologías deben optimizarse, para hacer circular más los textos producidos en los diferentes países. En la parte editorial, debe hacerse un esfuerzo por indexar revistas latinoamericanas en lengua española y portuguesa, para visibilizar las producciones y hacer ediciones bilingües en español y portugués. Quienes imparten docencia en ciencias sociales, propiciar que los estudiantes hagan esfuerzos de búsquedas en la Biblioteca CLACSO, en REDALyC, y consulten revistas editadas en la región, muchas de ellas disponibles en la página web de ALAS y sobre todo, propiciar el encuentro de producciones brasileñas con la del resto de países.

Hacer más indisciplinada la sociología, sin perder su perfil disciplinario:

Las nuevas temáticas, tales como cuerpos, subjetividades, acciones, resistencias y movimientos sociales, estudios locales de casos particulares, requieren un abordaje transdisciplinario. Las etnografías implementadas en estudios sociológicos han demostrado la necesidad del trabajo inter y transdisciplinario. Los desafíos medioambientales deben ser abordados desde la biología, la química y las ciencias sociales al mismo tiempo, lo que evidencia que es la realidad misma la que demanda abordajes integrales. ¿Puede la sociología ser más indisciplinada sin perder su identidad disciplinar? La discusión planteada por Bauman sobre la particularidad de la sociología considera que lo importante es el tipo de preguntas. Lo que distingue a la sociología, según el mismo autor, es poder “visualizar las acciones humanas como componentes de configuraciones más amplias” (Bauman y May, 2007: 15).

Reflexiones finales

El panorama global de la sociología latinoamericana es de una disciplina fructífera en producción, aunque de escasa visibilidad a nivel mundial; rica en temáticas nuevas: incorporación de lo cotidiano, de las subjetividades, del cuerpo, de las emociones, también viejos temas con novedosos abordajes, y grandes desafíos ante los nuevos movimientos sociales y avances metodológicos que requieren mayor difusión.

Al ser la sociología un producto de las condiciones históricas, es imposible comprender los temas tratados hoy por la sociología latinoamericana, sin ubicar de manera somera algunos rasgos de la región.

Las economías de los países más grandes se encuentran en crisis, de manera especial Brasil y Argentina, lo que ha venido señalando Pierre Salama (2015).El panorama global latinoamericano muestra elementos que apuntan al crecimiento de la pobreza, la desigualdad y la violencia: golpe “legal” en Brasil, cambio del gobierno progresista en Argentina hacia el gobierno de Macri, crisis del agua en Bolivia, tensa situación en Venezuela, mayor endurecimiento de las políticas migratorias en Estados Unidos. En términos políticos, la derecha ha repuntado en muchos países. El extractivimo continúa existiendo, el femicidio existe en todos los países de la región, el cambio climático golpea con más crudeza a las zonas más pobres de América Latina.

Este panorama presagia numerosos movimientos sociales, mayor crecimiento de la desigualdad y la exclusión, incremento de los desastres ambientales. Es decir, la situación hace que los temas prioritarios que hemos encontrado en la actual agenda de la sociología latinoamericana, sigan siendo importantes. Los avances del pensamiento crítico surgido del análisis de las realidades particulares, deben difundirse con mayor ahínco entre países de la región, atravesada por islotes de circulación de textos.

El haber incorporado a los objetos de estudio de la sociología, algunos reservados antes a la antropología, ha enriquecido y ampliado las agendas de investigación y propiciado nuevos abordajes metodológicos. Cabe aquí recordar el doble olvido señalado por Boaventura de Sousa Santos (2002): de que las divisiones disciplinarias son construcciones y los objetos que las separan son construidos también. Este olvido tiene como consecuencias los (des) vínculos con prácticas sociales y con otros saberes. El trabajo muchas veces etnográfico o en general cualitativo acerca la sociología a la antropología, sin perder cada una su particularidad. La sociología latinoamericana podría entonces, ser más indisciplinada manteniendo su identidad, pues de acuerdo con Bauman (Bauman y May, 2007) lo importante es el tipo de preguntas que se planteen y el respeto a las “reglas rigurosas del discurso responsable”. Lo que distingue a la sociología, según el mismo autor es

“visualizar las acciones humanas como componentes de configuraciones más amplias: es decir, de conjuntos no azarosos de actores entrecruzados en una red de dependencia mutua” (Bauman y May, 2007: 15).

Un desafío que ha atravesado la sociología latinoamericana es el de dejar de consumir marcos categoriales eurocéntricos, de manera que se impulse el giro epistémico de un Pensamiento Sur (Martins, 2012; de Sousa Santos, 2007).

Al repensarnos, resuena aún un intercambio en la novela Asalto al Paraíso, entre Francisco Pizarro y un indígena. Pizarro le espeta con altanería:

“¿Qué necedades vienes a decirme, pobre salvaje? Me es imposible comprender tu oscuro idioma”. (Lobo, 1992: prólogo).

Las ciencias sociales se tejen hoy con esas “necedades”. Romper la colonialidad de la mirada y del saber implica desarrollar un diálogo entre la ciencia social y los movimientos, acciones y resistencias. Son las pensadoras y los pensadores indígenas, las feministas comunitarias y descoloniales, los estudiantes y grupos de resistencias urbanas, quienes están realizando prácticas emancipatorias de nuevo tipo y proponiendo desde sus propios saberes, avances al pensamiento crítico no eurocéntrico. La sociología latinoamericana tiene el privilegio de esa interlocución.

Bibliografía

Almeida, Paul y Cordero, Allen (editors) 2015 Handbook of Social Movements Across Latin America (New York: Springer Sciences).

Arnold, Marcelo 2015 “La Sociología en la región Latinoamericana: visión a partir de los Congresos de la Asociación Latinoamericana de Sociología” en Nuevos protagonistas en el contexto de América Latina y el Caribe. En alas-sociologia.org

Bauman, Zygmunt y May, Tim 2007 Pensando sociológicamente, 2da.ed. (Buenos Aires: ed. Nueva Visión).

Bourdieu, Pierre 2000 El campo científico (Buenos Aires, Argentina: Nueva visión).

Congreso ALAS 2015 Costa Rica, Resumen del foro académico presentado por comisión académica.

De Sousa Santos, Boaventura 2002 Introdução a uma ciencia pós-moderna (Porto Alegre: EdiÇoes Afrontamento).

De Sousa Santos, Boaventura 2007 “Los desafíos de las ciencias sociales hoy” en Pensar el estado y la sociedad: desafíos actuales, pp. 137-163 (MUSEF).

Franco, Rolando 2015 (1979) “Veinticinco años de sociología latinoamericana. Un balance” en Debates sobre la teoría de la dependencia y sobre la sociología latinoamericana, .pp. 193-232 (Costa Rica).

Garita, Nora 2011 “En busca de la promesa perdida de la sociología centroamericana. Una propuesta desde la ACAS” en Revista Centroamericana de Ciencias Sociales, pp. 151-171 (FLACSO) Vol. 8, Nº1.

González Casanova, Pablo 1978 “Corrientes críticas de la sociología latinoamericana” en La Revista nexos. En: http://www.nexos.com.mx/?p=3127

Gudynas, Eduardo 2009 “El día después del desarrollo” en América latina en Movimiento (Quito) N° 445:31-33.

Lobo, Tatiana 1992 Asalto al paraíso (Costa Rica: editorial Farben).

Lugones, María 2008 “Colonialidad de género” en Tabula Rasa (Bogotá, Colombia) N° 9:73-101, julio-diciembre.

Martins, Paulo 2012 La decolonialidad de América Latina y la heterotopía de una comunidad de destino solidaria (Argentina: ediciones CICCUS).

Rivera-Cusicanqui, Silvia 2015 Sociología de la imagen. Miradas Ch’ixi desde la historia andina (Argentina: Ediciones Tinta Limón).

Roitman, Marcos 2008 Pensar América Latina. El desarrollo de la sociología latinoamericana (Buenos Aires, Argentina: CLACSO).

Rovira-Mas, Jorge 2008 “El desarrollo de la sociología en Centroamérica: la promesa incumplida” en Revista de Ciencias Sociales, pp. 65-74 (FLACSO), Nº 30.

Sagot, Montserrat 2014 “Dependencia, subdesarrollo y colonialidad en la “Patria del criollo”: las ciencias sociales en Centroamérica a fin e inicios de siglo”, en Anuario de Estudios Centroamericanos, Vol. 40.

Salama, Pierre 2015 ¿Se redujo la desigualdad en América Latina? en Nueva Sociedad, julio.-agosto, N° 258: 85-96.

Svampa, Maristella y Viale, Enrique 2014 Maldesarrollo. La Argentina del extractivismo y el despojo (Argentina: Altuna impresores).

Tavares, José Vicente 2015 “La internacionalización de la sociología crítica y la superación de la colonialidad” en El pensamiento Latinoamericano: diálogos en ALAS. Sociedad y Sociología (Editoriales TESEO, CLACSO, ALAS).

Torres-Rivas, Edelberto 2010 “La sociología centroamericana a inicios del S. XXI” en Cuadernos de sociología (Universidad de Costa Rica) Nº X, extraordinario.

Unesco 2010 Informe mundial sobre las ciencias sociales, Las brechas del conocimiento. En: http://www.unesco.org/new/es/social-and-human-sciences/resources/reports/world-social-science-report-2010/


  1. Ex Presidenta ALAS, XXX Congreso, San José de Costa Rica, Costa Rica, 2015.
  2. Agradezco a Tatiana Quirós, Paola Gutiérrez y Valeria Vargas su apoyo en el procesamiento de las referencias bibliográficas y a Carlos Méndez, su apoyo informático para trabajar los clusters.


Deja un comentario