Otras publicaciones:

9789877230253-frontcover

9789871867103_frontcover

Otras publicaciones:

9789877230178-frontcover

9789877230260-frontcover

8 Dokdo/Takeshima

Las islas de la eterna lucha

María Florencia Colavita

Una joya natural en el mar del Este

Ubicado a 87,4 kilómetros al sureste de la isla Ulleungdo, Dokdo constituye un conjunto de islotes rocosos que fueron formados aproximadamente hace 460 a 250 millones de años por una erupción volcánica oceánica. Las dos islas principales, llamadas Dongdo (isla del este) y Seodo (isla del oeste), están acompañadas por 89 formaciones rocosas más pequeñas. Son también conocidas como las Rocas Liancourt (Liancourt Rocks), nombre que gran parte de la comunidad internacional utiliza con el fin de evitar tensiones entre Corea del Sur y Japón. El nombre dado hace referencia a un barco ballenero francés, llamado Le Liancourt, que visitó los islotes en 1849 y tomó referencia de ellos.

Dueño de una geotectónica única, al igual que sus características geológicas y su diversidad biológica, Dokdo nace como un monte submarino que sobresale en el mar del Este (llamado “Donghae” por los coreanos) a 131° 52’ longitud Este y 37° 14’ latitud Norte (Kyungpook National University, 2009).

Las islas poseen una superficie estimada total de 18 km2 y en la actualidad pertenecen a Ulleung-Gun, provincia de Kyongsan Norte. Están aproximadamente a 220 km de la península coreana y marca el extremo este del territorio coreano, lo que tiene una gran importancia estratégica, ya sea respecto a los derechos de pesca como a la explotación de potenciales depósitos minerales y naturales, principalmente de gas.

De los dos islotes, el más grande es Seodo, con una superficie de 88.639 m2, mientras que Dongdo posee 73.297 m2. Ambos están separados por un estrecho de entre 3 y 10 metros de profundidad. El islote más pequeño, Dongdo, posee una circunferencia de 2,1 kilómetros y su punto más elevado alcanza los 98 metros, mientras que Seodo alcanza en su cima más alta los 168 metros.

Mapa 1. Ubicación de las islas Dokdo respecto a Corea y Japón

http://www.ub.edu/geocrit/sn/sn-303_archivos/image001.jpg

Fuente: Dokdo: Korean Territory since…, 2006.

Estas islas poseen una riqueza única en cuanto a variedad de plantas, aves, invertebrados y microorganismos, como así también una gran diversidad de organismos marinos vertebrados, incluyendo focas, leones marinos y más de cien especies de peces. El valor esencial y fundamental de la biodiversidad reside en que es resultado de un proceso histórico natural de gran antigüedad. Desde nuestra condición humana, la diversidad también representa un capital natural, y es por la poca actividad del ser humano en este territorio que se conserva de manera excepcional. A todo esto se le debe sumar la ubicación geográfica de Dokdo como una isla oceánica distante del continente, lo que sugiere que su biodiversidad difiere de las islas continentales.

Mapa 2. Islotes de Dokdo

Fuente: “Natural heritage of Korea”, p. 49.

Las islas cuentan con reservas de agua propias, aunque muy limitadas, y si bien la vegetación ha sido históricamente escasa debido a los fuertes vientos marinos, se estima que existen unas 61 especies de plantas; a causa del clima, la salinidad y la topografía, es difícil para las plantas echar raíces y sobrevivir. Dado que Dokdo fue creada por actividad volcánica, varios tipos de semillas fueron llevadas a las islas por el viento (38 especies), por el oleaje (1 especie) y también por distintas aves (13 especies). Existen varias hipótesis respecto al origen de esta flora, que podría haber venido de Vladivostok (Rusia) o de islas de Japón, como la isla Oki o la región de Kyushu. De esta manera, con la confluencia de estos tres factores, se establece el paisaje característico del lugar.

El clima es moderado, ya que Dokdo se encuentra cerca del cruce de la corriente cálida de Tsushima y la fría de Corea del Norte.

Esta confluencia de factores geográficos y climáticos, sumados a la particular biota que difiere en gran parte de la continental, hacen de estas islas un paraíso biológico único, con un importante valor no solo económico y estratégico, sino también evolutivo.

¿Dokdo o Takeshima?

A lo largo de los años, a partir del siglo XV y sobre todo desde finales del siglo XVII, la isla de Dokdo fue una activa zona para los pescadores coreanos. En este periodo, las islas fueron llamadas de distintas maneras, entre las más conocidas se destacan: Sambongdo (isla de las tres rocas), Kajido (isla de los leones de mar) y finalmente con su nombre en chino Sokto.

Lo cierto es que el dominio de estos islotes por parte del pueblo coreano se remonta al año 512 (año 13 del reinado del rey Jijeung). Ese año, el general Lee Sa Bu de la Dinastía Shilla conquista Usanguk, nombre otorgado por aquel entonces a la isla Ulleungdo y su región aledaña incluyendo a los islotes de Dokdo.

No son pocos los documentos en los que está evidenciada esta inclusión. En primer lugar, se puede mencionar el Samkuksaki (Historia de los Tres Reinos) que fue publicado en el año 1145 por Kim Bu Shik. Posteriormente, en 1454, se difundió el Sejong Sillok Jiriji (La Gaceta del Rey Sejong), uno de los primeros documentos editados por el gobierno coreano a principios de la dinastía Joseon, en donde tanto Dokdo (Usan) como Ulleungdo (Mureung) están registradas como dos islas pertenecientes a Corea (puntualmente a la provincia de Gangwon). Este documento registra a ambas islas como parte del territorio de Usanguk, conquistado y regido por el reino de Silla a principios del siglo VI (512).

La isla Dokdo también es mencionada en varios documentos oficiales antiguos, de los cuales los más representativos son los que se observan en las fotos 1, 2 y 3.

Foto 1. Shinjeung Dongguk Yeoyi Seungnam

foto1

Shinjeung Dongguk Yeoyi Seungnam (edición revisada y aumentada del Informe de la geografía de Corea, 1531). Las islas Usando y Ulleungdo, esta última también denominada Mureung o Ureung, están situadas en medio del mar, en el extremo oriental de Uljinhyeon.

Del mismo modo, se agrega que en el año 1900, Daehan Jeguk (El Gran Imperio de Corea) de la Dinastía Joseon otorgó a Ulleungdo el estatus de un condado independiente e incluyó a Dokdo bajo su jurisdicción. Cabe destacar que a lo largo de los siglos, no solo Corea sino que también Japón reconocieron a través de numerosos documentos y mapas oficiales la soberanía coreana sobre Dokdo.

Foto 2. Dongguk Munheon Bigo

https://dokdo.mofa.go.kr/eng/img/contents/pic_q13b.jpg

Dongguk Munheon Bigo (Compilación de documentos sobre Corea, 1770). Usando y Ulleungdo: ambas islas constituyen Usan. Según “Yeojiji”, tanto Ulleung como Usan forman parte del territorio de Usanguk; Usan es llamada “Songdo” por los japoneses (Matsushima en japonés).

Foto 3. Jeungbo Munheon Bigo

https://dokdo.mofa.go.kr/eng/img/contents/pic_q15b.jpg

Mangi Yoram (Manual de asuntos estatales para la monarquía, 1808). “Ulleungdo está en medio del mar, en el extremo este de Uljin”. Jeungbo Munheon Bigo (edición revisada y añadida de la compilación de documentos sobre Corea, 1908). “Usando, Ulleungdo”, las dos islas son una y se llaman Usan (actual Uldogun).

Por ejemplo, uno de los documentos más antiguos de Japón que menciona a la isla Dokdo es el Inshu Sicho Gakki (1667). Fue redactado por Saito Toyonobu, funcionario de la provincia de Izumo, actual región oriental de la Prefectura de Shimane de Japón. Sobre Dokdo, dice lo siguiente:

… estas dos islas (Ulleungdo y Dokdo) están inhabitadas y desde allí la vista de Goryeo se asemeja a la de Onshu (Okishima) divisada desde Unshu (actual región oriental de la Prefectura de Shimane). Por consiguiente, Okishima es el límite noroeste de Japón (Saito Toyonobu, 1667).

Más adelante, el gobierno japonés de Tokugawa en 1697 reconocía a ambas islas como parte de la Dinastía Joseon a través de un documento en el que aseguraba a Corea que prohibiría que barcos pesqueros japoneses naveguen las aguas circundantes de las islas coreanas. Sin embargo, el 18 de enero de 1905, una vez comenzada la guerra ruso-japonesa, Japón decide incorporar a Dokdo a su territorio alegando que los islotes “carecían de dueño”.

Esta notificación fue ejecutada por una autoridad provincial el 22 de febrero de dicho año y tuvo escasa divulgación para no despertar la atención o sospecha del pueblo y gobierno coreano. El objetivo era vigilar los buques de guerra rusos, por lo que Dokdo constituía un punto estratégico. De este modo, Dokdo (llamada Takeshima por los japoneses) se convertía en el primer punto de la usurpación japonesa.

En el año 1945, Corea recuperó la soberanía sobre las islas tras su liberación de la dominación japonesa. Esto está basado en la Declaración de El Cairo, la Declaración de Postdam y el documento de rendición japonesa y el Supremo Comando de las Fuerzas Aliadas (SCAP), los cuales ordenaron que todos los territorios que hayan sido tomados por medio de la violencia después de 1894 sean devueltos a sus propietarios originales. Fue por esto que en enero de 1946, SCAP excluyó a Dokdo como territorio de soberanía japonesa y lo devolvió a Corea, de acuerdo con el derecho internacional (Instrucción de SCAP, SCAPIN N° 677).

El artículo 3 de dicho documento, limitaba el ejercicio de la soberanía de Japón a “las cuatro principales islas del archipiélago que son Honshu, Kyushu, Hokkaido y Shikoku y a los aproximadamente mil pequeños islotes cercanos”, quedando excluidas del territorio japonés “Ulleungdo, las Rocas Liancourt y Jejudo”. Asimismo, en junio de ese año, SCAP ordenó a barcos pesqueros no aproximarse dentro de las doce millas circundantes a Dokdo a través de SCAPIN N° 1033. De este modo, bajo los términos del derecho internacional, adoptar estas medidas afirmó la posesión coreana sobre las islas. Así, los islotes, que hasta entonces habían estado deshabitados, pasaron a ser controlados por Corea, cuyo gobierno respaldó en 1954 la creación de la Guarnición de Voluntarios de Dokdo. Impulsada por una organización civil y formada por treinta y tres hombres, en su mayoría veteranos de la guerra coreana, esta guarnición se trasladó a los islotes, convirtiéndose así en los primeros habitantes oficiales. En diciembre de 1956, Seúl sustituyó a esta guardia de voluntarios por un cuerpo de la Policía Nacional Coreana, asumiendo de esta forma la responsabilidad sobre Dokdo oficialmente.

A todo esto se le suma que en noviembre de 1982 Dokdo fue designado por el gobierno coreano como monumento nacional N° 336.

Aun conociendo todo esto, el gobierno japonés considera que Dokdo fue parte de su territorio desde hace un siglo y que la creación del día de Takeshima fue solo una cuestión de formalidad. Esto no hace más que instalar la controversia sobre Dokdo como un conflicto territorial en el seno de la comunidad internacional. Es probable que estos reclamos sean una estrategia de manejo diplomático que en la posteridad, siendo reiterados en el tiempo, servirán como evidencia de registros en la comunidad internacional.

El reclamo de Japón sobre Dokdo sumado a la creación del día de Takeshima, desencadenaron reacciones violentas entre la población coreana, donde varios manifestantes se reunieron frente a la embajada del país nipón para quemar banderas japonesas.

¿Cuáles son los intereses de tipo económico de Japón sobre Dokdo? En primer lugar, en relación con la entrada en vigencia de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, donde se declara las 200 millas de Zona Económica Exclusiva (ZEE), Japón, planteando su reclamo sobre Dokdo, estaría buscando que los islotes pasen a formar parte de la ZEE japonesa de manera perpetua (Gomà, 2009). Esta zona, como se dijo anteriormente, es una muy rica zona de pesca, así como una zona con grandes depósitos minerales; por lo que la posibilidad de controlar los recursos marítimos de las islas tiene una importancia vital.

Para Corea, Dokdo no solo tiene valor estratégico, sino que representa un símbolo de independencia de los tiempos de la ocupación japonesa, la soberanía y el orgullo nacional para este país. Si bien Corea y Japón son países geográficamente cercanos, el pueblo coreano concibe a Japón como lejano tanto histórica como emocionalmente. Esto se evidencia aún más en las generaciones mayores, a quienes les cuesta olvidarse de las décadas de la opresión japonesa. Teniendo en cuenta que consideran que Dokdo fue el primer punto afectado por la agresión colonial y la primera víctima de la invasión japonesa, entre los coreanos existe la opinión generalizada de que la soberanía de Dokdo ni siquiera merece ser discutida con Japón y las circunstancias actuales no han hecho más que contribuir al resurgimiento y profundización del sentimiento antijaponés.

Tras haberse conocido en Seúl la creación del Día de Takeshima, el gobierno coreano elevó una protesta a través de su Embajador en Tokio, donde demandaba la anulación inmediata del decreto que creaba dicho día.

Además, en una carta abierta a la nación publicada en la página web de la Casa Azul, el presidente Roh Moo-hyun instó a Japón a corregir sus errores y afirmó estar aún dispuesto a enfrentar una guerra diplomática. También demandó al gobierno japonés a que exprese sinceras disculpas y otorgue compensación correspondiente a las víctimas coreanas (Choe, 2005).

En señal de protesta, el gobierno coreano levantó parcialmente la prohibición a las visitas por parte de civiles a las islas. Se creó en la Asamblea un Comité Especial sobre Dokdo, al que se le designó la tarea de llevar adelante la defensa de la soberanía sobre los islotes, y luchar contra la publicación de los libros de textos escolares japoneses que minimizan la agresión militar japonesa como también la ocupación de Corea durante las primeras décadas del siglo XX, engrandeciendo su pasado imperialista y reivindicando su reclamo sobre Dokdo.

Si nos preguntamos cuál fue la postura que adoptó Corea del Norte con respecto a Dokdo, se puede decir que se solidarizó con su país vecino Corea del Sur, tal como expresa Gyoung-Joo Choe en su trabajo:

El embajador norcoreano ante las Naciones Unidas, Park Kil-yon, escribió al Secretario General de dicho organismo Kofi Annan el 7 de marzo condenando los reclamos japoneses sobre Dokdo y solicitó que la carta sea circulada como un documento oficial del Consejo de Seguridad [Kang; 2005]. No solo eso, sino que el gobierno norcoreano demandó que Japón sea excluido del diálogo sixpartito concerniente a los programas nucleares norcoreanos… (Choe, 2005).

De esta manera queda evidenciado el apoyo por parte de un país que mantiene algunas relaciones de tensión con Corea del Sur. En todo caso, ni Corea ni Japón están dispuestos a ceder en su reclamación, lo que hace bastante difícil que lleguen a un acuerdo. Pero pese a su enfrentamiento, los gobiernos de ambos países concuerdan en darle a Dokdo la categoría de archipiélago. Si bien es algo cuestionable esta categoría, es de extrema importancia su aceptación oficial para las dos partes, dado que un archipiélago es considerado por la ley marítima internacional como una formación geográfica de grandes dimensiones y, por lo tanto, no se puede considerar como una tierra de nadie.

Conclusión

Actualmente resulta casi imposible conseguir una solución inmediata para estos conflictos, por lo que es factible que autoridades japonesas crean que reiterar su reclamo de modo sostenido en el tiempo daría lugar al reconocimiento por parte de la comunidad internacional como un territorio en disputa, lo cual podría permitirles reservarse la posibilidad de llevar la controversia a ser dirimida en la Corte Internacional de Justicia, si bien esto no fuera en un futuro inmediato. Para los japoneses, Takeshima es una zona que ha sido ocupada por Corea.

Este conflicto no es algo nuevo en esta región de Asia, donde varios países se disputan la tenencia de varias islas y rocas, algunas de muy pequeño tamaño, pero de una importancia estratégica fundamental, en la que también interviene el interés económico, con miras de explotar sus recursos y el comercio derivado de ello.

De lo que no quedan dudas es de que, actualmente, Dokdo se encuentra en posesión de la República de Corea y ya no es un archipiélago solitario, sino que tiene residentes todo el año. Tanto desde el plano legislativo, administrativo como judicial, ejerce plena soberanía territorial sobre ella.

Bibliografía

Choe, Gyoung-Joo (2005). “La controversia sobre Dokdo y perspectivas de las relaciones entre Corea del Sur y Japón”, en Oviedo, E. (2005), Corea, una mirada desde Argentina. Rosario: Editorial de la Universidad Nacional de Rosario.

Gomà, D. (2009). “¿A quién pertenece Tokdo? Los islotes de la discordia y la disputa entre Corea del Sur y Japón”. Scripta Nova, XIII, 303. Disponible en: https://goo.gl/jp5s89

Kyungpook National University Ulleungdo, Dokdo Research Institute. “Natural heritage of Korea, Dokdo”. Republic of Korea: Cultural Heritage Administration of Korea, 4 de noviembre de 2009.

Northeast Asian History Foundation (2007). “The History of Dokdo”. Korea: Yujin Creative.

Northeast Asian History Foundation (2008). “The truth of Dokdo”. Korea: Ministry of Foreign Affairs of Japan.

República de Corea (2014). Ministerio de Relaciones Exteriores y Comercio, “Dokdo, una bella isla de Corea”.

Valencia, M. J. (2000). “Domestic Politics Fuels Northeast Asian Maritime Disputes”. Asia Pacific Issues, 43, 1.

Yeh, Youngjune (2013). “The Chronicle of Dokdo”. Seoul: Chagbat.



Deja un comentario