Otras publicaciones

Book cover

9789877230260-frontcover

Otras publicaciones

9789877230284-frontcover

relaciones-flacso

8 Sistemismo/integrativismo[1]

1. La idea base de este trabajo consiste en la mutaci贸n del objeto de estudio, no solo en el Derecho, sino en todas las ciencias, que fue representado por una unidad base, elemental, desarrollada en las ciencias del siglo XIX, y que ahora toma la forma de un sistema organizado[2], gracias a una visi贸n de la totalidad, de las partes, del conjunto y de las articulaciones, m谩s que las separaciones y los an谩lisis[3]. En efecto, 鈥溾 distinguir un algo del todo [鈥 depende de la integridad de los procesos que lo hacen posible[4]鈥. Lo que da por tierra con el aislamiento a partir de la normatividad que plantean los anal铆ticos. Dice magistralmente Morin:

鈥 nuestra visi贸n es algo muy complejo [鈥. Porque al mirar lo que tenemos ante los ojos somos capaces de concentrar la mirada en un elemento, de ver el conjunto, de hacer una panor谩mica, de establecer la conexi贸n entre diferentes cosas. Con nuestros ojos somos capaces de ver de manera compleja. Pero no somos capaces de pensar de manera compleja[5].

2. En el caso del Derecho las partes son sus dimensiones, y las articulaciones son las interrelaciones que veremos, propias de un sistema, en contraposici贸n a una yuxtaposici贸n. Ya hablar茅 de un objeto procesual[6], en otro lugar del continuo jur铆dico[7], del cambio de l贸gica[8], de la dial贸gica[9], de la oscilaci贸n[10]. Es otra manera de concebir al Derecho. Cuando Morin se refiere a la Sociolog铆a, aplic谩ndole el m茅todo de la complejidad, define el objeto de la misma y se帽ala que la sociedad es un conjunto de interacciones econ贸micas, f铆sicas, culturales, que forman un sistema[11]. Lo propio ocurrir谩 en el Derecho, en el que interaccionan sus distintas dimensiones, dependiendo cada una del resto, y esto es un sistema. El propio fil贸sofo franc茅s expresa que estas ideas fundamentales en Sociolog铆a son tambi茅n 鈥溾 valables pour tout syst猫me quel qu鈥檌l soit, c鈥檈st-脿-dire pour toute unit茅 globale constitu茅e 脿 partir d鈥櫭﹍茅ments interrelationn茅s, lesquelles interrelations constituent une organisation[12]鈥. Y al definir al sistema, lo hace a partir de la unidad de lo complejo, por oposici贸n a la unidad elemental, n煤cleo de la Escuela Anal铆tica. Lo complejo y lo sist茅mico no pueden aplicarse a esta 煤ltima escuela y su concepto de Derecho, en tanto se requiere que los elementos del sistema sean diferentes, raz贸n por la cual est谩n en interdependencia. El hecho de considerar solo normas, hace que no haya diferencia m谩s que de grados, por ejemplo, normas derogadas, vigentes, generales, particulares, nacionales, extranjeras, comunitarias, constitucionales, legales, etc. Mientras que las dimensiones trialistas son sustancialmente[13] diferentes.

3. La integraci贸n es un problema que nos plantea 鈥溾 la alternativa de elegir entre la clausura del objeto de conocimiento, que mutila sus solidaridades con los otros objetos as铆 como con su propio entorno[14]鈥. El propio Morin expresa al analizar las ideas, un dilema que el Trialismo soluciona con las dimensiones ontol贸gicamente diversas: 鈥溾 la sociologie de la connaissance oscile entre un 茅mancipationnisme, o霉, 脿 la limite, la raison et la science s鈥檃rrachent au sol social et prennent leur vol, et un d茅terminisme rigide d鈥檜ne soci茅t茅 qui produit des connaissances destin茅es 脿 assurer ses fonctions et sa reproduction[15]鈥. La justicia es el elemento que permite la cr铆tica de los determinismos, es decir, del reparto y de su captaci贸n por la normatividad. La justicia permite entonces el emancipacionismo. De manera que no hay lugar epistemol贸gico para el conservadurismo, aunque tampoco para el utopismo. 鈥淣ous devons cheminer en oscillation ininterrompue entre la n茅cessit茅 logique d鈥檌soler les objets de pens茅e et l鈥檈xigence, logiquement contraire, de les solidariser, entre l鈥檈xigence de simplicit茅 et l鈥檈xigence de complexit茅鈥[16]鈥.

Como lo se帽ala Goldschmidt, el Trialismo es una teor铆a jur铆dica integralista, mencionando a Jerome Hall[17], como quien impulsara dicha denominaci贸n.

4. As铆 como el Trialismo plantea la necesidad de integrar las tres dimensiones para comprender al Derecho, Morin dir谩 que para comprender la humanidad hay que integrar sus tres dimensiones.

Dans ce livre, nous mobilisons conjointement les trois regards qui nous permettent de d茅gager la trinit茅 individu-soci茅t茅-esp猫ce, de fa莽on 脿 ce que ni la r茅alit茅 de l鈥檌ndividu, ni la r茅alit茅 de la soci茅t茅, ni la r茅alit茅 de notre esp猫ce biologique ne se chasent les unes les autres[18].

5. La psicolog铆a de la Gestalt explicar铆a por qu茅 el Trialismo habla de integrativismo y no de yuxtaposici贸n de dimensiones. El asociacionismo, que critica la Gestalt, no ve el todo, formado por las partes, que se confunden en un mismo y 煤nico fen贸meno. No hay mera suma de las partes, sino integraci贸n de ellas formando un todo 煤nico. Es as铆 como tambi茅n encuentra sentido aqu铆 la formulaci贸n del jusnaturalismo de que el positivismo proclama la obediencia a las normas jur铆dicas (escritas) sin reparar en que esa obligaci贸n no puede finalizar en una norma escrita, sino en una norma moral. Ergo, existe la moral en el Derecho.

Si se pretende sostener [鈥 que hay una obligaci贸n de obedecer las normas jur铆dicas [鈥 corresponde preguntarse de d贸nde surge esa obligaci贸n. No se puede contestar que surge de otra norma jur铆dica, puesto que si as铆 fuera tendr铆amos que preguntarnos si estamos obligados a obedecer esa otra norma jur铆dica, en alg煤n momento se agotar谩n las normas jur铆dicas que estipulan la obligaci贸n de obedecer a otras normas jur铆dicas. La 煤nica respuesta posible es que la obligaci贸n de obedecer las normas jur铆dicas surge de otro tipo de norma, de normas que son consideradas 鈥渋ntr铆nsecamente obligatorias鈥 [鈥 cuando [鈥 [se] sostiene que las normas jur铆dicas son obligatorias se est谩 presuponiendo una norma o principio moral que prescribe obedecer las disposiciones de todo sistema jur铆dico. [鈥 [Se] introduce[n] encubiertamente [鈥 [las] convicciones morales [鈥. El principio moral de que deben obedecerse y aplicarse las normas jur铆dicas vigentes es un principio plausible [鈥. Pero [鈥 [t]ambi茅n hay otros principios, como los que consagran el derecho a la vida, a la integridad f铆sica, a la libertad, etc. En ciertas circunstancias excepcionales, la violaci贸n de estos 煤ltimos principios, en que se incurrir铆a si se observaran las reglas jur铆dicas, ser铆a tan radical y grosera como para justificar apartarse del principio moral que prescribe atenerse al derecho vigente [19].

6. Ocurre que el positivista, en realidad, no obedece a las normas, sino a un paradigma, que dice que hay que obedecer a la l贸gica, y en el mejor de los casos a los hechos, y seguramente no al valor de manera expl铆cita. 鈥淐omme il est invisible [le paradigme], celui qui lui est soumis croit ob茅ir aux faits, 脿 l鈥檈xperience, 脿 la logique, alors qu鈥檌l lui ob茅it en premier[20]鈥. De ah铆 que nunca sea neutral la ciencia. Goldschmidt s铆 tiene esta visi贸n paradigm谩tica o conciencia de las limitaciones al conocimiento, sobre todo en los postulados de G枚del, sin mencionarlos. Cuando el jurista germano-espa帽ol analiza las cr铆ticas del positivismo al jusnaturalismo, por la falta de comprobaci贸n de los principios del positivismo, este las hace desde su propio paradigma de verificaci贸n. Se帽ala entonces Goldschmidt que todo es un problema de 鈥渃orte鈥, de fraccionamiento. En efecto, el positivismo basa sus postulados, tambi茅n en axiomas como el jusnaturalismo, con la diferencia de que el positivismo, cierra el an谩lisis en uno, que es la obediencia, tal como lo se帽ala Nino.

鈥 Euclides habla de 鈥渁xiomas鈥, precisamente por carecer sus principios de prueba, toda vez que son ellos los que hacen posible cualquier prueba de otras reglas. Ya Arist贸teles [鈥 se帽ala la falta l贸gica de querer probar lo que es base de cualquier prueba[21].

7. Esta complementaci贸n de norma y valor, es tambi茅n la raz贸n de la complementariedad entre metodolog铆as comprensivistas y explicativas.

La repr茅sentation elle-m锚me n鈥檈st 鈥渃omprise鈥 que parce qu鈥檈lle a 茅t茅 organis茅e de fa莽on coh茅rente en vertu de principes/r猫gles qui r茅tablissent la constance des objets per莽us, c鈥檈st-脿-dire en vertu d鈥檜n dispositif pr茅-explicatif, et, une fois form茅e, elle subit les processus explicatifs de l鈥檈sprit qui l鈥櫭﹖udie et l鈥檃nalyse. De m锚me, [鈥 les projections/identifications de sujet 脿 sujet s鈥檈ffectuent dans un contexte de d茅terminations objectives et de causalit茅s explicatives (ainsi, l鈥檌nsulte re莽ue explique l鈥檋umiliation que je comprends)[22].

8. La coincidencia del Pensamiento Complejo con el Trialismo deviene de la utilizaci贸n por aquel de la categor铆a del 鈥渕acroconcepto鈥, que permite integrar lo que normalmente se considera por separado; en nuestro caso: la norma, los hechos y el valor.

El Pensamiento Complejo piensa por medio de macroconceptos, es decir por medio de la asociaci贸n de conceptos at贸micos separados por regla general, antagonistas a veces, pero que en su interrelaci贸n generan figuras complejas que sin esa din谩mica interactiva se volatilizan y dejan de existir. Los macroconceptos asocian conceptos que se excluyen y se contradicen, pero que una vez cr铆ticamente asociados, producen una realidad l贸gica m谩s interesante y comprensiva que por separado[23].

9. En muchas ocasiones se帽alo la interdependencia de las dimensiones del Trialismo y como una se entiende en funci贸n de las dem谩s. Mientras que las otras doctrinas jur铆dicas son reductoras, porque colocan un 煤nico elemento fundante de su concepci贸n: la ley en el normativismo, el hecho en el realismo, el valor en el jusnaturalismo; y excluyen los otros. Ello no obsta a que, irremediablemente, el resto de los elementos excluidos se introduzcan de contrabando, debido a la inexorable complejidad de la realidad jur铆dica.

Por ello el Trialismo, con la ayuda de los conceptos del Pensamiento Complejo, desarrolla el deseo de un jurista que critica a Reale:

Constatation certainement banale, qui pourtant a suffit pour faire le succ猫s de la 鈥渢h茅orie tridimensionnelle du droit鈥 dont parle un auteur br茅silien. Mais lui, de m锚me que la dogmatique courante, n鈥檃 pas r茅alis茅 que la d茅finition de ce qu鈥檈st 鈥渄roit鈥, comme celle de tout terme juridique, est chose conventionnelle, simplement instrumentale, n鈥檌mporte quelles seront les 鈥渄imensions鈥 retenues ou laiss茅es de c么t茅 dans cette d茅finition. Ce qui pourrait 锚tre vraiment int茅ressant, [鈥 n鈥檈st pas la remarque qu鈥檌l existe de telles 鈥渄imensions鈥 [鈥 mais de mettre en relief certains rapports fondamentaux entre elles, leur entrelacement, d茅gager pourquoi et comment les contenus sp茅cifiques de chaque 鈥渄imensi贸n鈥 d茅pendent encore de ce qui se passe dans les deux autres聽: interd茅pendance (qui peut encore v茅hiculer des contradictions) entre id茅ologies, discours juridique professionnel, int茅r锚ts en pr茅sence et forces sociales en g茅n茅ral, dans ce que disent et ce que font les juristes. La 鈥渢h茅orie tridimensionnelle鈥, cependant, n鈥檈nvisage gu猫re ces questions, car elle rel猫ve surtout d鈥檜ne affaire terminologique[24].

10. En tanto teor铆a tridimensionalista, no creo que esto sea as铆 en el Trialismo, vivo ejemplo de la armonizaci贸n de doctrinas jur铆dicas antagonistas y del desarrollo de las relaciones entre las dimensiones, como ejemplo de complejidad pura y no de yuxtaposici贸n. Claro que los sostenedores de esta teor铆a tridimensional no est谩n geo-estrat茅gicamente ubicados en el norte del Ecuador como para hacerla visible y, de esta forma, no quedarse la teor铆a tridimensional en un 鈥渁sunto terminol贸gico鈥.

De acuerdo a una visi贸n compleja, 鈥溾 cada c茅lula es una parte de un todo[25]鈥. Por ejemplo, en relaci贸n con el ente ideal justicia, por un lado motiva el reparto en la dimensi贸n sociol贸gica, por otro lado funciona en relaci贸n con las normas al declararlas, eventualmente injustas, en la dimensi贸n normol贸gica, y tambi茅n es analizado en sus formas, relaciones y contenidos en la dimensi贸n dikel贸gica propiamente dicha. La justicia puede verse reflejada en cada dimensi贸n, y por eso el Trialismo no es una mera yuxtaposici贸n de elementos. La justicia, en este caso, al participar de cada dimensi贸n, se nutre de informaciones y elementos 煤tiles para incorporar al an谩lisis propiamente dicho de la jur铆stica dikel贸gica. As铆 como 鈥溾 la totalidad del patrimonio gen茅tico est谩 presente en cada c茅lula individual鈥[26]. As铆,

La proyecci贸n de la dimensi贸n jur铆stico-dikel贸gica sobre s铆 misma y en relaci贸n a las otras dimensiones nos brinda la validez, la valorizaci贸n (en las normas) y su realizaci贸n (en los repartos). En los lugares intermedios se sit煤an, respectivamente, la racionalizaci贸n como m铆nimo de valor surgido de las normas, y la ejecutoriedad como m铆nimo de valor emergente de la relaci贸n de las normas y la realidad social. Vinculando la validez con la realizaci贸n se halla la razonabilidad de los repartos[27].

11. Lo mismo puede decirse en la Educaci贸n, al estudiar la filosof铆a de la educaci贸n de que se trate; ella estar谩 presente en la concepci贸n del alumno que tengamos: activo, pasivo; en la cantidad y calidad de estrategias de ense帽anza que utilice el docente: solo la conferencia o incorporando otras. Si el alumno es pasivo, solo dispondr谩 de la clase magistral. En la evaluaci贸n del aprendizaje del alumno, si este tiene protagonismo, es activo, aquella ser谩 permanente y no existir谩 solo al finalizar el ciclo, y a fin de detectar no solo debilidades, sino fortalezas, ya que estas 煤ltimas influyen en la autoestima del alumno en orden a lograr superar sus debilidades. La subjetividad que involucra a la autoestima tampoco puede comprenderse en la Educaci贸n si esta es vista desde par谩metros que solo analizan lo externo al aprendizaje, es decir, cuando no se involucran emociones, sentimientos, etc., que no son medibles con los par谩metros normales, pero que influyen fuertemente en la relaci贸n docente-alumno, y en consecuencia, en la relaci贸n alumno-conocimiento.

L鈥檋omme est demens dans le sens o霉 il est existentiellement travers茅 par des pulsions, d茅sirs, d茅lires, extases, ferveurs, adorations, spasmes, ambitions, esp茅rances tendant 脿 l鈥檌nfini. Le terme sapiens/demens signifie, non seulement relation instable, compl茅mentaire, concurrente et antagoniste entre la 鈥榮agesse鈥 (r茅gulation) et la 鈥榝olie鈥 (d茅r猫glement), il signifie qu鈥檌l y a sagesse dans la folie et folie dans la sagesse[28].

De la misma forma, 鈥溾 la sociedad est谩 presente en cada individuo como un todo a trav茅s del lenguaje, la cultura, las normas鈥[29].

12. El imperativo de Pascal, como Morin lo llama, es interesante para los problemas de convivencia que se dan en nuestro pa铆s. La complejidad nos desaf铆a a integrar toda la poblaci贸n separada en grupos o clases. La Rep煤blica Argentina, constitutiva del todo 鈥淣aci贸n argentina鈥 est谩 formada por diversas partes, es decir, elementos constitutivamente distintos, complicados. Argentina es la inmigraci贸n derivada de Europa, m谩s los pueblos originarios, m谩s las influencias de los partidos pol铆ticos. Es tambi茅n los que est谩n en el sistema y los que no, es decir, los marginados: piqueteros, encarcelados, minor铆as sexuales, en su momento las abuelas y madres de plaza de mayo, los indigentes, 鈥渄iscapacitados鈥. Otro problema, graduando la marginaci贸n, se da con los relativamente excluidos, o los que no gozan de la totalidad de las ventajas que proporciona el sistema, como estudiantes, docentes, investigadores[30], jubilados, mujeres, etc[31]. Generalmente, las normas jur铆dicas solo solucionan los problemas de las mayor铆as, los poderosos, o los incluidos en el sistema[32]. De all铆 que la nueva l贸gica, si quiere ser integradora, sea la l贸gica contradictoria[33].

Le surgissement de la contradiction op猫re l鈥檕uverture soudaine d鈥檜n crat猫re dans le discours sous la pouss茅e des nappes profondes du r茅el. Elle constitue 脿 la fois le d茅voilement de l鈥檌nconnu dans le connu, l鈥檌rruption d鈥檜ne dimension cach茅e, l鈥櫭﹎ergence d鈥檜ne r茅alit茅 plus riche, et elle r茅v猫le 脿 la fois les limites de la logique et la complexit茅 du r茅el[34].

Por ello, cuando Morin examina los l铆mites de la l贸gica, se帽ala:

鈥 le champ d鈥檃pplication de la logique d茅ductive-identitaire est seulement, et encore partiellement, le champ de la bande moyenne du r茅el. Cette logique nous permet de dissocier ce champ de celui des au-del脿 hors normes logiques, comme elle nous permet de dissocier la vielle (par ses coh茅rences) du r锚ve[35].

La banda media[36] de lo real estar铆a constituida por la mayor铆a que refleja el Parlamento, que no necesariamente representa a todas las minor铆as u otros d茅biles o marginales.

13. Si no examinamos las cuestiones con una reflexi贸n profunda y considerando las contradicciones que comprenden una sociedad compleja, terminaremos considerando posiciones organicistas que legitiman el estado de los que han tenido m谩s ventajas en la vida en el aspecto que sea. La ideolog铆a llamada organicismo positivista se traduce en el conservadurismo de los poderosos.

Si bien no hay argumentos cient铆ficos que permitan afirmar el organicismo, hubo parciales enfoques que dieron al organicismo un car谩cter cientificista, principalmente los que fueron arbitrariamente tomados de Darwin y llevados al plano social (evolucionismo sociol贸gico). El dominio t茅cnico permit铆a grandes conquistas (el canal de Suez, el buque a vapor, el ferrocarril, etc.), y, por l贸gica, el mismo m茅todo de conocimiento fue manipulado por los sectores hegem贸nicos para explicar su 鈥渘atural鈥 posici贸n de poder[37].

Estas ideas traen como consecuencia considerar que

鈥 el hombre era una cosa entre otras cosas, y los hab铆a de mejor y de peor calidad. Los de peor calidad, los 鈥渄egenerados鈥 y biol贸gicamente deficientes ca铆an en la escala social, por un proceso de decantaci贸n 鈥渘atural鈥 y deb铆an ser controlados por los que se manten铆an en el poder, pues se convert铆an en una 鈥渃lase social peligrosa鈥[38].

14. La consecuencia m谩s grave es 鈥溾 justificar el desprecio al indio, al negro, al mestizo y al mulato, que son los habitantes 鈥榥aturales鈥 de nuestras c谩rceles[39]鈥. Es aqu铆 donde cobra importancia la m谩xima de Pascal[40], la cual, transformada en una pauta de acci贸n significar铆a: 鈥減ara solucionar la marcha de un todo, deben solucionarse los problemas de sus partes鈥. De manera que si no captamos cada problema de cada grupo de la poblaci贸n argentina, no podremos tener un pa铆s en paz. Lo cual a su vez se relaciona con la reformulaci贸n del supremo principio de justicia que planteo[41]. En efecto, no basta con dar a cada uno una esfera de libertad, sino hacer 茅nfasis tambi茅n en lo que hace posible esas esferas, que es el conjunto de los individuos. Un jurista tridimensionalista se帽ala que la experiencia jur铆dica se distingue por su nota de bilateralidad atributiva, que implica el esfuerzo del hombre, no solo de dar a cada uno lo que es suyo, sino de dar al todo lo que es del todo[42]. Esta reformulaci贸n es entonces profundamente moriniana, compleja.

15. La importancia de la noci贸n sist茅mica, del todo y las partes, y de la diversidad al interior de aquel cobra virtualidad cuando la caracterizaci贸n del hombre se aplica al Derecho, que es una de sus creaciones. El ser humano se diferencia de las m谩quinas, al poder repararse, tomar conciencia de sus errores, reproducirse y autoorganizarse. El Derecho, entonces, no puede reducirse a un pensamiento mec谩nico, meramente repetitivo, en el sentido de un programa que, previendo conductas y adjudicando consecuencias, tal como la estructura de la norma lo muestra, pueda prever de antemano todas las situaciones. 鈥淟a fantas铆a de Samuel Butler, que parec铆a descabellada cuando 茅l la formul贸, se ha realizado. Estamos en una nueva edad geol贸gica en la cual las m谩quinas, nuevo g茅nero de seres, han llegado a substituir al hombre y lo tiranizan[43]鈥. El Derecho no deber铆a reducirse a una sola de sus partes, renunciando a su intr铆nseca diversidad. Coincidentemente se帽ala Goldschmidt, al hablar de las fuentes y criticar a la Ex茅gesis:

Tradicionalmente se indican como fuentes de constancia de las normas la ley y la costumbre.

Esta tradici贸n se basa en la tesis de que solo las normas generales son las normas verdaderas, mientras que las normas individuales carecen de personalidad. Esta tesis, a su vez, radica en la ense帽anza de Montesquieu de que el juez no es sino 鈥渓a boca de la ley鈥 [鈥. La ley que se identifica a la norma general, contiene de manera exacta la soluci贸n de cualquier caso a trav茅s de una norma individual. Esta ense帽anza es democr谩tica y antiliberal. [鈥 ella es democr谩tica porque quiere asegurar plena eficacia a la voluntad del pueblo que produce la ley general; pero [鈥 es antiliberal, toda vez que priva al juez de toda independencia intelectual frente al legislador, rebaj谩ndolo a un mero aut贸mata, con lo cual distorsiona el juego de pesos y contrapesos esencial para el principio de la divisi贸n de los poderes[44].

16. El juez no es una m谩quina, porque es un hombre y como tal es complejo. As铆, 鈥溾 las m谩quinas se caracterizan por su finalidad, que no es otra que la de su constructor, el proyecto del que las fabrica para realizar determinada tarea[45]鈥. Pensar lo contrario significar铆a que el hombre se ha quedado en la escala evolutiva, jerarquizando aquello que lo asimila al simio, con el cual comparte el 98 por 100 de los genes, en lugar de hacer hincapi茅 en aquello que lo diferencia[46]: la conciencia de la cultura. En efecto, la conciencia solo es posible en los cerebros desarrollados que tienen a su vez un lenguaje, es decir, la cultura[47]. Algo similar ocurre con la muerte, a la cual todo animal, incluido el hombre, le huye, no obstante lo cual, el animal no desarrolla el rito funerario, es decir, no tiene conciencia de la idea de muerte[48]. En el 谩mbito del Derecho, el jurista evolucionado es aquel que tiene conciencia de la injusticia; no el que trata de ser la boca de la ley o de la sociedad, sino quien sirve a la justicia[49]. As铆, 鈥溾 lo propio de una m谩quina no es tanto obedecer como un reloj a las leyes de la mec谩nica [鈥, ni tampoco transformar la energ铆a cual una turbina o una m谩quina de vapor, sino ser programable[50]鈥.

17. La inventiva humana es la que permite entonces regular ante lo no regulado por el Estado y criticar, regenerando, lo resuelto por el Estado. Arist贸teles dec铆a con respecto al juez: 鈥渋r al juez es ir a la justicia, pues el juez ideal es, [鈥 la justicia animada. Las partes buscan en el juez como un medio entre ellas; y de aqu铆 que en algunos lugares se llama a los jueces mediadores[51]鈥.

Bien que des artefacts d茅passent aujourd鈥檋ui en performances et en computation les machines vivantes, bien qu鈥檌l existe d茅sormais des ordinateurs effectuant des op茅rations intellectuelles surhumaines, la plus perfectionn茅e et la plus avanc茅e des machines artificielles est incapable de se r茅g茅n茅rer, de se r茅parer, de se reproduire, de s鈥檃uto-organiser, qualit茅s 茅l茅mentaires dont dispose la moindre des bact茅ries[52].

El fil贸sofo franc茅s explica un experimento en el cual fueron sacadas todas las hojas de un 谩rbol y este reaccion贸 reemplazando lo m谩s r谩pido posible las hojas que le faltaban y segregando una sustancia que lo proteg铆a contra los par谩sitos sin saber que era el humano el par谩sito[53]. Esto demuestra que un vegetal puede reaccionar repar谩ndose ante un imprevisto y con mucha m谩s raz贸n entonces un ser humano y jur铆dico como un juez. Algo curioso fue que los otros 谩rboles tambi茅n comenzaron a realizar los mismos dispositivos[54], lo cual demuestra en el mundo vegetal c贸mo se da lo que en el 谩mbito humano se tratar铆a de la costumbre judicial.

Werner Goldschmidt, al hablar de los conflictos respecto de las relaciones especiales de poder que restringen los derechos fundamentales, se帽ala en la educaci贸n: 鈥溾 no se debe proceder en el colegio a castigos consistentes en imponer al alumno trabajo maquinal, como por ejemplo, escribir cien veces 鈥榥o quiero llegar tarde al colegio[55]鈥欌. Esto y memorizar teor铆as son una misma cosa.

18. Lo dicho respecto de la m谩xima pascaliana vale tambi茅n respecto de la relaci贸n que hay entre la participaci贸n c铆vica y la participaci贸n en la econom铆a: 鈥淗ay que 鈥榓lbergar temor que a un hombre al que se despoja en el proceso del trabajo de la posibilidad de gobernarse a s铆 mismo, le ser谩 muy dif铆cil dominarse a s铆 mismo en la vida moral y social[56]鈥欌. No vale pregonar la necesidad de participar en el aspecto electoral, llamando a ir a votar, ponderando la obligaci贸n de ser autoridad de mesa, etc., si los cauces de participaci贸n no se predican y ejercen en todos los aspectos de la vida. La participaci贸n debe ser pant贸noma para ser justa. Por otra parte, Morin se帽ala la participaci贸n incluso en el 谩mbito menos pensado, el de la Filosof铆a.

La pens茅e qui se d茅ploie dans les civilisations n鈥檈st pas cantonn茅e dans un secteur qui serait la philosophie. La pens茅e s鈥檃pplique 脿 tous les probl猫mes, cognitifs et pratiques; il y a de la pens茅e vivante dans les sciences, les techniques, les arts, les religions, dans la vie quotidienne, chez les analphab猫tes. C鈥檈st une activit茅 personnelle et originale, chez tous ceux qui per莽oivent par eux-m锚mes, con莽oivent par eux-m锚mes, r茅fl茅chissent par eux-m锚mes[57].

Ocurre que determinadas doctrinas, basadas a su vez en determinados paradigmas, son m谩s propensos a la obediencia por acatamiento irreflexivo o imposici贸n. Por ello el pensamiento 鈥溾 peut-锚tre limit茅e, inhib茅e, intimid茅e (par imprinting, v茅rit茅s 茅tablies, normalisation)[58]鈥. N贸tese c贸mo las verdades establecidas son generalmente derivadas del dogma de la religi贸n, que cobra vida en muchas doctrinas jur铆dicas, y c贸mo la normalizaci贸n es la actividad propia de la normatividad.

19. Otro aspecto importante que introduce el Pensamiento Complejo, y que lo coloca en una nueva situaci贸n de coincidencia con el Trialismo es la polil贸gica, que introduce en el concepto de m谩quina una nueva diversidad.

Ici surgit une diff茅rence radicale avec les ordinateurs fabriqu茅s par l鈥檋omme. Ceux-ci ne disposent pas de plusieurs types et vari茅t茅s de m茅moire; ils ne portent pas constitutionellement en eux une multiplicit茅 茅go-g茅no-ethno-r茅f茅rente. Enfin, ils ne sont pas simultan茅ment comand茅s/control茅s par des logiciels diff茅rents[59].

Precisamente, el Trialismo contiene en s铆 l贸gicas diferentes, desde el punto de vista del an谩lisis tradicional; que es lo que equivocadamente ven nuestros adversarios como tres ciencias o polimorfismo. 鈥淒e manera que la ciencia trialista se divide en tres ciencias o, m谩s probablemente, en una ciencia y media[60]鈥. Bidart Campos ha contestado, sin saberlo, excepcionalmente a esta acusaci贸n, se帽alando que la existencia de los horizontes que plantea Goldschmidt para cada una de las jur铆sticas significan las fronteras que delimitan a las jur铆sticas de las ciencias distintas[61] con las que se pretende la acusaci贸n. En otras palabras, esto significa que una ciencia puede usar distintos m茅todos para captar un mismo objeto, cuyo car谩cter es gnoseol贸gicamente inabarcable[62], es decir, complejo; y no por ello debe ser acusada de policient铆fica o polim贸rfica. Se trata de un mismo objeto con sus distintos aspectos y cada uno de ellos abordable con su respectivo m茅todo. Cuando Ferrater Mora se refiere a la ciencia, se帽ala que los m茅todos que emplea son diversos para cada una de ellas, e incluso para las distintas partes de cada ciencia[63].

Morin incluye como complementarios a los polilogiciales que derivan del origen biocerebral, como el lenguaje, la l贸gica, y la conciencia, y a los de origen sociocultural, como el esp铆ritu y el pensamiento[64]. Ambas derivaciones pueden relacionarse con la dimensi贸n material y la dimensi贸n ideal de la teor铆a trialista.

20. El Trialismo no es una teor铆a mecanicista. Al contrario, permite, por sus despliegues diversos, generar anticuerpos, soluciones a los problemas que plantea la vida jur铆dica; mientras que el normativismo solo plantea soluciones en t茅rminos de exclusi贸n, oposici贸n, marginaci贸n, no integraci贸n. Pareciendo entonces una m谩quina artificial, que al menor error apaga su funcionamiento ya que hay que esperar a que sesione el Congreso, o en el m谩s humillante de los casos, deriva la soluci贸n de los problemas a otras disciplinas cient铆ficas, se帽alando que la injusticia social es un problema pol铆tico. El Trialismo tiene respuestas ante la problem谩tica de la costumbre, del incumplimiento de las normas[65], la injusticia, etc. Puede ocurrir que ante una falta de regulaci贸n no se siga una permisi贸n, como lo dice el principio normativista de que todo lo no prohibido est谩 permitido. El normativismo, generalmente proh铆be la aplicaci贸n de la costumbre, pero ella puede regular una situaci贸n con m谩s eficacia y justicia que las normas. La 煤nica regla es obedecer, sin discutir. La normatividad puede lograr una l贸gica (una) perfecta, y una coherencia admirable, que de hecho se encuentra en la dimensi贸n normol贸gica, pero es insuficiente. Dice Morin, citando a Von Neumann:

鈥 pourquoi une machine artificielle, dont les constituants sont d鈥檜ne extr锚me fiabilit茅, est moins fiable que la machine vivante dont les prot茅ines constitutives son extr锚mement d茅gradables. Il d茅couvrit que cela tenait au caract猫re toujours d茅g茅n茅ratif de la premi猫re (une perturbation, une erreur sont cause d鈥檃rr锚t ou de d茅gradation irr茅versible) et au caract猫re provisoirement non d茅g茅n茅ratif de la seconde, capable de tol茅rer, combattre, rectifier l鈥檈rreur en proc茅dant 脿 des r茅parations et de r茅organisations[66].

21. Cuando Guibourg se refiere a las fallas del mecanicismo alude precisamente a esto. Es decir, a que no se admiten variaciones o particularismos, y a que el menor error acarrea productos defectuosos o incluso el da帽o de la m谩quina. Pero tambi茅n se帽ala que estas 鈥渇allas鈥 se compensan con la rapidez, el costo y el n煤mero de los productos finales uniformes[67]. Si un particular ocurre al tribunal es porque su caso es complejo, problem谩tico, 煤nico, particular. Todo caso es 鈥渆l鈥 caso y es jur铆dico, no pol铆tico, en el sentido de decisi贸n tomada en el Poder Legislativo y no susceptible de modificaci贸n[68].

22. Esto nos permite pensar en la necesidad de una teor铆a que no sea estricta, r铆gida, implacable. La Escuela Anal铆tica se caracteriza por jerarquizar la l贸gica en el Derecho. Se帽ala el jurista porte帽o tratando de traspolar los caracteres de la l贸gica de贸ntica al Derecho:

鈥 la l贸gica trata muy especialmente sobre las tautolog铆as, y por esto empleamos hoy m谩quinas 鈥攍as computadoras鈥 que son formidables constructoras de relaciones tautol贸gicas: dados un programa y los datos con que se la alimenta, la m谩quina produce una respuesta que resulte formalmente verdadera bajo la condici贸n de la verdad de aquellas premisas[69].

La coincidencia de la Escuela Anal铆tica con el pensamiento de Parm茅nides, quien habl贸 sobre la inmutabilidad del ser, es clara. As铆, 鈥溾 se mantiene dentro de una visi贸n arcaica en la que el conocer es como un viaje, en que el error es un desviarse del camino[70]鈥. El fil贸sofo centra su pensamiento en 鈥溾 el desarrollo de un conjunto de ideas unidas por una f茅rrea coherencia l贸gica acerca de la realidad 煤ltima de las cosas[71]鈥. Opera tambi茅n disyuntivamente, como lo se帽ala Morin respecto de la simplificaci贸n. El 鈥溾 pensamiento puede buscar la verdad, concibiendo el conocimiento como un viaje. Uno de estos caminos es transitable. La b煤squeda de 鈥榚s鈥; otro, intransitable: el de 鈥榥o es鈥, que no puede buscarse. Opera, pues, el fil贸sofo disyuntivamente: o a) o b)[72]鈥. Una f贸rmula l贸gica puede resultar interpretada como que 鈥渇umar hace da帽o o no hace da帽o鈥 y resultar谩 verdadera en toda circunstancia. Pero, 驴fumar hace realmente da帽o? Esta pregunta tiene importancia m茅dica, social y econ贸mica, pero no perturba la placidez de la l贸gica. Porque, cualquiera que sea la opini贸n que sustenten sobre la respuesta correcta, fumadores empedernidos, m茅dicos, directores de empresas tabacaleras y activistas han de estar de acuerdo en que fumar hace da帽o o no hace da帽o[73]. Esta es la gran cr铆tica que se le hace a la filosof铆a anal铆tica, ya que se ocupa de lo formal y no del contenido, que lo da el an谩lisis de los valores. Se est谩 frente a tautolog铆as. 鈥淭ienen la ventaja de ser siempre verdaderas con independencia de su contenido, pero [鈥 tienen tambi茅n una desventaja: no proporcionan ninguna informaci贸n sobre el mundo que nos rodea[74]鈥. Esto significa que la l贸gica se sustenta en ella misma, en tanto conforma una estructura formal con encadenamientos, sin cuestionamientos de orden extra-l贸gico. Lo tautol贸gico hace referencia a 茅l mismo. No cabe en su l贸gica la integraci贸n. As铆, 鈥溾 en la base del razonamiento de Parm茅nides habr铆a una tautolog铆a [鈥 鈥榣o que es, es鈥, implica algo as铆 como 鈥榮i decimos 鈥榚s鈥, lo decimos con todas sus consecuencias鈥 (que ser谩n excluir 鈥榚ra鈥, 鈥榮er谩鈥, 鈥榣legar a ser鈥, etc.)[75]鈥. Lo que implica la indivisibilidad y homogeneidad de lo que es, y su no desmenuzabilidad[76]. Se excluye as铆 al 鈥渄eber ser鈥 de la axiolog铆a.

23. Mientras que en Her谩clito la validez y existencia de lo uno remite a lo otro. 鈥淪i tomamos a Her谩clito [鈥 su pensamiento es el de enfrentar las contradicciones[77]鈥. Su pensamiento busca la paradoja[78]. Cuando se refiere a la b煤squeda de la verdad, dice que le gusta ocultarse, y que se presenta como una ensambladura invisible[79]. N贸tese aqu铆 la semejanza con la noci贸n de complejidad de Morin, como tejido o ensamble de aspectos y por la necesidad de un an谩lisis profundo. Tambi茅n hace referencia a la raz贸n como substrato unificador bajo la pluralidad de manifestaciones de las cosas[80]. En relaci贸n a su teor铆a de los opuestos, se帽ala que solo la tensi贸n entre elementos opuestos los unifica a niveles superiores, creando una estructura en la que el todo es algo m谩s que la suma de las partes y cuya unidad consiste en esa relaci贸n entre los opuestos[81]. Morin hablar谩 de la particularidad de dicha relaci贸n entre los opuestos a trav茅s de la dial贸gica, que no es mera dial茅ctica[82]. No obstante, seg煤n el fil贸sofo de Efeso, ambos contrapuestos son interdependientes y se requieren mutuamente. Es as铆 como todas las cosas son una, aunque reuniendo la continua tensi贸n entre los contrarios[83]. En suma, contrariamente a lo sostenido por su contempor谩neo Parm茅nides, se帽alar谩 que el reposo del ser es el cambio[84]. En el Derecho trialista, sus dimensiones son tan antagonistas como complementarias las unas con las otras. Por ejemplo, la norma no depender谩 de ella misma 鈥攃omo la concepci贸n tautol贸gica plantea鈥, sino que depende de la realidad social; lo que se percibe a trav茅s de las categor铆as sociol贸gicas de fidelidad, exactitud y adecuaci贸n.

24. Desde una postura l贸gica o parmen铆dea, el Mayo franc茅s habr铆a naufragado antes de producirse, porque la alternativa no es el cambio, sino represi贸n y c谩rcel por contradecir las normas. De ah铆 que la teor铆a de la auto-organizaci贸n, que viene a Morin de Monod, Schr枚dinger y von Foerster[85], se llevar谩 de manera coincidente con su s铆mil en el Derecho trialista, que promueve no solamente el reparto autoritario (substrato de la norma), asimilable a la m谩quina artificial, sino tambi茅n el aut贸nomo, ese acuerdo que hace fluir la vida jur铆dica y que silenciosamente muestra que el Derecho no es solo el conflicto, sino tambi茅n la convivencia. Asimismo, se incluye en el Trialismo la carencia dikel贸gica.

25. El Derecho puede seguir funcionando y cumpliendo su meta de justicia, sin necesidad de esperar siempre el largo tr谩mite legislativo. No es una m谩quina artificial[86]. Los postulados de la transdisciplinariedad pueden aplicarse al Derecho. En efecto,

鈥 el pensamiento cl谩sico permanece disciplinadamente dentro de las fronteras establecidas, [鈥 lo mismo sucede en 谩reas como la de las humanidades m茅dicas, donde el traspasar los l铆mites disciplinares puede ser esencial para una interpretaci贸n m谩s profunda de lo verdaderamente 鈥渉umano鈥 en las ciencias m茅dicas[87].

En nuestro caso, el Trialismo trata lo humano en la dimensi贸n dikel贸gica, como aspecto integrado al Derecho. Morin reconoce a la transdisciplinariedad como herramienta de la complejidad:

La transdisciplinariedad plantea la actitud que busca articular los conocimientos y las disciplinas. Hace un 鈥渞ecorrido transversal鈥 en los conocimientos que va uniendo, asociando, descubriendo y problematizando los diversos puntos de enlace entre ellos. Por ser m谩s una actitud que una disciplina [鈥 permite observar las diversas dimensiones de la realidad, rompiendo definitivamente con el paradigma reduccionista. Posibilita la observaci贸n, comprensi贸n y explicaci贸n de un fen贸meno utilizando las distintas dimensiones que lo configuran; esto permite abarcar el contexto y las interacciones que surgen en 茅l[88].

Al respecto, dice tambi茅n Nicolescu: 鈥渢he ontological axiom: There are, in Nature and society and in our knowledge of Nature and society, different levels of Reality of the Subject and, correspondingly, different levels of the Object[89]鈥.

25.1. En efecto, el Trialismo realiza lo que la transdisciplinariedad le propone a las ciencias cl谩sicas. As铆, 鈥溾 para transgredir las fronteras, necesitamos libertad para emerger [鈥 unir cosas que de otra manera no ser铆an unidas porque los campos diferentes no se relacionan, pero somos nosotros, los seres humanos los que los relacionamos鈥[90]鈥. Lo que el pensamiento simple nunca ha pensado unir, representado por la las purificaciones kelsenianas, ha sido integrado por el Trialismo. Frente a las acusaciones a la teor铆a trialista de constituir tres ciencias[91], o de desarrollar Sociolog铆a o Filosof铆a, se dice: 鈥渓a transdisciplinariedad, [鈥 es un abordaje que va m谩s all谩, proporcionando libertad de estar del otro lado sin ser acusados de estar pisando donde no debemos y sin temer serlo[92]鈥. En efecto, el normativismo a铆sla los factores, principalmente la norma, mientras que el Trialismo busca integrar 鈥攃ontextualizar, ecologizar鈥 dicho factor en un marco te贸rico de conjunto, satisfaciendo la m谩xima compleja que se帽ala Morin[93].

26. Ante el hecho de que los seres vivientes se caracterizan por su auto-organizaci贸n permanente, puede decirse que las leyes tambi茅n pueden ser constantemente producidas, modificadas, recicladas, etc.; frente a lo cual contestar铆a que la auto-organizaci贸n, la autopoiesis se da en la diversidad, en la complejidad de todo objeto. Esto significa que la producci贸n de lo jur铆dico no es monop贸lica, sino diversa; que permite la creaci贸n de Derecho no solo por el Estado, sino tambi茅n por otros protagonistas[94]. 鈥淢aturana, Varela, Uribe [鈥 consid茅rent que l鈥auto-poiesis, c鈥檈st-脿-dire la capacit茅 de s鈥檃uto-produire de fa莽on permanente, constitue la propri茅t茅 centrale des syst茅mes vivants[95]鈥. De ah铆 que 鈥溾 los seres vivos se caracterizan porque [鈥 se producen continuamente a s铆 mismos [鈥[96]鈥. Cabe preguntarse entonces 驴por qu茅 habr铆a en el Derecho productores 鈥渃ualificados鈥 o 鈥減rivilegiados鈥, cuando son vivos tanto el legislador, el juez, como el jurista? Cuando Delmas-Marty considera la complejidad, se帽ala que es inherente a ella, funcionalmente hablando, la autoadaptaci贸n a los cambios, tan r谩pidamente que no es necesario pasar por una instancia central. Sustancialmente hablando, la complejidad permite asimismo el juego de m谩rgenes que preservan las diferencias[97]. A su turno, los epistem贸logos chilenos se帽alan, coincidiendo con Morin y su recursividad, que 鈥溾 no hay separaci贸n entre productor y producto [鈥[98]鈥 al hablar de los seres vivos. Con lo cual, la artificial diferencia entre norma y aplicaci贸n es una ilusi贸n. Tanto la sociedad contribuye a formar al individuo, como este a aquella.

27. Esta idea es inconcebible en una doctrina que manda obedecer la normatividad y en donde el hombre debe permanecer inactivo, como regla sin excepciones, hasta la terminaci贸n del proceso legislativo. Solo se puede regular adecuadamente un problema y tomar conciencia de 茅l si se toma contacto con la realidad en la cual se inscribe, si se puede aprender de y aprovechar dicha realidad. Por otro lado, si un 鈥渆rror鈥, 鈥渁lea鈥 se le plantea a la ley, y se le capta por fuera de ella, es necesario aprovechar dichos elementos que vienen por fuera de la norma, como por ejemplo, los antecedentes normativos, para adecuarla. Es el caso de la interpretaci贸n restrictiva, extensiva y sustitutiva. En estas operaciones adaptamos la voluntad del cuerpo legislativo a aquello que fue escrito. Algo similar sucede con la revoluci贸n, donde hay un cambio de criterios de reparto y de personas encargadas de gobernar, que evidentemente deben responder a lo que ocurre en la realidad que demanda un cambio. En el pensamiento normativista este fen贸meno es visto a trav茅s de la norma hipot茅tica fundamental, que no es puesta. Tambi茅n cuenta la posibilidad que tiene un juez de accionar por omisi贸n de las autoridades de hacer respetar un mandato constitucional, como es el de la movilidad de las prestaciones previsionales, la salubridad e higiene en las c谩rceles, etc. Y si la realidad social juega un papel en el Derecho, puede ampli谩rselo, por ejemplo, al 谩mbito de la fuerza jur铆gena de la costumbre[99].

28. Rolando Garc铆a condena el imperialismo de la inform谩tica, tan en boga en estos momentos para hacer m谩s simple la vida. De ah铆 que Guibourg se帽ala la inevitable introducci贸n de la cibern茅tica, que emplea procedimientos y medios mec谩nicos y electr贸nicos en la adopci贸n de decisiones referidas a la conducta humana, para que las computadoras, en relaci贸n con la administraci贸n de justicia, no se limiten a sistematizar leyes y fallos, sino que decidan por s铆 solas determinados casos. Todo lo cual, no es bueno ni malo, ya que el progreso t茅cnico es neutro[100]. El progreso t茅cnico no es neutro, en tanto innumerables desastres se han derivado del uso de la ciencia, como en el caso de la energ铆a nuclear (Hiroshima, Nagasaki, Chernobyl), la contaminaci贸n industrial, etc[101]. Ni hablar de los problemas bio茅ticos que surgen del control de natalidad, el alquiler de vientres, la abuela que gesta el embri贸n de su hija[102]. A lo cual hay que agregar la fecundaci贸n in vitro, la crioconservaci贸n de embriones, etc. Si por algo se esfuerzan Morin y el Trialismo es precisamente por liberar al hombre de la igualaci贸n con la m谩quina artificial[103].

29. La intenci贸n de asimilar el Derecho a la m谩quina deriva del ansia de calcular, y sobre todo de saber de antemano qu茅 decisi贸n tomar谩 el magistrado judicial, transformado ahora en 鈥渏uez parqu铆metro鈥. Contrariamente, Morin sostiene que el conocimiento inadecuado es aquel que se cierra a lo previsto de antemano y que detesta a la realidad que lo contradice[104]. Guibourg cita recurrentemente a la inform谩tica para proponerla como modelo de vida. Seg煤n el modelo inform谩tico no deben incluirse instrucciones conflictivas entre s铆 que traben su aplicaci贸n, hay un sistema operativo b谩sico que ordena todos los elementos del sistema. As铆, 鈥溾 algo semejante sucede con la mente humana[105]鈥. Aunque reconoce su complejidad y en este sentido la 鈥渇alla鈥 tan a menudo[106]. Ocurre que este anhelo de la ciencia cl谩sica de la certeza, exactitud como precisi贸n y control[107], no se corresponde con los tiempos actuales de incertidumbre, contradicci贸n, diversidad, etc., en suma, de complejidad, en donde necesitamos un 鈥渏uez bucle鈥. Adem谩s, una falla puede ser el comienzo de un nuevo sistema. Hay que agregar tambi茅n el muy viejo ideal de reducir la realidad a los n煤meros, que comenz贸 con los presocr谩ticos como Parm茅nides y los pitag贸ricos, y continu贸 con Plat贸n, pasando por Galileo[108], Descartes y Newton, y hoy prosigue con el C铆rculo de Viena y la Escuela Anal铆tica. De seguirse con estas pautas, 鈥淰izzoti, Carlos c. AMSA SA.[109]鈥 se habr铆a resuelto de otra manera, aplicando a rajatabla la tremenda y escandalosa reducci贸n de la indemnizaci贸n producto de la 茅poca neoliberal aplicada por el ex presidente Menem y las recetas del Fondo Monetario Internacional (FMI) de la 茅poca de George Bush. 鈥淒os m谩s dos es igual a cuatro en cualquier tiempo y lugar, [鈥 y el conjunto de las relaciones de este tipo, reunidas en una teor铆a matem谩tica universalmente admitida, nos permite verificar formalmente la exactitud de cualquier c谩lculo[110]鈥. El Derecho es solo c谩lculo sobre la base de las premisas dadas. As铆, 鈥溾 lo que no han logrado hacer todav铆a la ciencia y la filosof铆a no puede conseguirse del mero razonamiento, que es solo una herramienta intelectual, y no la fuente de la verdad[111]鈥.

30. Esta automatizaci贸n causa dolor si no tiene control. No se trata de sumar 327 + 458 y esperar 785, ni poner carne y esperar salchichas de una m谩quina de hacer salchichas[112]. Se trata de aquello que necesita un hombre despedido para subsistir hasta que consigue otro trabajo con el cual vivir. Pero las m谩quinas no saben de vida, saben de aquello con lo cual son cargadas. Y aquellos que 鈥渃argan鈥 las normas lo hacen por el bien com煤n que generalmente esconde el beneficio de un sector. Pero el beneficio no ingresa en la teor铆a l贸gica, porque es sociolog铆a; y esa sociolog铆a, mala palabra que pudre el objeto jur铆dico llen谩ndolo de impurezas, es precisamente lo que hace pensar al hombre y criticar actos de injusticia. Ninguna suma hicieron los jueces de 鈥淩oe vs. Wade鈥 para decidir en aquel caso, que no se resolvi贸 apelando a calculadoras o m谩quinas de hacer sentencias. Tampoco un caso 鈥渟imple[113]鈥 como un desalojo puede resolverse en ese sentido. El vencimiento del plazo, la falta de pago, cosa tan sencilla de comprobar, puede complejizarse si el juez tuviera la delicadeza de prever en el caso concreto, otra mala palabra, las consecuencias de sus decisiones: dejar en la calle a una familia numerosa, con sus padres sin trabajo, con un due帽o que no tiene la urgencia de usar la propiedad, la pronta puesta en marcha por la comuna o municipalidad de un plan de viviendas, etc. Una m谩quina no puede tener en cuenta todo esto porque no siente, no se emociona, no tiene pasi贸n, sensibilidad, no es humana. Son los 鈥渄a帽os colaterales鈥 que debemos aceptar; es el precio de la rigidez, de la producci贸n en serie[114]. En otro 谩mbito disciplinar ser谩n los 鈥渆fectos secundarios鈥 de los medicamentos. Ocurre que ese precio se paga con injusticias. Esto me recuerda lo que Morin llama los rasgos negativos de la ciencia, que son vistos por la ciencia tradicional como inconvenientes secundarios o subproductos menores[115]. El jurista porte帽o se帽ala que el criterio para sacar un tema de la mecanizaci贸n es la 鈥渏erarqu铆a de los intereses sociales e individuales implicados[116]鈥. Ocurre que la gradaci贸n de dicha importancia en los distintos casos no es un criterio mec谩nico. Por otro lado, para una familia de desocupados su caso es el de mayor 鈥渏erarqu铆a鈥, tanto como un caso penal relativo a la acusaci贸n de evasi贸n fiscal a una empresa internacional. No obstante, Guibourg deja latente la posibilidad de que alg煤n delito penal sea mecanizado, 鈥渃uya verificaci贸n depende exclusivamente de pruebas preconstituidas[117]鈥. Pienso en el caso de la tenencia de droga para consumo personal, en donde ante un determinado gramaje se considere que es delito menor y se aplique la pena del caso. Pero la CSJN, en 鈥淎rriola鈥[118], ha deso铆do la ley penal de estupefacientes y fallado en contra de ella, desconociendo la matem谩tica mecanizadora. El plaf贸n de esta actitud han sido los diversos fallos que declararon la 鈥渋nconstitucionalidad鈥 de la ley 23737[119]. An贸tese que con la misma Carta Magna tambi茅n se ha fallado por la constitucionalidad de dicha prohibici贸n y sanci贸n[120].

31. 驴C贸mo resolver铆a una m谩quina un caso en el que est茅n involucrados pueblos originarios, con sus distintas costumbres, sus distintos jueces? 驴C贸mo har铆a progresar al Derecho la m谩quina? Porque de seguirse el criterio del juez parqu铆metro el proceso legislativo tambi茅n deber铆a mecanizarse. Pero, 驴qui茅n programar铆a a los legisladores? De manera similar, Morin se pregunta 驴qui茅n educar谩 a los educadores? La m谩quina artificial aplica un programa, pero este le viene dado por los ingenieros[121]. Ante este interrogante se se帽ala: 鈥渓a mecanizaci贸n total del proceso no es necesaria: solo es posible sobre la base de ciertas decisiones pol铆ticas[122]鈥. Porque 鈥溾 la conclusi贸n se desprende necesariamente de las premisas[123]鈥. Ocurre que hay que debatirlas y cuestionarlas entonces. La uniformizaci贸n que se pretend铆a es imposible de realizar. Por su parte, el Trialismo pretende transparentar ese agujero negro qu茅 es el de las 鈥渄ecisiones pol铆ticas鈥, es decir, transparentar por qu茅 en algunos casos se procede mec谩nicamente, como lo marca la norma, y por qu茅 en otros no[124]. No creo que el 煤nico miedo que tengamos que tener frente a las m谩quinas sea el de tener una computadora mal programada[125]. Una m谩quina nunca llegar谩 a pensar porque si lo hiciera dejar铆a de ser m谩quina y ser铆a humano. N贸tese que no se habla en momento alguno acerca de si las salchichas son de carne, rellenas, m谩s o menos saladas, etc. No se habla de contenidos. 鈥淓ntonces 驴para qu茅 sirve la l贸gica, si no permite distinguir lo verdadero de lo falso? Esto vale tanto como preguntar para qu茅 sirve la televisi贸n, si los programas son tan malos[126]鈥.

32. En 煤ltima instancia, el anhelo de la Escuela Anal铆tica no es mecanizar el Derecho ya que no est谩 mal que el expendio de tickets para c茅dulas sea mec谩nico, sino uniformizarlo. Y de ah铆 que no coincida con el Pensamiento Complejo, cuyo anhelo es captar la riqueza de la complejidad. En otras palabras, seg煤n Morin, no est谩 mal que algunas veces nos comportemos como m谩quinas triviales y presentemos los escritos, generalmente, en el plazo determinado. Ocurre que las cosas m谩s importantes no son triviales, 鈥溾 no se pueden reducir a un aspecto[127]鈥. El cumplimiento de un plazo se traducir铆a en no trivial cuando de 茅l depende un derecho fundamental. Sobre el plazo y su vencimiento se han expedido los jueces en el caso 鈥淔ederico Gar贸falo c. Club Atl茅tico Independiente[128]鈥 relativo a la perentoriedad del plazo de un art铆culo de un c贸digo procesal, que implica la p茅rdida del derecho que se hubiese dejado de ejercitar, el cual no se aplica ni para el vencimiento del plazo de la prueba, ni para el vencimiento del plazo para contestar la demanda si no se acusa la rebeld铆a. En efecto, 鈥溾 en la pr谩ctica gran parte de la prueba se produce casi siempre despu茅s de vencido su t茅rmino[129]鈥. Adem谩s, 鈥渓a ley que impusiera la perentoriedad de tal t茅rmino estar铆a fuera de la realidad[130]鈥. Aqu铆 se percibe c贸mo la costumbre hace no trivial al Derecho, en el sentido de mec谩nicamente normativo[131].

El anhelo de dominio de las ciencias naturales para con la naturaleza se traslada al campo de las Ciencias Sociales, en tanto los hombres tambi茅n son producto de la naturaleza susceptible de artificializar[132]. Por ello critico tanto al monismo epistemol贸gico[133].

33. Volviendo sobre la idea del contenido, es sugerente el caso del cheque[134]. Todo el ordenamiento relativo a el: su tama帽o, sus formalidades, su proceso de ejecuci贸n, el clearing, hacen que los negocios sean previsibles. Es el instrumento de que se vale el mercado para hacer circular el capital. La referencia a la Escuela de la Ex茅gesis es autom谩tica. Quer铆a atar el juez a la ley[135], que era la que aseguraba la propiedad privada y la libertad de contrataci贸n. Elementos p茅treos, incuestionables. No es entonces neutro el mecanicismo. Guibourg propugna la extensi贸n de la mecanizaci贸n al proceso judicial 鈥溾 por imperio de cierto determinismo econ贸mico y social que obliga a adoptar m茅todos modernos para resolver eficazmente un n煤mero creciente de casos[136]鈥. A un desocupado, a un pobre, a un habitante de un pueblo originario, a un piquetero, poco le importan dichas formalidades, a quienes tampoco les va la vida en ello. Oportunamente, se帽ala Morin: 鈥溾 el gran problema de toda organizaci贸n viviente y de la sociedad humana sobre todo, es que funciona con mucho desorden, aleas y conflictos[137]鈥. Y quienes participan en dichos conflictos no son escoria, anomal铆as, desechos a reabsorber, sino constituyentes claves en la organizaci贸n social[138]. Por ello, es necesario cambiar el antiguo 鈥渇ondo鈥 maquinista, por un 鈥渘uevo fondo鈥 termodin谩mico en donde 鈥溾 le d茅fi est de penser l鈥檜nit茅 multiple dans une totalit茅 en tension[139]鈥.

34. Incluso, la Escuela Anal铆tica quiere ir m谩s all谩 de la Ex茅gesis ya que, con la ayuda de la tecnolog铆a, la precisi贸n y la rigidez son mayores.

A un universo determinado o determinable de casos debe corresponder exactamente un universo determinado o determinable de soluciones, expresadas con tal precisi贸n que se elimine toda apreciaci贸n personal de su contenido. Es decir, se requiere un sistema completo de normas que no requieran interpretaci贸n[140].

Edgar Morin cuestiona la tecnolog铆a aislada de los conceptos de ciencia, industria y sociedad, y a帽ade a la cr铆tica la reducci贸n de la vida a la l贸gica de la m谩quina artificial[141]. All铆 reside la manipulaci贸n en tanto la m谩quina no tolera el desorden y ahoga la creatividad, la libertad[142]. A ello hay que sumar que no pueden regenerarse, cuando lo social y las m谩quinas vivientes est谩n en continuo estado de reorganizaci贸n, es decir, implican, utilizan, combaten y toleran el desorden[143]. Por ello es indispensable rejerarquizar la estrategia que capta lo nuevo, el azar, el evento, lo desconocido, el misterio, frente al programa invariable desde el comienzo[144].

35. Volviendo al punto de vista econ贸mico que prioriza la Escuela Anal铆tica, que soluciona en masa lo que requiere m谩s artesanado, se trata de la expresi贸n del costo-beneficio propio de la soluci贸n uniformadora, que proyecta ahorrar recursos econ贸micos, sacrificando la justicia y la posibilidad de cambio de los esquemas establecidos. Ocurre que hay que tener un 鈥渃riterio m谩s pragm谩tico que principista鈥[145]. Morin, pensador de la complejidad, puede tener conciencia de los extremos, los contradictorios, que toman cuerpo al analizar el problema de la pol铆tica. Al se帽alar las dos tendencias, remarca la que seguir谩 la Escuela Anal铆tica: la idea de solucionar los problemas sociales de manera tecnocr谩tica y econocr谩tica, en donde se prioriza el criterio econ贸mico[146]. Fue este el caso de la 鈥溍﹑oca Bush鈥 en EE. UU. y de la Argentina en la d茅cada de los noventa. El Estado era un estorbo que acarreaba gastos, y no el instrumento de protecci贸n del d茅bil frente al mercado. As铆 nos fue, y les fue, precisamente a los mentores de la doctrina en EE. UU. con la crisis hipotecaria de 2008. Otra de las tendencias en antagonismo es la del partido que domina el Estado y pretende imponer su ideolog铆a a todos los aspectos de la vida humana[147]. Tal vez se pueda ejemplificar con Ch谩vez, sobre todo con las estatizaciones que hizo a partir de mayo de 2009. Quiz谩s la soluci贸n se encuentra en la ausencia de soluci贸n o en la dial贸gica entre ambos estilos. S铆 pienso que costar谩 desnaturalizar la idea de que hay capitalismo que no sea salvaje, y la otra tambi茅n ingenua de que es posible la igualdad absoluta lograda por un gobernante iluminado.

36. Si se cree que el Derecho no es maquinal, todo acto que se desarrolla en un proceso deber铆a llevarse a cabo por seres humanos. Ni siquiera lo m谩s sencillo en apariencia como el c贸mputo de un plazo, podr铆a ser mec谩nico[148]. Porque ello influye en 煤ltima instancia sobre las personas de carne y hueso que en aquel est谩n implicadas. El n煤mero de instancias que tiene que recorrer un caso hasta llegar a la Corte es matem谩tico; es decir, tiene que pasar por la segunda instancia antes de llegar al m谩ximo tribunal. Sin embargo, a tuerto o a derecho, no fue esta la decisi贸n de la Corte en el caso 鈥淒romi s. avocaci贸n en autos 鈥楩ontela c. Estado Nacional鈥欌[149] en donde se aval贸 el salto de instancia contrariando la normatividad. All铆 se vale de la justicia: 鈥溾 que el marco normativo que procura la eficiencia del Tribunal no conspire contra la eficiencia de su servicio de justicia al que, en rigor, debe tributar todo ordenamiento procesal鈥 (consid. 5). Incluso en el mismo fallo, la Corte habla del respeto a los otros poderes:

鈥 lo vinculado con el gobierno, prudencia y sabidur铆a relativas a la administraci贸n de la hacienda y patrimonio p煤blicos, y al dise帽o de las pol铆ticas respectivas, es ya materia propia de los otros poderes. Solo compete al Tribunal, en punto a los actos dictados en esas materias, decidir, en causas judiciales, acerca de su legalidad, no de su acierto, oportunidad y conveniencia (consid. 18).

La Corte hizo esta consideraci贸n para desacreditar el cuestionamiento que Fontela hac铆a de la privatizaci贸n de Aerol铆neas Argentinas 驴Por qu茅 no se respet贸 la reglamentaci贸n que el Congreso hizo del recurso extraordinario? 驴Acaso el Tribunal no debe respetar la conveniencia de instaurar una o dos instancias previas a la 煤ltima? Tambi茅n se sabe que ciertos plazos que tienen lugar en un proceso est谩n regulados por la costumbre[150]. Y esta no depende de una m谩quina, sino del devenir humano. Esta man铆a por la rigidez en los plazos me recuerda al caso 鈥淪aguir y Dib[151]鈥 en donde la ni帽a, que dio su ri帽贸n a su hermano, ten铆a 4 meses menos de la edad requerida por la ley de trasplantes de 贸rganos. En ese caso, la Corte habilit贸 igualmente el trasplante porque era la 煤nica histocompatible, porque prioriz贸 el fin de protecci贸n de la salud del dador, m谩s all谩 de la letra de la norma (interpretaci贸n hist贸rica) y porque su conciencia del acto se encontraba protegida ya que ella, por s铆 sola, hab铆a decidido. Si el proceso hubiera sido mec谩nico, una persona tal vez habr铆a muerto.

37. Un caso paradigm谩tico, a nivel general, que revela la importancia de la humanidad no trivial es el de Jes煤s. 鈥淐uando alguien dice que, ante una ofensa, no hay que castigar sino poner la otra mejilla (es decir: perdonar), esta es una reacci贸n no trivial a la l贸gica de la vendetta, de la venganza y el castigo[152]鈥. No hay nada m谩s autom谩tico o mec谩nico que un c谩lculo basado en el tali贸n. La humanidad precisamente ha avanzado con grandes desviantes, disruptores de reglas. La no trivialidad de los individuos preserva su autonom铆a[153]. Morin expresa que ese desorden ante el cual la m谩quina artificial se detiene es la libertad, necesaria en los procesos de creaci贸n e invenci贸n[154]. Ante las manifestaciones de j贸venes y obreros en el Mayo franc茅s, y en el caso de la Reforma Universitaria argentina de 1918, los reclamos aparec铆an al sistema imperante como errores, desviaciones, que no encajaban en la mec谩nica del orden establecido[155]. 鈥淗e aqu铆 como es necesario pensar la complejidad de base de toda la realidad viviente[156]鈥.

38. No es casual que un destacado profesor de la UBA se refiera a casos del Derecho Romano a fin de acercar ejemplos de mecanicismos[157], ya que ese Derecho est谩 plagado de formalismos. Carlos Cossio, al criticar algunos planes de abogac铆a, se帽alaba la importancia de las ideas generales, al pronunciarse contra la inclusi贸n del 鈥淒erecho Romano鈥 en el plan de estudios de la carrera de Abogac铆a:

鈥 por referirse a un r茅gimen jur铆dico del m谩s acentuado individualismo cuya influencia artificial no har谩 otra cosa que poner obst谩culos a la aparici贸n de las instituciones que reclama la vida moderna. Pi茅nsese en la teor铆a romanista de la culpa y en c贸mo ella ha trabado la concepci贸n y el desarrollo de los nuevos tipos de contrato que ha determinado la estructura social contempor谩nea. O pi茅nsese lo que ha sufrido y demorado la configuraci贸n jur铆dica de la relaci贸n del trabajo por el empe帽o de los juristas de ubicarla en las categor铆as cl谩sicas de la locaci贸n de obra y de servicio. [鈥 la opini贸n conservadora o reaccionaria que se opuso a la sanci贸n de leyes como la de Accidentes del Trabajo, sac贸 del arsenal romanista sus cartuchos m谩s refinados y sutiles[158].

39. Un plan de estudios no se trata con una m谩quina, sino con la discusi贸n, la reflexi贸n, el pensamiento. Por ello, creo que es sumamente perjudicial excluir del plan de Abogac铆a a 鈥淔ilosof铆a del Derecho鈥[159]; o reducir la 鈥淗istoria del Derecho鈥 al 鈥淒erecho Romano鈥. Lo que Cossio aplica al dirigente, puedo trasladarlo al profesional: 鈥溾 ha de tener la mente hecha para familiarizarse y valorar las ideas generales que son la savia de los problemas concretos que se presentan en la sociedad donde vive[160]鈥.

40. Cabe destacar que parecer铆a que el anhelo de certeza, previsibilidad, precisi贸n, y uniformizaci贸n olvidan la misi贸n del Derecho. 脡l est谩 para realizar justicia[161], no para automatizar el Poder Judicial. Es necesario recordar que el Trialismo incluye la dimensi贸n normol贸gica en el Derecho, con lo que no desde帽a a las normas: generales, obligatorias, sancionatorias. La diferencia es que considera que esto es insuficiente para dar cuenta y actuar el Derecho. El anhelo de Guibourg consiste en reemplazar al juez por una m谩quina[162]. Mi anhelo consiste en reemplazar la imposici贸n de la m谩quina por acuerdos parciales, es decir, el totalitarismo de la ley por un semi-anarquismo. No creo que la tendencia actual sea la que el jurista porte帽o preconizaba en el a帽o 1973 como de 鈥渞ecrudecimiento considerable del formalismo鈥, o el restar 鈥渞elevancia a todo cuanto se haga o verifica por medios no formales[163]鈥. En cuanto a la idea de consolidar las leyes argentinas en el Digesto Jur铆dico (ley 26939), de realizar este banco de datos jur铆dico, Morin se帽alar铆a que este saber cient铆fico est谩 鈥溾 destinado cada vez m谩s a ser acumulado en los bancos de datos y despu茅s computado por instancias manipuladoras, en primer lugar, el Estado[164]鈥. Ya que la l贸gica de la m谩quina artificial es funcional no solo a la uniformizaci贸n, sino a las herramientas para lograrla: la centralizaci贸n, la especializaci贸n y la jerarqu铆a[165]. Hoy en d铆a, el multiculturalismo y la jerarqu铆a que cada d铆a cobra el Pensamiento Complejo a nivel general, reclaman al Derecho una teor铆a concordante, que est谩 lejos de alabar la forma y la uniformizaci贸n. El hombre no es una computadora y la teor铆a debe dar cuenta de por qu茅 no es as铆. En efecto, 鈥溾 es imposible racionalizar en una f贸rmula a un ser humano[166]鈥. Adem谩s, Morin tambi茅n criticar铆a esta empresa si analizamos lo que piensa del conocimiento, que no se reduce a la informaci贸n. En efecto, 鈥溾 si tenemos demasiada informaci贸n y no las estructuras mentales suficientes, el exceso de informaci贸n nos sumerge en una 鈥榥ube de desconocimientos鈥[167]鈥. Porque carecemos del sentido[168].

41. Si se considera al Derecho como una m谩quina es dif铆cil asociarla al sistemismo, que involucra los caracteres autogeneradores e interrelaciones entre elementos diversos.

La idea sist茅mica, que se opone a la idea reduccionista, consiste en que 鈥榚l todo es m谩s que la suma de las partes鈥. [鈥 [y] la organizaci贸n de un todo produce cualidades o propiedades nuevas en relaci贸n con las partes consideradas de forma aislada[169].

Si se considera que el Derecho es solo ley, nada nuevo puede surgir porque se est谩 ante algo que es producido exclusivamente por personas extra帽as a nosotros: las autoridades gubernamentales. Por el contrario, si agregamos a la normatividad, la dimensi贸n sociol贸gica y la dikel贸gica, las relaciones entre ellas podr谩n permitir emergentes. As铆, 鈥溾 desde un punto de vista sist茅mico-organizacional el todo es m谩s que la suma de las partes. Ese 鈥榤谩s que鈥 son los fen贸menos cualitativamente nuevos a los que denominamos 鈥榚mergencias鈥[170]鈥. Desde un punto de vista antropo-filos贸fico, 鈥溾 cada uno de nosotros tiene un significado que trasciende los 谩tomos de su constituci贸n[171]鈥. De esta manera, el normativismo generar铆a resultantes, que son producto de la suma: normas provinciales, m谩s normas federales, m谩s normas internacionales, m谩s decretos, m谩s tratados, etc., y en este sentido se reagrupan mec谩nicamente. Mientras que los emergentes son cualidades nuevas[172]. A su vez, la emergencia tiene que ver con la s铆ntesis.

42. El Derecho visto desde el Trialismo es un fen贸meno que puede producir entidades nuevas producto de las relaciones entre las dimensiones; lo cual no se dar铆a de tener en cuenta 煤nicamente a las normas. 鈥淓stas emergencias son efectos organizacionales, son producto (producir: traer al ser) de la disposici贸n de las partes en el seno de la unidad sist茅mica[173]鈥. La cualidad nueva depende en gran medida de las diferencias ontol贸gicas de las partes que constituyen el todo. Ya que la complejidad implica diversidad, y diversidad al interior del sistema en cuesti贸n. El sistema normativo puede generar, por las relaciones de las normas en su interior, emergentes, pero al no haber diversidad ontol贸gica en su seno, se cierra en una l贸gica 煤nica, no en una polil贸gica, en una diversidad ontol贸gica. Solo hay orden, exclusi贸n.

43. Considerar al Derecho desde el punto de vista sist茅mico implicar谩 tener que familiarizarnos con una terminolog铆a propia relativa a un conjunto, sus partes diversas y las relaciones que dar谩n cuenta de emergentes y restricciones. Como primera ense帽anza, Morin se帽ala que 鈥溾 la connaissance des parties additionn茅e ne peut conduire 脿 la connaissance; pourquoi聽? Parce que l鈥檕rganisation d鈥檜n syst猫me produit des 茅mergences et les 茅mergences sont des propri茅t茅s qui naissent de l鈥檕rganisation du tout[174]鈥. En nuestro caso, lo que emerge de la uni贸n de estos tres elementos es el fen贸meno jur铆dico visto en sus diferentes aspectos y las relaciones entre sus elementos, las cuales no podr铆an darse si se considerara una 煤nica o dos dimensiones. Porque cada una de ellas interact煤a con las otras.

44. Seg煤n la presentaci贸n que efect煤a Morin, ninguna dimensi贸n puede tomar un protagonismo excesivo, porque se caer铆a en un unidimensionalismo o bidimensionalismo. As铆, 鈥溾 l鈥檕rganisation d鈥檜n syst猫me impose des contraintes et des inhibitions sur les parties[175]鈥. No obstante, debe existir equilibrio, y no abuso por parte de dichas restricciones e inhibiciones, que s铆 se desarroll贸 en la 茅poca de la Ex茅gesis, que por dar un excesivo protagonismo a la norma, no dej贸 que el jurista abra sus ojos a la realidad social, para desbloquear el prejuicio que acarrea la consideraci贸n de la mera norma. Realidad social que se traduce en la costumbre, los mandamientos extralegales, o los que no se cumplen.

45. Se帽ala Morin, que los elementos que est谩n 鈥渢ejidos juntos鈥 evidencian interdependencia, interacci贸n. As铆, 鈥溾 la organizaci贸n en sistemas produce cualidades o propiedades desconocidas de las partes concebidas aisladamente鈥[176]. Adem谩s, la teor铆a de los sistemas parte de la base de que la mayor铆a de los objetos de las distintas disciplinas cient铆ficas forman sistemas, es decir, 鈥溾 conjuntos de partes diversas que constituyen un todo organizado [鈥 el todo no es m谩s que el conjunto de las partes que lo componen鈥[177]. De manera que el Derecho no puede ser concebido sin sus elementos y las relaciones que entre ellos se producen. 鈥淟es interactions sont des actions r茅ciproques modifiant le comportement ou la nature des 茅l茅ments, [鈥 en pr茅sence ou en influence[178]鈥. Si se quiere inaplicar una norma por injusta, debe admitirse que la justicia se relacione con la normatividad. Estas interacciones, interrelaciones, son las que demuestran que estamos en presencia de un 煤nico objeto, no de distintos objetos que provienen de distintas ciencias, en donde cada uno act煤a independientemente del otro[179]. Esto da cuentas de un objeto complejo, diverso, pero 煤nico. Morin menciona como caracter铆sticas de los fen贸menos a las interrelaciones, que son las que creo permiten construir un objeto complejo en el Derecho y que se dan en el Trialismo. As铆, 鈥溾 deviennent dans certaines conditions des interrelations (associations, liaisons, combinaisons, communication, etc.), c鈥檈st-脿-dire donnent naissance 脿 des ph茅nom猫nes d鈥檕rganisation[180]鈥. Una teor铆a es precisamente eso: una organizaci贸n de elementos dispuestos a brindar soluciones a problemas espec铆ficos de un 谩rea del saber/hacer. En el caso de la Teor铆a Trialista los aspectos diversos solo se entienden por referencia rec铆proca.

鈥 ces termes de d茅sordre, ordre, organisation sont d茅sormais li茅s, via interactions, en un boucle solidaire, o霉 aucun de ces termes ne peut plus 锚tre con莽u en dehors de la r茅f茅rence aux autres, et o霉 ils sont en relations complexes, c鈥檈st-脿-dire compl茅mentaires, concurrentes et antagonistes[181].

El Trialismo es el bucle moriniano en lo jur铆dico.

46. Otro elemento que contribuye a resolver el problema de la integraci贸n, aportado por el Pensamiento Complejo, es la organizaci贸n[182]. Esta idea es la que permite unir los elementos diversos de los que est谩 compuesto el Trialismo. As铆 como se habl贸 del par antag贸nico/complementario cerebro/esp铆ritu y se le aplic贸 la idea de organizaci贸n, lo mismo puede ocurrir con la materialidad y la idealidad propias de los constituyentes ontol贸gicos de la Teor铆a Trialista.

鈥 non seulement la mati猫re n鈥檈st plus la 鈥渂ase鈥 de toute r茅alit茅 physique, mais encore c鈥檈st la r茅alit茅 physique elle-m锚me qui comporte des r茅alit茅s immat茅rielles comme l鈥檌nformation et l鈥檕rganisation [鈥 le cerveau et l鈥檈sprit ont en commun, l鈥檜n et l鈥檃utre, quelque chose qui est immat茅riel et trans-mat茅riel: l鈥檕rganisation. Nous pouvons donc lever ici l鈥檌ncompatibilit茅 du mat茅riel et de l鈥檌mmat茅riel[183].

47. Las interacciones tambi茅n demuestran que el concepto unitario, elemental del objeto concebido en otros tiempos, tiene que dar paso a un objeto-procesual o interactivo, es decir, un objeto complejo en el que interesen m谩s las relaciones entre distintos aspectos, que la reducci贸n del objeto de estudio de una disciplina a un elemento/aspecto fundamental. 鈥淓n tant qu鈥檕bjet, [鈥 se convertit en n艙ud gordien d鈥檌nteractions et d鈥櫭ヽhanges. Pour la d茅finir, il faut faire appel aux interactions auxquelles elle participe[184]鈥. Cuando se habla de objeto se trata de una noci贸n aplicable al objeto de una disciplina cient铆fica.

En el 谩mbito de la f铆sica, asistimos a la lectura de las distintas posiciones que sustentan Einstein y Bohr en ocasi贸n del experimento Einstein, Podolsky y Rosen, en donde estos tratan de decir que las propiedades de una part铆cula son calculables[185], por lo que la mec谩nica cu谩ntica no funciona como teor铆a, mientras que Bohr contesta que ello no es posible porque en tanto se obtenga con m谩s precisi贸n una medici贸n, se har谩 agua con otra. Medir algo ya no consiste en una operaci贸n determinista.

鈥 critica el criterio de realidad propuesto y se reafirma en la idea de que la 煤nica descripci贸n posible es la del fen贸meno cu谩ntico, es decir, la totalidad de la situaci贸n experimental. [鈥 en el sistema sigue incluida la part铆cula B, que no puede ser considerada independientemente de A, aunque haya dejado de interactuar con ella[186].

48. Estas apreciaciones me recuerdan lo que se encuentra en la base del C铆rculo de Viena, que es el atomismo, tan af铆n al capitalismo, que considera a los seres en su individualidad y no en su conjunto, como plantea el reconocimiento de las contradicciones, de la diversidad, de la complejidad. Se帽ala Morin: 鈥渋l faut relier, pour ne pas occulter la r茅troactivit茅 des totalit茅s et l鈥檈xtr锚me complexit茅 des polymachines. Il faut de l鈥檃utonomisme, pas d鈥檃tomisme: du totalisme complexe, non du totalitarisme[187]鈥. En otra oportunidad dice: 鈥渓鈥櫭﹖at stationnaire, dans une physique atomis茅e sans concept d鈥檕rganisation comme sans concept d鈥櫭猼re, est un 茅tat physique particulier[188]鈥. Por estas razones, la complejidad moriniana no puede ser compatible con la Escuela Anal铆tica, porque esta no da cuentas de una organizaci贸n compleja[189].

49. En efecto, siguiendo con la pol茅mica, otro pasaje de la misma recuerda lo mencionado.

Solo al realizar una medici贸n sobre el sistema adquiere 鈥渞ealidad鈥 el valor medido, pero como el sistema sigue siendo un todo hasta el momento de la medici贸n, el resultado de esta es algo que compete a ese todo. [鈥 Por utilizar los t茅rminos aristot茅licos a los que recurri贸 Heisenberg, el sistema como un todo encierra una serie de potencialidades que se actualizan en todo el sistema cuando se efect煤a la medida[190].

50. Si bien muchos juristas recurren a la normatividad para caracterizar al objeto jur铆dico, es imposible entenderla sin acudir a su contexto social y al marco de valores que la atraviesa y las controla. Una parte no puede entenderse sin el an谩lisis de las otras y del todo emergente.

En la secci贸n titulada 鈥淟o anal铆tico trascendental鈥, Kant analiza c贸mo la facultad de entender[191] convierte los datos presentados por la facultad de imaginar en los denominados objetos de pensamiento. 鈥淪in sensatez, ning煤n objeto nos ser铆a dado, sin entendimiento ning煤n objeto ser铆a pensado鈥[192]. [鈥 El entendimiento no puede intuir nada, los sentidos no pueden pensar nada[193]. Solo mediante su uni贸n puede surgir el conocimiento[194].

Guardan clara relaci贸n con esto, actuales desarrollos:

鈥 un claro principio de la epistemolog铆a bohriana: la teor铆a cu谩ntica no versa directamente sobre la realidad, sino sobre los fen贸menos y, por tanto, sobre nuestro propio conocimiento de las cosas. 鈥淣os encontramos aqu铆 鈥攅scribe Bohr [鈥鈥 bajo un nuevo aspecto, esa antigua verdad que dice que al describir los fen贸menos nuestro prop贸sito no es revelar su esencia misma sino establecer solo, y en la medida de lo posible, relaciones entre los m煤ltiples aspectos de nuestra experiencia[195].

En similar sentido se pronunciaba David Hume[196] al criticar el principio de causalidad[197]. En el campo de las Ciencias Sociales, Morin tiene conciencia de esto: 鈥溾 la atomizaci贸n de nuestra sociedad requiere nuevas solidaridades espont谩neamente vividas y no solamente impuestas por la ley, como la Seguridad Social[198]鈥.

51. Desde otro aspecto de la importancia de las relaciones, a la hora de conceptualizar a los emergentes de un sistema, que lo caracterizan como tal, Morin los se帽ala como 鈥溾 qualit茅s ou propri茅t茅s d鈥檜n syst猫me qui pr茅sentent un caract猫re de nouveaut茅 par rapport aux qualit茅s ou propri茅t茅s des composants consid茅r茅s isol茅ment ou agenc茅s diff茅rement dans un autre type de syst猫me[199]鈥. As铆 como el agua surge de la combinaci贸n de mol茅culas[200], que por s铆 solas no la producir铆an, lo mismo sucede en el Derecho con las combinaciones que pueden observarse entre las distintas dimensiones del Trialismo.

52. Lo que constituye una coincidencia, y a la vez un aporte al Derecho que hace el Pensamiento Complejo, es el tratamiento de la 鈥渋ntegraci贸n鈥. El Trialismo se muestra como integrativista y lo propio se帽ala Morin al hablar del proceso por el que se genera el emergente:

En ce qui concerne la vie, 鈥渋l est clair que les propri茅t茅s d鈥檜n organisme d茅passent la somme des propri茅t茅s de ses constituants. La nature fait plus que des additions: elle int猫gre鈥 (Jacob, 1965), et il est clair que la cellule vivante d茅tient des propri茅t茅s 茅mergentes (Monod, 1971) 鈥攕e nourrir, m茅taboliser, se reproduire[201].

53. Esto abona la hip贸tesis de que Morin aceptar铆a la integraci贸n de las dimensiones del Derecho desde el Trialismo. En efecto, el problema que se plantea en La naturaleza de la naturaleza es encontrar un meta-sistema que sea capaz de integrar en s铆 elementos diversos. Y lo resuelve a trav茅s de la figura del bucle. As铆, 鈥溾 le m茅ta-syst猫me ne peut 锚tre qu鈥檜n boucle r茅troactive/r茅cursive, qui non pas annule, mais se nourrit des mouvements contraires sans qui elle n鈥檈xistirait pas, et qu鈥檈lle int猫gre en un tout producteur[202]鈥. El todo productor en el Derecho que integra elementos jur铆dicos diversos es la Teor铆a Trialista. De manera que la clave est谩 en la integraci贸n. As铆, 鈥溾 un paradigme des paradigmes, c鈥檈st-脿-dire un paradigme de complexit茅 qui sache nous faire penser de fa莽on conjonctive et multidimensionnelle[203]鈥. Produciendo interrelaciones[204],

鈥 chaque instance [鈥 a besoin des autres pour se conna卯tre et se l茅gitimer, et la boucle qui pourrait alors se constituer entre ces instances, chacune d茅pendant de l鈥檃utre et chacune appelant l鈥檃utre, constituerait alors le m茅ta-point de vue 脿 laquelle chacune tenterait de se r茅f茅rer[205].

54. Uno de los inconvenientes que se presenta a la teor铆a tradicional es comprender un objeto jur铆dico compuesto por diferentes aportes de diferentes disciplinas 鈥擲ociolog铆a, L贸gica y Filosof铆a鈥, lo que el Trialismo logra con un objeto de naturaleza ontol贸gica diversa[206]. Esto ocurre si se piensa complejamente.

Une propri茅t茅 remarquable de ces int茅grations mutuelles est que les relations d鈥檃ppartenance n鈥檃nnulent pas les relations d鈥檈xclusion: chaque 锚tre demeure, 脿 son degr茅, un individu-sujet 茅gocentrique, bien qu鈥檌l 鈥榓ppartienne鈥 脿 un m茅ga-锚tre, lui-m锚me 茅gocentrique, dont il est une infime et infirme partie.

D鈥檕霉 des cons茅quences bouleversantes pour l鈥檕ntologie traditionnelle[207].

Aqu铆 podemos cambiar ser por dimensiones. Como pauta integradora: 鈥溾 el propio desarrollo de la sabidur铆a en el sentido occidental implica la inclinaci贸n a integrar todas las direcciones parciales del esp铆ritu, sea cual sea su procedencia[208]鈥. En el mismo sentido contestaba Goldschmidt cuando se le preguntaba por la fuerza que le guiaba en su vida. En efecto, 鈥溾 la convicci贸n de ser el portador de un mensaje [鈥 que me construya mi propia vivienda a fin de realizar el ideal de la casa propia. Quienquiera puede visitarla y tomar ejemplo para la suya. El mensaje es pues ego铆sta con ribetes altruistas[209]鈥.

55. Morin se帽ala una cualidad emergente en la ling眉铆stica a prop贸sito de partes contrarias:

le sens, que les linguistes cherchent 脿 t芒ton dans les profondeurs ou les recoins du langage, n鈥檈st autre que l鈥檈mergence m锚me du discours, qui appara卯t dans le d茅ploiement des unit茅s globales, et r茅troagit sur les unit茅s de base qui l鈥檕nt fait 茅merger[210].

En el 谩mbito de la Sociolog铆a, 鈥渄ans la soci茅t茅 humaine, avec la constitution de la culture, les individus d茅veloppent leurs aptitudes au langage, 脿 l鈥檃rtisanat, 脿 l鈥檃rt, c鈥檈st-脿-dire que leurs qualit茅s individuelles les plus riches 茅mergent au sein du syst猫me social[211]鈥.

56. El pensador franc茅s se帽ala casos de interacciones producto de la acci贸n, el movimiento, la relaci贸n, que acompa帽an a todo fen贸meno complejo, como muestra de su existencia. Lo cual se dar谩 tambi茅n en el Derecho, como un fen贸meno m谩s en el que el hombre act煤a.

L鈥檃tome est un quasi-tourbillon particulaire. Tout est turbulences, flux, flammes, collisions, dans le soleil. Tout est en action sous le soleil. La terre tourne, se convulse, craquelle, durcit, mollit, s鈥檋umecte, se dess猫che, les fonds marins deviennent montagnes, les montagnes aras茅es deviennent fonds marins; la surface est arros茅e, irrigu茅e d鈥檈aux courantes, ceintur茅e de vents ascendants, descendants, tourbillonnants, et toute vie qui s鈥檌mmobilise, sur cette terre, devient cadavre[212].

El movimiento en el interior de una teor铆a, y entre sus elementos diversos, es de imprescindible tratamiento y estudio por el jurista. Lo que dif铆cilmente se dar铆a si el Derecho es una m谩quina en donde reina el automatismo. La complejidad propone relaciones en el sistema y veremos c贸mo la Teor铆a Trialista cumple con las mismas articulando sus dimensiones.


  1. Sobre la sist茅mica aplicada a la investigaci贸n cient铆fica ver Galati, 鈥淓l aporte de la sist茅mica a la metodolog铆a de la investigaci贸n cient铆fica鈥, ponencia al I Congreso de Investigaci贸n Cualitativa en Ciencias Sociales, organizado por el International Institute of Qualitative Inquiry, el CIECS (Conicet) y la Universidad Siglo XXI, C贸rdoba, en https://bit.ly/2MFa3Lb (31.10.2014).
  2. Ver lo dicho en el punto 7 del cap. 5. Sobre sistemas ver a Bertalanffy, Ludwig von, Teor铆a general de los sistemas, Madrid, Fondo de Cultura Econ贸mica, 1976; Les probl猫mes de la vie, Paris, Gallimard, 1961.
  3. Ver Morin, Articular鈥, cit., p. 93.
  4. Maturana y Varela, op. cit., p. 28.
  5. Morin, Epistemolog铆a鈥, cit., p. 440.
  6. Ver punto 47.
  7. Ver cap. 3 del tomo 2.
  8. Ver cap. 3 del tomo 2.
  9. Ver cap. 3 del tomo 2.
  10. Ver cap. 3 del tomo 2.
  11. Morin, Sociologie, cit., p. 68. (Morin, Sociolog铆a, cit., p. 84).
  12. Morin, Sociologie, cit., p. 74. 鈥溾 v谩lidas para todo sistema cualquiera que sea, es decir, para toda unidad global constituida a partir de elementos interrelacionados, cuyas interrelaciones constituyan una organizaci贸n鈥. Morin, Sociolog铆a, cit., p. 89.
  13. Ver cap. 2 del tomo 2.
  14. Morin, Ciurana y Motta, op. cit., p. 34.
  15. Morin, La M茅thode 4鈥, cit., p. 14. 鈥溾 la sociolog铆a del conocimiento oscila entre un emancipacionismo en el que, el 煤ltimo extremo, la raz贸n y la ciencia se separan del suelo social y emprenden el vuelo, y un determinismo r铆gido de una sociedad que produce conocimientos destinados a asegurar sus funciones y su reproducci贸n鈥 . Morin, El M茅todo 4鈥, cit., p. 16.
  16. Morin, La M茅thode 4鈥, cit., p. 207. 鈥淒ebemos caminar en una oscilaci贸n ininterrumpida entre la necesidad l贸gica de aislar los objetos de pensamiento y la exigencia, l贸gicamente contraria, de solidarizaci贸n, entre la exigencia de simplicidad y la exigencia de complejidad鈥. Morin, El M茅todo 4鈥, cit., p. 213.
  17. Ver Goldschmidt, 鈥淟a ciencia de鈥︹, cit., p. 177. Ver punto 27 del cap. 1.
  18. Morin, La M茅thode 5鈥, cit., p. 54. 鈥淓n este libro movilizamos conjuntamente las tres miradas que nos permiten poner de relieve la trinidad individuo-sociedad-especie, de tal manera que ni la realidad del individuo, ni la realidad de la sociedad, ni la realidad de nuestra especie biol贸gica se expulsen unas a otras鈥. Morin, El M茅todo 5鈥, cit., p. 58.
  19. Nino, Carlos, Introducci贸n al an谩lisis del Derecho, 2陋 ed., Buenos Aires, Astrea, 1992, pp. 25-26.
  20. Morin, La M茅thode 4鈥, cit., p. 217. 鈥淐omo es invisible [el paradigma], quien est谩 sometido a 茅l cree obedecer a los hechos, a la experiencia, a la l贸gica, siendo que le obedece ante todo鈥. Morin, El M茅todo 4鈥, cit., p. 222.
  21. Goldschmidt, 鈥淛usticia y Verdad鈥, en Justicia鈥, cit., p. 53.
  22. Morin, La M茅thode 3鈥, cit., p. 151. 鈥淟a representaci贸n misma no es 鈥榗omprendida鈥 sino porque ha sido organizada de manera coherente en virtud de principios/reglas que restablecen la constancia de los objetos percibidos, es decir, en virtud de un dispositivo pre-explicativo y, una vez formada, experimenta los procesos explicativos del esp铆ritu que la estudia y analiza. De igual modo [鈥 las proyecciones/identificaciones de sujeto a sujeto se efect煤an en un contexto de determinaciones objetivas y de causalidades explicativas (as铆, el insulto recibido explica la humillaci贸n que yo comprendo)鈥. Morin, El M茅todo 3鈥, cit., p. 165.
  23. Morin, Ciurana y Motta, op. cit., p. 52.
  24. Haba, Enrique, 鈥淪ciences du Droit 鈥攓uelle science? Le droit en tant que science聽: une question de m茅thodes鈥, en Archives de Philosophie du Droit, t. 36 鈥淒roit et science鈥, Paris, Sirey, 1991, p. 170. 鈥淐onstataci贸n ciertamente banal, que por lo tanto ha bastado para hacer el 茅xito de la 鈥榯eor铆a tridimensional del derecho鈥 de la que habla un autor brasile帽o. Pero 茅l, al igual que el dogmatismo corriente, no realiz贸 m谩s que la definici贸n de lo que es 鈥榙erecho鈥, como todo t茅rmino jur铆dico, es una cosa convencional, simplemente instrumental, no importa cu谩les ser谩n las dimensiones retenidas o dejadas de lado en esa definici贸n. Lo que podr铆a ser verdaderamente interesante no es la observaci贸n de que existen tales dimensiones, sino de resaltar ciertas relaciones fundamentales entre ellas, sus entrelazamientos, extraer por qu茅 y c贸mo los contenidos espec铆ficos de cada dimensi贸n dependen todav铆a de lo que pase en las otras dos: interdependencia (que puede todav铆a vehiculizar contradicciones) entre ideolog铆as, discurso jur铆dico profesional, intereses en presencia y fuerzas sociales en general, entre lo que dicen y lo que hacen los juristas. La 鈥榯eor铆a tridimensional鈥, sin embargo, no considera mucho estas cuestiones, porque ella concierne sobre todo a un asunto terminol贸gico鈥 (trad. del autor).
  25. Morin, La cabeza鈥, cit., p. 99.
  26. 脥d.
  27. Ciuro Caldani, Derecho y Pol铆tica鈥, cit., p. 110.
  28. Morin, La M茅thode 1鈥, cit., p. 372. 鈥淓l hombre es demens en el sentido en que est谩 existencialmente atravesado por pulsiones, deseos, delirios, 茅xtasis, fervores, adoraciones, espasmos, ambiciones, esperanzas que tienden al infinito. El t茅rmino sapiens/demens no solo significa relaci贸n inestable, complementaria, concurrente y antagonista entre la 鈥榮ensatez鈥 (regulaci贸n) y la 鈥榣ocura鈥 (desajuste), significa que hay sensatez en la locura y locura en la sensatez鈥. Morin, El M茅todo 1鈥, cit., p. 419.
  29. Morin, La cabeza鈥, cit., p. 99.
  30. Ver Ciuro Caldani, 鈥淟as fuentes de las normas鈥, cit., p. 234.
  31. En distintos grados, estas minor铆as, han adquirido mejor铆as, avances, luego de que se comenz贸 a superar el punto culminante de la crisis que acab贸 con el neoliberalismo en la Argentina del 2001.
  32. En la primera mitad de 2008, el gobierno ten铆a frente a s铆 el problema de las retenciones a las exportaciones agropecuarias, que lo enfrentaba al campo, que cort贸 rutas, desabasteci贸 y presion贸, lo que le vali贸 la derogaci贸n de la resoluci贸n 125/08. Simult谩neamente, se presionaba al gobierno para que sancione la ley de movilidad previsional, que favorecer铆a a jubilados y pensionados con un sistema universal de actualizaci贸n de sus haberes, y sin tener que litigar en los tribunales. Ellos no pod铆an presionar con la fuerza con la que lo hac铆a el campo. Solo tuvieron la 鈥渁yuda鈥 de una indicaci贸n de la Corte Suprema de Justicia de la Naci贸n (CSJN) con el caso 鈥淏adaro鈥.
  33. Ver cap. 3 del tomo 2.
  34. Morin, La M茅thode 4鈥, cit., p. 182. 鈥淓l surgimiento de la contradicci贸n realiza la apertura s煤bita de un cr谩ter en el discurso debido al empuje de las capas profundas de lo real. Constituye a la vez el desvelamiento de lo desconocido en lo conocido, la irrupci贸n de una dimensi贸n oculta, la emergencia de una realidad m谩s rica, y revela a la vez los l铆mites de la l贸gica y la complejidad de lo real鈥. Morin, El M茅todo 4鈥, cit., p. 186.
  35. Morin, La M茅thode 4鈥, cit., p. 205. 鈥淓l campo de aplicaci贸n de la l贸gica deductiva-identitaria es solamente, y aun ah铆 parcialmente, el campo de la banda media de lo real. Esta l贸gica nos permite disociar este campo de aquel que est谩 m谩s all谩 de las normas l贸gicas, al igual que nos permite disociar la vigilia (por sus coherencias) del sue帽o鈥. Morin, El M茅todo 4鈥, cit., p. 210.
  36. Ver Spota, Alberto, Tratado de Derecho Civil, t. 1, Parte General, Buenos Aires, Depalma, 1967, p. 409.
  37. Zaffaroni, Eugenio, Manual de Derecho Penal. Parte General, 6陋 ed., Buenos Aires, Ediar, 1997, p. 239.
  38. 脥d., p. 240.
  39. 脥d., p. 241. Ver la obra de Foucault, Vigilar鈥, cit., e Historia鈥, cit.
  40. Considero imposible conocer las partes sin conocer el todo y conocer el todo sin conocer particularmente las partes.
  41. Ver la tercera parte del tomo 3.
  42. Reale, 鈥淣aturaleza鈥︹, op. cit., p. 189.
  43. Navarro Monz贸, Julio, La misi贸n del arte en la cultura de Am茅rica, Buenos Aires, Mundo Nuevo, 1934, p. 12.
  44. Goldschmidt, Introducci贸n鈥, cit., pp. 217-218.
  45. Atlan, op. cit., p. 15.
  46. Morin, La M茅thode 5鈥, cit., pp. 28-29. (Morin, El M茅todo 5鈥, cit., p. 34).
  47. Morin, 鈥淟a noci贸n鈥︹, cit., p. 82.
  48. Morin, La M茅thode 5鈥, cit., p. 47. (Morin, El M茅todo 5鈥, cit., p. 51).
  49. Ciuro Caldani, 鈥淓l Trialismo y la conciencia鈥︹, cit., p. 117.
  50. Atlan, op. cit., p. 16.
  51. Arist贸teles, 脡tica nicomaquea, cit., p. 62. Ya veremos en el cap. 3 del tomo 2 c贸mo el fallo es un ejemplo de visi贸n hologram谩tica del Derecho.
  52. Morin, La M茅thode 1鈥, cit., pp. 169-170. 鈥淎 pesar de que los artefactos sobrepasan hoy d铆a en prestaciones y en computaci贸n a las m谩quinas vivas, a pesar de que ya existen ordenadores que efect煤an operaciones intelectuales sobrehumanas, la m谩s perfeccionada y la m谩s avanzada de las m谩quinas artificiales es incapaz de regenerarse, de repararse y de reproducirse, de auto-organizarse, cualidades elementales de las que dispone la menor de las bacterias鈥. Morin, El M茅todo 1鈥, cit., p. 199.
  53. Morin, 鈥淟a noci贸n鈥︹, cit., p. 79.
  54. 脥d.
  55. Goldschmidt, La ciencia de鈥, cit., p. 274.
  56. 脥d., p. 391.
  57. Morin, La M茅thode 5鈥, cit., pp. 114-115. 鈥淓l pensamiento que se despliega en las civilizaciones no est谩 acantonado en un sector que ser铆a la filosof铆a. El pensamiento se aplica a todos los problemas, cognitivos y pr谩cticos; hay pensamiento vivo en las ciencias, las t茅cnicas, las artes, las religiones, en la vida cotidiana, en los analfabetos. Es una actividad personal y original, en todos aquellos que perciben por s铆 mismos, conciben por s铆 mismos, reflexionan por s铆 mismos鈥. Morin, El M茅todo 5鈥, cit., p. 114.
  58. Morin, La M茅thode 5鈥, cit., p. 115. 鈥溾 puede ser limitado, inhibido, intimidado (por imprinting, verdades establecidas, normalizaci贸n)鈥. Morin, El M茅todo 5鈥, cit., p. 114.
  59. Morin, La M茅thode 4鈥, cit., p. 19. 鈥淪urge aqu铆 una diferencia radical con los ordenadores fabricados por el hombre. Estos no disponen de diversos tipos y variedades de memoria; constitucionalmente, no llevan en s铆 mismos una multiplicidad ego-geno-etno-socio-referente. Por 煤ltimo, no son mandados/controlados simult谩neamente por logiciales diferentes鈥. Morin, El M茅todo 4鈥, cit., p. 21.
  60. Guibourg, Provocaciones鈥, cit., p. 40. El autor no explica a qu茅 se refiere con 鈥渦na ciencia y media鈥.
  61. Bidart Campos, 鈥淟a Teor铆a Trialista鈥︹, cit., p. 903.
  62. 脥d.
  63. Op. cit., t. A-D, p. 545.
  64. Morin, La M茅thode 4鈥, cit., p. 19. (Morin, El M茅todo 4鈥, cit., p. 21).
  65. Ver lo que digo en la segunda parte del tomo 2.
  66. Morin, La M茅thode 2鈥, cit., p. 108. 鈥溾 por qu茅 una m谩quina artificial cuyos constituyentes son de una fiabilidad extrema, es menos fiable que la m谩quina viviente cuyas prote铆nas constitutivas son extremadamente degradables. Descubri贸 que esto se deb铆a al car谩cter siempre degenerativo de la primera (una perturbaci贸n, un error son causa de degradaci贸n o de parada irreversible) y al car谩cter provisionalmente no degenerativo de la segunda, capaz de tolerar, combatir, rectificar el error procediendo a reparaciones y reorganizaciones鈥. Morin, El M茅todo 2鈥, cit., p. 134.
  67. Guibourg, 鈥淟a justicia鈥︹, cit., p. 998.
  68. En contra: 铆d., p. 999. 鈥溾 el legislador tiene sus propias preferencias acerca de lo que 茅l considera el resultado justo del proceso, y [鈥 acepta conscientemente el riesgo de provocar un n煤mero indeterminado de situaciones que 茅l mismo calificar铆a de injustas. [鈥 la decisi贸n es [鈥 claramente pol铆tica鈥. Todas estas apreciaciones corresponden a la doctrina, y es dif铆cil adjudicarlas al legislador. Lo que revela en 煤ltima instancia, la importancia de los factores extralegales.
  69. Echave, Delia Teresa, Urquijo, Mar铆a Eugenia y Guibourg, Ricardo, L贸gica, proposici贸n y norma, 1潞 edici贸n, Buenos Aires, Astrea, 1980, p. 70.
  70. Bernab茅, Alberto (trad., introd. y notas), Fragmentos presocr谩ticos, Barcelona, Altaya, 1995, p. 148.
  71. 脥d., p. 150.
  72. 脥d., p. 152.
  73. Echave, Urquijo y Guibourg, op. cit., pp. 68-69.
  74. 脥d., p. 69.
  75. Bernab茅, op. cit., pp. 152-153.
  76. 脥d., p. 153.
  77. Morin, Complejidad restringida鈥, cit., p. 108.
  78. Bernab茅, op. cit., p. 118.
  79. 脥d., p. 122.
  80. 脥d., p. 123.
  81. 脥d., p. 124.
  82. Ver cap. 2 del tomo 2.
  83. Bernab茅, op. cit., p. 124.
  84. 脥d., p. 128.
  85. Morin, Mes d茅mons, cit., p. 47.
  86. Ver punto 20.
  87. Garrafa, op. cit., pp. 70-71. Sobre el tema ver Galati, 鈥淟os comit茅s鈥︹, cit.
  88. Morin, Articular鈥, cit., pp. 31-32. Los resaltados me pertenecen.
  89. Nicolescu, 鈥淭ransdisciplinarity鈥︹, cit. 鈥淓l axioma ontol贸gico: hay, en la naturaleza y la sociedad y en nuestro conocimiento de la naturaleza y la sociedad, diferentes niveles de realidad del tema y, en la misma medida, diferentes niveles del objeto鈥 (trad. del autor). Para un estudio m谩s completo de las relaciones entre la transdisciplinariedad y la complejidad, y el Derecho, ver Galati, Los comit茅s…, cit.
  90. Ver Garrafa, op. cit., p. 71.
  91. Ver punto 19.
  92. Garrafa, op. cit., p. 71.
  93. Morin, Sociologie, cit., p. 126-127. (Morin, Sociolog铆a, cit., pp. 139-140).
  94. Ver punto 45 del cap. 2 del tomo 2.
  95. Morin, La M茅thode 2鈥, cit., p. 109. 鈥淢aturana, Varela, Uribe [鈥 consideran que la autopoiesis, es decir, la capacidad de auto-producirse de manera permanente, constituye la propiedad central de los sistemas vivientes鈥. Morin, El M茅todo 2鈥, cit., p. 134.
  96. Maturana y Varela, op. cit., p. 25.
  97. Delmas-Marty, 鈥淟a trag茅die鈥︹, cit., p. 12. 鈥溾 sa capacit茅 d鈥檃uto-adaptation aux changements, d鈥檃utant plus rapide qu鈥檌l n鈥檈st pas n茅cessaire de passer par une instance centrale. L鈥檃utre est substantielle聽: permettre le jeu des marges qui pr茅servent les diff茅rences鈥.聽鈥淸鈥 su capacidad de auto-adaptarse a los cambios, tan r谩pido que no es necesario pasar por una instancia central. La otra es substancial: permite el juego de m谩rgenes que preservan las diferencias鈥 (trad. del autor). Que la autora destaque el hecho de que para solucionar un problema jur铆dico no sea necesario 鈥攁unque sea lo mejor y lo preferible鈥 pasar por el Estado, muestra la importancia del tridimensionalismo trialista, y uno de los n煤cleos problem谩ticos de este trabajo.
  98. Maturana y Varela, op. cit., p. 29.
  99. Sobre el tema ver Galati, 鈥淟a costumbre鈥︹, cit.
  100. Guibourg, 鈥淟a justicia鈥︹, cit., pp. 994-995.
  101. Ver punto 60 del cap. 7. Ver tb. Galati, 鈥淟a complejidad del derecho de la ciencia鈥, en Complejidad, n潞 29, Ciudad Aut贸noma de Buenos Aires, Ra煤l Motta, 2016, pp. 22-55; tb. en https://bit.ly/2L8H919 (21.11.2016).
  102. Morin, Epistemolog铆a鈥, cit., p. 436. Sobre el tema ver Galati, 鈥淯n estudio jur铆dico complejo de la gestaci贸n por sustituci贸n鈥, en Revista de Derecho de Familia y de las Personas, a帽o 7, n潞 1, Buenos Aires, La Ley/Thomson Reuters, 2015, pp. 165-181.
  103. Ver, en este sentido, la enorme cantidad de contradicciones 茅ticas en el cap. 3 del tomo 2.
  104. Morin, Ciencia鈥, cit., p. 69.
  105. Guibourg, La construcci贸n del pensamiento: decisiones metodol贸gicas, Buenos Aires, Colihue, 2004, p. 10.
  106. 脥d.
  107. Ver Guibourg, 鈥淟a justicia鈥︹, cit., p. 995.
  108. 鈥淕alileo propone hip贸tesis y las pone a la prueba experimental. [鈥 Galileo engendra el m茅todo cient铆fico moderno [鈥鈥. Bunge, Epistemolog铆a鈥, cit., p. 35. El sostuvo que la naturaleza habla en lenguaje matem谩tico.
  109. Declar贸 la inconstitucionalidad de la limitaci贸n de la indemnizaci贸n por despido del art. 245 de la LCT. Fallado por la CSJN el 14.9.2004, y publicado en La Ley, t. 2004-E, pp. 928-944. La indemnizaci贸n del director m茅dico se vio reducida en un 90,55%. Por el tope legal percibi贸 un 9,45% de indemnizaci贸n con relaci贸n al salario mensual que se le abonaba, lo que resultaba equivalente aproximadamente a dos salarios y medio. La Corte decidi贸 que corresponde aplicar la limitaci贸n a la base salarial prevista en los p谩rrafos 2掳 y 3掳 del art. 245 de la LCT, solo hasta el 33% de la mejor remuneraci贸n mensual normal y habitual computable. La base salarial para el c谩lculo de la indemnizaci贸n del actor asciende a $7370, de los $11.000 que cobraba (consid. 12). Y ese monto, se multiplica por los a帽os de servicio. 鈥淓sta preferencia [鈥 es la respuesta constitucional dada en 1957 a diversas situaciones y comprobaciones f谩cticas, entre otras, la desigualdad de las partes que regularmente supone la relaci贸n de trabajo鈥 (consid. 9). La Corte tambi茅n dice que tal vez este pronunciamiento no se compadezca con un estricto 鈥渁n谩lisis econ贸mico del Derecho鈥, al mencionar 鈥溾 como inadecuados a los lineamientos que ser铆an necesarios para el mejoramiento del llamado mercado de trabajo, cuando no del mercado econ贸mico en general鈥 (consid. 11), pero que s铆 respeta la protecci贸n del trabajador, ya que interesa 鈥渆l sentido profundamente human铆stico y protectorio del trabajador鈥 (consid. 11). 鈥溾 el hombre no debe ser objeto de mercado alguno, sino se帽or de todos estos, los cuales solo encuentran sentido y validez si tributan a la realizaci贸n de los derechos de aqu茅l y del bien com煤n鈥 (consid. 11). La primac铆a del valor justicia, y del valor final humanidad son claros: 鈥溾 no debe ser el mercado el que someta a sus reglas y pretensiones las medidas del hombre ni los contenidos y alcances de los derechos humanos (consid. 11)鈥.
  110. Echave, Urquijo y Guibourg, op. cit., pp. 19-20.
  111. 脥d., p. 23.
  112. Guibourg, 鈥淟a justicia鈥︹, cit., p. 995.
  113. Sobre el tema ver a Ciuro Caldani, 鈥淧erspectivas trialistas para la construcci贸n de los casos. La complejidad de los casos鈥, en La Ley, 2004-D, pp. 1181 y ss. 鈥溾 los casos son solo partes del gran 鈥榗aso鈥 de la vida, dif铆cil de conceptuar como ella misma, pero nos encontramos en la necesidad de construirlos con recortes adecuados a nuestros deseos de conocer y hacer鈥. 鈥淓l 谩mbito de la decisi贸n jur铆dica (La construcci贸n del caso)鈥, en Revista del Centro鈥, cit., n潞 24, Rosario, FIJ, 2000, p. 73.
  114. Guibourg, 鈥淟a justicia鈥︹, cit., p. 1002.
  115. Morin, Ciencia鈥, cit., p. 32.
  116. Guibourg, 鈥淟a justicia鈥︹, cit., p. 1001.
  117. 脥d.
  118. Fallado el 26.8.2009. Ver https://bit.ly/2w2HDkS (26.8.2009).
  119. Por ejemplo, el fallo de la Sala 1陋 de la C谩mara de Casaci贸n Penal de la Prov. de Buenos Aires en el caso 鈥淩., C. M.鈥 del 24.4.2008; en https://bit.ly/2LhNcAJ (27.5.2008).
  120. Ver los fallos 鈥淐olavini, Ariel Omar s. inf. ley 20771 (estupefacientes)鈥, del 28.3.1978; 鈥淐apalbo, Alejandro Carlos s. tenencia de estupefacientes鈥, del 29.8.1986; y 鈥淢ontalvo, Ernesto Alfredo s. inf. ley 20771鈥, del 11.12.1990.
  121. Morin, Ciencia鈥, cit., p. 81.
  122. Guibourg, 鈥淟a justicia鈥︹, cit., p. 1001.
  123. Echave, Urquijo, y Guibourg, op. cit., p. 22.
  124. Sobre el tema ver Galati, 鈥淟a ciencia de la transdisciplinariedad o la pol铆tica compleja. (Las fronteras entre el derecho y la pol铆tica)鈥, en Desaf铆os, vol. 27, n潞 2, Bogot谩, Universidad del Rosario, 2015, pp. 83-120, en https://bit.ly/2BrOGc2 (21.3.2015).
  125. Guibourg, 鈥淟a justicia鈥︹, cit., p. 996. 鈥淒e aqu铆 que no exista en verdad oposici贸n alguna entre m谩quina y hombre鈥. 脥d., p. 996.
  126. Echave, Urquijo y Guibourg, op. cit., p. 22.
  127. Morin, Complejidad restringida鈥, cit., p. 114.
  128. Fallado por la C谩m. 2陋 de Apelaci贸n de La Plata (en pleno), el 19.7.1946; y publicado en La Ley, t. 43, pp. 369-374.
  129. El resaltado el m铆o.
  130. La cursiva es m铆a.
  131. Sobre este tema ver Galati, 鈥淟a costumbre鈥︹, cit. Ver tambi茅n Cossio, Teor铆a de la verdad jur铆dica, Buenos Aires, Losada, 1954, p. 257.
  132. Atlan, op. cit., p. 24.
  133. Ver punto 5 del cap. 5.
  134. Guibourg, 鈥淟a justicia鈥︹, cit., p. 1000.
  135. 鈥淪i el legislador elige un sistema mecanizado para la soluci贸n de cierto tipo de conflictos, deber谩 asegurarse de que el perjuicio que pueda causar la rigidez de las normas quede compensado por la mayor velocidad del procedimiento, por la mayor previsibilidad de los riesgos individuales o por otras ventajas, y estar adem谩s atento a las fallas que la pr谩ctica vaya poniendo de relieve para modificar las normas en consecuencia鈥. Guibourg, 鈥淟a justicia鈥︹, cit., p. 1002. La historia del Derecho ha mostrado las fallas e inconveniencias de la ex茅gesis como para retornar a sus postulados. Si para algo existe el juez, es para no recurrir a la comisi贸n legislativa o al r茅f茅r茅 legislatif. Ver al respecto Alvazzi del Frate, Paolo, 鈥淎ux origines du r茅f茅r茅 l茅gislatif: interpr茅tation et jurisprudence dans les cahiers de dol茅ances de 1789鈥, en Revue Historique de Droit Fran莽ais et 脡tranger, vol. 86, n潞 2, Paris, Dalloz, 2008, pp. 253-262.
  136. Guibourg, 鈥淟a justicia鈥︹, cit., p. 1002.
  137. Morin, Ciencia鈥, cit., p. 82.
  138. 脥d.
  139. Delmas-Marty, 鈥淟a trag茅die鈥︹, cit., p. 10. 鈥溾 el desaf铆o es pensar la unidad m煤ltiple en una totalidad en tensi贸n鈥 (trad. del autor).
  140. Guibourg, 鈥淟a justicia鈥︹, cit., p. 1001.
  141. Morin, Ciencia鈥, cit., p. 80.
  142. 脥d., p. 81.
  143. 脥d.
  144. 脥d., pp. 82, 83.
  145. Guibourg, 鈥淟a justicia鈥︹, cit., p. 1004.
  146. Morin, Epistemolog铆a鈥, cit., p. 436.
  147. 脥d.
  148. En contra, Guibourg, 鈥淟a justicia鈥︹, cit., p. 996. 鈥溾 presentado el escrito de apelaci贸n, la decisi贸n sobre su admisibilidad se toma a trav茅s de un proceso enteramente mec谩nico, similar al utilizado por el parqu铆metro: se computa, calendario y reloj en mano, el tiempo transcurrido desde la notificaci贸n de la sentencia y se lo compara con el lapso establecido en la ley procesal鈥.
  149. Fallado por la CSJN el 6.9.1990 y publicado en 鈥淔allos鈥, vol. 313, pp. 863-890. La mayor铆a estuvo conformada por los jueces Ricardo Levene, Mariano Cavagna Mart铆nez, Rodolfo Barra, Julio Nazareno y Eduardo Molin茅 O鈥機onnor. Carlos Fayt fue la 煤nica disidencia.
  150. Sobre el derecho consuetudinario ver Galati, 鈥淟a costumbre鈥︹, cit.
  151. Fallado por la CSJN el 6.11.1980. Los padres de la ni帽a solicitaron autorizaci贸n judicial para que diera uno de sus ri帽ones a su hermano. Fundamentaron su pedido en el padecimiento de una insuficiencia renal cr贸nica de su hijo, que solo sobrevive mediante un tratamiento artificial de hemodi谩lisis y que ha sido trasplantado con un ri帽贸n de su madre, operaci贸n que tuvo solo relativo 茅xito, ya que el ri帽贸n injertado funcion贸 los seis meses posteriores en un 40%, pero a partir de ese momento solamente lo hizo en un 15%. Afirmaron que de los ex谩menes cl铆nicos realizados en centros especializados, el 煤nico dador posible era su hermana, quien ten铆a un estudio de compatibilidad histoid茅ntico. Pero fueron informados por los m茅dicos que el trasplante no podr铆a realizarse sin la previa autorizaci贸n judicial, por ser la dadora menor de 18 a帽os. Al momento del fallo contaba con 17 a帽os y 8 meses.
  152. Morin, Epistemolog铆a鈥, cit., p. 430.
  153. Atlan, op. cit., p. 25.
  154. Morin, Epistemolog铆a鈥, cit., p. 430.
  155. Ver Galati, 鈥淟a educaci贸n jur铆dica a partir del Pensamiento Complejo y la Teor铆a Trialista del Mundo Jur铆dico鈥, en Complejidad, n潞 22 (primera parte), pp. 34-57, y n潞 23 (segunda parte), pp. 16-36, Buenos Aires, 2014; tb. en https://bit.ly/2OVBWMv (8.12.2014).
  156. Morin, Epistemolog铆a鈥, cit., p. 430.
  157. Guibourg, 鈥淟a justicia鈥︹, cit., p. 997.
  158. Cossio, La funci贸n social de las escuelas de abogac铆a, 3陋 ed., Buenos Aires, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, 1947, p. 119.
  159. El plan de estudios de la carrera de Abogac铆a de la UNR contiene 鈥淚ntroducci贸n a la Filosof铆a y las Ciencias Sociales鈥 en el ciclo b谩sico y 鈥淔ilosof铆a del Derecho鈥 en el ciclo superior. Ver concordantemente a Cossio, 鈥淟a funci贸n鈥︹, cit., p. 127. Aunque no concuerdo con el contenido que el jurista eg贸logo le da a la 鈥淔ilosof铆a Jur铆dica鈥: 鈥溾 orientar todo el estudio hacia el Derecho como t茅cnica, vale decir, hacia la Abogac铆a鈥. 脥d., p. 128. No debe recaerse en extremo alguno: ni un t茅cnico que no despegue los pies del suelo, ni un fil贸sofo que no aterrice en la realidad de la vida jur铆dica.
  160. 脥d., p. 135.
  161. Guibourg se帽ala que el objeto primordial del proceso judicial es resolver un conflicto de acuerdo con las leyes. 鈥淟a justicia鈥︹, cit., p. 999.
  162. 脥d.
  163. 脥d., p. 1004.
  164. Morin, Ciencia鈥, cit., p. 33.
  165. Ver 铆d., p. 81.
  166. Morin, Epistemolog铆a鈥, cit., p. 435.
  167. Morin, Ciencia鈥, cit., pp. 68-69.
  168. 脥d., p. 68.
  169. Morin, La cabeza鈥, cit., p. 98.
  170. Morin, Ciurana y Motta, op. cit., p. 29.
  171. Laughlin, op. cit., p. 17.
  172. Ver Ferrater Mora, op. cit., t. E-J, p. 991, voz 鈥渆mergente鈥.
  173. Morin, Ciurana y Motta, op. cit., p. 29.
  174. Morin, 鈥溍 propos鈥︹, cit., p. 2. 鈥溾 el conocimiento de las partes adicionadas no puede conducir al conocimiento; 驴por qu茅? Porque la organizaci贸n de un sistema produce emergentes y los emergentes son propiedades que nacen de la organizaci贸n del todo鈥 (trad. del autor).
  175. 脥d. 鈥溾 la organizaci贸n de un sistema impone restricciones e inhibiciones a las partes鈥 (trad. del autor).
  176. Morin, La cabeza鈥, cit., p. 29.
  177. 脥d.. El resaltado es m铆o.
  178. Morin, La M茅thode 1鈥, cit., p. 51. 鈥淟as interacciones son acciones rec铆procas que modifican el comportamiento o la naturaleza de los elementos [鈥 que est谩n presentes o se influencian鈥. Morin, El M茅todo 1鈥, cit., p. 69.
  179. Ver cap. 3 del tomo 2.
  180. Morin, La M茅thode 1鈥, cit., p. 51. 鈥溾 en ciertas condiciones se convierten en interrelaciones (asociaciones, uniones, combinaciones, comunicaci贸n, etc.), es decir, dan lugar a fen贸menos de organizaci贸n鈥. Morin, El M茅todo 1鈥, cit., p. 69.
  181. Morin, La M茅thode 1鈥, cit., p. 52. 鈥溾 est谩n en adelante unidos, v铆a interacciones, en un bucle solidario en el que ninguno de estos t茅rminos podr谩 ser ya concebido fuera de la referencia a los dem谩s, y en el que estos se encuentran en relaciones complejas, es decir, complementarias, concurrentes, antagonistas鈥. Morin, El M茅todo 1鈥, cit., p. 71.
  182. Ver tambi茅n el punto 9 del cap. 7.
  183. Morin, La M茅thode 3鈥, cit., pp. 76-77. 鈥溾 no solo la materia ha dejado de constituir la 鈥榖ase鈥 de toda realidad f铆sica, sino que la realidad f铆sica misma comporta realidades inmateriales como la informaci贸n y la organizaci贸n [鈥 el cerebro y el esp铆ritu tienen en com煤n, uno y otro, algo que es inmaterial y transmaterial: la organizaci贸n. Aqu铆 podemos superar por tanto la incompatibilidad de lo material y lo inmaterial鈥. Morin, El M茅todo 3鈥, cit., p. 86.
  184. Morin, La M茅thode 1鈥, cit., pp. 97-98. 鈥淓n tanto que objeto [鈥 se ha convertido en nudo gordiano de interacciones y de intercambios. Para definirla es necesario recurrir a las interacciones de las que participa鈥. Morin, El M茅todo 1鈥, cit., p. 119.
  185. 鈥淪i medimos ahora el momento de una de las part铆culas (digamos A) mediante el instrumental apropiado, podemos calcular con seguridad el momento de la part铆cula B sin tener que efectuar ninguna medici贸n sobre ella. Asimismo, si en lugar del momento, decidimos medir la posici贸n de A, podemos calcular la posici贸n de B. Puesto que en ambos casos hemos podido establecer los valores de la posici贸n y el momento de una de las part铆culas sin perturbarla en absoluto, hemos de aceptar que la part铆cula posee real y simult谩neamente una posici贸n y un momento con esos valores鈥. Di茅guez, Antonio, 鈥淩ealismo y teor铆a cu谩ntica鈥, en Contrastes. Revista interdisciplinar de Filosof铆a, vol. 1, M谩laga, Grupo de Investigaci贸n en Ciencias Cognitivas, 1996, p. 94.
  186. 脥d.
  187. Morin, La M茅thode 1鈥, cit., p. 178. 鈥淗ay que unir para no ocultar la retroactividad de las totalidades y la extrema complejidad de las polim谩quinas. Es necesario el automatismo, no el atomismo: el totalismo complejo, no el totalitarismo鈥. Morin, El M茅todo 1鈥, cit., p. 209.
  188. Morin, La M茅thode 1鈥, cit., p. 189. 鈥淓n una f铆sica atomizada sin concepto de organizaci贸n, as铆 como sin concepto de ser, el estado estacionario es un estado f铆sico particular鈥. Morin, El M茅todo 1鈥, cit., p. 219.
  189. Ver cap. 1, punto 9.
  190. Di茅guez, op. cit.
  191. 鈥淟a facultad de entender participa en los procesos de clasificar y ordenar los datos que le presenta la facultad de imaginar鈥. Want, Christopher,聽Kant para principiantes, trad. de Antonio Bonano, Buenos Aires, Era Naciente, 2004, p. 49. 鈥淟a facultad de imaginar es un recurso para intuir datos (que Kant llama 鈥榝en贸menos鈥 o 鈥榤煤ltiples鈥) y, de esa manera, presentar la posibilidad de reflexividad a la facultad de entender鈥. 脥d., p. 48.
  192. Cl谩sica frase de Kant que queda bien con el empirismo y el racionalismo. 鈥淪in sensibilidad, no nos ser铆an dados los objetos, y sin el entendimiento, ninguno ser铆a pensado鈥. Kant, Cr铆tica de la raz贸n pura, cit., p. 226.
  193. 鈥淧ensamientos sin contenido, son vac铆os; intuiciones sin conceptos, son ciegas鈥. 脥d.
  194. Want, op. cit., p. 59. 鈥淓l entendimiento no puede percibir y los sentidos no pueden pensar cosa alguna. Solamente cuando se unen, resulta el conocimiento鈥. Kant, Cr铆tica de la raz贸n pura, cit., p. 226.
  195. Di茅guez, op. cit., p. 82. La cursiva me pertenece.
  196. Hume, David, Investigaci贸n sobre el conocimiento humano, trad. de Jaime de Salas Ortueta, Barcelona, Altaya, 1994, pp. 87-97.
  197. Ver Ferrater Mora, op. cit., t. 3 (K-P), p. 1990, voz 鈥淜ant鈥.
  198. Morin, Introducci贸n al Pensamiento鈥, cit., p. 131.
  199. Morin, La M茅thode 1鈥, cit, p. 106. 鈥溾 cualidades o propiedades de un sistema que presentan un car谩cter de novedad con relaci贸n a las cualidades o propiedades de los componentes considerados aisladamente o dispuestos de forma diferente en otro tipo de sistema鈥. Morin, El M茅todo 1鈥, cit., pp. 129-130.
  200. Ver Morin, La M茅thode 1鈥, cit., p. 107. (Morin, El M茅todo 1鈥, cit., p. 130).
  201. Morin, La M茅thode 1鈥, cit., p. 107. 鈥淓n lo que concierne a la vida, 鈥榚st谩 claro que las propiedades de un organismo sobrepasan la suma de las propiedades de sus constituyentes. La naturaleza hace algo m谩s que adiciones: integra鈥 (Jacob, 1965) y est谩 claro que la c茅lula viva detenta propiedades emergentes (Monod, 1971) 鈥攁limentarse, metabolizar, reproducirse鈥. Morin, El M茅todo 1鈥, cit., p. 130.
  202. Morin, La M茅thode 1鈥, cit., p. 276. 鈥溾 el meta-sistema no puede ser m谩s que un bucle retroactivo/recursivo, que no anula, sino que se nutre de los movimientos contrarios sin los cuales no existir铆a, y a los que integra en un todo productor鈥. Morin, El M茅todo 1鈥, cit., p. 313. El 煤ltimo resaltado es m铆o.
  203. Morin, La M茅thode 2鈥, cit., p. 378. 鈥溾 un paradigma de los paradigmas, es decir, un paradigma de complejidad que sepa hacernos pensar de manera conjuntiva y multidimensional鈥. Morin, El M茅todo 2鈥, cit., p. 437.
  204. Ver los caps. 10 y 11.
  205. Morin, La M茅thode 4鈥, cit., p. 91. 鈥溾 cada instancia [鈥 [dimensi贸n del Trialismo] necesita de las otras para conocerse y legitimarse, y el bucle que entonces podr铆a constituirse entre estas instancias 鈥攃ada una depende de las otras y cada una llama a las otras鈥 constituir铆a entonces el metapunto de vista al que cada una intentar铆a referirse鈥. Morin, El M茅todo 4鈥, cit., p. 98.
  206. Ya vimos en el apartado relativo a la complejidad en las ciencias que muchas tienen un objeto que se compone de manera compleja. Ver cap. 5.
  207. Morin, La M茅thode 2鈥, cit., p. 262. 鈥淯na propiedad remarcable de estas integraciones mutuas es que las relaciones de pertenencia no anulan las relaciones de exclusi贸n: cada ser sigue siendo en su grado, un individuo-sujeto egoc茅ntrico, aunque 鈥榩ertenezca鈥 a un mega-ser, 茅l mismo egoc茅ntrico, del que constituye una parte 铆nfima y lisiada. De ah铆 las consecuencias trastornadoras para la ontolog铆a tradicional [鈥鈥. Morin, El M茅todo 2鈥, cit., p. 305.
  208. Ciuro Caldani, 鈥淟a sabidur铆a y la justicia鈥, en Estudios de Filosof铆a鈥, cit., t. 1, p. 8.
  209. Perugini, 鈥淗omenaje鈥︹, cit., p. 168.
  210. Morin, La M茅thode 1鈥, cit., p. 107. 鈥淓l sentido que los ling眉istas buscan a tientas en las profundidades o recodos del lenguaje no es otro que la emergencia misma del discurso que aparece en el despliegue de las unidades globales y retroact煤a sobre las unidades de base que lo han hecho emerger鈥. Morin, El M茅todo 1鈥, cit., p. 131.
  211. Morin, La M茅thode 1鈥, cit., p. 108. 鈥淓n la sociedad humana, con la constituci贸n de la cultura, los individuos desarrollan sus aptitudes en el lenguaje, en el artesanado, en el arte, es decir que sus cualidades individuales m谩s ricas emergen en el seno del sistema social鈥. Morin, El M茅todo 1鈥, cit., p. 131.
  212. Morin, La M茅thode 1鈥, cit., p. 155. 鈥淓l 谩tomo es un cuasi-torbellino particular. Todo es turbulencias, flujo, llamas, colisiones, en el sol. Todo est谩 en acci贸n bajo el sol. La tierra da vueltas, se convulsiona, se resquebraja, se endurece, se ablanda, se humedece, se deseca, los fondos marinos se convierten en monta帽as, las monta帽as arrasadas se convierten en fondos marinos; la superficie est谩 regada, irrigada de aguas corrientes, rodeada de vientos ascendentes, descendentes, en torbellino y toda vida que se inmoviliza, en esta tierra, se convierte en cad谩ver鈥. Morin, El M茅todo 1鈥, cit., p. 184.


Deja un comentario