Otras publicaciones:

9789877230406-frontcover

9789871867905_frontcover

Otras publicaciones:

12-158t

9789871867769_frontcover

Los pre-textos y con-textos de la infancia en el Chile actual

Tensiones y desafíos

Marina Gabriela Grabivker

Resumen

Abordar el campo de la infancia supone situarse en una de tantas perspectivas existentes al respecto y, desde ahí, trazar el camino. Nos ubicamos en una tesis doctoral que se propuso conocer las conceptualizaciones y representaciones referidas a la infancia que subyacen a las prácticas y discursos públicos en el Chile actual, explicitando las tensiones que estarían evidenciándose en la construcción y conformación de ella. Así, pretendemos aportar al debate y a la comprensión de la problemática de la niñez desde su propia complejidad en Chile. Nos interrogamos: ¿desde dónde y en qué “recorridos” se ha ido construyendo “la infancia” en el Chile de hoy?; ¿cuáles son los supuestos que respecto a la niñez conviven en nuestra realidad, y cómo repercuten las diferentes conceptualizaciones de la infancia en la construcción de la propia categoría?; ¿qué tipo de interlocuciones establecen entre ellas?; ¿existe hoy en Chile un espacio público desde donde plantearse la infancia?; ¿es posible conciliar perspectivas democráticas para la infancia con el desarrollo de un modelo neoliberal? El estudio fue realizado desde una perspectiva cualitativa-interpretativa. Se trabajó con una fase inicial centrada en la discusión bibliográfica, que originó tanto la construcción del problema como el soporte teórico, y una segunda fase relacionada con el análisis de los discursos de las diferentes fuentes documentales y testimoniales que permitió conjugar y confrontar dimensiones del espacio público chileno, posibilitando el contacto con diversos actores de la sociedad involucrados directamente en las construcciones de la infancia. Se analizaron documentos referidos al espacio público oficial (leyes, políticas públicas nacionales y estudios sobre infancia en Chile realizados por organismos nacionales e internacionales) y documentos enmarcados en la dimensión del espacio público comunitario (estudios e investigaciones realizados por ONG o universidades, y documentos testimoniales, entre otros). Ubicamos como punto de partida el reconocimiento de un campo de la infancia, sintetizando los hitos del debate actual y precisando los pretextos y contextos de la infancia (hallazgos iniciales) como formas de construcción de esta y como categorías que actúan de soporte de los análisis. Considerando el cruce entre sujetos-relatos y territorios, se presentan variadas representaciones vigentes de la infancia y sus productores, para finalmente profundizar respecto a las categorías que emergen como “contextos de la infancia en el Chile actual, planteando algunas tensiones y desafíos. Aquí es donde se despliegan los hallazgos y resultados de una segunda fase que dan cuenta de tres macrocategorías, infancia deseada, infancia real e infancia posible, donde conviven y coexisten ‘distintas infancias’”, destacándose como principales tensiones y desafíos la existencia de una infancia patologizada y de la infancia como factor de mercado y la premura de garantizar la realización de la infancia como sujeto de derecho pleno protegido.

Palabras clave

Infancia; Chile; tensiones.

I. Introducción

El tema de la infancia, aunque se convoca desde múltiples épocas y dimensiones, no siempre se lo hace desde una perspectiva que la integre, respete y valore en sí misma. Las formas de entender y pensar la infancia, de actuar con ella y para ella requieren de reflexión profunda, de análisis y trasformaciones que garanticen una cultura reconocedora y validadora de ella.

La presente ponencia da cuenta de parte de una investigación doctoral (Grabivker, 2016) ya concluida, que no solo se mantiene vigente, sino que ha ido profundizándose en sus hallazgos. Esta se desarrolla estableciendo un conjunto de supuestos iniciales motivacionales, epistemológicos y éticos que se expresan en términos de pre-textos de la investigación: pre-textos motivacionales, pre-textos epistemológicos –que involucran la construcción del conocimiento, la transdisciplinariedad y el uso metalingüístico del lenguaje– y, finalmente, los pre-textos filosóficos, axiológicos o de valoración del sujeto-objeto de estudio. El concepto de “pre-textos de la infancia”, así como el de “con-textos de la infancia”, ambos abordados posteriormente, constituyen el soporte teórico desde donde se estructura la investigación.

El debate en torno a la infancia se centra actualmente en su comprensión como construcción social. Asumimos que la infancia se conforma, entonces, desde diversas instituciones, lo que genera de ese modo su propia institucionalización. Desde la perspectiva global, nos encontramos ante las transformaciones posmodernas que reconfiguran los sujetos, las instituciones: la infancia, como todo el mundo concebido en la modernidad, se torna imprecisa. Los procesos vividos en Chile a partir del golpe de Estado de 1973 rompen con el proyecto de modernidad, y así generan condiciones y características propias en el “tránsito” al mundo neoliberal. En este contexto, la infancia se “naturaliza” como objeto de consumo, sin haberse instalado como sujeto de derecho, dentro de un escenario donde lo público y lo privado se mezclan de manera perversa. A partir de lo expuesto, nos interrogamos:

  1. ¿Desde dónde y en qué “recorridos” se ha ido construyendo “la infancia” en el Chile de hoy?
  2. ¿Cuáles son los supuestos que respecto a la niñez conviven en nuestra realidad, y cómo repercuten las diferentes conceptualizaciones de la infancia en la construcción de la propia categoría? ¿Qué tipo de interlocuciones establecen entre ellas?
  3. ¿Existe hoy, en Chile, un espacio público desde donde plantearse la infancia? ¿Es posible conciliar perspectivas democráticas para la infancia con el desarrollo de un modelo neoliberal?

Con el propósito de abordar las interrogantes planteadas, formulamos los siguientes objetivos de investigación.

Objetivos generales

  1. Conocer las conceptualizaciones y representaciones referidas a la infancia, que subyacen a las prácticas y discursos público-sociales, en el Chile actual, explicitando las tensiones que estarían evidenciándose en la construcción y conformación de esta.
  2. Aportar al debate y a la comprensión de la problemática de la niñez desde su propia complejidad en Chile.

Objetivos específicos

  1. Identificar y describir las representaciones que, acerca de la infancia, se manifiestan en las diferentes unidades de análisis.
  2. Develar las concepciones que respecto a la infancia se estarían manifestando en nuestra sociedad, desde la perspectiva de las unidades de análisis.
  3. Analizar las representaciones, desde una perspectiva crítica, a la luz de la discusión y de los saberes conceptuales construidos actualmente en torno al tema.
  4. Sistematizar los hallazgos con el propósito de impulsar el debate y la búsqueda de nuevas miradas respecto a la comprensión de la infancia.

II. Marco teórico/marco conceptual

A lo largo de la historia de la humanidad, se han ido trazando y plasmando un sinnúmero de experiencias y conocimientos referidos a la niñez. Las características y las formas de producción de estos, al tiempo de ser productos de un conjunto de interacciones (biológicas, psicológicas, históricas, políticas y socioculturales), constituyen formas de entender y determinar la infancia. Desde las concepciones grecorromanas hasta las tesis de Ariès (1987), desde las cosmovisiones de los pueblos originarios hasta las comprensiones posmodernas, “la infancia constituye un campo social e histórico en donde la sociedad se impregna de una notable sensibilidad” (Bustelo, 2007, p. 15), posibilitando tanto los consensos como las tensiones y confrontaciones sobre él. De ahí esa idea de “propensión a la ambigüedad” que se presenta, según Bustelo, cuando nos referimos a la infancia.

Desde el punto de vista discursivo, es evidente que en las últimas décadas volvió a cobrar fuerza el debate en torno a ella. Autores tan variados a nivel nacional e internacional, como Rojas Flores (2010), Meza (2001), Cussianovich (2001), Urra (2001), Buckingham (2002), Peralta (2002, 2005), Tonucci (1996, 2003, 2010), Sacristán (2003), Dahlberg, Moss, Pence (2005), Carli (2006), Salazar (2006), Kohan (2007), por nombrar algunos, abordan, desde distintos espacios y disciplinas, la búsqueda de nuevas significaciones referidas a la niñez. La discusión y reflexión se centra, actualmente, en la comprensión de la infancia como una construcción social, más allá de las condiciones biológicas referidas a una etapa del desarrollo humano.

Asumiríamos entonces que lo que conocemos en nuestra sociedad por infancia, es decir, la “realidad de la infancia”, es una construcción social, y, como tal, posee factividad objetiva y significado subjetivo (Berger y Luckmann, 2005). Dicho de otro modo, el significado de “ser niño, ser niña” depende de cada con-texto. Como señalan Prout y James (2000), la “inmadurez de los niños es un eje biológico, pero las formas en que esta inmadurez es entendida y se le da significados es un hecho de la cultura”. Una doble dimensión, no siempre asumida o comprendida, involucra las concepciones sobre la niñez: ser en sí misma y ser como proyección de futuro.

Estudios referidos a la infancia en América Latina y el Caribe (Estado Mundial de la Infancia 2006; Frigerio, Diker, 2008), enmarcados en el ámbito de la educación para la sostenibilidad, y trabajos de investigación como Historia de la infancia en el Chile republicano, 1810-2010 (Rojas 2010) mantienen vigentes al debate, la reflexión y la construcción teórica respecto al tema.

Por supuesto que cada uno de los discursos construidos conlleva la impronta de sus productores y es posible entenderlos como “textos” (Van Dijk, 1983), aun cuando no puedan considerarse sinónimos; se construyen al calor de las vivencias, emociones, sentimientos, entremezclados con diferentes saberes, comprensiones y perspectivas respecto al mundo, al ser humano y, por lo tanto, a la niñez. En este proceso, un conjunto de elementos aflora, emerge, sale a la luz, se instala, mientras que otros subyacen, se mantienen ocultos o apenas asoman. Aquellos más antiguos, arcaicos, primarios o primitivos permanecen y se amalgaman camuflándose en una producción que, al socializarse, no siempre da cuenta de sus orígenes y trasfondos.

Podríamos pensar entonces que los discursos contienen otros discursos en su interior y están compuestos por ellos, idea que puede “sustentarse lingüísticamente” (Genette, 1989) y que nos permitiría mirar desde dicha perspectiva tanto los discursos en general como los discursos específicos. De este modo, se construyen también los discursos referidos a la infancia en algunas ocasiones como palimpsestos que contienen ocultos textos, y, en otras, como capas que se superponen.

Dicho de otro modo, es posible relacionar la idea de pretextos en el caso de la investigación con los discursos que sacan a la luz el tejido de experiencias, conocimientos y supuestos previos desde donde se delinea y construye la investigación, que incluyen a su vez (en este caso) a los pre-textos de la infancia, entendidos como el tejido de discursos instalados, sin explicitar algo así como los prejuicios sobre los que se construyen los nuevos textos de la infancia.

Por otra parte, entenderemos por “con-textos de la infancia” a las formas sociales de concebir y actuar la infancia, es decir, al tejido colectivo referido a la infancia, a lo que decimos junto a otros/as sobre la infancia, a la construcción que hacemos con otros/as de la infancia (Figura 1). Son superposiciones discursivas que nacen generalmente en los pre-textos y los involucran. Los con-textos de la infancia serían los discursos explícitos, intencionados sobre ella y asumidos por un conjunto de personas y que, por supuesto, contienen a su vez a los pretextos. Cuando estos últimos comienzan a explicitarse, a naturalizarse de modo consciente y se convierten en argumentaciones intencionadas sobre la infancia, se transforman en textos sobre ella que conviven con otros textos, es decir, en contextos.

Figura 1

https://lh5.googleusercontent.com/PaZv2A5UKHgm60_4Gy1p7t7vrL2ka98TK2t5YxUDm0Xy63EWyAHAoDk6Wxe1G8tqonwpbGtIz7NvoIyQ6SM9aK2Yst8Vr2FU-JYRhfEh-VFWrPvZuCGOfw93lQkSkgwpz0CFp18bKmIDMdEe3w

Esta visión de tejido que se refleja en el esquema incorpora cierta flexibilidad y fragilidad en la “con-vivencia”, elementos que se superponen, se entrelazan, se cortan, se afinan, se engrosan, se tensan, ondulan y pueden volver a “su lugar”.

Los discursos y relatos de la infancia, así como las prácticas y vivencias en torno a ella, conllevan una manera en que las personas comprenden y construyen sus ideas y comprensiones de ella. En esta construcción, en esta forma de re-presentar, de volver a hacer presente colectivamente la infancia, el lenguaje y la posición social inciden, de modo que van naturalizando, de una forma u otra, dicha comprensión. En este proceso se involucran también sistemas y saberes organizados que cuentan con una lógica y lenguaje propios, de modo que articulan un determinado orden social.

Visto de este modo, las representaciones sociales (Moscovi, 1979) de infancia, en su conjunto, conviviendo unas con otras, entremezcladas, contradictorias y poco definidas en la vida cotidiana, serían contextos de infancia. Los contextos son menos “puros” que las representaciones sociales. En los contextos hay convivencia de representaciones.

Recurriendo a Carlos Ossa (2006), podríamos abordar los contextos de la infancia como una forma de entender las narrativas mediáticas referidas a ella. Es decir que podemos entender los contextos como las interacciones intencionadas entre los relatos, los sujetos y el territorio, las cuales van determinando una forma de “actuar y pensar” la infancia, van construyendo y determinando lo que decimos, hacemos y pensamos sobre la infancia, en la infancia y con la infancia (figura 2).

Figura 2

fig2cap1

Nos referimos, entonces, a la interrelación de tres categorías iniciales: infancia, espacio público y modernidad, en particular en Chile, ya que, desde la perspectiva de esta investigación, la realidad “infancia” y el conocimiento de esta se producen “desde” y “en” la interacción de las narraciones, los relatos sobre la infancia (incluyendo las prácticas “sobre” y “con” la infancia, significadas por el lenguaje), los sujetos que las realizan, en este caso, las personas e instituciones que participan y determinan el proceso de construcción desde el espacio público y el contexto o territorio “desde”, “en” y “donde” los sujetos elaboran y transmiten los discursos: la “modernidad chilena” con sus particularidades. Las interacciones que se producen entre estas categorías determinan los contextos, las formas sociales de concebir y actuar respecto a la niñez en Chile, una niñez que, mientras vive como tal, reconstruye para sí los discursos y las prácticas que la van conformando también hacia el futuro.

III. Metodología

El estudio se desarrolló aplicando un diseño “cualitativointerpretativo”. Se trabajó con una fase inicial de carácter teórico, centrada en la discusión bibliográfica, que originó tanto la construcción del problema, como el soporte teórico del marco teórico-referencial, y una segunda fase, de carácter documental, relacionada con el análisis de los discursos de las diferentes fuentes documentales y testimoniales. Ambas fueron desarrollándose de forma complementaria. Lo anterior supone una dimensión cíclica del proceso investigativo, propia de la investigación cualitativa, y no necesariamente un desarrollo secuencial cronológico de estas.

Las unidades de análisis fueron:

  1. Espacio público oficial: políticas públicas nacionales, incluyendo leyes y políticas institucionales (Mineduc, Sename; Junji, Integra, organismos regionales, entre otros). Se consideraron 47 documentos gubernamentales chilenos comprendidos en el periodo 1990-2010, que evidencian comprensiones referidas a la infancia.
  2. Espacio público comunitario: recoge el trabajo de campo de 40 estudios e investigaciones sobre la infancia en Chile en el periodo comprendido entre 1990 y 2010. Se abordan estudios sobre la infancia en Chile, realizados por organismos nacionales, internacionales, ONG, universidades, entre otros, y documentos testimoniales, seleccionados por relevancia de temáticas y cierta cobertura longitudinal temporal.

Por su parte, las técnicas, métodos y procedimientos de análisis fueron:

  1. Selección de documentos para cada dimensión.
  2. Revisión de registros.
  3. Clasificación y reducción de la información con base en el análisis documental.
  4. Codificación abierta y selectiva.
  5. Categorización inicial.

El análisis teórico de la documentación generó una categorización inicial, la que posteriormente fue aplicada en el análisis de los documentos y definida a partir de él:

Nombre Sigla

Referencia inicial

Unidad biopsicosocial (UBPS) Perspectiva integral del ser humano aplicada a la infancia.
Objeto de cuidado (OC) Infancia como etapa que requiere protección, con énfasis en lo asistencial y en la subordinación.
Sujeto de derecho (SD) Acogido a la CNDI.
Atención preferencial (PRE) Considerada como prioritaria en las decisiones nacionales.
Homo amoroso (HA) Crece en la biología del amor.
Factor de mercado (FM) Infancia compra y vende. Infancia como consumidora y como mercancía.
Proyección de futuro (PF) Mirada centrada en el futuro adulto.
Patologización de la infancia (PI) Niños y niñas como síndromes. Depositarios de sus “déficits”.
Infancia realizada (I R) Infancia “feliz“, cuidada, protegida y con acceso al mundo actual.
Infancia desrealizada (I D) Infancia marginal, en los límites del sistema.
Coconstructor CoCIC Protagonista y participe de la construcción de los saberes, la identidad, el conocimiento, la sociedad y la cultura.
Etapa evolutiva (EE) Etapa del desarrollo evolutivo del ser humano.
Niño rey (NR) El centro de la familia. Todo se realiza en función de su existencia.

El segundo ordenamiento clasificó los hallazgos según documentos y profundizó en ellos. Para ello, se trabajó con base en una matriz guía para el análisis de los documentos. Posteriormente, se realizó la triangulación y discusión, luego de lo cual se generaron las categorías finales.

IV. Análisis y discusión de datos

La definición de un campo de la infancia y su reconocimiento como construcción social nos llevaron a diseñar el soporte de los pre-textos y con-textos de la infancia como sustento teórico y estructural de la investigación. Los hallazgos referidos a la fase inicial se relacionan justamente con la construcción teórica de dichas categorías: definimos a los pre-textos de la infancia como los textos existentes con anterioridad a sus textos, a ese tejido velado de experiencias, vivencias, conocimientos y supuestos desde donde se delinea y construye la infancia, al tiempo que precisamos los con-textos de la infancia como las formas sociales de concebir y actuar la infancia, es decir, a las interacciones intencionadas entre los relatos, los sujetos y el territorio, que van determinando una forma de “actuar y pensar” la infancia. Por lo tanto, ambos constructos pueden ser concebidos como las formas de interacción de los componentes del campo de la infancia, al tiempo que constituyen los propios elementos.

La relevancia de estas categorías está dada porque mientras que son instrumento de conocimiento, intentan evidenciar el nivel de complejidad, coexistencia, entrecruzamiento y dinamismo que la “infancia” como objeto-sujeto de estudio y realidad conlleva.

Los “recorridos” de construcción de infancia en Chile, del mismo modo que en la mayoría del mundo occidental desde su “descubrimiento”, partieron desde el reconocerla como objeto de cuidado hasta la instalación de contextos diversos que dan cuenta de múltiples infancias. En todo este proceso, siempre existieron y convivieron distintas infancias; la diferencia en estos últimos 20 años radicaría en el reconocimiento de estas por parte de un conjunto de políticas oficiales y sectores de la población, y la consiguiente intención de abordarlas. En ese sentido, si bien el discurso público hegemónico en Chile, desde el retorno a la democracia, gira en torno a la consideración de la infancia como sujeto de cuidado y de derecho, con la preocupación en la atención a sus demandas y requerimientos, en el reconocimiento de la importancia de generar igualdad de oportunidades, y atendiendo a la diversidad de distinto tipo; se reconoce también hoy, y de manera muy notoria, la “estigmatización” de una infancia pensada y creada desde una lógica de mercado que se estructura y reproduce para perpetuarla. Informes y documentos oficiales dan cuenta de ello, desde una racionalidad predominantemente técnica (Zanzi, 2005; Bedregal y Pardo, 2004; Banco Mundial, 2006; Propuestas del Consejo Asesor Presidencial para la Reforma de las Políticas de Infancia, 2006; entre otros). Es escasa la producción de discursos, y más aún de prácticas, que interpreten la diversidad de realidades de infancia desde una perspectiva crítica a las representaciones que subyacen a las prácticas y discursos dominantes. La producción académica se ha focalizado en la infancia en situación de pobreza y abandonada desde perspectivas historiográficas (Salazar, 2006; Caviares, 2001; Delgado, 2001), o en la infancia en riesgo social (Pilotti, 1994; Delgado, 2001; Milanich,: 2001; entre otros), donde también se incorpora el aporte de algunas ONG.

La presencia creciente del tema en diferentes espacios de debate en Chile da cuenta tanto del incremento de estudios y reflexiones sobre la infancia, como de personas interesadas, preocupadas y ocupadas en torno a la instalación de una cultura que la considere sujeto de derecho, coconstructora de conocimiento identidad y cultura, del mismo modo que evidencia un conjunto de contradicciones en diferentes ámbitos al respecto. Por lo tanto, es posible referirse a la existencia de múltiples infancias y nuevos escenarios, que no estarían considerados en el trasfondo de los discursos públicos (y mucho menos en las prácticas) por diversos motivos y tensiones. En ese sentido, cobran relevancia los cuestionamientos referidos a cuáles son y cómo se construyen las concepciones, significados y representaciones sobre la niñez, en especial, sobre la primera infancia en el Chile actual, y quiénes, desde dónde y con qué sentidos participan en esa construcción.

Dentro del espacio público oficial y sus transformaciones, la escuela, la iglesia y la salud como instituciones han sido las formadoras por excelencia de infancia. Actualmente, y desde hace unas décadas, los medios de comunicación, en particular la TV, determinan e instalan comprensiones de infancia que llegan a constituirse en modelos.

Con relación a estos con-textos de la infancia en el Chile actual, los hallazgos se refieren a tres macrocomprensiones: infancia deseada, infancia real e infancia posible.

Supracategoría
Categoría Subcategorías


I
nfancia
deseada



S
ujeto de derecho
protegido

Homo amoroso (HA)
Unidad biopsicosocial (UBPS)
Atención preferencial (PRE)
Coconstructora de conocimiento, sociedad y cultura (CoCIC)
Etapa en sí (EE)
Proyección de futuro/¿inversión? (PF) ¿(FM)?
Infancia realizada/¿tecnologizada? (I R)

Supracategoría

Categoría

Subcategorías

Factor de mercado

Desrealizada

Vulnerada

Patologizada

Reproductora

Infancia

real

Sacrifi­cable
Sometida 
Movible
Pobre
Mano de obra
Mercancía/ Consumi­dora
Niño súbdito
Mediática
Abusada
Amenazada
Excluida
Invisible
Transpa­rente
Niños síndrome/maltrato/abuso

Conoci­miento
Identidad
Cultura

Abusiva

Rica
Inversión
Consumi­dora
Niño rey
Tecnolo­gizada Hiperrea­lizada
Mediática
Niños
síndrome/maltrato/abuso
Bien tratada

Cuasi­ideal

Similar infancia deseada

Inicialmente, se identifica una infancia deseada que, más allá de las aspiraciones referidas a mejores condiciones de vida para los niños y niñas expresadas por diversos actores en distintas épocas de la historia, se naturaliza como expresión generalizada a partir de la Convención de los Derechos del Niño. En su máxima expresión, el sujeto de derecho debe ser pleno y protegido; este “derecho pleno” se determina con la generación de las condiciones políticas, económicas, sociales y culturales en y del territorio y entre las relaciones de los sujetos, y con el territorio, para que esta infancia acontezca, se conforme y viva como tal, es decir, que el medio protege y posibilita el desarrollo del sujeto de derecho.

En la infancia real, conviven tanto la infancia sacrificable, la infancia sometida y la infancia movible, como la infancia a la que denominamos “abusiva” y la infancia real cuasiideal. Tanto la infancia sacrificable, descartable para el sistema, como la sometida, domesticada y necesaria, y la movible, que puede acceder a cierta movilidad social, se componen casi siempre de una infancia pobre, que funciona como factor del mercado y, en ocasiones, es patologizada. La infancia abusiva, por su parte, tiene generalmente cierto poder económico y social y se conforma dentro de la lógica y las ideas propias del mercado. La infancia cuasiideal posee características similares a la infancia deseada; es una infancia sujeto de derecho que tiene acceso al mundo, participa en él y a veces intenta cuidarlo, transformarlo.

La infancia posible es la que transita entre las distintas categorías, acercándose a lo deseado, y, desde nuestra perspectiva, en el Chile actual está determinada por el mercado y su interrelación con las políticas públicas.

A partir de lo analizado, es posible afirmar que, desde el punto de vista del espacio público, conviven, entre otros, un Chile que “intenta” mantener la idea de res publica, donde seguiría vigente el sentido, por ejemplo, del derecho a la educación y/o a la salud, con aquel Chile que ha transformado todo espacio en algo particular y privado, por lo tanto, en bien para la libre oferta y/o consumo personal. De ahí que sostengamos que la infancia posible en este modelo termina siendo una transacción entre el Estado, que administra, y el mercado, que decide.

En lo referente a las prácticas sociales cotidianas, existen concepciones de reconocimiento de la niñez, referidas a la defensa de los derechos de la infancia en diferentes ámbitos discursivos, siendo escasos los espacios que lo plasman en las prácticas. La realidad de los vínculos e interacciones, tanto en los espacios educativos, como en los del conjunto de la sociedad, deja de manifiesto que no existe aún reconocimiento real de la infancia como “sujeto de derecho” en el conjunto de la población.

De lo anterior se deduce que nos encontramos frente a dos niveles problemáticos: uno se relaciona con los propósitos e intenciones explícitas que están definiendo ideológicamente la infancia, el ser humano y el tipo de sociedad que propiciamos; y el otro se refiere a la coherencia, a la concordancia de las acciones y prácticas sociales con los discursos.

En la figura 3 pueden verse las principales tensiones.

Figura 3

https://lh5.googleusercontent.com/ooCz-OC9nCxEJwUI-N9jIiTKKrgJ9OR6FZEL1ADRLtpQpicbwB-ndgy7Hurun-X3L2XY68qKr_MAzqxjAMeb-8ls4I1q_hNud2JEhTm06ow686NcHXIZBDttcqPZXelbK36_bfjzHRmY2U0_dQ

En este cruce entre los sujetos constructores de infancia, los discursos que se producen y el territorio desde donde se enuncian (figura 4), las tensiones más relevantes hacen referencia a la convivencia de una infancia comprendida por una parte como sujeto de derecho con las contradicciones referidas a ciudadanía, autonomía y participación que ello conlleva, junto a la convivencia de una infancia que se naturaliza como factor de mercado ya sea en su condición de consumidora, de mano de obra o de inversión, permeadas además por una fuerte construcción de una infancia patologizada: los niños y niñas síndromes. Se depositan así las “dificultades de desarrollo de los niños y niñas” que la sociedad genera u ocasiona, la imposibilidad de ser sujeto de derecho, en los propios niños y niñas, y como proyección en sus familias.

Las relaciones y múltiples combinaciones que se evidencian entre estas tres categorías dan cuenta de la necesidad de avanzar hacia prácticas que garanticen una infancia sujeto de derecho pleno y protegido.

V. Conclusiones

Las principales tensiones evidencian hoy en Chile la coexistencia de un discurso y pocas prácticas referidas a la infancia como sujeto de derecho pleno y protegido, la existencia extendida de la infancia como factor de mercado y su patologización.

Desde nuestra perspectiva, la comprensión de un sujeto de derecho pleno y protegido solo puede construirse desde sujetos y territorios que se cuestionan y actúan en torno a la transformación de aquello que no permite a la infancia constituirse en y como sujeto de derecho protegido.

Por ello nos planteamos que la infancia posible dentro de un modelo neoliberal es y será limitada y que la oportunidad de hacerla “más posible” reside justamente en avanzar paralelamente a las políticas reales de atención y validación de la infancia como sujeto de derecho pleno y protegido, con la reflexión, el cuestionamiento, el compromiso y, sobre todo, las acciones orientadas hacia el cambio del modelo de sociedad.

Lo expresado significa avanzar en la necesidad de una propuesta sostenible para la infancia que involucre, entre otros elementos:

  1. la instalación de una cultura de reconocimiento y la protección de la infancia aquí y ahora;
  2. la reflexión en torno a nuestras comprensiones de la infancia, a partir del análisis de los contextos y su relación con las prácticas con y para la infancia;
  3. la incorporación en la reflexión de todos los actores involucrados, especialmente de los estudiantes de profesiones vinculadas directamente con la infancia;
  4. la instalación una perspectiva multidisciplinar y multisectorial que aborde el campo de la infancia de manera holística, interdisciplinar, transdisciplinar e intercultural;
  5. la consideración de las manifestaciones, expresiones y opiniones de los niños y niñas que participan de los distintos escenarios, dialogando y reflexionando junto a ellos y ellas; y
  6. la precaución de que el respeto y la atención a la diversidad no se convierta en “justificación” de la pérdida de derechos.

Bibliografía

Ariès, P. (1987). El niño y la vida familiar en el antiguo régimen. Madrid: Taurus.

Banco Mundial (2006). “Mejorar el acceso y la calidad de educación en la primera infancia de Chile”. Banco Mundial, Presentación a la Comisión de la Infancia. Santiago de Chile.

Buckingham, D. (2002). Crecer en la era de los medios electrónicos. Madrid: Ediciones Morata.

Bustelo, S. (2007). El recreo de la infancia. Buenos Aires: Siglo XXI Editores.

Carli, S. (1994). “Transformaciones en el concepto de infancia”. En Puiggrós y Gómez (coord.). Alternativas Pedagógicas. Buenos Aires: Miño y Dávila Editores.

Carli, S. (2006). La cuestión de la infancia. Entre la escuela y el shopping. Buenos Aires: Paidós.

Cavieres, E. (2001). “Ser infante en el pasado. Triunfo de la vida o persistencia de estructuras sociales. La mortalidad infantil en Valparaíso, 1880-1950”. Revista de Historia Social y de las Mentalidades n.º 5, pp. 31-58.

Convención sobre los Derechos del Niño. En https://uni.cf/1gmmEN8.

Dahlberg, Moss y Pence (2005). Más allá de la calidad en educación infantil. Barcelona: Editorial Grao.

Delgado, V. M. (2001). “La infancia abandonada en Chile, 1770-1930”. Revista de Historia Social y de las Mentalidades n.º 5, invierno 2001, pp. 101-126.

Frigerio, G. y Diker, G. (coord.) (2008). Infancias y adolescencias. Teorías y experiencias en el borde. Buenos Aires: Noveduc.

Frigerio, G. y Diker, G. (2008). Infancia y derechos. Las raíces de la sostenibilidad. Aportes para un porvenir. OREALC/UNESCO.

Gimeno Sacristán, J. (2003). El alumno como invención. Madrid: Ediciones Morata.

Genette, G. (1989). Palimpsestos. La literatura en segundo grado. Madrid: Altea, Taurus, Alfaguara S.A.

Grabivker, M. (2016). Los pre-textos y con-textos de la infancia en el Chile actual: Discursos sobre la infancia en el espacio público del Chile actual (1990-2010). Alemania: Editorial Académica Española.

Kohan, W. (2007). Infancia política y pensamiento: ensayos de filosofía y educación. Buenos Aires: Del Estante Editorial.

Mac Naughton (2005). En Da Costa (2007). “La infancia desde una perspectiva post-moderna: (re) conceptuando la educación preescolar”. Enfoques Educacionales 9(1), pp. 11-31. Depto. Educación, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile.

Meirieu, P. (2010). Una llamada de atención: carta a los mayores sobre los niños de hoy. Barcelona: Ariel.

Meirieu, P. (2010). “Niño de siempre, niño de hoy: ¿qué responsabilidad educativa?”. Cuadernos de Pedagogía (407), pp. 18-23.

Milanich, N. (2001). “Los hijos de la providencia: el abandono como circulación en el Chile decimonónico”. Revista de Historia Social y de las Mentalidades n.º 5, pp. 79-100.

Moscovici, S. (1979). El psicoanálisis, su imagen y su público. Buenos Aires: Editorial Huemul.

Narodowski, M. (2007). Infancia y poder. Buenos Aires: Aique.

Ossa, C. (comp.) (2006). Las narrativas mediáticas como nuevo vector cultural latinoamericano. Santiago de Chile: Universidad Arcis.

Peralta, M. V. (1996). La crianza de los niños menores de seis años en Latinoamérica. Santiago de Chile: OEA.

Peralta, M. V. (2001, 2002). Una pedagogía de las oportunidades: nuevas ventanas para los párvulos latinoamericanos del siglo xxi. Santiago de Chile: Andrés Bello.

Peralta, M. V (2005). Nacidos para ser y aprender. Buenos Aires: Editorial Infanto Juvenil.

Pilotti, F. (coord.) (1994). Infancia en riesgo social y políticas sociales en Chile: Desarrollo y perspectivas del SENAME y su relación con las políticas sociales, la sociedad civil y el marco jurídico. Montevideo: Instituto Interamericano del Niño.

Prout y James (2000) en Peralta (2002). La reforma curricular de la educación parvularia; una oportunidad de generar cambios significativos para una mejor calidad. Santiago de Chile: Editora e Imprenta Maval Ltda.

Rojas Flores, J. (2010). Historia de la infancia en el Chile republicano, 1810-2010. Santiago de Chile: JUNJI.

Salazar, G. (2006). Ser niño “huacho” en la historia de Chile (siglo xix). Santiago de Chile: LOM.

Salinas Meza, R. (2001). “La historia de la infancia, una historia por hacer”. En Revista de Historia Social y de las Mentalidades n.° 5, pp. 11-30.

Tonucci, F. (1996). La ciudad de los niños. Un nuevo modo de pensar la ciudad. Buenos Aires: Losada.

Tonucci, F. (2003). Cuando los niños dicen: ¡basta! 2.º ed. Buenos Aires: Losada.

Tonucci, F. (2010). Niño se nace. Buenos Aires: Losada.

Tonucci, F. (2010). “Para hacer visible a una infancia transparente”. Cuadernos de Pedagogía n.º 407, pp. 24-30.

Tonucci, F. (1996). La ciudad de los niños. Un nuevo modo de pensar la ciudad. Buenos Aires: Losada.

Unicef. Estado mundial de la infancia 2004: las niñas, la educación y el desarrollo.

Unicef. Estado mundial de la infancia 2005: la infancia amenazada.

Unicef. Estado mundial de la infancia 2006: excluidos e invisibles.

Unicef. Estado mundial de la infancia 2007: la mujer y la infancia. El doble dividendo de la igualdad.

Urra, J. (2001). El futuro de la infancia. Madrid: Ediciones Pirámide.

Van Dijk (1983). La ciencia del texto. 6.º ed. Barcelona: Paidós.

Vygotsky, L. (1992). Pensamiento y lenguaje. Buenos Aires: Ediciones Fausto, Editorial La Pléyade.

Vygotsky, L. (1995). El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. 3.º ed. Barcelona: Editorial Crítica.

Zanzi, O. (2005). “Promoción y protección de derechos de la infancia a nivel territorial. Trayectorias y aprendizajes”. Serie de Reflexiones: Infancia y Adolescencia n.º 5. Chile: UNICEF.



Deja un comentario