Otras publicaciones:

12-3052t

9789877230284-frontcover

Otras publicaciones:

978-987-723-057-4_frontcover1

9789877230079-frontcover

3 Espacio, texto y mundo en Heidegger y Lotman

Adri谩n Bertorello[1]

1. Introducci贸n

El presente trabajo se sit煤a en el contexto de una l铆nea de investigaci贸n que vengo elaborando en distintas publicaciones. Su tema es una lectura semi贸tica del concepto heideggeriano de mundo en general y de su reformulaci贸n como Geviert en particular. En mis trabajos anteriores me focalic茅 en mostrar que la cuadratura da cuenta de lo que, en el marco de la semi贸tica greimasiana, se denomina como funci贸n semi贸tica. Es decir, la cuadratura re煤ne en su cu谩druple dimensi贸n el plano del contenido y el plano de la expresi贸n. El punto de encuentro de estos dos planos no sigue el modelo de una identificaci贸n plena, sino m谩s bien implica un v铆nculo conflictivo.

En el presente trabajo querr铆a mostrar que la cuadratura, interpretada como funci贸n semi贸tica, articula el punto de vista de la producci贸n del sentido en t茅rminos de una sem谩ntica espacial. La organizaci贸n espacial de la cuadratura puede ser descripta como un texto que se rige por el principio de irregularidad y asimetr铆a. Justamente para llevar a cabo esta tarea me valdr茅 de algunas nociones de la semi贸tica de la cultura de Y. Lotman. La raz贸n fundamental radica en que para Lotman el vocabulario espacial tiene el estatuto de metalenguaje descriptivo del proceso semi贸tico. Creo que esta funci贸n metaling眉铆stica que ocupa el espacio en la descripci贸n de los procesos semi贸ticos puede extrapolarse a la cuatradura.

La exposici贸n tiene tres partes. En la primera har茅 una referencia muy breve a las nociones de espacio, mundo y texto en la semi贸tica de Lotman. En la segunda mostrar茅 c贸mo el espacio de juego de la cuadratura puede ser analizado desde algunas categor铆as semi贸ticas de Lotman. Por 煤ltimo, sacar茅 algunas conclusiones.

2. Espacio, texto y mundo en Lotman

A primera vista pareciera que no hubiera ning煤n punto de contacto entre la semi贸tica de la cultura de Lotman y la filosof铆a de Martin Heidegger. Ello se puede apreciar tanto en el tema central de las investigaciones del semi贸logo estonio como en su vocabulario. En efecto, la semi贸tica de Lotman se centra fundamentalmente en la elaboraci贸n de una teor铆a de la cultura que pone al descubierto los mecanismos universales producci贸n de textos. Para ello se vale del vocabulario de la biolog铆a de Vernadsky y de la teor铆a de la informaci贸n. Sin embargo, sus fuentes no se reducen s贸lo a la biolog铆a y a los modelos de procesos de transmisi贸n de informaci贸n. Una fuente indispensable de la formaci贸n de sus propios conceptos es la filosof铆a de Michail Bajtin.

La mediaci贸n entre el pensamiento de Heidegger y la semi贸tica de Lotman es posible si se toma como punto de partida el trasfondo bajtiniano de su concepto de cultura que no la reduce ni a su sustrato cerebral ni a los algoritmos inform谩ticos, sino que adquiere plenamente la condici贸n de un concepto que pertenece al plano del sentido.

Querr铆a detenerme brevemente en tres nociones de su pensamiento que me permitir谩n hacer una lectura semi贸tica de la cuadratura. Ellas son la noci贸n de espacio semi贸tico, frontera y texto.

La cultura es un espacio semi贸tico. Lotman forma el concepto de espacio semi贸tico por medio de una analog铆a con la noci贸n biol贸gica de biosfera (Cf. Lotman, 2010: 163). Del mismo modo que los seres vivos no son 谩tomos desligados unos de otros, sino que poseen una interrelaci贸n estructural sin la cual no podr铆an sobrevivir, as铆 tambi茅n sucede en el universo semi贸tico: el todo tiene una primac铆a sobre las partes. La semiosfera es el concepto que expresa el punto de vista de la totalidad en la producci贸n del sentido. O como lo dice Lotman: 鈥溾s el gran sistema鈥uera del cual es imposible la existencia misma de la semiosis鈥 (Lotman, 1996: 23). La idea fundamental de ese concepto radica en que expone los procesos de producci贸n de sentido desde un punto de vista hol铆stico. El espacio semi贸tico es la semiosfera.

La noci贸n de frontera explicita el car谩cter espacial de la semiosfera. El espacio semi贸tico es una totalidad cerrada que tiene una propiedad parad贸jica: es al mismo tiempo irregular y homog茅neo (Cf. Lotman, 2010: 174). Se pueden distinguir diferentes espacios separados por l铆mites y, al mismo tiempo, cada uno de estos espacios, al interior de la semiosfera, se comporta como un individuo. La irregularidad y la homogeneidad de los espacios tiene dos consecuencias. La primera es la definici贸n de frontera como 鈥渢raductor biling眉e鈥: 鈥la frontera semi贸tica es la suma de los traductores-filtros biling眉es pasando a trav茅s de los cuales un texto se traduce a otro lenguaje (o lenguajes) que se halla fuera de la semi贸sfera dada鈥 (Lotman, 1996: 24). La segunda consecuencia que est谩 implicada en la concepci贸n de frontera como traductor filtro biling眉e es que el espacio se divide en interior y exterior o, lo que es lo mismo, en propio y ajeno.

Por 煤ltimo, el espacio semi贸tico concebido como una totalidad irregular y homog茅nea es una totalidad de textos. El concepto semi贸tico de texto se define por ser un dispositivo complejo formado por distintos c贸digos que tiene la capacidad de producir nuevos menajes. Es decir, el texto no es simplemente un mensaje que puede ser decodificado de manera un铆voca, sino que es una instancia mediadora que, debido a su complejidad estructural, es la condici贸n de posibilidad para producir significados nuevos. Por esta capacidad de generar nuevos mensajes el texto es un dispositivo pensante. Claramente esta concepci贸n semi贸tica del texto est谩 sacada de la estructura sem谩ntica de la obra de arte o, como la llama Lotman, el texto art铆stico. El espacio semi贸tico est谩 formado por textos que, como dispositivos pensantes, interact煤an y producen significaci贸n. Sin embargo, para Lotman no todos los textos tienen la misma importancia. En el nivel m谩s abstracto de una cultura dada, es decir, de un determinado espacio semi贸tico, se halla un tipo de texto al que denomina 鈥渢exto de la cultura鈥 o 鈥渃uadro del mundo鈥. El cuadro del mundo expresa los l铆mites de la realidad y de las valoraciones de un determinado espacio semi贸tico. Es lo que desde el punto de vista de Hjelmslev se llama el plano del contenido: 鈥淓n el nivel del texto de la cultura estamos, dir铆ase, ante una pura estructura de contenido鈥 (Lotman, 1998: 98).

3. Espacio, texto y mundo en la concepci贸n del mundo como Geviert

Mientras que los conceptos de espacio y mundo pertenecen claramente al vocabulario con el que Heidegger describe la cuadratura, la noci贸n de texto no corresponde a su terminolog铆a. Por esta raz贸n, voy a comenzar por justificar en qu茅 sentido se puede decir que la reformulaci贸n del mundo como cuadratura pueda ser interpretada como un texto.

Un primer argumento se puede encontrar en la interpretaci贸n general de la cuadratura de Andrew Mitchel. En su libro The Fourhold: Reading the late Heidegger propone una interpretaci贸n donde cada uno de los ejes del espacio de sentido (la tierra, el cielo, los mortales y los divinos) dan cuenta de la cosa como un sistema de relaciones. Es decir, la cosa se extiende m谩s all谩 de s铆 misma, se trasciende hacia las cuatro direcciones del mundo. Que la cuadratura se conciba como el sistema relacional implicado en una ontolog铆a no sustancialista de la cosa claramente puede ser interpretado como una figura de la textualidad. Lo que pone de relieve esta interpretaci贸n es una dimensi贸n espec铆fica de la textualidad, a saber, la coherencia sem谩ntica. El mundo es un texto porque articula el espacio del sentido en un sistema de coherencia cuyos ejes articuladores son el v铆nculo conflictivo entre tierra, cielo, mortales y divinos. Quiero aclarar que Mitchel no habla expl铆citamente de textualidad del mundo. Es una inferencia que se puede hacer de su lectura de la ontolog铆a relacional de la cosa.

Este primer argumento establece un v铆nculo entre cuadratura y la noci贸n ling眉铆stica de texto. Se puede encontrar un segundo argumento que suma otro punto de vista a la concepci贸n de la textualidad como coherencia sem谩ntica. En el concepto semi贸tico de texto la idea central es que se trata de un dispositivo pensante que produce nuevos mensajes. Esta capacidad generativa s贸lo se le atribuye al texto art铆stico. La cuadratura, en la medida en que describe el punto de vista de la producci贸n del sentido, tambi茅n puede ser le铆da como un texto semi贸tico. Esto es a煤n m谩s evidente cuando se tiene en cuenta que, en el comienzo de la reformulaci贸n del concepto de mundo, el modelo entitativo que Heidegger tiene en cuenta es el de la obra de arte. Heidegger forja la cuadratura apelando a distintos ejemplos: el puente, la jarra, la poes铆a de H枚lderlin y de Trackl. En todos estos ejemplos se puede ver que la argumentaci贸n sigue el recorrido que va del 煤til (el puente y la jarra) a la obra de arte. El modo de habitar el mundo que Heidegger privilegia para introducir la cuadratura es el poetizar. El ensayo Der Ursprung des Kunstwerkes es el primer paso en esta reformulaci贸n del mundo como texto semi贸tico.

Una vez establecida la posibilidad de interpretar la cuadratura como un texto querr铆a pasar a la noci贸n de mundo. El espacio semi贸tico en su dimensi贸n m谩s radical lleva consigo un texto que Lotman denomina como 鈥渃uadro del mundo鈥. La primera tentaci贸n es establecer una analog铆a simple entre el cuadro y la cuadratura. Suenan parecido, pero desde el punto de vista conceptual, no son nociones totalmente equivalentes. Es decir, el cuadro del mundo no designa un texto espacial con cuatro dimensiones desde las cuales se articula el sentido. El cuadro del mundo da cuenta, en t茅rminos generales, del mapa ontol贸gico y axiol贸gico de una cultura. En la medida en que se trata de un marco de referencia que traza los l铆mites de lo real y lo decible se puede afirmar que se vincula con la noci贸n de mundo de Heidegger. Se podr铆a decir que el Geviert explicita el sentido ontol贸gico 煤ltimo de lo que vagamente Lotman llama cuadro del mundo. Es decir, lleva el espacio semi贸tico hacia una radicalidad filos贸fica que est谩 s贸lo insinuada.

Para finalizar con este punto querr铆a detenerme en la dimensi贸n espacial de la cuadratura. Los dos textos en los que Heidegger desarrolla expl铆citamente este tema son Wohnen, Bauen, Denken y das Ding. Voy a centrarme s贸lo en el primero. La idea que quiero poner de relieve es que, al igual que la semiosfera de Lotman, la espacialidad de la cuadratura se rige por la noci贸n de frontera. La irregularidad y la asimetr铆a son los principios organizadores de la cuadratura.

Esta idea aparece, en primer lugar, con la introducci贸n del verbo schonen: 鈥渆l rasgo fundamental del habitar es este cuidar (schonen)鈥 (Heidegger, 2004: 143). Para llegar a este verbo Heidegger procede mediante sustituciones sinon铆micas basadas en la etimolog铆a alemana del habitar. La sucesi贸n argumentativa de estas sustituciones son: Bauen (construir), Wohnen (habitar), Bleiben (permanecer), Sich-Aufhalten (residir), zufrieden sein (estar satisfecho, en paz), Zum Frieden bringen (llevar a la paz). Friede (paz) es equivalente de Freie (libre). Y Freie (libre) etimol贸gicamente significa “bewahrt vor Schaden und Bedrohung”聽(prevervado de da帽o y amenaza). Finalmente afirma que bewahrt vor (preservado de) tiene el sentido del geschont (cuidado). El significado positivo del schonen consiste en que la protecci贸n, el cuidado, se lleva a cabo como un poner un vallado, una frontera. Es un proteger que traza un cerco que rodea aquello que se protege. Esta idea aparece en el verbo einfrieden (vallar, cercar, acotar). Es sin贸nimo de eingrenzen (delimitar).

Cuidar el mundo implica delimitarlo. Esta frontera se articula de acuerdo con la oposici贸n exterior vs. interior. Lo cuidado, aquello que se protege y se preserva en un espacio, tiene el rasgo descriptivo de lo interior o, lo que es lo mismo, de lo propio. Todo aquello que est谩 por fuera de ese l铆mite es el exterior o lo ajeno. Con ello quiero destacar que el verbo schonen traza la frontera entre el espacio semi贸tico en contraposici贸n con lo alosemi贸tico, entre el sentido y el sinsentido. La frontera semi贸tica es un traductor-filtro biling眉e. Habla el lenguaje del sentido y del sin sentido. El punto de vista de lo extra帽o s贸lo puede ser dicho desde lo propio. La frontera traduce en el interior del espacio semi贸tico el punto de vista de lo alosemi贸tico. Este es la funci贸n que cumple, a mi juicio, la introducci贸n del problema de la cosa. La cosa no es una sustancia, sino un lugar (Ort) que re煤ne el punto de vista de lo ajeno y lo propio. Un lugar que es interior al espacio semi贸tico, pero que lleva al mismo tiempo el punto de vista de lo exterior.

La frontera que demarca esta primera divisi贸n no tiene un sentido pasivo, sino eminentemente activo. Caracterizarla como un traductor-filtro quiere decir que la frontera no es un l铆mite m谩s all谩 del cual no se puede pasar, sino, por el contrario, es un lugar donde hay intercambio, donde hay vida. Este es el sentido de las siguientes palabras de Heidegger:

Un espacio es algo puesto en su lugar (Einger盲umtes), algo franqueado (Freigegebenes), a saber, en una frontera, en griego se dice p茅ras. La frontera no es aquello donde algo termina, sino (鈥) la frontera es aquello desde donde algo comienza su esencia (鈥) El espacio es esencialmente lo puesto en su lugar, lo que se ha dejado entrar en su frontera (in seine Grenze Eingelassene)鈥[2] (Heidegger, 2004: 149)

As铆, entonces, el punto de vista desde donde se articula el espacio es el de la cosa. Es el punto de vista de una tercera persona. En la conferencia Wohnen, Bauen Denken, el ejemplo de ese punto de vista es el puente. El puente en tanto cosa es un lugar (Ort) que re煤ne los m谩s diversos sitios (St盲tte). El ejemplo muestra de manera muy clara que el punto de vista de la cosa abre un espacio cuya caracter铆stica fundamental es la asimetr铆a y la irregularidad. En efecto, la cosa concebida como un lugar re煤ne junto a s铆 un espacio irregular y asim茅trico que Heidegger denomina como Geviert.

La irregularidad espacial de la cuadratura se articula de acuerdo con la oposici贸n arriba vs. abajo: sobre (auf) la tierra y bajo (unter) el cielo. Y seg煤n la oposici贸n inclusi贸n vs. exclusi贸n: con (mit) los mortales y ante (vor) los dioses. Las preposiciones describen un espacio cuyos planos irregulares suponen necesariamente un punto de referencia desde el cual se organiza el espacio. Ese punto de referencia cumple la funci贸n de la instancia de la enunciaci贸n o, lo que en un texto reci茅n publicado, denomin茅 como funci贸n semi贸tica. La asimetr铆a, por su parte, expresa la reuni贸n en el interior del espacio semi贸tico de una perspectiva de primera y de tercera persona. Es decir, hace que la irregularidad espacial no sea simplemente una oposici贸n formal, sino que su car谩cter de铆ctico tenga una significaci贸n muy precisa: designa la reuni贸n conflictiva de la opacidad y transparencia referencial (la tierra y el cielo). Y la opacidad y transparencia enunciativa (los mortales y los divinos). La irregularidad espacial de la cuadratura re煤ne dos puntos de vista asim茅tricos.

4. Consideraciones finales

Para finalizar con el trabajo querr铆a hacer una muy breve alusi贸n a una idea que suger铆 en la introducci贸n, a saber, que el espacio es una categor铆a metadescriptiva del mundo. Esta tesis pertenece a la semi贸tica de la cultura de Lotman, pero creo que tambi茅n puede extrapolarse a la filosof铆a de Heidegger. De hecho, no es una tesis novedosa. Varios int茅rpretes desde otra perspectiva te贸rica y con otro vocabulario hicieron hincapi茅 en la centralidad del espacio en el pensamiento de Heidegger. Basta con mencionar el libro de Kettering N盲he (1987), el de Crowell (2001) Husserl, Heidegger and the space of meaning, o el de Malpas Heidegger麓s Topology (2006).

En las conferencias Wohnen,Bauen, Denken y das Ding el vocabulario espacial cumple la funci贸n metadiscursiva de descripci贸n de la ontolog铆a. O lo que es lo mismo, los conceptos ontol贸gicos adquieren su significaci贸n primera en la terminolog铆a espacial. De esta manera el espacio posee el mismo rango, podr铆a decirse, que la temporalidad en Ser y Tiempo: es el sentido del ser. La cuadratura con su irregularidad y asimetr铆a es el espacio semi贸tico donde se origina no s贸lo la ontolog铆a de la cosa, sino tambi茅n la comprensi贸n del ser del hombre como habitar en la cuadratura.

Referencias bibliogr谩ficas

Crowell, S. (2001).聽Husserl, Heidegger, and the space of meaning: paths toward transcendental phenomenology, Evanston: Northwestern University Press.

Heidegger, M. (2004).聽Vortr盲ge und Aufs盲tze, Stuttgart: Klett-Cotta.

Kettering, E. (1987).聽N盲he. Das Denken Martin Heideggers, Pfullingen: Neske.

Lotman, Y. (1996a). 鈥淎cerca de la semiosfera鈥,聽en La Semiosfera I: Semi贸tica de la cultura y del texto,聽Madrid: Fr贸nesis-C谩tedra-Universit谩t de Valencia.

Lotman, Y.聽(1996b). 鈥淟a semi贸tica de la cultura y el concepto de texto鈥, en La Semi贸sfera I: Semi贸tica de la cultura y del texto,Madrid:聽Fr贸nesis-C谩tedra-Universit谩t de Valencia.

Lotman, Y.(1998). 鈥淪obre el metalenguaje de las descripciones tipol贸gicas de la cultura鈥, en La Semiosfera II: Semi贸tica de la cultura, del texto, de la conducta y del espacio,Madrid:聽Fr贸nesis-C谩tedra-Universit谩t de Valencia.

Lotman, Y.(2010).聽Die Innenwelt des Denkens,聽Frankfurt am Main: Suhrkamp.

Malpas, J. (2006).聽Heidegger’s topology. Being, place, world, Cambridge-Massachusetts: MIT Press.


  1. UNSAM-UBA-CONICET, Argentina.
  2. Eustaquio Barjau traduce 鈥Einger盲umtes鈥 por 鈥渁viado (espaciado)鈥. Es una muy buena traducci贸n ya que el verbo aviar tiene el sentido de ordenar poniendo algo en su lugar. Tambi茅n traduce 鈥Freigegebenes鈥 como 鈥渇ranqueado un espacio鈥. Sigo su traducci贸n para in seine Grenze Eingelassene.


Deja un comentario