Otras publicaciones:

9789871867479-frontcover

9789877230222-frontcover

Otras publicaciones:

Book cover

12-3772t

Octava narrativa: usos del lenguaje

Lenguaje escrito e icónico
como reproductor de binarismos e invisibilidad
de las mujeres en el deporte fútbol.
“Un torneo entre Messis y Baninis”

Lorena Berdula y Agustín Chiberry

Palabras claves: lenguaje escrito, lenguaje icónico, reproductor, invisibilidad, mujeres, deporte futbol.

La profesora de escuela secundaria decidió organizar como producto del proyecto anual un torneo de fútbol mixto, donde convocó a todos los del curso para que realizasen su logística. Propuso que realizasen el reglamento, la confección de planillas, la difusión por medio de carteles en las paredes de la escuela y en las redes sociales de esta, y que tuvieran en cuenta qué iban a necesitar ese día, sea mesas, sillas, material deportivo, arbitraje, hidratación, premios, merienda, etc. Ella iba a acompañar a cada grupo para asesorarles.

Al comenzar el desarrollo de la tarea, se encontró con que la comunicación del torneo de fútbol estaba dirigida a los varones y a los padres. Al preguntarles, las estudiantes preguntaron: “¿Podemos participar?”. La profesora les dijo “Por supuesto”, pero notó que no hay nada supuesto. “Si aprendieron a jugar en el último trimestre, ¿cómo no van a participar?”. Las estudiantes contestaron que los varones les dijeron que ellas se encargaran de la organización, que solo ellos jugaban. La profesora decidió intervenir.

Observando que las notas decían “Señores padres”, les preguntó: “¿Por qué no incluían a las mamás y al resto de las familias? Si no todos viven o tienen padre, y muchas veces es la mamá, la abuela o la tía que vienen a hablar con las preceptores”. Los estudiantes no tuvieron demasiadas respuestas y accedieron a poner en las autorizaciones “Estimada familia”.

En la confección de las planillas, decidieron que, con que estuviera anotada una mujer, estaba bien. La profesora intervino y les hizo reflexionar que el torneo es para todos, todas y todes. Sobre todo porque a muchas les gustaba jugar y otras aprendieron en la clase, y estaba bueno que midieran sus aprendizajes en un partido.

Tuvieron que reescribir el reglamento, y encontró otra dificultad en la comprensión de la posibilidad que tienen todes para jugar, pretendían poner la regla que decía que, para que el gol valiera, la tenía que tocar antes una mujer. Les explicó que no era necesario que todes les que se anotaran lo hacían porque tenían ganas de jugar y tocarla, sobre todo porque se debía jugar en equipo y cada jugador era necesario en todo el desarrollo del partido, incluidos los suplentes.

Uno de los estudiantes le propuso a la profesora que, ya que era un fútbol mixto, la invitaran a la auxiliar que es árbitra en la liga local de fútbol.

También la profesora notó que, en los carteles (confeccionados para la información del torneo, ya denominado no binario, tanto en los carteles como los flyers para difundir por las redes), la imagen referenciaba solo a jugadores de la sección y de los equipos de primera división. Entonces tomó la decisión de volver a juntarles y proponerles visibilizar e investigar si conocían a alguna jugadora de la selección argentina y alguna de la ciudad para darle equidad al mensaje desde la perspectiva de géneros que deberían haber tenido en cuenta a la hora de promocionar y organizar todo el torneo. Esto produjo algunas discusiones interesantes (encontraron la nota donde decían que Estefanía Banini era la Messi del fútbol femenino, y las compañeras le cuestionaban: “¿Por qué nos tienen que comparar con varones si nosotras podemos ser nuestro propio modelo de jugadora?”). Todo esto dio sus frutos, pues se pudo conocer sobre mujeres de la Ciudad que no solo eran jugadoras, sino directoras técnicas, mánager y árbitras dentro del deporte fútbol, lo cual derivó en trabajos de investigación y entrevistas a las protagonistas.

A la hora de realizarse el torneo, el curso pudo funcionar como un equipo de trabajo y de juego, donde los roles fueron comprendidos y compartidos equitativamente y por gusto a la tarea, sumándose otros docentes a él. Y la profesora les propuso que se lo presentaran a la inspectora del área como propuesta para los próximos torneos del CEF y los competitivos.



Deja un comentario