Otras publicaciones:

9789877230253-frontcover

9789871867905_frontcover

Otras publicaciones:

tapa5

Book cover

22 Del manhwa al webtoon,
las historietas coreanas se mudan a internet

Noelia Leguizamón (UNLP)

Introducción

Las nuevas tecnologías e Internet han afectado cada aspecto de la vida cotidiana de nuestras vidas, este texto se centrará en los cambios producidos sobre la forma de generación y consumo de los productos culturales (Jacobo, 2011). Particularmente esta ponencia se propone analizar el fenómeno del webtoon coreano, que forma parte del Hallyu u Oleada Coreana.

Cuando decimos Hallyu hacemos referencia a la expansión nacional, regional y mundial del arte y la cultura de Corea del Sur (Iadevito, 2014). Este nombre fue primeramente utilizado por la prensa china a fines de los años 90 con el fin de describir el éxito de la cultura pop coreana en el gigante asiático, que prontamente extendió sus fronteras no solo al continente asiático sino también al resto del mundo (Borges De Castilho, 2016). Aspecto claramente reflejado con el lanzamiento de uno de los portales más importantes de webtoons coreanos al mercado inglés de cómics, la creación de Webtoon/LINE en el año 2014 marcó un precedente para la apertura del mercado coreano al mundo angloparlante.

Si bien esta Oleada Coreana en un principio sucedió de forma

… espontánea, hoy se ve impulsada por medio de políticas activas a cargo de organismos oficiales como las embajadas, centros culturales, ministerios, agencias estatales que a través de programas de becas y la utilización efectiva de los medios digitales contribuyen a la difusión de estos productos. Todo un complejo sistema organizado para difundir y generar el interés internacional en la oferta cultural que nos ofrece este país. (Mendiroz Suarez, 2016: 25).

Debido a la expansión que esta tuvo en los países asiáticos, es más habitual que el primer acercamiento a la cultura pop coreana sea por medio de las novelas. Sin embargo, en Argentina, primeramente, se tuvo contacto con la música y luego con otras formas culturales.

Ahora bien, para que esta expansión de la cultura coreana fuese “mundial” se necesitaba una infraestructura económica y tecnológica que pudiera sostener y difundir esos contenidos. Y una población con un buen poder adquisitivo que pudiese consumir sin inconvenientes esta tecnología de punta y sus siguientes modernizaciones. Hoy en día Corea se ha convertido en una de las naciones más digitalizadas y conectadas del mundo ya que ha podido desarrollar rápidamente no solo sus tecnologías de teléfonos inteligentes, sino también hubo un rápido crecimiento del consumo y del uso de dichos dispositivos móviles, dando como resultado la posibilidad de la difusión de la amplia gama de contenidos culturales.

Internet y los celulares inteligentes se han convertido en vehículos para el cambio en la forma de consumo de las personas, lo cual brindó la posibilidad de crear un entorno apropiado para el desarrollo y producción de los webtoons los cuales vieron sus primeras luces a principios del 2000. El nacimiento de los webtoons combina la web, dispositivos electrónicos, tecnologías digitales y 만화 (historietas en coreano) generando un nuevo producto con características propias.

Si bien muchas veces se utiliza la palabra manhwa como sinónimo para todos los géneros de cómics coreanos, tanto los publicados en papel como los subidos en línea, en este trabajo haremos hincapié en el término webtoons para hacer referencia pura y exclusivamente a aquellos trabajos creados en/ y para un contexto electrónico de Internet y, como tales, inherentemente definidos por ese medio o soporte.

En otros países también hubo experiencias de migración de las historietas hacia el formato digital, los llamados webcomics, pero no con las mismas particularidades que los webtoons. Estos últimos se caracterizan por valerse de las principales propiedades de las nuevas tecnologías para poder generar un material para la web, pero ¿a qué características estamos haciendo referencia? A continuación, haremos una descripción más detallada sobre los mismos y su situación de creación y consumo.

Webtoons (웹둔) y manhwa (만화)

Actualmente los webtoons son un elemento común de la vida cotidiana de Corea, incluso hay estimaciones que afirman que una de cada tres personas de todo el país los lee al menos una vez al día (Lynn, 2016: 1). Para poder comprender la existencia actual de los webtoons hay que hacer referencia primeramente a su antecedente histórico, el manhwa. La historia y el desarrollo del manhwa se encuentran fuertemente relacionados al manga japonés. Ambos productos fueron por mucho tiempo muy similares, debido a cuestiones de cercanía territorial y de dominación colonial de Japón sobre Corea. Es por esto que podemos notar una clara influencia en sus gráficas, así como en sus viñetas. Si bien luego de la ocupación japonesa, Corea tomó al manhwa como “un símbolo para determinar la identidad propia”, esta idea no pudo afirmarse sino hasta principios de este nuevo siglo XXI cuando se desarrollaron los webtoons, producto de entretenimiento que termina sumándose a la serie de producciones que se difunden al exterior por medio de la Ola Coreana o Hallyu.

Internet se ha convertido en la herramienta más predominante en la sociedad actual, por lo cual no es de extrañar que varios países, incluyendo Estados Unidos, Francia y Japón, cuenten con sus propios cómics en línea. Sin embargo, existe una diferencia entre la industria de los webtoons en Corea y lo que ocurre en otras naciones. Por ejemplo, en Japón la idea de un webcomic es una versión en línea del manga publicado o una historieta de cuatro paneles. En Francia, el género del webcomic se limita a un tipo de diario personal ilustrado. Los webcomics de Estados Unidos, conocidos como cómics digitales, están estructurados principalmente en tres o cuatro paneles, como cómics de periódicos o una página de cómic.

Los webtoons coreanos, por otra parte, tienen características muy diferentes de los webcomics (Jin, 2017: 197). La industria del webtoon surgió en el cambio de siglo como un nuevo género en la industria cultural coreana a través del aumento de usuarios en la era de Internet. El comienzo de los webtoons nos remonta a finales de la década de 1990 cuando varios artistas de historietas coreanas comenzaron a mostrar sus trabajos a través de páginas web personales, formato de difusión en auge en ese entonces. En lugar de buscar publicarlos en revistas en soporte papel, los llamados essay-toons, sympathy toons, o Internet toons, escaparon a la presión de las reglas de la producción impresa pudiendo diseñar viñetas libremente con amplios márgenes con el solo requerimiento de desplazamiento para su lectura. En los 90 los gastos de producción y comercialización en la red no eran tan altos como lo era para la publicación en revistas en papel. Es por esto que muchos artistas jóvenes se han aprovechado de las tecnologías que ofrece la red ya que estas son relativamente baratas, más accesibles y más “libres”, sin necesidad de tener que pasar por la aprobación del complejo sistema editorial. La red constituye un dominio específico que ofrece oportunidades para diversas prácticas: comunicación y “redes artísticas” sin la mediación de terceros.

Si bien este es un fenómeno reciente, ya lleva un par de décadas desarrollándose. Por lo tanto, podemos pensar la evolución del fenómeno webtoons en varias etapas. Hasta el momento podríamos organizar los distintos estadíos de crecimiento en tres generaciones.

a. La evolución histórica del fenómeno webtoons

Este texto sigue la idea desarrollada por Jin en Construction of digital Korea: the evolution of new communication technologies in the 21st century, quien declara que el primer momento de desarrollo podría estar representado por autores publicando material en sus sitios personales, la segunda etapa por el momento en que los webtoons pasaron a publicarse en portales de Internet y una tercera que comenzó con la introducción y el crecimiento de los teléfonos inteligentes.

La primera generación de webtoons comenzó como diarios de imágenes en páginas personales. Los autores dibujaron sus diarios ilustrados en su propia página personal, y cuando se hicieron populares, los visitantes comenzaron a escribir comentarios o mensajes teniendo una participación activa. Esto significó que los fanáticos de los webtoons no solo disfrutaron el contenido, sino que también lo escribieron, modificaron y distribuyeron.

La segunda generación fue el comienzo del auge de los webtoonsy llegó a Corea a principios del siglo XXI. Daum que es el segundo portal de Internet más grande luego de Naver, creó un portal de webtoons en 2003: https://webtoon.daum.net. El propio Naver le siguió los pasos en junio del 2004, abriendo el suyo: https://comic.naver.com. Es por esta razón que la segunda generación de webtoons comenzó a desarrollarse más comercialmente, ya que los dibujantes entonces pudieron actualizar sus trabajos en estos grandes portales web y, a la vez, recibir una paga por ellos.

En los últimos años, caracterizando a la tercera generación, el webtoon ha sido especialmente popular por la implementación de las tecnologías avanzadas y la utilización de teléfonos inteligentes, que permiten la combinación de diferentes medios, como el uso de objetos reales, los gráficos, la fotografía fija y la animación.

Si bien en Corea del Sur los webtoons se encuentran claramente identificados, en el mercado internacional del cómic se los piensan como un producto “nuevo”. Muchas veces sucede que al recibir el nombre de cómics digitales o cómics online algunos lectores imaginan que se trata de los mismos cómics tradicionales que son digitalizados en formatos .pdf, .jpg u otros. Esta confusión se debe también a que varios trabajos actuales, más allá de su soporte digital, siguen copiando características de un medio que ya no es apropiado para la computadora de escritorio o el celular. Sin cambiar su esencia, los webtoons llegaron para romper con estos esquemas tradicionales y traer cambios radicales en su forma de lectura, comprensión, participación, disponibilidad y acceso, lo que termina repercutiendo en otros aspectos como la manera de disfrutar las historietas. A continuación, se detallan algunas de sus particularidades.

b. Características físicas de los webtoons

Una diferencia clara que se puede encontrar entre los actuales webtoons y los tradicionales manhwa es la utilización del color.

Es importante señalar que, en un nivel económico, sería excepcionalmente laborioso y costoso producir manhwa de impresión de color; la ilustración y el software gráfico han eliminado muchas de las limitaciones de la producción de trabajo en color, y la plataforma en línea ofrece un modo de difusión más fácil y menos costoso. (Bae, 2017).

Pero los webtoons se distinguen no solo por el color o el idioma, que inicialmente fue solo el coreano, sino por la forma de producción donde se aprovecha el uso del formato web y las diferentes herramientas digitales existentes para modificar su presentación. Estas historietas se muestran en un formato de tira larga para leer hacia abajo, mediante el desplazamiento vertical, que proporciona una mayor comodidad para ser leído mediante un dispositivo móvil[1]. También se le agregaron otros elementos, que fueron posibles gracias a la incorporación de los estándares necesarios para el uso del HTML5, tales como efectos de sonido, imágenes en movimiento, efectos visuales y de sonido multimedia, animación flash, animación 3D y sonido para que los lectores puedan tener una experiencia más vívida al leer el webtoon.

Este tipo de disposición y organización de la información y secuencias proporcionan lo que McCloud (2000) llamó en su libro Reinventar el cómic un lienzo infinito que puede leerse en scroll. Además, la inserción de funciones multimediales ayuda a los lectores de webtoon a comprender la historia rápidamente, estimular sus sentidos y crear en ellos una sensación similar a ver una película corta (Bae, 2017; Jin, 2015; Jin, 2017). Pero, a la vez, concordamos con Bae cuando sostiene que, pese a estos cambios, los webtoons son usados como una manera aceptable de pasar el rato, de igual manera que lo eran los manhwas (p. 82).

El caso de Webtoon/LINE

En el año 2004, NAVER, la mayor compañía de Internet y propietaria del principal portal web de búsqueda de Corea del Sur, junto con Kim Jun Koo lanzaron la página web/aplicación para celulares NAVER 만화: https://comic.naver.com/webtoon/weekday.nhn.

Tan solo diez años después, una sub-compañía de NAVER, LINE, dedicada a desarrollar aplicaciones web y servicios de Internet produce la primera aplicación para webtoons en inglés: https://www.webtoons.com/en/. Su alcance es mundial al publicar contenidos producidos en inglés desde el inicio, pero, además, Webtoon/LINE es el sitio en donde se publican de forma oficial los exitosos webtoons coreanos con su traducción legal. Entre los más conocidos figuran Noblesse, Tower of God, God Of High School, Cheese in the Trap, y Girls of the Wild’s. Y continuando con su desarrollo y búsqueda de ampliación de mercados, desde hace unos años, Naver habilitó un portal específico para traducciones oficiales a otros idiomas. En la actualidad, año 2018, ya son 30 los idiomas que figuran en su página, incluyendo español, griego, japonés, turco, chino, hindú, alemán y francés.

Toda esta complejización del universo de la producción y difusión de los webtoons es reflejo de la demanda en la sociedad de consumo por este tipo de productos culturales. La manera en la que Internet repercutió en la vida de las personas ha permitido un acceso fácil e inmediato a un sinfín de contenidos digitales. Y la forma en que estos lectores responden de manera activa ha sido el marco en que los portales y aplicaciones para webtoons han venido instalándose en la cotidianeidad (Kim, et al., 2016).

Webtoon/LINE provee un portal de acceso gratuito donde los autores pueden subir directamente sus trabajos, sus derechos de autor son respetados y, a su vez, son compensados por su trabajo. Esta compensación en su totalidad se produce mediante varios factores, entre ellos el más interesante es el crowdfunding (financiación colectiva). Para poder realizarlo la empresa Naver se asoció a Patreon, servicio que permite a los lectores brindar apoyo a los webtoons mediante una colaboración financiera. El objetivo principal de esta forma de contribución es el de poder convertir a los fans en patrocinadores que puedan participar en el crecimiento y apoyo a sus autores favoritos.

Si bien el monto económico dado a los artistas varía según el creador, la experiencia, el número de páginas que publican y en la región que están trabajando, todos los trabajos siempre reciben remuneración.

Webtoon/LINE proporciona no solo un espacio virtual en donde se pueden subir y leer cómics, también ha mantenido una idea originada en la época de los blogs personales: la del diálogo y participación de los lectores a través de comentarios. Desarrollaremos este punto más adelante cuando hablemos de los webtoons y su impacto social.

Webtoons: su desarrollo y alcance internacional

Anteriormente se referenció a los webtoons como un producto cultural de la Oleada Coreana, sin embargo, no puede entenderse a las industrias culturales sin ubicarlas histórica y estructuralmente en el contexto nacional e internacional en el que operan. Por lo cual se realizará una explicación sobre el contexto internacional y nacional en el que se desarrollaron.

a. Contexto internacional

La globalización permite que prácticamente todos se encuentren interconectados, gracias a los adelantos tecnológicos. El mundo contemporáneo se encuentra profusamente relacionado por enmarañadas redes y flujos de comercio, de transacciones financieras, de información y cultura. Un factor contribuyente al reinado de tales urdimbres ha sido el vertiginoso florecimiento de las avanzadas tecnologías de información y comunicación (Sánchez Ruiz, 2002).

Ahora bien, toda esta exposición a la influencia exterior que se da gracias a la globalización claramente afecta la industria cultural local. Esta influencia se ve reflejada en el proceso mediante el cual una sociedad local acepta la globalización y crea una nueva cultura local original. Proceso al que se le llama glocalización, “se trata de esta coexistencia contradictoria y complementaria de las tendencias hacia la universalización y la particularización, y hacia la homogeneización y la heterogeneización” (Sánchez Ruiz, 2002).

La Ola Coreana puede considerarse un caso ejemplar de cultura glocal. Dado que mezcla hábilmente los valores occidentales y asiáticos en productos culturales, presentando una “Visión de la modernización” y valores universales como el amor puro y la importancia de la familia en maneras características de Corea (Jang y Song, 2017).

Los webtoons coreanos, producidos y consumidos a través de sitios web de portales y aplicaciones móviles en el mundo, surgieron en el contexto de las características socioculturales de Corea. Volvamos un poco atrás en la historia, ¿cuáles son las características de este contexto nacional coreano?

b. Contexto nacional coreano

Lynn en su artículo “Korean Webtoons: Explaining Growth” (2016) expone cuatro factores principales que colaboraron al desarrollo y expansión de los webtoons como fenómeno, que retomaremos en esta exposición. En primer lugar, se ha de tener en cuenta la infraestructura digital en forma de difusión y velocidad de Internet de banda ancha y la difusión de teléfonos inteligentes que produjeron las condiciones necesarias para el crecimiento de los webtoons.

Para que Corea pudiese alcanzar un crecimiento digital se han identificado tres elementos principales: políticas gubernamentales favorables, competencia entre la empresa de Tecnologías de Comunicación de Información y consumidores entusiastas como usuarios. Puede suceder que este último punto no sea muy estimado pero es imperativo entender que el crecimiento incipiente de la tecnología digital se ha hecho posible en parte debido a la rápida adopción y uso de estas tecnologías de vanguardia por parte de muchos coreanos, para los cuales el uso de varias tecnologías digitales nuevas implica la creación de redes digitales en conjunto, no individualmente, para que trabajen, jueguen e incluso compartan eventos sociales y políticos a través de estas tecnologías digitales (Jin, 2017: 722). Si bien queda claro que las nuevas tecnologías tuvieron un papel clave en el rápido avance y desarrollo de los webtoons, estas no fueron el único motivo para su crecimiento.

En segundo lugar, el modelo comercial de producción y distribución de la cultura se ha beneficiado de una intensa competencia interna, lo que ha llevado a innovaciones constantes en la narración transmedia o conocido también como OMSU (One Source Multiple Uses). Esto significa que un webtoon es insumo para la producción de otros productos culturales tales como k-dramas y películas. Gracias a la incorporación de tecnologías digitales y móviles, se han dispersado los riesgos y centralizado las operaciones para abaratar los costos operativos en la creación de nuevos productos.

En tercer lugar, se han de tener en cuenta las políticas gubernamentales, que han ayudado, de forma secundaria pero constante a fomentar el crecimiento de webtoons a través de cursos y programas para los artistas, programas de subsidios e inversión en infraestructura relacionada a las nuevas tecnologías comunicacionales. Sin embargo, gran parte de la innovación y el crecimiento sigue sido fomentado por el sector privado.

En cuarto lugar, el talento de los autores y artistas individuales sigue siendo crucial para el éxito de cualquier título de webtoon. Las encuestas indican que contar historias fascinantes y obras de arte cautivadoras siguen siendo los principales atractivos para los lectores.

Webtoons y su impacto social

A través del tiempo se han desarrollado muchos prejuicios sobre los cómics y si tienen o no calidad literaria, ya que este género puede ser considerado como “marginal, bastardo, superficial e infantil” (Coscarelli, 2009). Sin embargo esta visión ya ha sido bastante mitigada por algunas piezas que han ganado títulos de alto reconocimiento literario en Occidente[2]. Lo importante aquí es si el impacto de los webtoons en sus lectores/consumidores es o no significativo.

Debemos considerar también que en Corea se los suele incluir dentro de los productos snack culture, lo cual hace referencia a las obras culturales consumidas rápidamente y en poco tiempo en lugar de dedicárseles a una lectura profunda. Es cierto que sus diseñadores los pensaron para ser leídos en cualquier momento y lugar: desde colas de supermercado hasta pasar el tiempo mientras se viaja al trabajo o a la universidad o bien como última acción antes de irnos a dormir. Sí, son de fácil y rápida lectura.

Si bien todo esto es cierto también hay otros puntos a tener en cuenta: la inmensa cantidad de seguidores que los webtoons tienen alrededor del mundo. La popularidad de un webtoon es medida por la cantidad de visitas por episodio y por el número de “me gusta” que le asignan los lectores. Sin embargo, hay una tercera forma de medir el éxito y es a través del tipo de comentarios que van dejando los lectores en cada capítulo de la historia. Muchos webtoons, sin importar su género, propician reflexiones entre quienes comparten la lectura y este feedback es registrado por toda la comunidad. Podemos decir que, como cualquier otra forma de arte, las historietas en línea contribuyen a analizar como se ve a sí misma una sociedad generando un lugar para el diálogo y comunicación entre los mismos lectores e inclusive los autores de los webtoons, generando así un feedback de mucha importancia tanto para los autores como para la sociedad.

En el transcurso de la producción, difusión y lectura de los webtoons se observan claras interacciones entre los productores y consumidores. El surgimiento de una sociedad en red global y sus consecuencias socioculturales, como el empoderamiento individual, la inteligencia colectiva y las comunicaciones bidireccionales crean las condiciones para elaboración interactiva de webtoons (Jang y Song, 2017). Existen varias obras que han estimulado e inducido a comunicaciones positivas entre las personas. Muchos webtoons invitaron a la reflexión en la sociedad coreana sobre problemas comunes como el cyberbulling, el suicidio juvenil, el desempleo, las relaciones jerárquicas dentro de la sociedad (Awl de Choi Gyu-Seok, Lookism de Taejoon Park, The sound of your heart de Cho Seok, entre otros.) La posibilidad de dejar comentarios/opiniones al final de cada capítulo, permitió a los lectores dejar “su propia huella”, cambiando el rol de un lector pasivo a uno activo. Un lector que expresa sus pensamientos, creencias y preocupaciones; todo esto hace que se cree un vínculo de familiaridad, que hace que aumente la “fama” de los webtoons. El producto de entretenimiento se transforma en espacio de reflexión sobre problemas sociales actuales.

Es decir, concordamos con Sánchez cuando nos recuerda que los productos culturales

… son bienes simbólicos portadores de propuestas de sentido sobre el mundo que nos rodea; constituyen abierta o veladamente, directa o indirectamente, propuestas de definición sobre quiénes somos; los contenidos simbólicos de los productos culturales proponen patrones estéticos; proponen pautas éticas y contribuyen a configurar la moral social prevaleciente; modelos de comportamiento y de convivencia. Estos bienes simbólicos proponen representaciones e identificaciones. (Sánchez Ruiz, 2002: 40).

Sin dudas, los webtoons y su impacto concuerdan con esta afirmación.

Las piezas que describen situaciones de la realidad cotidiana, mostrando los problemas sociales donde las personas se sienten reflejadas en las vivencias que atraviesan los personajes, no son solo los que tienen más “éxito” sino también las que generan un mayor grado de reflexión y expresión en los comentarios de sus lectores.

Conclusiones

Durante el transcurso del escrito pudimos observar la clara intervención que tuvieron las nuevas tecnologías junto con la implementación de distintas aplicaciones web y la influencia de la globalización para dar como resultado el fenómeno de los webtoons en Corea y en todo el mundo.

Los webtoons son cómics en línea con particularidades que facilitan su lectura y comprensión en dispositivos electrónicos. También permiten una mayor participación por parte de los lectores, que ahora cuentan con un rol más activo, donde dan sus opiniones. Se genera así un un ciclo de retroalimentación entre ellos, los artistas y la sociedad de la red.

Según lo explicado up supra pudimos observar las cuatro variables necesarias en Corea –alto desarrollo tecnológico, un modelo de negocios competitivo, apoyo estatal desde políticas gubernamentales de fomento y presencia de artistas talentosos deseosos de participar– que posibilitaron el desarrollo y difusión de estos productos culturales siendo casi una consecuencia natural su expansión en el resto del mundo. Si hubo algo que quedó claro a través del análisis realizado es que los webtoons son más que una forma combinada de imágenes y texto para quienes los leen. El lector de webtoons siempre está decodificando el significado que el artista de webtoon transmite en su obra y conectándolo con sus propias experiencias de vida.

Este trabajo no fue más que una mera introducción a una temática que tiene muchas aristas para investigar. De ahí que surjan más preguntas relacionadas a este nuevo tipo de producto cultural: ¿Qué influencia tiene en el exterior? ¿Qué respuestas se generan con estas distintas formas de lectura? ¿Cómo se relacionan los webtoons con nuestro país, la Argentina? ¿Cuál es su real impacto aquí? ¿Quiénes los leen, teniendo en cuenta que nuestro idioma nativo es el español? Estas son preguntas que nos proponemos seguir investigando en un próximo estudio.

Referencias bibliográficas

Acuña, K. (2016). Millions in Korea are obsessed with these revolutionary comics – now they are going global. Business Insider. Recuperado de https://bit.ly/2nS5NNK.

Bae, K. Y. (2017) “From underground to the palm of your hand: The spatiality and cultural practice of South Korean webtoons”. East Asian Journal of Popular Culture, (3): 1. Recuperado de https://bit.ly/2nYuNCR.

Borges De Castilho, V. (2016). “Hallyu y sus productos culturales: conociendo la sociedad contemporánea de corea. La península coreana entre desarrollos y tensiones”. X Congreso Nacional de Estudios Coreanos. Universidad Nacional de Córdoba Argentina. Recuperado de https://bit.ly/2moa3UU.

Choi, J. (2016). “Awl is piercing me and society”: Webtoon as a Popular Adult Education Tool in South Korea. Proceedings of the 8th Asian Diaspora Adult Education Pre-conference. Charlotte, NC.

Coscarelli, A. (2009). La historieta como recurso didáctico en la enseñanza de ELE. Puertas Abiertas, (5). Recuperado de https://bit.ly/1J1ocvv.

Iadevito, P. (2014) “El consumo del K-Pop en Buenos Aires”. En VIII Jornadas de Sociología de la UNLP, 3 al 5 de diciembre de 2014, Ensenada, Argentina. Recuperado de https://bit.ly/2mYiw1s.

Jacobo, I. (2011). “Historietas 2.0: nuevas formas de producir y consumir historietas”, en Bianchi, Marta Pilar y Sandoval, Luis Ricardo (eds.), Jornadas Patagónicas de estudios sociales sobre Internet y tecnologías de la comunicación, 1a ed., Comodoro Rivadavia, Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco.

Jang W. y Song J. E. (2017). “Webtoon as a New Korean Wave in the Process of Glocalization”. Kritika Kultura 29: 168-187. Recuperado de https://bit.ly/2n6vUAo.

Jin D. Y. (2015). “Digital convergence of Korea’s webtoons: transmedia storytelling”, Communication Research and Practice, 1 (3), 193-209, DOI: 10.1080/22041451.2015.1079150

Jin, D. Y. (2017). “Construction of digital Korea: the evolution of new communication technologies in the 21st century”. Media, Culture & Society, 39(5) 715-726. Recuperado de https://bit.ly/2nZvNGT.

Kim, M. B.; Kwon, B. J.; Lee, S. H.; Gim, G. Y. y Kim, J. B. (2016). “A Study of the Effects of Webtoon Contents and Cooperative Characteristics on Open Collaboration Platform Usage”. International Journal of Software Engineering and Its Applications, 10(9), 51-64. Recuperado de https://bit.ly/2n6xceI.

McCloud, S. (2000). Reinventar el cómic: La revolución de una forma artística gracias a la imaginación y la tecnología. Madrid: Planeta.

MacDonald, H. (2016). LINE Webtoon and Patreon team up to invest up to $3,600,000 in webcomics. Recuperado de https://bit.ly/2nRH9Ng.

Martin, C. (2017). “With, Against or Beyond Print? Digital Comics in Search of a Specific Status”. The Comics Grid: Journal of Comics Scholarship, 7(1), 1-16. Recuperado de DOI: https://bit.ly/2n6yRks.

Lim, H. (2017). Scoping and Introducing Methodology – South Korean Webtoons: how they are addressing the needs for Korean youth. Recuperado de https://bit.ly/2n9b2sf.

Mendioroz Suarez, M. J. (2016). “El patrimonio cultural material coreano en los museos de C.A.B.A.”. X Congreso Nacional de Estudios Coreanos, octubre de 2016, Universidad Nacional de Córdoba, Argentina. Recuperado de https://bit.ly/2moa3UU.

Lynn, H. G. (2016). Korean Webtoons: Explaining Growth. Informe anual del Centro Coreano de Investigación, 16, 1-14. Recuperado de https://bit.ly/2nYBW69.

Sánchez Ruiz, E. E. (2002). “Globalización e industrias culturales: dialéctica de la mundialización”. Oficios Terrestres, 27-40. Recuperado de https://bit.ly/2mjX4Dz.

Torres Simón, E. “Otras opciones con identidad propia: el Manhwa coreano”. Puertas a la lectura, 24, 146-159. Recuperado de https://bit.ly/2oDWGke.

Webtoon (Productor). (2016). LINE WEBTOON Discover. Recuperado de https://bit.ly/2mYqg3w.


  1. En una entrevista realizada al creador de la plataforma Webtoon, el mismo mencionó que, como creador y transmisor de contenido online, pensó en cómo otros desarrolladores o usuarios iban a consumir el contenido. Y al notar un vacío en la industria de cómics de un formato que se adaptara más apropiadamente a los nuevos entornos digitales comenzó a fomentar la idea de desarrollar comics online que permitieran continuar conociendo la historia sin tener que cliquear en la imagen para llegar a la próxima pantalla, ahora solo habría que desplazarse con el mouse para poder seguir leyendo el webtoon, resultando en un modelo atractivo y de mayor comodidad para los lectores (Acuña, 2001).
  2. Obras como Maus de Art Spiegelman han llegado a ganar el Premio Pulitzer (1992) y muchos trabajos terminan siendo legitimados con sus propias exposiciones en galerías de arte o museos. En nuestro país el artista Rep exhibió su obra en el Museo Nacional de Bellas Artes en 2014.


Deja un comentario