Otras publicaciones:

9789877230024-frontcover

DT_Chartier_Burucua_13x20_OK-final

Otras publicaciones:

9789877230758-frontcover

12-3864t

4 La política exterior en el Este Asiático en la era Trump

Lucas Erbin (UAI-GEAP/Yonsei University)

Introducción

Desde el ascenso al poder del mandatario Donald Trump en EUA, el escenario internacional ha cambiado de manera drástica. Para bien o para mal, las acciones de Trump han dado que hablar, no solo por su discurso confuso a la hora de expresar sus posturas u opiniones, pero más que nada en su accionar o hasta a veces su falta de acción. La llegada de Trump al poder ha sido recibida por todo el mundo con un grado de confusión; su postura republicana, resultado del clásico bipartidismo estadounidense es más que clara, en contraparte con las acciones y discursos de su predecesor Barack Obama. Después de 8 años de un gobierno “demócrata” el cambio por un gobierno republicano y las decisiones tomadas en apenas un año de su gobierno han generado cambios a una escala internacional que dejan mucho a la interpretación de los hechos.

Por interpretación haremos referencia a los resultados de las decisiones y acciones de Washington. Como las mismas o falta de acciones han no solo llevado a Estados Unidos por un camino diferente, sino como los demás países han reaccionado y llevado a cabo un accionar propio. Fuere para solucionar un problema, responder a un discurso confuso o un acto bilateral entre los mismos, estas han llevado a una serie de eventos de gran peso.

Eventos de gran magnitud, como Estados Unidos saliendo del acuerdo del Pacífico. Su reciente comentario sobre volver a ser parte del acuerdo siempre y cuando se reescriban condiciones favorables a Estados Unidos. Sus fuertes comentarios y accionar sobre Corea del Norte, que alimentaron la escalada de tensiones hasta su repentino acercamiento y diálogo, entre otros. Eventos y decisiones que hasta el día de la fecha podrían marcar un antes y un después en el escenario regional del Nordeste Asiático. Primero realizaremos un breve recorrido histórico, donde asentaremos las bases de las teorías políticas a tratar y a los términos que caracterizan a los países. El realismo, la autonomía, el centro y la periferia son términos que usaremos recurrentemente a la hora de referirnos a estos países para comprender su status de poder tanto político como económico.

El realismo, centro, periferia y autonomía

Partiendo desde las bases de las teorías de las relaciones internacionales es difícil poder salir de los planteos generales que suponen la teoría del realismo. Si bien se puede llegar a argumentar que en términos modernos, el realismo es una postura de un período de guerra, la realidad está muy lejos de la misma dado que hasta el día de hoy los lineamientos generales del realismo siguen vigentes.

Dando por sentado el auge económico de los países, demás está decir el predominio del capitalismo como sistema económico mundial. Este toma su relevancia y solidifica su predominio a partir de la primera revolución industrial. Dejando a la cabeza a los países europeos en el siglo XVIII y marcando las diferencias económicas que aún rigen hasta el día de hoy. La división internacional de trabajo marcó un antes y un después en las concepciones del Estado como las conocemos, el auge y caída de los países que lograron obtener o mantener una postura dominante y aquellos que no pudieron adaptarse a las reglas del escenario internacional.

Cuando nos referimos a Estado, debemos hacer un breve análisis sobre este término, para saber cuáles son los elementos que lo hacen como es y a su vez los factores que lo hacen cambiar. Para comenzar haremos referencia a Wallerstein en su construcción de los Sistemas Mundos, los cuales sientan las bases del realismo y la autonomía. Wallerstein en sus escritos explica que los Sistemas Mundos son sistemas sociales, los cuales a través de una construcción social y recíproca delimitan fronteras, reglas, jerarquías y términos de convivencia, una forma básica del sistema que es el Estado. A su vez, trata uno de los factores más importantes de dicho sistema, que son los grupos de tensión, choque y contención, estos grupos son los que le dan diversidad, formación y desarrollo a este sistema. Sin embargo, enfatiza que los Sistemas Mundo tienen un desarrollo similar a un organismo, donde sus partes cambian para adaptarse a la situación, mientras que otras permanecen estables marcando el ritmo original. Esto último es una interpretación propia sobre la misma definición de Wallerstein. No obstante, es fácil comprender a que se refiere, los Sistemas Mundo son desde un punto personal la misma definición y concepción del sistema estatal.

Con esta idea del Sistema Mundo y la funcionalidad del Estado, podemos avanzar sobre el tema que centra las bases de las relaciones entre los Estados. Para hablar del realismo, necesitamos aclarar cuáles son los diferentes actores, es decir los diferentes tipos de Estado que existen en base a la concepción realista. Esta son los status económicos que los diferentes países han alcanzado en su historia y tiempo de vida. Volviendo sobre Wallerstein, existen dos tipos de status económicos, los paises del centro y los de la periferia.

  • Centrales: Son aquellos países que lograron mantener y monopolizar los procesos de producción.

En otras palabras, son los países que lograron avanzar y desarrollarse de manera exponencial y que se beneficiaron en la división internacional de trabajo. Los países que intercambian productos de valor agregado a un gran precio a cambio de materias primas.

  • Periféricos: Son los países que no han logrado un alto nivel tecnológico y se encuentran en la producción de materias primas para su intercambio.

A diferencia de los países del centro, estos se caracterizan por quedar del lado de la producción de materias primas. Lo cual supone una fuerte desventaja a la hora de comerciar con los países del centro.

Sin embargo existe una tercera categoría que no se había contemplado durante los tiempos de Wallerstein, esta es:

  • Semiperiferia: Existe en ambos extremos del centro y la periferia, aquellos Estados que han polarizado su producción en ambos frentes.

Con estas definiciones ligadas al desarrollo económico, podemos introducir a este esquema a Carlos Escude, donde se agrega el rol y poder político de estos Estados además de su desarrollo económico. Escude menciona cómo los estados del Centro no solo tienen el capital, sino que a su vez ostentan y definen las reglas del juego. Es decir, en lo que refiere a división de trabajo y el estado de los países en el escenario internacional, el centro tiene un rol fundamental en la toma de decisiones y estas afectan gravemente a los países de la periferia y la semiperiferia. Dado que estos últimos no son partícipes de la creación de dichas reglas, se ven afectados por las mismas.

Al concepto de autonomía lo trataremos en base a los escritos de Escude y Carlos Puig. Según Puig hay dos definiciones de autonomía, siendo estas la heterodoxa y la autonomía absoluta. La heterodoxa parte de la base donde un país tiene libertad hasta el límite que reconoce que se la ha impuesto por los países del centro. Es decir que, si bien un Estado con autonomía heterodoxa tiene su propia agenda y planes, esta siempre reconocerá a un poder mayor que marca las reglas del juego.

La autonomía absoluta como tal es la máxima capacidad de los Estados para llevar a cabo acciones dentro de su capacidad, tanto política, como económica y militar, dentro de sus límites. Estos límites hacen referencia a la soberanía y su territorio, como los límites tanto del poder político y económico que poseen estos países en relación a sus vecinos en el escenario internacional.

Por otro lado, Escude alude a la autonomía, pero no en fines políticos, sino en fines absolutamente económicos. La autonomía debe enfocarse en el beneficio económico de la nación, que las acciones llevadas a cabo beneficien el crecimiento y desarrollo del país. Pero al mismo tiempo, que este no entre en conflicto, que no se oponga a los países del centro dado que el mismo podría causarle problemas para el desarrollo deseado. “La autonomía se mide en los costos relativos y de saber hacer uso de la libertad de acción” (Escudé 1992, 45).

America First

Es el nombre de la campaña del presidente Trump. Como bien dice su nombre, es anteponer las necesidades de EUA primero, ante todo, sobre todos. De entre todos los puntos y objetivos presentados por su campaña, haremos hincapié en aquellos que se enfocan en la política exterior norteamericana.

Uno de los puntos centrales a tener en cuenta de la nueva agenda de Washington es el término Peace through strenght (“Paz a través de la fuerza”). El término hace alusión a remodernizar y reforzar las fuerzas armadas estadounidenses, una nueva campaña de actualización nuclear y defensa balística para la nación.

Esta actualización balística se traduce en la actualización de los misiles intercontinentales llamados Minute Men al igual que el Terminal High Altitude Air Defense o Sistema de defensa aéreo de gran altura (THAAD por sus siglas en inglés). El THAAD es un sistema balístico de defensa de alto nivel técnico, diseñado con el fin de interceptar misiles a grandes alturas, sin importar qué tipo y especialmente los de capacidad nuclear.

La importancia de este sistema de misiles no es simplemente su valor como armamento, sino su despliegue estratégico a lo largo del mundo. Siguiendo las políticas planteadas por EUA posteriores a la Segunda Guerra Mundial, la OTAN ha sido equipada con estos misiles, los cuales están desplegados a lo largo de fronteras estratégicas en Europa. Esto supone un escudo de misiles que podrían interceptar cualquier tipo de amenaza. Siendo la amenaza una posible agresión por parte de Rusia, como también China, en cierta medida.

Enfocándonos en la península coreana, durante el año 2017 el despliegue de los misiles THAAD generó gran conmoción. Desde lo social a lo político, Corea del Sur se encontraba en un momento de gran caos político. Mientras la expresidenta Park trataba por varias medidas llevar a cabo una defensa frente a graves pruebas de corrupción dentro de su gabinete, favoritismo y enriquecimiento ilícito; Corea del Norte retomaba las pruebas de misiles intercontinentales y su programa nuclear[1].

Mientras las pruebas balísticas crecían en número, su éxito también se expandía dado los resultados vistos por el alcance de los misiles de Pyongyang[2]. Washington respondió a estas pruebas llevando a cabo ciertas maniobras como muestra de poder, tales como movilizar parte de la flota del Pacífico hacia aguas cercanas a Corea del Sur. Mientras que en ejercicios conjuntos, tanto Corea del Sur como Estados Unidos llevaron a cabo pruebas no solo de misiles o de juegos militares, sino que se registró el vuelo de gran cantidad de aeronaves hacia la frontera[3].

Washington logró parcialmente desplegar el sistema de misiles THAAD en ciertos puntos clave de Corea del Sur. Esto no solo causó el rencor de la población local, sino también la internacional, dado que el sistema THAAD además de ser una defensa contiene un sistema de radar de gran precisión y alcance. Las críticas por parte de China y Rusia no se hicieron esperar, estos misiles con el fin de protegerse de las amenazas de Kim eran una excusa para tener una fuerte vigilancia tanto en territorio chino como ruso.

Desde un punto de vista personal, el sistema de misiles THAAD y su despliegue es lógico, especialmente en una situación donde las pruebas de misiles se hacían tan frecuentes es comprensible tener semejante arma. Sin embargo, se vuelven a presentar los motivos ulteriores de dichas armas. Por un lado, está la defensa de Corea del Sur ante una posible acción del Norte, pero por el otro lado esos misiles cubrirían por completo la costa oeste estadounidense en su totalidad. Lo cual no es un dato menor a tener en cuenta, dado que para noviembre del 2017, la última prueba balística logró medir su alcance sobre todo Estados Unidos.

No fue hasta la Asunción del nuevo presidente Moon en Seúl, quien debió tomar parte en el asunto, que se puso un alto en el despliegue de los misiles, que estaban siendo llevados a cabo durante el caos político y la transición del gobierno de Park[4]. Esto se da en un clima de tensión e incertidumbre, dado que Seúl por años ha llevado una política exterior de acercamiento en ciertos aspectos políticos con China, dado su rol vital para la mediación y negociación con Pyongyang. De manera indirecta, China había llevado a cabo un bloqueo comercial no oficial hacia Corea del Sur por estos misiles. Se llevó a cabo un boicot de comercios, la compra de medios audiovisuales y uno de los conglomerados comerciales surcoreanos de gran peso, Lotte, sufrió el cierre de sus comercios a lo largo de China[5].

Ese boicoteo fue un golpe muy bajo para la economía surcoreana. Si bien Seúl tiene sus aliados comerciales en Estados Unidos y Japón, con el expansivo crecimiento económico de China, este se ha convertido en el socio comercial de mayor valor para Seúl. Esta relación que no solo es política sino que es económica. Es un tema delicado que debió tratarse de inmediato para evitar mayores repercusiones. Esto, desde un punto de vista propio, es un resultado de las políticas de America First. Este acto bilateral entre Washington-Seúl durante el período de transición de poder pone en evidencia parte de los motivos para mantener cierto statu quo en la región.

El Tratado Trans Pacífico (TTP)

Llamado TTP tiene su origen en el año 2005 donde Brunei, Chile, Nueva Zelanda y Singapur se reunieron para una discusión de un posible tratado de libre comercio, el cual supondría una gran inversión pero a su vez la apertura de nuevos mercados y oportunidades entre sus economías. Desde el 2005 hasta el año 2016 se sumaron más países a un total de doce Estados firmantes, entre ellos, Estados Unidos, el cual impulso de gran manera el acuerdo trayendo consigo a Japón y luego a Corea del Sur, el cual mostró interés. Sin embargo, la firma por parte de Washington nunca fue ratificada por su congreso, por ende el tratado nunca llegó a entrar en vigor.

Su debate se expandió, pero no fue hasta el 23 de junio del 2017, con el ascenso de Trump en la Casa Blanca, haciendo honor a su promesa durante la campaña, que EUA se retiraría del TTP, dejando a este en un estado de confusión, dado que uno de sus mayores impulsores se había retractado. Esta decisión por parte de Trump vuelve a responder a su campaña de America First, diciendo que dicho tratado supondría un gran golpe a la economía y sería un obstáculo para su plan de ratificar empresas en suelo americano y recuperar los empleos[6].

El acuerdo no murió con la decisión de Trump, sino que al igual que en su origen, los países firmantes continuaron las negociaciones. Ahora el TPP se llamaría CP TTP, agregando los términos Comprensivo y Progresivo a las siglas. La importancia de este nuevo acuerdo recae en que estos países firmantes suponen el 13,4% del comercio internacional, un número que escala a $13,5 trillones de dólares[7]. Lo importante de este nuevo tratado no solo es su continuación, sino que removieron casi en su totalidad las condiciones que Washington pretendía sobre la misma, la cual le permitía tener su cuota de venta a la hora de regular la entrada y salida de los productos.

Las acciones de America First no solo se remontan al TPP sino que también circulan alrededor de su mayor competidor. Haciendo un análisis propio, Trump pretende que a través de su agenda pueda reconstruir gran parte de las industrias americanas que hoy día se encuentran en la ruina. Chicago, en su momento el corazón de la industria automotriz, hoy en día es un recuerdo y hasta una ciudad fantasma, si se la puede llamar así. Esto es resultado de varios factores, si bien se le atribuye en gran escala a la entrada de autos asiáticos, especialmente autos coreanos y japoneses, como Hyundai, Kia y Daewoo. La realidad muestra los cambios y los resultados de las economías, su prosperidad y el gasto de la población. La razón por la que los autos asiáticos son más compactos y menos lujosos que los clásicos American Muscle se centra en el gasto que sugieren dichos vehículos. Desde su mantenimiento hasta consumo de combustible, el gasto asciende a un nivel muy alto, especialmente en Estados Unidos –cuyo sueldo básico ronda entre los 7-12$ dólares la hora–. Los gastos básicos se incrementan, obligando a la población a tomar medidas más austeras[8].

Ahora hagamos una comparación, los bienes no son los únicos productos homogéneos para el comercio. El trabajo y la mano de obra también son bienes de consumo industrial. La paradoja de Leontieff explica que los países más industrializados tienen a su disposición una oferta de mano de obra calificada mucho mayor que otros países menos desarrollados[9]. Como mencionamos antes en EUA, un sueldo básico ronda entre los 7-12$ dólares la hora. Mientras que en China el salario básico más alto para un empleado equivale a 16 RMB Yuanes, lo cual a una conversión nos da como resultado un total de 2,5 dólares[10].

La diferencia en base al costo es clara, un empleado en China supone un costo mucho menor que en un empleado en Estados Unios, esto sin mencionar las cargas sociales que ambos países regulan sobre sus empleados, condiciones laborales, controles y tarifas que los productos obtendrán viendo el país de origen de su producción. Lo cual en ojos de cualquier inversionista o empresario hace que movilizar su producción hacia China sea una idea lógica. Si bien esta comparación puede resultar muy básica, es en términos generales como permite comprender la dificultad del proyecto America First de Trump. Si a esto le sumamos retirarse del TPP, lo cual bajo ciertas circunstancias permitiría a EUA expandir sus mercados, no deja un buen prospecto ante los ojos de los empresarios.

Vientos de cambio

Para finales del 2017 la tensión de Corea del Norte parecía alcanzar un punto de ebullición. Como bien mencionamos, el lanzamiento de un misil con capacidad intercontinental, sumado a los cruces mediáticos entre Trump y Kim, donde su intercambio más que un diálogo entre mandatarios parecía una competencia de ego, para principios del 2018 el panorama comenzó a cambiar.

Las pruebas de misiles tuvieron su respuesta por parte de la comunidad internacional. Además de las sanciones promulgadas por Washington y apoyadas por Tokio y Seúl, en este caso se presionó a China para que tomara un rol aún más decisivo. Por su parte China se encontraba en una situación bastante delicada. La comunidad internacional siempre ha presionado a China sobre su relación y apoyo a Corea del Norte, especialmente cuando Beijing supone un 90% del comercio de Pyongyang[11]. China ha buscado y encontrado una forma de poder “reiniciar” las relaciones que posee Corea del Norte con el resto del mundo, sin embargo, estas formas están fuertemente ligadas y supervisadas por Beijing, que busca que logren apegarse a sus guías.

Que China haya llevado a cabo dos de las sanciones más críticas hacia Corea del Norte, no es resultado de la agenda de Trump solamente, sino que responde a un momento muy importante en el escenario internacional. China busca consolidarse como una potencia en todos los aspectos que confiere esa definición, es decir un país del centro. Estas sanciones son el bloqueo de la compra de reservas de carbón de China hacia a Corea del Norte, este suponía un 60% del total de bienes comerciados entre ambos bandos[12]. Y la segunda sanción es el bloqueo de cualquier negocio o capital norcoreano llevado a cabo por cualquier banco en China. Es decir, cortar por completo cualquier forma de liquidez monetaria que pueda poseer el régimen de Kim y cortar con su intermediario, China[13].

China hace tiempo que goza de dicho título de potencia, pero en una actualidad donde la políticas de Trump han quitado la ominosa contención estadounidense que siempre estaba presente es un momento óptimo para llevar a cabo acciones que cambien su imagen hacia el resto del mundo. Darle un rostro nuevo a una China que mantiene su cúpula comunista, con una reciente reforma política que permite a su mandatario Xi Jinping permanecer como presidente por tiempo indefinido pero también abraza el consumo y el confort del capitalismo[14]. Este rostro es uno que busca poner a China en una posición más de cooperación y contención en contraposición a su abrumadora expansión económica.

Mientras que una mano ata los nudos a través de las sanciones, la otra desde Corea del Sur no pierde la oportunidad de continuar su acercamiento. En un retorno de la Sunshine Policy, el presidente Moon tomó un rol fuerte en el accionar de Corea del Sur para poder no solo atenuar la tensión que ya existía, sino, más importante, reestablecer la línea de diálogo entre ambas Coreas. El accionar de Corea del Sur, en cooperación con China, es parte de una muestra de incremento en la autonomía política. Son conscientes del rol de EUA sobre la península, sin embargo Trump se ha centrado en su retórica realista para tratar con Corea del Norte. Además de las sanciones, las amenazas, el despliegue militar y hasta los insultos intercambiados en línea solo se suman a la larga lista de acción y reacción.

Son los actos unilaterales por parte de Seúl, los cuales han generado su propio impacto, y al mismo tiempo la relación con China de por medio lo que permite un accionar diferente.

Un evento como los Juegos Olímpicos de Invierno fue un acto de autonomía y alternativa. Realizados en febrero del 2018 en Pyongyang, Corea del Sur realizó esfuerzos para sumar a los atletas de Corea del Norte al evento[15]. Los Juegos Olímpicos resultaron ser más que simple juegos de invierno, sino que se convirtieron en un terreno de accionar político de gran importancia. Que Corea del Norte y del Sur participen de las competencias bajo una misma bandera no es un acontecimiento nuevo, ya ha ocurrido antes. Sin embargo, con todo lo ocurrido, la invitación de Moon hacia Kim fue la oportunidad que ambos estaban buscando.

Moon busca amenizar la tensión, reestablecer el diálogo y continuar tratando en el futuro. Mientras que para Kim, era la oportunidad para no solo ponerse de vuelta en buenos términos con la comunidad internacional, sino que a su vez se abrían las puertas para el diálogo y amenizar las sanciones que se le habían impuesto. La invitación por parte de Kim hacia Moon para visitar Corea del Norte en una cumbre fue resultado de estos juegos. Lo cual a simple vista no parece ser algo nuevo, muchas veces se ha mencionado que Corea del Norte tiende a este tipo de actitudes con el fin de salirse de las sanciones. Pero esta vez resultó ser diferente, cuando el 23 de marzo de 2018 el mandatario Kim salió del país por primera vez en años y tuvo una reunión personal con Xi Jinping en Beijing.[16]

Para Beijing, la reunión tuvo los efectos deseados, como mencionamos anteriormente este cambio en la política exterior norcoreana supone ser parte del plan de Beijing para poner un fin a la escalada de tensiones y presión por parte de Estados Unidos, Corea del Sur y la comunidad internacional. La reunión dejó como resultado una cumbre que se llevó a cabo el 27 de abril de 2018 y fue un momento histórico para la relación entre ambas Coreas. Si bien en el pensamiento comú se asume que este es el principio de la paz, la realidad es diferente.

Las charlas mantenidas durante esta histórica reunión se limitaron a puntos y temas previamente acordados. Es decir, fue una reunión para volver a coincidir. A continuación los puntos más importantes a tener en cuenta de la declaración de Panmunjom en base a las relaciones internacionales y la estabilidad de la región[17].

  • Tanto el Norte como el Sur unirán esfuerzos en reducir la tensión y tratar de eliminar el peligro de una posible guerra en Corea.
  • Terminar con cualquier tipo de agresión llevada a cabo de uno hacia el otro, esto incluye mensajes propagandísticos y vandalismo a través de panfletos en el paralelo 38.
  • Reafirmar el armisticio a través de un tratado de no agresión, para que en un futuro el armisticio se convierte en un tratado de paz.
  • Llevar a cabo un desmantelamiento militar en etapas por ambas partes, esto incluye desde el armamento convencional hasta el nuclear.
  • Mejorar los canales de comunicación entre ambas partes, desde los mandatarios hasta los jefes y ministros de guerra, organizado reuniones generales de ambas partes.

Al leer los puntos y al observar el evento y su ocurrencia, uno no puede evitar mantenerse optimista. Sin embargo, hay que volver a leer entre líneas estos acuerdos para comprender realmente lo que se está poniendo en la mesa de negociación. El hecho de buscar ponerle fin a la tensión y terminar las provocaciones es un primer paso. En el pasado se han intercambiado salvas, vandalismo y fuego cruzado simplemente por mensajes e inclusive la reproducción de música popular por medio de megáfonos en la frontera. Estos son solo los hechos más leves de este tipo, uno de los momentos más tensos se dio en 1976 con la Operación Paul Bunyan. Cuando fuerzas conjuntas de EUA y Corea del Sur llevaron a cabo un despliegue militar masivo con el único objetivo de talar un árbol, el cual obstruía la visión de los observadores de la ONU y causó la muerte de dos soldados americanos[18].

El desarmamiento nuclear, este es el punto mas delicado en la mesa. Si bien se ha comentado y accedido a ponerle fin al programa nuclear e incluso bromeado con no molestar con más pruebas, debemos mirar con atención a este punto. Corea del Norte detuvo sus pruebas nucleares y lanzamientos de misiles, según afirma Kim previo a esta declaración. Durante las charlas, se espera que la próxima reunión sea con el presidente Trump y es aquí cuando debemos tratar el tema del armamento nuclear. ¿Qué significa que ya no harán más pruebas? La respuesta genera sus dudas, si se refieren a que no harán más ensayos o si ya alcanzaron el desarrollo óptimo para tener una capacidad nuclear que responda a una posible agresión. Es aquí donde la visita de Trump entra en juego. Recordemos que Corea del Norte, junto a otros países como India o Israel, no forma parte del Tratado de No Proliferación Nuclear. Corea del Norte busca ser reconocida como una potencia con capacidad nuclear, por lo que la reunión con Trump podría ser vista o entendida como una forma de reconocer ese status, la cual levanta más dudas sobre la proliferación nuclear. Si Corea del Norte lograra dicho reconocimiento, ¿qué evitaría que otros países siguieran sus pasos? Si bien la simple noción pede sonar fuera de lugar, ya mencionamos a otros países cuya capacidad no está oficialmente autorizada. Esto supondría un cambio importante, dado que llevaría a otros países a hacer los mismos reclamos.

Si bien estos son supuestos, a mi consideración son preguntas válidas sobre los resultados de las negociaciones entre Corea del Norte y del Sur. Específicamente sobre la mirada de la administración Trump y su accionar, es algo de sumo interés y a su vez de incertidumbre. Que el armisticio se transforme en un tratado de paz es algo factible, sin embargo, este se llevaría a cabo a largo plazo, siempre y cuando las negociaciones, los acuerdos y las guías que se han propuesto se respeten.

Conclusión

Luego de este recorrido, está claro que la era Trump ha dado mucho de qué hablar. Desde su accionar hasta su discurso, ha llevado no solo a EUA sino al resto del mundo a tomar medidas para no simplemente lidiar con las políticas de America First, sino que también para afrontarlas y en ciertos casos, evitarlas. Fuere cual fuere los motivos por los cuales Trump busca dejar su huella en el mundo, la agenda norteamericana se ha tornado confusa. No por su objetivo, el cual pone los intereses de EUA por sobre todo, sino por su forma de abordar este objetivo y en ciertos casos responder de una forma que genera incertidumbre. Desde mi opinión, no sabría decir si Trump tomó una hoja del manual de Nixon y su política del hombre loco. Pero por su forma de actuar desde los medios, redes sociales y eventos oficiales no solo deja mucho que desear, sino que a su vez supone un riesgo cuyas consecuencias terminan causando un efecto opuesto al deseado. Se torna difícil poder hacer suposiciones o siquiera tener una idea de cómo va a actuar. Un día está realizando maniobras militares y al otro está empujando a sus aliados tanto históricos como vitales en una guerra comercial sin precedentes.

Referencias bibliográficas

AFP: “Pressured by Trump, Missile tests, China finally cuts off all North Korea coal imports”. Business insider, publicado el 9 de junio del 2017, consultado el 18 de abril de 2018, disponible en: https://bit.ly/2sbChTX.

Agerholm, Harriet: “Donald Trump sends aircraft carriers to western Pacific in rare military excersise following North Korea warning”. Indepent.co.Uk, publicado el 9 de noviembre de 2017, consultado el 17 de abril de 2018, disponible en: https://bit.ly/2lDwhBQ.

CNBC: “China Allows Xi to remain president indefinetly”. CNBC, publicado el 11 de marzo de 2018, consultado el 18 de abril de 2018, disponible en: https://cnb.cx/2FA5awg.

Haas, Benami: “Former President Park Geun Hye sentenced to 24 years of jail”. The Guardian, publicado el l6 de abril de 2018, consultado el 24 de abril de 2018, disponible en: https://bit.ly/2mkjy7n.

Holland, Steve; Rascoe, Allesia: “Trump pulls U.S out of Pacific Trade deal, loosing Asia ties”. Reuters, publicado el 23 de enero de 2017, consultado el 17 de abril de 2018, disponible en: https://reut.rs/2EFyhNx.

Lee, Steven & Perlez, Jane: “Kim Jong-un met Xi Jinping in scret Beijing visit”. The New York Times, publicado el 27 de marzo de 2018, consultado el 18 de abril de 2018, disponible en: https://nyti.ms/2uyyEtB.

Leontieff, Wassily: “Domestic Production and Foreign Trade; the American Capital Position Re-Examined”. 

Maresca, Thomas: “South Korean President Moon Jae-in suspends further THAAD deployment”. USA Today, publicado el 7 de junio de 2017, consultado el 17 de abril de 2018, disponible en: https://bit.ly/2tHCbSa.

Mc Curry, Justin: “North Korea agrees to send athletes to winter Olympics after talks with South”. The Guardian, publicado el 9 de enero de 2018, consultado el 18 de abril de 2018, disponible en: https://bit.ly/2CXZNtI.

Probts, Reed: “Negotiation with North Koreans: The U.S experience at Panmunjom”. US Army War College, publicado el 24 de julio de 2005, consultado el 18 de abril de 2018, disponible en: https://bit.ly/2nagDOX.

Rammami, Samuel: “China´s approach to North Korea sanctions”. The Diplomat, publicado el 10 de enero de 2018, consultado el 18 de abril de 2018, disponible en: https://bit.ly/2nRMrZb.

Reuters: “China´s central bank tells banks to stop doing business with North Korea”. Reuters, publicado el 21 de septiembre de 2017, consultado el 19 de abril de 2018, disponible en: https://reut.rs/2xiiYdQ

Statista: “State of Mimum wage in United Status as of January 1 of 2018 by state”. Statista, consultado el 17 de abril de 2018, disponible en: https://bit.ly/2HwM4rS.

Taylor, Adam: “The full Text of North and South Korea´s agreement, annotated”. The Washington Post, publicado el 27 de abril de 2018, consultado el 28 de abril de 2018, disponible en: https://wapo.st/2ml58E1.

Time editorial: “A look at this Year North Korea nuclear and Missile tests”. Time.com, publicado el 29 de noviembre de 2017, consultdo el 18 de abril de 2018, disponible en: https://bit.ly/2nQFZlb.

Torrey, Zachary: “TPP 2.0: The deal without the US”. The Diplomat, publicado el 2 de febrero de 2018, consultado el 17 de abril de 2018, disponible en: https://bit.ly/2niIImX.

Wage Indicator: “China minimum wage 2016-2017”. Wage indicator 2017, consultado el 28 de abril de 2018, disponible en: https://bit.ly/2AYmg4P.

Woody, Christopher: “China is going after South Korea wallet in their dispute over the THAAD missile system”. Reuters, publicado el 20 de marzo de 2017, consultado el 17 de abril de 2018, disponible en: https://bit.ly/2wE2IUg.


  1. Haas, Benami. (2018). “Former President Park Geun Hye sentenced to 24 years of jail”- The Guardian: https://bit.ly/2mkjy7n.
  2. Time. (2017). “A look at this Year North Korea nuclear and Missile tests”. Time: https://bit.ly/2nQFZlb.
  3. Agerholm, Harriet. (2017). “Donald Trump sends aircraft carriers to western Pacific in rare military excersise following North Korea warning”. Indepent: https://bit.ly/2naG2YG.
  4. Maresca, Thomas. (2017). “South Korean President Moon Jae-in suspends further THAAD deployment”. USA Today: https://bit.ly/2tHCbSa.
  5. Woody, Christopher. (2017). “China is going alter South Korea wallet in their dispute over the THAAD missile system”. Reuters: https://bit.ly/2wE2IUg.
  6. Holland Steve, Rascoe Allesia. (2017). “Trump pulls U.S out of Pacific Trade deal, loosing Asia ties”. Reuters: https://reut.rs/2EFyhNx.
  7. Torrey, Zachary. (2018). “TPP 2.0: The deal without the US”. The Diplomat: https://bit.ly/2niIImX.
  8. Statista. (2018). “State of Mimum wage in United Status as of January 1 of 2018 by state. Statista: https://bit.ly/2HwM4rS.
  9. Leontief, Wassily. (1953). “Domestic Production and Foreign Trade; The American Capital Position Re-Examined”. 
  10. Wage Indicator. (2017). “China minimum wage 2016-2017”. Wage indicator: https://bit.ly/2AYmg4P.
  11. Ramani, Samuel. (2018). “China´s approach to North Korea sanctions”. The Diplomat: https://bit.ly/2mrvnc8.
  12. AFP (2017). “Pressured by Trump, Missile tests, China finally cuts off all North Korea coal imports”. Business insider: https://bit.ly/2sbChTX.
  13. Reuters (2017). “China’s central bank tells banks to stop doing business with North Korea”. Reuters: https://reut.rs/2xiiYdQ.
  14. CNBC (2018). “China Allows Xi to remain president indefinetly”. CNBC: https://cnb.cx/2FA5awg.
  15. Mc Curry, Justin. (2018). “North Korea agrees to send athletes to winter Olympics after talks with South”. The Guardian: https://bit.ly/2CXZNtI.
  16. Lee, Steven & Perlez, Jane. (2018). “Kim Jong-un met Xi Jinping in secret Beijing visit”. The New York Times: https://nyti.ms/2uyyEtB.
  17. Taylor, Adam. (2018). “The full Text of North and South Korea´s agreement, annotated”. The Washington Post: https://wapo.st/2ml58E1.
  18. Probts, Reed. (1977). “Negotiation with North Koreans: The U.S experience at Panmunjom”. US Army War College: https://bit.ly/2nagDOX.


Deja un comentario