Otras publicaciones:

9789871867493-frontcover

9789871867868_frontcover

Otras publicaciones:

12-2853t1

DT_Augé_Hopenhayn_13x20_OK

Prólogo a cargo del Dr. Luciano Damián Bolinaga,
director del Programa Grupo de Estudios del Asia y el Pacífico (UAI-CAECS) y director general del XI Congreso Nacional de Estudios Coreanos

Las páginas de este libro despiertan un profundo agradecimiento y gran motivo de orgullo en mí porque en ellas confluyen una gran cantidad de pequeños acontecimientos pero de inmensos significados. Nos toca dar cuenta de una continuidad ininterrumpida de Congresos Nacionales de Estudios Coreanos, tradición que tuve el orgullo de inaugurar en 2005 junto a un increíble grupo de colegas que sembraron la pasión que hoy sentimos por los estudios coreanos en nuestro país: Jaime Silbert; Eduardo Oviedo; Jorge Di Masi; entre otros. Estos Congresos fueron el epicentro de la formación de muchos de nosotros que recién nos adentrábamos por aquel entonces en los estudios del Este Asiático y Corea. Pero no solo los Congresos han sido ininterrumpidos, sino también y, fundamentalmente, la constante formación de jóvenes investigadores que se han encargado de continuar y profundizar los estudios coreanos en Argentina de la mano de la Asociación Argentina de Estudios Coreanos. Esto último también ha devenido en una tradición que se pasa de generación en generación.

Al mismo tiempo, el orgullo que siento viene de la mano de la consolidación del Grupo de Estudios del Asia y el Pacífico (GEAP), que tengo el privilegio de dirigir en la Universidad Abierta Interamericana. El GEAP se formó en el año 2015 y desde entonces la labor formando investigadores e impulsando investigaciones ha sido continua, y el crecimiento, altamente positivo. Hemos integrado durante tres años seguidos el programa de educación virtual de la Korea Foundation que coordina la Universidad de Nuevo León en México; hemos sido organizadores del “Primer Seminario de Estudiantes Argentinos del e-School Program for Latin America en homenaje al Profesor Jaime Silbert”, brindando la oportunidad a jóvenes investigadores para que puedan presentar y posteriormente publicar sus trabajos sobre Corea. Hemos logrado que uno de nuestros graduados y colabores más cercanos, gracias a su excelencia académica, hoy esté realizando su maestría en la prestigiosa Yonsei University. Esperamos que el Licenciado Lucas Erbín sea solo el primero de muchos graduados UAI que puedan continuar su formación en Corea. Hemos logrado también desarrollar investigaciones gracias al importante apoyo de la Korea Foundation y hasta hemos podido traer a especialistas de las más reconocidas casas de estudio a nivel internacional para que contribuyan en la formación de nuestros alumnos, graduados e investigadores. Pero estos son solo algunos hitos del proceso que nos llevó a ser sede en junio de 2018 del XI Congreso Nacional de Estudios Coreanos.

Este undécimo congreso nacional no se hubiera logrado sin el apoyo de una serie de personas e instituciones que no quiero dejar de mencionar. En primer lugar, quiero agradecer enormemente al Sr. embajador Lim Ki-mo y a la primera secretaria Srta. Kim Sulhee de la Embajada de la República de Corea en Argentina por su apoyo en la organización del evento y también durante su desarrollo. Por intermedio de ellos, quiero también hacer llegar nuestro más sincero agradecimiento a la Academy of Korean Studies, que apoyó el evento y garantiza año por medio la prolongación en el tiempo de esta tradición que nutre los estudios coreanos en la República Argentina.

No menor es el agradecimiento que extendemos a la Cámara Argentina de Comercio, Industria y Agropecuaria Corenas (CACIAC), quien también ha estado siempre apoyando no solo los congresos desde sus orígenes sino también las diferentes actividades impulsadas por la Asociación Argentina de Estudios Coreanos y las prestigiosas casas de altos estudios que la conforman. Particularmente, quiero agradecer a su presidente el Arquitecto Kim Young Jun, quien además tuvo la amabilidad de compartir con nosotros durante una entrevista abierta en el congreso su experiencia de vida como empresario coreano en Argentina. Precisamente, porque estamos convencidos de que ellos son una fuerza invaluable y que deben tener mayor visibilidad en las actividades vinculadas a la Asociación Argentina de Estudios Coreanos y de nuestras universidades es que hemos decidido –desde el Grupo de Estudios del Asia y el Pacífico– dedicarles a ellos este libro, como forma de agradecimiento por su permanente apoyo, pero también como muestra de nuestra valoración por su accionar cotidiano en el fortalecimiento de los vínculos entre ambos países.

Quiero agradecer también a la Dra. Bárbara Bavoleo del Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de La Plata, por su apoyo y por su calidad como profesional y ser humano, es un gusto trabajar con ella en proyectos que potencian las capacidades de nuestras universidades y mejoran el desarrollo de los estudios coreanos en la República Argentina. Aprovecho además para agradecer el apoyo de todos los miembros presentes de la Asociación Argentina de Estudios Coreanos; al director del Korea Foundation e-School Program for Latin America, Dr. Renato Balderrama Santander de la Universidad Autónoma de Nuevo León, que viajó especialmente para participar del evento; y también al Dr. Manuel Montalbán Peregrín y al Dr. Antonio J. Doménech del Río en representación de la Universidad de Málaga y de la Oficina Puente con Corea. No quiero dejar de agradecer la participación del Dr. Juan Felipe López Aymes de la Universidad Nacional Autónoma de México durante el evento. Ciertamente, este XI Congreso Nacional de Estudios Coreanos ha tenido el orgullo de contar no solo con grandes especialistas de estudios coreanos de la Argentina, sino también de América Latina y España.

Un párrafo aparte merece la Universidad Abierta Interamericana. Quiero extender mi sincero agradecimiento al Sr. rector Dr. Rodolfo de Vincenzi; el Sr. vicerrector de Investigación Dr. Mario Lattuada y a la secretaria de Investigación Dra. Ariadna Guaglianone, por su apoyo al evento y por depositar en mí la confianza para dirigir el Grupo de Estudios del Asia y el Pacífico. En lo que atañe a la logística del evento, sin lugar a dudas, la labor de Juan Manuel Fij, Mónica Alesso y Lucio Ottone fue un engranaje clave para que todo se desarrollara al más alto nivel. También quiero agradecer muy especialmente a la licenciada María Luján Rodríguez, quien fue el factor clave para que el XI Congreso Nacional de Estudios Coreanos haya sido reconocido por el Honorable Concejo Deliberante de la ciudad de Rosario como una actividad de interés cultural.

Por último, pero no por eso menos importante, quiero agradecer a los alumnos, graduados y docentes que integran el GEAP. Hemos conformado un equipo de trabajo fantástico y la excelencia que demostraron durante el XI Congreso Nacional de Estudios Coreanos es solo reflejo de la labor que desarrollan en el día a día: Carolina Galloso, Micaela Serra, Mariano Maletti, Lucas Érbin, Maximiliano Mainardi, Leandro Heredia, Lautaro Pagaburo, Mateo Banguero, Romina Tejeda, Sol Mora, Ma. Eugenia Sétula, Malena Franicevich y Giuliana Guaglianono; es un orgullo tenerlos en el equipo.

A continuación, Paralelo 38° en el siglo XXI: desafíos y oportunidades para una nueva cooperación regional es una obra que se divide en cinco grandes partes. La primera parte sistematiza las ponencias de investigadores que han tomado por temática central los antecedentes, la situación presente y las perspectivas de las relaciones intercoreanas, pero también del equilibrio de poder en el paralelo 38°. La segunda parte focaliza los estudios sobre política y sociedad dando cuenta de un importante abanico de temas que conforman la agenda política de Corea: feminismo, gobierno electrónico, el vínculo entre la sociedad civil y el Estado. La tercera parte nuclea las investigaciones sobre el modelo de crecimiento económico surcoreano, el rol de las corporaciones y su vínculo con el Estado, pero también analiza los desafíos actuales que enfrenta el modelo. Asimismo, esta sección también trata la integración comercial no solo al interior del Este Asiático (con ASEAN principalmente), sino también con otras regiones del mundo, particularmente, con América Latina. La cuarta parte del libro abre un espacio de reflexión cultural que involucra el K-Pop, el cine, las historietas y los intercambios culturales entre académicos. Finalmente, la última parte de este libro expone el trabajo de académicos que han trabajado el vínculo entre Argentina y Corea desde diferentes aristas y recurriendo a la política comparada para abordar las semejanzas y diferencias en determinados momentos históricos entre ambas naciones.

Hasta aquí llegan mis palabras de presentación y siguen las palabras de grandes colegas y muchos alumnos por los cuales tengo un profundo respeto. A ellos, mi gratitud por confiar en mí para compilar en esta obra el resultado de sus investigaciones.

 

Rosario, 25 de mayo de 2019



Deja un comentario