Otras publicaciones:

12-3882t

bertorello_tapa

Otras publicaciones:

12-3052t

Book cover

6 Gobierno electrónico

Su desarrollo en Corea del Sur y las mejoras asociadas a la calidad de vida

Barbara Bavoleo (CONICET/UNLP-IRI)

La digitalización de Corea del Sur: inicio y desarrollo

Internet se presentó por primera vez en la República de Corea en el año 1982, momento en el que se consigue la conexión inaugural a la red tras un esfuerzo conjunto del Instituto de Tecnología Electrónica, la Universidad Nacional de Seúl y el Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología (KAIST, por sus siglas en inglés). Como en muchos otros países, consistía en un experimento a pequeña escala, llevado a cabo por un grupo de científicos e ingenieros.

El primer sistema de enlace de Corea fue el Sistema de Desarrollo de Red (SDN, por sus siglas en inglés), un prototipo de internet que conectó computadoras de los principales centros de investigación (Oh y Larson, 2011: 76). Una década después, y con el establecimiento de la World Wide Web, llegaría el primer sitio web, http://cair.kaist.ac.kr, operado por el Centro de Investigaciones en Inteligencia Artificial del KAIST en 1993 y, subsiguientemente, en el año 1994 aparecería el primer proveedor privado de servicios de internet, acompañado por el establecimiento de sitios gubernamentales, servicios de correo electrónico y búsqueda y la introducción de portales como Netsgo.

A finales de la década de 1990, la demanda de servicios de internet aumentó y, debido a que el acceso en los hogares no estaba aún generalizado, aparecieron los internet café o “PC bang”, como se los denomina en coreano. El primer internet café fue Net que comenzó a funcionar en Seúl el 15 de septiembre de 1995. El número de cibercafés aumentó gradualmente, llegando a 15.150 a finales de 1999. Los usuarios residenciales de internet poseían una conexión de acceso telefónico de solo 64 Kbps que se modificó en 1998 cuando Thrunet comercializó los primeros servicios de banda ancha que utilizaban las redes de televisión por cable. Hanaro y Korea Telecom sumaron su oferta al mercado de proveedores mediante el ofrecimiento de tecnología ADSL también para el acceso a internet por banda ancha.

Los desarrollos tecnológicos de la década del 2000 incluyeron ofertas comerciales de FTTH[1], la estandarización de WiBro[2] y servicios de VoIP[3], entre otros, e irían posicionando a Corea del Sur como una de las naciones líderes a nivel mundial en desarrollo de infraestructura en telecomunicaciones y en penetración de internet. El impacto fue rotundo, en 2004 el número de usuarios domésticos con conexión por banda ancha ya superaba los once millones, lo que representaba el 70% de los hogares coreanos (Chon, Park, Kang y Lee, 2005: 7). Estos saltos tecnológicos, y especialmente la propagación de los productos de alta velocidad, estimularon la expansión de diversos artículos multimedia y sentaron las bases para una evolución hacia una red ubicua, posible gracias a la convergencia de la radiodifusión, las telecomunicaciones y los servicios de internet proporcionados tanto por teléfonos móviles, como por transmisiones de fibra óptica.

La conectividad local, nacional e internacional de Corea es sustancial, tanto en términos cuantitativos como cualitativos. En la actualidad, la mayoría de los usuarios coreanos se conectan a la red a alta velocidad y el país lidera los índices en esa categoría. En diciembre del año 2010, el 74,7% de los usuarios de internet en áreas rurales se conectaban a través de servicios de banda ancha y el total de los suscriptores a estos servicios superaba los diecisiete millones, de los cuales seis millones o más utilizaban LAN[4] (NCA, 2011: 34), interconectando varias computadoras y periféricos. La infraestructura necesaria para ello incluye cableados de fibra óptica submarinos, nacionales e internacionales, y estaciones terrestres satelitales que permiten que todo el territorio tenga cobertura de red.

Esta distribución, difusión y avance en el tratamiento de tecnología es atribuible, en gran parte, a una conjunción de factores que incluyen la geografía, la competencia, el equipamiento, la cultura y, fundamentalmente, el apoyo del Estado que se manifiesta en políticas públicas benéficas y sostenidas para el continuado desarrollo tecnológico.

El 80% de la población de Corea del Sur vive en zonas urbanas. El 48% de las viviendas, en las que habita el 40% de la población, son departamentos y esta densidad facilita el acceso de banda ancha. Otro elemento que contribuye es la proximidad de las centrales telefónicas. La distancia promedio de un teléfono a la central es de 2,2 kilómetros y un 95% de los clientes se encuentran dentro de los cuatro kilómetros de distancia, o sea, dentro del rango de alcance de ADSL. Por otra parte, los proveedores de servicios de internet por banda ancha se multiplicaron tempranamente incrementando la competencia y otorgando mejores precios. Ya en octubre del año 2001 existían siete compañías ofertantes, de modo que el 90% de los hogares con líneas telefónicas fijas podían acceder al servicio ADSL y a ello fueron sumándose otras opciones que incluyen cable modem, conexiones LAN, WLL[5] o satelitales. Como resultado de esta competencia tecnológica en el mercado, los precios del servicio están entre los más bajos del mundo. El crecimiento en el número de suscriptores también repercutió en el costo del equipamiento necesario para el servicio de conexión, que disminuyó considerablemente debido a una demanda sostenida (ITU, 2003: 12).

El gobierno de Corea del Sur diseñó e implementó planes y programas con el fin de promover y fortalecer la sociedad de la información. Uno de los primeros y más importantes fue el de 1987 denominado Sistema Nacional de Información Básica que tuvo entre sus objetivos el de digitalizar información de gestión gubernamental, por ejemplo, registros de viviendas, impuestos, finanzas, etc. Los avances realizados en el marco de este plan dan inicio al sistema actual de gobierno electrónico que se fue reforzando con planes posteriores que conectaron a las distintas oficinas gubernamentales digitalmente, y aumentaron la provisión de servicios digitales para los ciudadanos. Al mismo tiempo se trabajó en aumentar el número de accesos a la red con diversos programas educativos destinados a los grupos etarios menos proclives al cambio tecnológico. Se llevaron a cabo sesiones de capacitación, cursos para sectores vulnerables, se otorgó facilidades para la compra de computadoras y se dictaron sesiones informativas orientadas a la protección de consumidores en la red y a la seguridad de los datos (IT&IF, 2008: 2).

Así, para fines de la década de 2010, Corea del Sur posee más del 90% de su población conectada a internet con un promedio de uso de más de 14 horas a la semana (Statista, 2018) y uno de los sistemas de gobierno electrónico más desarrollados del mundo, cuya trayectoria se traza en el apartado siguiente.

Inicios del gobierno electrónico: del gobierno para los ciudadanos a los servicios integrados

Ubicamos una primera etapa del gobierno electrónico en Corea del Sur en la primera década de los 2000, caracterizada por una orientación que contemplaba como centro a los ciudadanos. Es decir, los programas gubernamentales se centraron en fomentar la interacción con los ciudadanos en el proceso de gobierno mediante el uso de internet, de modo que se incrementó el ofrecimiento de servicios destinados a solicitudes y tramitaciones. En el año 2000 se implementó el programa Gobierno para los ciudadanos (G4C, government for citizens), un sistema de innovación conducido por el Ministerio de Administración e Interior que concentraba sus esfuerzos en los siguientes servicios clave: 1) construir un único sitio web que proveería información de todas las oficinas públicas, entrelazadas electrónicamente, para desarrollar un portal integrado que representara a todo el gobierno; 2) ofrecer información sobre cuatro mil servicios civiles y posibilidades de tramitación online, incluyendo datos personales, requerimientos de documentación, solicitudes, multas, etc., a través de un portal de servicios de gobierno electrónico unificado; y 3) habilitar la posibilidad de que los ciudadanos soliciten más de cuatrocientos diez tipos de documentación al gobierno central en el portal y que reciban sus pedidos ya sea por correo convencional, por correo electrónico o en oficinas locales designadas para tal fin. El G4C, mediante estas medidas, mejoró la calidad de los servicios destinados al público (Suh, B., 2004: 1). Al mismo tiempo se desarrolló una base de datos integrada que cubría las áreas de impuestos, registro del automotor, registro de las personas, registro de inmuebles e información empresarial, lo que redujo considerablemente la cantidad de documentos físicos y el número de visitas a las oficinas públicas.

Una característica importante de la estrategia empleada para el desarrollo del gobierno electrónico es su perfil inclusivo, sustentado en la idea de que cada coreano debe y necesita participar en la revolución global de la información. Más que proveer infraestructura y esperar a que nazca el interés de los propios ciudadanos en estar conectados, el gobierno, conjuntamente, incentivó de manera activa el involucramiento de estos y ejecutó programas de entrenamiento (ITU, 2003: 36).

Continuando con el objetivo del G4C, en el año 2003, el presidente Roh impulsó medidas y proyectos para desarrollar aún más la informatización y el gobierno electrónico, entre ellos, la “Hoja de ruta del e-gobierno” que estableció una ambiciosa agenda de mejoras y profundización de los servicios ya existentes. Con ello se completaron los sistemas electrónicos de finanzas, auditoría, información pública, de gobiernos locales, del servicio diplomático, de servicios sociales, de empleo, y se mejoraron los servicios integrados online para los ciudadanos, entre otros (Chung, 2015: 21). El resultado, finalizando su administración, fue la integración vertical y horizontal de los sistemas de gobierno entre los ministerios, y la mejora en la participación electrónica de los ciudadanos y el intercambio de información en todas las oficinas públicas.

Así, hacia 2008 y con el inicio de una nueva presidencia, el gobierno electrónico de Corea del Sur había logrado ser innovador y eficaz en la prestación de servicios, había contribuido a la transparencia de la gestión pública y reforzado la soberanía ciudadana a través de la provisión de canales de fiscalización, quejas y elevación de propuestas. El paso siguiente sería adaptar los accesos a dispositivos móviles.

Smart Government: objetivo del gobierno electrónico durante la presidencia de Lee Myung‑bak

En 2011, la administración de Lee Myung-bak estableció el “Plan de gobierno electrónico inteligente” para promover los servicios del gobierno utilizando tecnologías desarrolladas para dispositivos móviles y haciendo que los servicios del gobierno converjan para una mayor participación y comunicación con los ciudadanos (Mospa & Nia, 2014: 17-8). En este plan, el gobierno inteligente se definió como

… el gobierno avanzado donde el ciudadano utiliza libremente los servicios públicos, independientemente del tipo de medio, combinando la tecnología de la información avanzada con los servicios del gobierno y que es mejorado continuamente a través de la participación y la comunicación con los ciudadanos. (Chung, 2015: 25).

Sus objetivos centrales abordaron el gobierno electrónico en tiempo real, a partir de los dispositivos móviles, las peticiones cien por ciento online de ciudadanos, fortalecer la comunicación con los residentes ensanchando el canal participativo, aumentar la comunicación con la sociedad global y la cooperación internacional digital, y conectar, integrar y manejar de manera eficiente todos los recursos gubernamentales de información, entre otros (Mopas, 2011).

Durante el período de Lee se reordenaron los organismos encargados de llevar adelante los proyectos de gobierno electrónico, particularmente, se disolvió el Ministerio de Información y Comunicación y se estableció el Comité Presidencial para la Informatización Nacional. Si bien esto significó una discontinuidad con periodos anteriores, el objetivo de profundizar el gobierno electrónico, ahora con el nombre de informatización nacional, no cesó. Al contrario, se profundizó la digitalización de información pública, con el plan de big data implementado por el gobierno, y se promovió la informatización amplia y generalizada de documentación. A su vez, se diagramó el sistema de smart work cuya finalidad fue permitir que cualquier persona trabajara en cualquier momento y en cualquier lugar utilizando Internet y teléfonos inteligentes y centros de oficinas remotas en áreas suburbanas. Este sistema redunda en beneficios para el medio ambiente, pues a menos traslados menos emisiones de dióxido de carbono, para el sistema de transporte y para la calidad de vida para los empleados (UNPAN, 2010).

Durante la misma presidencia se cosecharon los frutos de la inversión y el desarrollo anterior. En el año 2010, la República de Corea logró el primer lugar en el Índice de Desarrollo de Gobierno Electrónico de Naciones Unidas y lo mantuvo en los años posteriores –2012; 2014–. Este índice es una medida combinada de provisión de servicios en línea, conectividad de telecomunicaciones y capacidad humana que refleja cómo un país utiliza las tecnologías de la información para promover el acceso y la inclusión de su gente (UN, 2018).

Gobierno 3.0. Los últimos avances del gobierno electrónico surcoreano

A partir del año 2013, un nuevo paradigma de gobierno electrónico se estableció en Corea del Sur bajo la denominación de gobierno 3.0 (Chung, 2015: 26). Según señala Nam, la Agencia Nacional de la Sociedad de la Información (NIA) de Corea sostuvo que el gobierno 3.0 era el objetivo de los gobiernos futuros, que debían avanzar hacia un gobierno personalizado e inteligente que empleara inteligencia artificial. Con ello, se daba paso a una nueva generación de gobierno electrónico donde las computadoras definieran, comprendieran y dedujeran el significado de la información (2013: 4). Este tipo de tecnología personalizaría todos los servicios gubernamentales en función de las preferencias, demandas y necesidades de cada individuo. El gobierno de Park Geun-hye, quien definió la estrategia bajo su gestión, sostuvo que no solo redundaría en mayores beneficios para los ciudadanos, sino que este nuevo enfoque de gobierno electrónico llevaría a la creación de nuevos empleos y sería un impulso para el desarrollo (Nam, 2013: 5). Según Kim, y en comparación con los sistemas anteriores, el paradigma del gobierno 3.0 avanza tanto sobre el gobierno 1.0, donde los ciudadanos eran meros sujetos de control gubernamental, como sobre el 2.0, donde se los reconocía como clientes de los servicios públicos. En el 3.0 se reconoce a los ciudadanos como colaboradores y se busca brindar servicios adaptados a sus necesidades, con el fin de mejorar el acceso a la información pública y promover la participación en la prestación de servicios (Kim, 2013: 7-8).

Los objetivos generales del diseño del gobierno 3.0 se trazaron en: gobierno transparente, administración inteligente y mejorada y gobierno orientado al servicio; y se fundaron en la búsqueda de apertura, intercambio, comunicación y colaboración con el ciudadano (Kim y Chung, 2016). En este marco, se previó la divulgación de 100 millones de archivos al año de organismos públicos y bases de datos gubernamentales, lo que llevaría a una mejor colaboración entre las oficinas públicas, y la información brindada hipotéticamente contribuiría a generar insumos para emprendedores y a la creación de puestos de trabajo aprovechando los datos brindados. Asimismo, las consultas online sobre temáticas relevantes impulsarían a los ciudadanos a participar como creadores de información, y no solo consumidores, señalando al gobierno sugerencias, ideas y aprobando o rechazando políticas y proyectos (Nam, 2013: 5). La crisis y la destitución de la presidenta Park mediante juicio político dejaron inconcluso el plan.

La administración actual, del presidente Moon Jae-in, no mantuvo el proyecto de gobierno 3.0, aunque de todos modos sostiene como elemento de gestión fundamental el gobierno electrónico y su faceta participativa, lo que se observa en su plan político y en los proyectos de cooperación recientemente firmados[6].

Resultados del e-gobierno

Sin dudas los avances en gobierno electrónico de Corea del Sur lograron optimizar los niveles de eficacia y eficiencia en el quehacer gubernamental, mejoraron los procesos y procedimientos del gobierno, aumentaron la calidad de los servicios públicos, incorporando más y mejor información en los procesos decisorios y facilitaron la coordinación entre las diferentes instancias de gobierno. El gobierno electrónico, además, genera mejoras en las condiciones de vida de los ciudadanos en la medida en que facilita el acceso a la información, acerca la ciudadanía al Estado, ofrece servicios de calidad a bajo costo y optimiza el proceso de servicios públicos integrando la información (Torres, Vázquez y Viloria, 2010).

Desde sus inicios, que antes ubicamos en la década del 2000 con el G4C, el proyecto coreano de e-gobierno se propuso reorganizar la información y proveer servicios integrales. Hacia fines de la década se ofrecía información sobre más de cuatro mil servicios civiles y existían posibilidades de tramitación online, incluyendo datos personales, requerimientos de documentación, solicitudes, multas, etc., a través de un portal de servicios unificado. A su vez, los ciudadanos podían solicitar más de cuatrocientos diez tipos de documentación al gobierno central en el portal y recibir sus pedidos ya sea por correo convencional, por correo electrónico o en oficinas locales designadas para tal fin. El sector económico-productivo también se vio beneficiado con los nuevos mecanismos implementados que simplificaron los procesos y disminuyeron costos y tiempos redundando en un beneficio para ellos.

A continuación mencionaremos algunos de los sistemas desarrollados por Corea del Sur que han generado mayores rendimientos.

KONEPS: es una página para obtener información completa sobre las compras, contrataciones, adquisiciones, licitaciones y pagos de todas las organizaciones públicas coreanas. En ella están registradas, al año 2017, más de cincuenta mil organizaciones públicas y más de trescientas setenta mil firmas privadas que proveen al Estado. Esta web logró mejorar la transparencia y la equidad en la administración de compras del gobierno; evita visitas innecesarias del proveedor a la oficina pública y ofrece la apertura de la información de compras en el sitio web. La eficacia en el proceso generado por esta herramienta informática expandió el mercado de contrataciones electrónicas hasta convertirse en uno de los mayores del mundo y simplificó en extremo los procesos.

 

UNI-PASS: es un portal que ofrece todos los procedimientos de despacho aduanero, desde la declaración e inspección, hasta el pago de impuestos por exportación o importación, online. Esta web logró bajar los costos de logística, y generó un enorme descenso de los tiempos de operaciones, por ejemplo, un trámite de exportación que duraba un día pasó a resolverse en 15 minutos, uno de devolución impositiva que llevaba un promedio de dos días a través del portal se satisface en menos de seis minutos. A su vez, generó una disminución considerable en costos de facturación de capital comercial y en la construcción de depósitos de aduana, menos necesarios ahora por la disminución de los tiempos del proceso.

 

MINWON 24: es un portal de servicios públicos que integra a todos los niveles de gobierno y provee un punto único de acceso. A través de él, los ciudadanos que pueden acceder a los servicios en línea en lugar de tener que ir a una oficina. Asimismo, proporciona servicios en línea a grupos socialmente desfavorecidos ofreciendo asistencia remota para ciudadanos que no están acostumbrados a Internet, servicios de apoyo especiales para personas con discapacidad y prestación de servicios en varios idiomas. MINWON24 redujo los costos de oportunidad y viajes incurridos por el público a través de un acceso rápido a servicios gubernamentales; redujo, a su vez, el gasto público en servicios civiles a través de la provisión en línea de registros y otros documentos y la carga de trabajo para los funcionarios públicos.

 

E-PEOPLE: es un portal en línea multilingüe que integra peticiones electrónicas, propuestas impulsadas por los ciudadanos y debates electrónicos sobre temas de relevancia política para 303 organizaciones gubernamentales de Corea del Sur, incluidas las organizaciones administrativas centrales, los organismos autónomos locales y otras instituciones públicas. Básicamente, el portal está diseñado para las inquietudes de las personas que no saben con qué agencia tienen que presentar sus quejas y/o están dispuestos a participar en discusiones colectivas sobre asuntos de política. Entre sus principales resultados se cuentan: la reducción del 40% en el tiempo de procesamiento de quejas y solicitudes, el aumento del 200% en las sugerencias recibidas y el incremento del 70% en la tasa de satisfacción general. La mayoría de las peticiones se relacionan con la transparencia de la acción administrativa y la lucha contra la corrupción de los funcionarios públicos.

Beneficios y ventajas: a modo de conclusión

Los avances en materia de gobierno electrónico de Corea han sido destacados. No solo recibieron el reconocimiento internacional, sino que mejoraron considerablemente las condiciones de trámites y servicios, ahorrando en tiempos y costos, como hemos señalado más arriba.

La reducción de tiempo hace más eficientes las operaciones que realizan los ciudadanos y permite a la administración disponer mejor de sus recursos, reduciendo la burocratización y generando mayor transparencia en los actos públicos. A su vez, la reducción de costos impacta en disminución de papel y elementos de oficina redundando en cuidado del medio ambiente.

El gobierno electrónico de Corea, además, apuntó a promover la cercanía entre el Estado y los ciudadanos, ofreciéndoles espacio para auditar la gestión pública. El acceso a la información les permite, por ejemplo, observar las licitaciones y compras públicas durante todo su proceso, tener datos sobre volúmenes de exportación e importación, etc. Al mismo tiempo, se abrieron espacios para una participación más activa con el portal habilitado para peticiones, para consultas públicas y para propuestas de medidas, políticas y proyectos. Todo ello aminora el grado de discrecionalidad del funcionario público, lo que genera transparencia dentro de la gestión y mejora la capacidad de controlar la misma por parte de los ciudadanos, quienes tienen la posibilidad de ejercer funciones democráticas de control y fiscalización, que van más allá de elegir a sus autoridades cada cierto tiempo.

Si bien aún quedan desafíos para el sistema de gobierno electrónico de la República de Corea, y además es un área en constante renovación debido a los cambios en las tecnologías empleadas, los avances han sido innegables, demostrando innovación y experimentación en políticas públicas, así como en el funcionamiento de la burocracia estatal. Para ello el rol del Estado ha sido central. Con un proyecto a largo plazo, supo diseñar, implementar y gestionar una estrategia de cambio y, al mismo tiempo, incentivar a la población, dos requisitos esenciales para el éxito del proyecto.

Referencias bibliográficas

Chon, Park, Kang, & Lee, Y. (2005). A Brief History of the Internet in Korea. Seúl: Kaist.

Chung, C. (2015). “The Introduction of e-Government in Korea: Development Journey, Outcomes and Future”, Gestion et management public, Vol. 3 / N.º 4. Pp. 107-22.

IT&IF (2008). Appendix F: South Korea. Washington: The Information Technology & Innovation Foundation.

ITU (2003). Boradband Korea: internet case study. Ginebra, ITU.

Kim, P. y Chung, C. (2016). “Una revisión histórica del desarrollo del gobierno electrónico en Corea del Sur”, Gestión y política pública, Vol. 25, N.º 2. Recuperado el 29 de noviembre de 2018, de https://bit.ly/2or3CB7.

Kim, Sang-wook (2013). “The Government 3.0 and a Paradigm Shift in the Information Services”, Paper presented at 85th Women’s Policy Forum: The Government 3.0 and Tasks for Policies on Women and Family. Seoul: Korean Women’s Development Institute.

MOPAS (2011). “Smart Gov Plan”. Seúl.

MOSPA & NIA (2014). Electronic Government White Paper: 2008-2012, National Informatization Society Agency,

Nam, T. (2013). “Government 3.0 in Korea: Fad or Fashion?”, ICEGOV 2013, October 22-25, 2013, Seoul, Korea. Pp. 1-11.

NCA. (2004) y (2011). White Paper Internet Korea. Seúl, National Computarization Agency, Ministry of Information and Communication.

Oh, M., & Larson, J. (2011). Digital Development in Korea. Building an information society. Londres, Routledge.

Statista (2018). Internet Usage in Korea. Statista. Recuperado el 26 de noviembre de 2018, de https://bit.ly/2mSIDqo.

Suh, B. (2004). “Application of information and communication technology in governments: e-government”, Public Service Award Nomination. Seoul, UNPAN.

Torres, Maritza, Vásquez, Carmen, & Viloria, Amelec. (2010). Gestión y calidad de la información en el gobierno electrónico. Universidad, Ciencia y Tecnología14(54), 055-064. Recuperado en 30 de noviembre de 2018, de https://bit.ly/2m6t3He.

UN (2018). E-Government Development Index (EGDI), United Nations E-Government Knowledgebase. Recuperado el 30 de noviembre de 2018, de https://bit.ly/2mSs2D5.

UNPAN (2010). “South Korea to Push ‘Smart Work’ System”, Public Administration News. Recuperado el 27 de noviembre de 2018, de https://bit.ly/2mcDqcK.


  1. FTTH (Fiber to the home) es una tecnología de telecomunicaciones que se basa en el empleo de cables de fibra óptica para la distribución de servicios de internet de banda ancha, telefonía y/o televisión a los abonados.
  2. WiBro es una tecnología de banda ancha inalámbrica de internet desarrollada por la industria de telecomunicaciones coreana que fue ideada para superar la limitación de la velocidad del teléfono móvil y para agregar movilidad a Internet de banda ancha. El servicio comercial se lanzó en junio del 2006.
  3. VoIP es un grupo de recursos que hace posible que la señal de voz viaje a través de internet empleando un protocolo IP (Protocolo de Internet). Envía la señal de voz en forma digital, en paquetes de datos, en lugar de enviarla en forma analógica a través de circuitos utilizables solo por telefonía convencional.
  4. LAN (Local Area Network) es una red de área local que conecta los ordenadores en un espacio relativamente pequeño y predeterminado (como una habitación, un edificio, o un conjunto de edificios).
  5. WLL (Wireless Local Loop) significa bucle local inalámbrico y hace referencia al uso de un enlace de comunicaciones inalámbricas como la conexión para ofrecer servicios de telefonía e internet de banda ancha a los usuarios. Emplea, principalmente, frecuencias licenciadas que evitan los riesgos de saturación de red asociados con las frecuencias de uso compartido o bandas libres.
  6. Ver: Moon Jae-in administration announced “Comprehensive Action Plan for Governmental Innovation”, Anti-Corruption and Civil Rights Commission, The Republic of Korea, marzo, 2018. Disponible en: https://bit.ly/2nHlY0p.


Deja un comentario