Otras publicaciones:

9789877230284-frontcover

9789871867950_frontcover

Otras publicaciones:

Book cover

9789877230277-frontcover

7 “Aún estamos aquí”

¿Por qué es importante seguir escribiendo sobre el hundimiento del ferry Sewol?

Florencia Mendez (UNLP-IRI)

La embarcación

El MV Sewol fue un ferry Ro-Pax de 146 metros de eslora y 22 metros de manga máxima comprado por Chonghaejin Marine en el 2012 a la compañía constructora de barcos japonesa Hayashikane. Había comenzado a operar en 1994 bajo el nombre de Naminoue, y para el 2012, luego de 18 años de actividad casi ininterrumpida, estaba en un estado muy deteriorado. Chonghaejin Marine comenzó a realizarle reformas el 12 de octubre del 2012. La empresa aumentó la rentabilidad de los viajes, dos o tres por semana de Incheon a Jeju y de vuelta, agregando cabinas para pasajeros en la tercera, cuarta y quinta cubierta, y reformando las ya existentes. Además de los pasajeros, podía llevar alrededor de 220 autos y 152 contenedores de 6 metros.

Su peso incrementó de 239 toneladas a 6825 toneladas y la capacidad de pasajeros aumentó de 116 a 956, incluyendo a la tripulación. Esto hizo que su centro de gravedad subiera 50 cm, lo que generó un desbalance: entre las reformas hechas no hubo ninguna que se centrara en este cambio, por lo que, a pesar del espacio agregado y el peso que se le sumó a la embarcación, su centro de gravedad seguía siendo el mismo de antes. Las reformas terminaron el 12 de febrero del 2013. Luego de la revisión obligatoria del Registro Coreano de Embarcaciones, la cual, según se supo, estuvo basada en documentos falsos proporcionados por Chonghaejin Marine, se determinó que el ferry podría llevar 987 toneladas de carga y aumentó el líquido de balasto necesario a 1703 toneladas.

Gráfico 1: Distribución de las áreas en el ferry Sewol

Fuente: BBC News

Finalmente, el 15 de marzo del 2013 comenzó a operar como Sewol y realizó 241 viajes por esa misma ruta hasta hundirse. El 19 de febrero del 2014, casi dos meses antes del hundimiento, el ferry volvió a ser inspeccionado por el Registro Coreano de Embarcaciones y habilitado para la navegación.

Zarpe del ferry

El cronograma del ferry indicaba que el Sewol debía salir a las 18:30 h (hora local) del 15 de abril del 2014 del puerto de Incheon hacia la isla de Jeju, pero la partida se atrasó: alrededor de las 17:30 h el Servicio de Tráfico de Embarcaciones (VTS, por sus siglas en inglés) alerta de la poca visibilidad por la niebla (alrededor de 1 km) y prohíbe que las embarcaciones salgan del puerto. Sin embargo, a las 20:35 h la niebla se disipa poco a poco y el VTS levanta la alerta. El ferry Sewol, con la autorización de los oficiales del puerto y ya atrasado varias horas en su cronograma, sale a las 21 h. Es el único: el resto, para evitar posibles accidentes, decide salir al día siguiente.

Ese día el Sewol llevaba 761,2 toneladas de líquido de balasto: casi 1000 menos de lo que tenía que llevar, lo cual lo hacía más inestable de lo que ya era estando en óptimas condiciones. A bordo había 443 pasajeros (de los cuales 325 eran estudiantes de la secundaria Danwon, ubicada en la ciudad de Ansan, a 30 km al sur de Seúl), 33 miembros de la tripulación[1] y un total de 2142,7 toneladas de cargamento, más del doble de lo que podía llevar, incluyendo 185 autos. 426 toneladas del cargamento eran de barras de metal, 278 de los cuales estaban destinadas a la construcción de una base naval en la isla de Jeju[2], la cual le correspondía al gobierno.

El capitán era Lee Joon-seok, un hombre de 69 años con más de 40 años de servicio que ya había transitado la ruta que el ferry iba a hacer durante ese viaje. Estaba reemplazando al capitán Shin, quien era el capitán regular del Sewol y quien ya había alertado a la compañía de la inestabilidad de la embarcación y del estado en el que estaba. Sin embargo, lo amenazaron para que no se quejara formalmente, por lo que recomendó al capitán y a la tripulación que estaría a cargo del Sewol en su ausencia que no hicieran giros de más de 5° para no desestabilizarlo.

Llamadas de emergencia, rescate y hundimiento

Alrededor de las 8:20 h del 16 de abril del 2014 se activa la navegación manual y el ferry entra al canal Maenggol. Este suele ser utilizado por las embarcaciones surcoreanas para ahorrar tiempo y combustible, pero es peligroso por sus corrientes impredecibles y veloces provocadas por los cambios de la marea de la zona. Por esto mismo, normalmente se espera que el capitán de la embarcación sea el que esté navegando o, como mínimo, que esté presente mientras un miembro de la tripulación de alto mando lo haga. Sin embargo, Lee estaba durmiendo en su camarote cuando el Sewol entró al canal[3]. La Tercera Oficial de Cubierta, Park Han-kyul, de 25 años, estaba a cargo de la navegación en ese momento: tenía solo seis meses de experiencia a bordo del Sewol y jamás había navegado el barco en esas aguas. Se cree que cuando el ferry estaba pasando por una zona con numerosas islas pequeñas muy cerca la una de la otra, Park viró 15°, diez más de los recomendados anteriormente por Shin, lo que hizo que la embarcación comenzara a voltearse y a navegar de forma horizontal como se ve en el Gráfico 2.

Gráfico 2: La ruta hecha por el ferry y el giro brusco hecho por Park

Fuente: BBC News

A las 8:52 h se registra la primera llamada de emergencia: Choi Deok-ha, un estudiante de Danwon, llama al 119 y le dice al Cuartel de Bomberos de Jeonam que el barco parece estar hundiéndose. Pasan dos minutos hasta que logran conectarlo con la Guardia Costera de Mokpo, que perdió varios minutos valiosos preguntándole no solo el nombre y la clasificación de la embarcación, sino también su latitud y longitud para ubicarlo. Choi solo pudo responder con el nombre del ferry, y recién a las 8:58 h, seis minutos luego de haber podido conectar la llamada por primera vez, despachan una patrulla de control que tardaría más de media hora en llegar.

Mientras tanto, a las 8:55 h, tres minutos luego de que Choi hiciera la primera llamada de auxilio, la tripulación del ferry reporta la situación al VTS de Jeju, isla para la que aún faltaban varios kilómetros, ignorando o evitando avisar al Centro de Control de Jindo, ubicado a tan solo un kilómetro y medio del lugar en el que estaban.

La Guardia Costera de Mokpo avisó al Centro de Control de Jindo de la situación a las 9:06 h, ocho minutos después de haber despachado la patrulla de control, pero aún sin tener información sobre la cantidad de pasajeros a bordo ni la ubicación exacta. El VTS de Jeju, por su parte, no se comunicó en ningún momento con el Centro de Control de Jindo, ni tampoco lo hizo la tripulación del ferry.

Unos pocos minutos después, el Sewol ya presentaba una inclinación de 43°, por lo que era prácticamente imposible escapar de él si no se estaba en la cubierta superior al momento de comenzar a inclinarse. A las 9:23 h el VTS le ordena a la tripulación que obliguen a sus pasajeros a utilizar el chaleco salvavidas y poco después le pide al capitán que rápidamente decida sobre la necesidad de evacuación. A las 9:30 h llega la patrulla de control al lugar, pero para ese entonces el ferry ya presenta una inclinación de 60° y el pequeño barco no tiene capacidad alguna para evacuar a los 443 pasajeros a bordo. Rescata a unos pocos que estaban en la cubierta superior en el momento en el que el barco comenzó a inclinarse y recibe ayuda de pequeños barcos pesqueros que se acercan a ayudar a los pasajeros que se habían tirado al agua, pero estos tampoco tienen la capacidad necesaria para rescatar más que a unos pocos.

A las 9:37 h se registra la última conversación entre la tripulación y el VTS: afirman que se ha dado la orden de evacuar el barco y que los pasajeros están siendo evacuados en ese mismo momento. Sin embargo, esta orden no solo nunca se dio, sino que la tripulación repetía por los altavoces la orden de quedarse dentro del barco y, si fuera posible, dentro de los camarotes.

A las 10:23 h el barco se da vuelta por completo, y para las 11:18 s solo dos metros de la punta del casco son visibles por encima del agua. A las 13:03 h del 17 de abril el casco deja de ser visible y el ferry se hunde por completo.

De los 179 rescatados, los primeros 15 fueron el capitán y otros miembros de la tripulación: Lee se subió a la patrulla despachada tras el llamado de Choi, y poco después lo hizo Park. Ninguno de los tripulantes estaba preparado para enfrentar una situación de este estilo (durante el 2013 Chonghaejin Marine utilizó menos de ‎₩2100 en capacitación de sus empleados, que de todas formas se emplearon en otras cosas[4]), pero los miembros de alto mando sabían que utilizando sus uniformes no serían rescatados por tener que permanecer en la embarcación hasta el último momento. Lee, por ejemplo, fue rescatado en calzoncillos.

Por otro lado, no se contaban con los suficientes chalecos salvavidas para todos los pasajeros, además de que solo dos de los más de 40 botes salvavidas habían sido desplegados por la Policía Marítima, lo cual no sirvió de nada.

Los únicos miembros de la tripulación que según los sobrevivientes cumplieron con su deber fueron Park Ji-young, Kim Ki-woong, Jeong Hyun-seon y Yang Dae-hong[5]. El resto de las personas que rescataron a otros pasajeros, según testimonios de los sobrevivientes, fueron estudiantes de Danwon.

Gráfico 3: Línea de tiempo desde el zarpe hasta el hundimiento del ferry

image3

Fuente: Elaboración propia.

Familiares y sobrevivientes: los primeros días

En la mañana del accidente, los familiares de los estudiantes de la secundaria Danwon estaban en sus lugares de trabajo y en sus clases cuando se enteraron por los medios de un accidente marítimo: alrededor de las 8:50 h los noticieros informan que el ferry Sewol había volcado, pero que todos los pasajeros estaban sanos y salvos. Sin embargo, a las 9:20 h comienzan a hablar de víctimas y pasajeros atrapados dentro del ferry (GObalnews, 2015), por lo que poco a poco los familiares empiezan a acercarse a la escuela para que les informaran qué estaba sucediendo realmente.

Allí los recibe la prensa, lo cual los obligó a pedir vehículos al colegio para que los llevaran hasta Mokpo para después partir a la isla de Jindo, el punto más cercano al lugar del hundimiento al que se puede llegar por tierra. Tardan alrededor de cinco horas, las cuales pasan arriba de cuatro micros que no tenían servicio de radio ni TV, a diferencia de la mayoría de los micros de larga distancia surcoreanos; apenas tenían señal en los celulares, pero se turnaban entre ellos para monitorear noticias sobre el ferry y comunicárselas al resto.

Una vez que llegaron a Jindo fueron alojados en un gimnasio equipado con voluntarios para brindar información y asistirlos en lo que necesitaran, una pantalla gigante que pasaba noticias del hecho las 24 h del día y gradas para que la prensa pudiera ubicarse y esperar. Unos pocos pudieron reencontrarse con sus hijos, ya rescatados, cuyos nombres estaban en una lista de “pasajeros rescatados” en la entrada del gimnasio. Otros fueron alimentados con falsas esperanzas, ya que los nombres de sus hijos aparecían en esa lista pero luego eran pasados a la de “desaparecidos”. Algunos pocos tuvieron la certeza del fallecimiento de su ser querido a las pocas horas del vuelco.

Sin embargo, a medida que las horas pasaban y los oficiales del gobierno subían al escenario para presentar novedades que no tenían, los padres fueron acercándose al puerto y vigilando la operación de rescate. Alrededor de las 17:30 h rentan un barco para acercarse al lugar, porque querían ver las operaciones antes de que anocheciera. Pero al acercarse al lugar del hundimiento se dan cuenta de que no había ninguna operación: las embarcaciones que estaban allí o vigilaban el espacio en el que el ferry estaba hundido o daban vueltas con buzos que poco podían hacer por la falta de los materiales y las medidas de seguridad necesarias (Gaia TV, 2014). En el gimnasio uno de los pasajeros rescatados incluso tomó el micrófono y le preguntó a la Guardia Costera qué había hecho por los atrapados en el ferry durante esa primera hora tan crucial, ya que “no podría vivir consigo mismo si no les decía a los padres de los niños que no se había hecho nada” (ibidem).

La desesperanza surgió entre los familiares cuando descubrieron que el Gobierno había rechazado la ayuda de la Armada de los Estados Unidos, así como la de buzos y especialistas de rescate ajenos al Estado (GObalnews, 2015). Se hablaba de burbujas de aire que podría haber dentro del ferry, lo cual permitiría que hubiera sobrevivientes, pero especialistas afirmaron que, en el hipotético caso de que hubiera tal cosa, algo muy poco probable, no estaría en los lugares adecuados. En pocas palabras, luego de unas pocas horas de hundido el ferry ya no habría posibilidad de que hubiera sobrevivientes.

El vicedirector de la escuela, Kang Min-kyu, tenía 53 años y era quien había planeado el viaje de estudio para los 325 estudiantes a bordo. Enseñó Ética y Moral en otras escuelas hasta ser ascendido como vicedirector en Danwon el 1 de marzo del 2014. Iba como chaperón junto a otros profesores, y fue quien llamó a la escuela esa mañana para avisar que el barco se estaba inclinando y que los estudiantes estaban utilizando los chalecos salvavidas mientras esperaban a la Guardia Costera.

Kang fue rescatado y llevado a un hospital en otra ciudad, pero ese mismo día volvió a Jindo en un taxi para estar cerca de sus estudiantes y recibir las novedades antes que nadie. Sin embargo, se encontró con poco y nada, como el resto de los sobrevivientes y familiares, y observó con pesar cómo otros profesores y directivos de la escuela se arrodillaban frente a los padres de los niños pidiéndoles perdón.

El 17 a la noche desapareció y fue encontrado sin vida el 18 a la tarde, colgado de un árbol con su propio cinturón. En su nota de suicidio de dos páginas pide que “cuando me encuentren quisiera que me cremaran y que mis cenizas sean esparcidas en las aguas donde murieron los estudiantes”[6], preguntándose si aún en el más allá podrá ser el profesor de los niños una vez más[7].

Luego del 20 de abril se instalaron carpas en el puerto para poder recoger el ADN de los familiares de los pasajeros para reconocer los cuerpos, ya que, como ya se había afirmado, objetivamente era imposible que hubiera sobrevivientes. No solo los estudiantes eran demasiado jóvenes para tener su propio documento de identidad (el cual se le da a la persona a los 17 años y contiene la impresión de su huella dactilar, lo cual hubiera servido para identificar a las víctimas), sino que, además, luego de tanto tiempo en el agua ya no era posible el reconocimiento facial para la identificación de los cuerpos. Esto quedó en evidencia cuando el 21 se realizó el funeral de un estudiante de Danwon y antes de que terminara, el 23, se confirmó con el análisis de ADN que la persona velada no era la que se creía[8]. Una familia recuperó finalmente el cuerpo del niño, pero otra, que creía tenerlo consigo, volvió al puerto a esperarlo.

Por otra parte, si bien al principio se creía que las víctimas habían muerto ahogadas, rápidamente se confirmó que la mayoría de estas habían muerto por hipotermia: el agua de esa zona está alrededor de los 12 °C, lo que haría que una persona con el cuerpo semisumergido muriese entre 90 minutos y 120 minutos[9]. Si bien aún no se sabe cuándo, cómo ni dónde comenzó a filtrarse el agua en el barco, esto confirmaría que los pasajeros atrapados habrían muerto antes de que este se hundiera por completo[10].

El 21 a la madrugada los familiares de los estudiantes de Danwon aún atrapados en el ferry decidieron movilizarse hacia la Casa Azul, en Seúl, a más de 440 km al norte de Jindo. Sin embargo, rápidamente se formó una línea policial que les impidió llegar a los micros dispuestos para este fin, lo que generó el primer enfrentamiento no violento con la policía. Muchos volvieron al gimnasio para seguir esperando noticias, pero otros durmieron a la intemperie, frente a los policías, en protesta por la inactividad del gobierno[11]. Unos pocos caminaron 10 km para llegar a la estación de trenes de Mokpo y así partir hacia Seúl, pero nuevamente fueron rodeados por la policía y tuvieron que volver al gimnasio.

El Gobierno durante esos días dijo que 600 buzos estaban participando de la búsqueda, y los medios informaron que había 224 barcos, 35 helicópteros y 727 buzos presentes en la escena[12]. Sin embargo, los padres que vigilaron la supuesta recuperación del ferry esos primeros días, así como posteriores testimonios de buzos (George y Root, 2017) solo reconocen alrededor de ocho que se zambullían durante tres horas con tres de descanso entre uno y otro turno.

El después

Para principios de julio quedaban 11 cuerpos sin encontrar (cinco estudiantes, dos maestros, un miembro de la tripulación y otros tres pasajeros) y alrededor de 30 familiares en el gimnasio de Jindo, ya que el resto había vuelto a Ansan a enterrar a sus hijos o se había trasladado hasta la plaza de Gwanghwamun, cercana a la Casa Azul, para pedir justicia. Los voluntarios se habían ido unos meses antes ante la falta de novedades y la necesidad de volver a sus rutinas, por lo que para este entonces solo quedaban alrededor de 200 trabajando de a turnos para brindar toda la ayuda que pudiesen. La prensa ya se había retirado y solo volvía si encontraban un cuerpo. El tema ya comenzaba a estancarse para los medios y, en consecuencia, para el grueso de la sociedad. El último cuerpo había sido recuperado el 24 de junio, uno de los cinco encontrados durante ese mes, y no había ninguna certeza de que los restantes estuvieran dentro de la embarcación: algunos fueron rescatados a varios kilómetros de distancia, lo cual significaba que las mareas los habían sacado del ferry.

Los errores y la incapacidad de los responsables de las operaciones de rescate comenzaron a ser evidentes apenas comenzó a hundirse el barco, pero recién a principios de junio comenzarían los juicios a los responsables de Chonghaejin Marine y a la tripulación del Sewol en la ciudad de Gwangju.

Allí declararon algunos de los sobrevivientes. Muchos de ellos lo hicieron desde otra habitación por videoconferencia por recomendación médica, ya que evitarían el trauma de tener que encontrarse con quienes habían hecho que ellos estuvieran allí, o dándole la espalda a los acusados. En esos juicios se denunció la inactividad de la Policía Marítima y la Guardia Costera, ya que en ningún momento intentaron entrar al ferry: esperaron en botes salvavidas a que los pocos que estaban en la cubierta superior se tiraran al agua y nadaran hasta ellos[13]. Los pocos estudiantes sobrevivientes que pudieron salir estando en esos momentos en su camarote lo lograron porque, al estar inclinado el ferry, la puerta al pasillo quedó por encima de ellos, lo cual permitió que, con la ayuda de compañeros que habían podido salir antes, pudieran flotar hacia la cubierta superior y saltar al agua.

Denunciaron, también, que la orden de ponerse los chalecos salvavidas llegó mucho después de que el agua comenzara a entrar al barco, y que muchos de ellos ya lo tenían puestos porque sus mismos compañeros se lo habían ordenado. Nunca les dieron información concreta a los pasajeros sobre qué estaba pasando ni por qué debían hacer lo que les pedían: es probable que muchos, hasta no ver el agua tocando sus pies, no creyeran que realmente el ferry se estaba hundiendo con ellos adentro[14]. Dos músicos tailandeses que estaban trabajando en el Sewol por ese entonces también testificaron contra la tripulación, diciendo que el capitán estaba “agachado, tomado de una barra de metal y temblando de miedo”[15] y que otros miembros de la tripulación estaban llorando sin saber qué hacer. Los recuerda llenos de pánico y preocupados, sin hacer nada por los pasajeros que necesitaban de su ayuda para salir del barco.

El momento bisagra del gobierno de Park Geun-hye

A medida que pasaban los meses y que los cuerpos aparecían a intervalos cada vez mayores, la atención de la población y de la prensa internacional no pasó a estar puesta solamente en las responsabilidades de Chonghaejin Marine y la tripulación del barco, sino también en el accionar del gobierno en esos primeros momentos críticos y en adelante.

Park Geun-hye, elegida como presidenta a fines del 2012 con más del 51% de los votos, no se presentó ni frente a los familiares ni frente al resto del país durante las siete[16] horas siguientes a sucedido el hecho: pasadas las cinco de la tarde realizó una reunión de emergencia en la que, según diversas fuentes, preguntó por qué era tan difícil rescatar a los pasajeros si estaban usando salvavidas. Park parecía no tener idea de la situación, y, como se dijo anteriormente, para ese entonces, por las condiciones meteorológicas de ese día, es probable que todo pasajero semisumergido hubiera muerto varias horas antes.

Al dirigirse al pueblo coreano, Park dijo que no rescataron a aquellos que debían proteger, y que la responsabilidad por no manejar bien la situación en última instancia le correspondía solamente a ella[17]. El 19 de mayo anunciaría la disolución de la Guardia Costera, y el 19 de noviembre de ese mismo año crearía el Ministerio de Seguridad Pública[18], que fusionaba la Guardia Costera, la Agencia Nacional de Gestión de Emergencias y de una sección del Ministerio de Seguridad y Administración Pública.

Poco después de comenzado el escándalo por estas “siete horas perdidas”, la Casa Azul comunicó que Park había sido informada del avance de las operaciones de recuperación 21 veces en esas siete horas, el primer informe siendo a las 10.30 h, pero el Jefe del Personal de la Casa Azul confesó no tener idea de dónde estuvo Park en esos momentos[19]. Para ese entonces más de tres millones y medio de personas habían firmado una petición para que se aprobaran una serie de leyes en relación al comité que investigaría el hundimiento, castigos para los culpables, creación de centros de tratamiento del trauma para víctimas de este tipo de desastres y otras demandas de los familiares de las víctimas, pero poco podía hacerse sin el apoyo del grueso de la sociedad.

Los familiares comenzaron, entonces, diferentes manifestaciones, no siempre pacíficas, para protestar contra el gobierno de Park y las decisiones que fue tomando a lo largo de los meses. Por ejemplo, a fines de 2015 un enfrentamiento con la policía extremadamente violento y reprimido con camiones hidrantes dejó un muerto: Baek Nam-gi, un hombre de 68 años que en su momento había protestado contra Park Chung-hee, el dictador y padre de Geun-hye, que entró en un coma hasta su muerte en septiembre de 2016. El agua de estos cañones estaba mezclada con capsaicina, un elemento químico irritante para el ser humano cuya inhalación y exposición prolongada genera irritación pulmonar, pérdida de la sensibilidad, falta de coordinación de los movimientos de los miembros superiores, etcétera[20].

Pero los enfrentamientos no fueron solo contra la policía. En julio de 2014 los familiares iniciaron una huelga de hambre pidiendo la sanción de estas leyes y una investigación transparente; a los pocos días, en el primer día de Chuseok (y el primero sin sus seres queridos), el grupo conservador online Ilbe[21] organizó una contraprotesta para comer pizza, pollo frito y kimbap a pocos metros de las familias[22]. Park se negó a recibirlos en la Casa Azul, pero algunos políticos de la oposición apoyaron su pedido; entre ellos el principal opositor de Park y actual presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in.

En un primer momento el hundimiento del Sewol unió a los surcoreanos, pero casi automáticamente los dividió: cuando se empezaron a hacer críticas a la administración del rescate y las operaciones de recuperación del ferry, tanto el gobierno de Park como sus votantes cerraron sus puertas.

Las campañas de difamación por parte de Park Geun-hye, ya conocidas en ese momento[23], también surtieron efecto para con los familiares de las víctimas del Sewol: se instalaron varias ideas desde los medios y comunidades online, como que los familiares de las víctimas seguían protestando porque el dinero que les habían dado no les parecía suficiente. Los familiares tuvieron que raparse la cabeza, entre otras cosas, para que se visibilizara su verdad: les habían ofrecido más dinero y ellos lo único que querían era la verdad[24].

Los ataques a los familiares fueron, en términos generales, más psicológicos y simbólicos que físicos. La pérdida progresiva del apoyo de la sociedad a medida que el Gobierno silenciaba cada vez más a la prensa y a los manifestantes se notó desde el principio, y su pico fue, quizás, en el primer aniversario del hundimiento: Park programó un viaje por cuatro países latinoamericanos para esa fecha, por lo que no estuvo junto a las familias –o, siquiera, en Corea del Sur– el 16 de abril de 2015.

¿Cómo influyó el hundimiento del Sewol en la destitución de Park Geun-hye?

Como se hizo alusión en la sección anterior, el naufragio del ferry Sewol fue el momento bisagra en el gobierno de Park. Ni bien iniciaba su mandato, en el 2013, Park tenía más del 51% de imagen positiva, pero luego del hundimiento del Sewol bajó del 50%[25]. Para agosto de 2016, solo el 31,6% de los surcoreanos tenía una percepción positiva de su gobierno y el 60,7% tenía una imagen negativa de ella[26]; para noviembre del 2016, solo el 4% aprobaba su gobierno y el 93% tenía una imagen negativa de su persona[27]. En el 2016 se dio a conocer el escándalo de corrupción de Park Geun-hye, más conocido como el escándalo de Choi Soon-sil, en el que millones de personas se manifestaron durante varios fines de semana seguidos en diferentes ciudades a lo largo y ancho de Corea del Sur para pedir la dimisión de la entonces presidenta.

En estas manifestaciones participó la llamada generación Sewol, que es como se llama a los jóvenes que por primera vez se interesaron en política luego de este hecho.

Hay que tener en cuenta que la población joven, joven adulta y adulta (de 15 a 54 años, tomando los índices de de la Central Intelligence Agency de Estados Unidos[28]), que es la que menos apoya a Park en términos generales, compone casi el 58% de la sociedad (y un número similar al momento de votar). La población más anciana, en cambio, que es la que más apoya al gobierno de Park, es tan solo el 28% de la población surcoreana. Esto da cuenta de un rápido descenso del electorado de la expresidenta: mientras que la población mayor deja de votar (porque no quiere o no puede salir de sus casas, por enfermedad, por muerte, etcétera), la porción de población joven que se acerca a las urnas y expresa su descontento con las políticas de su partido es cada vez más grande.

No obstante, esto no afectó a la destitución de la expresidenta, ni tampoco lo hizo el Sewol: si bien su imagen cayó luego del hundimiento y se generó un despertar político en la juventud, al momento de decidir su destitución la Corte Constitucional no tuvo en cuenta este factor al momento del fallo.

Su destitución en marzo de 2017 fue por una de las tantas acusaciones en su contra: el escándalo de corrupción que explotó en el 2016. Citando el fallo de la Corte Constitucional:

… las acciones de la demandada son un abuso de la talla y autoridad presidencial en beneficio de Choi Seo-won[29]; no puede ser considerada una buena gestión de los deberes presidenciales y viola la Constitución, la Ley Nacional de Funcionarios Públicos y la Ley de Ética de Funcionarios Públicos. […] Además, la filtración de numerosos documentos confidenciales a Choi Seo-won basada en las órdenes o en la negligencia de la demandada viola el deber de confidencialidad de la Ley Nacional de Funcionarios Públicos. […] Consideramos que estas violaciones de la ley por parte de la demandada son lo suficientemente serias para removerla [de su cargo].[30]

Tan solo ocho días después de su destitución comenzaron las operaciones de rescate del ferry y nueve días después de comenzadas estas el barco descansaba en el puerto de Mokpo para iniciar la investigación y recuperación de restos. Habían pasado casi tres años de incertidumbre para todos los familiares de las víctimas y solamente se tardó nueve días en reflotar el ferry. Si bien el hundimiento del Sewol tuvo un gran papel en relación a lo social y al lugar que se le empezó a dar a la política en la sociedad surcoreana, principalmente en la juventud, cuando se la juzgó por sus hechos no fue considerada una razón lo suficientemente firme para influir en su destitución. Citando a la Corte Constitucional, “aunque el desastre del Sewol no podría ser más terrible, si la demandada cumplió [o no] con su deber el día de la tragedia no es algo a determinar en un juicio de destitución”[31]. Varios medios hablaron de una victoria agridulce para los familiares del Sewol: destituyeron a la presidenta que no hizo nada por salvar a sus hijos, pero desestimaron esta razón como causa suficiente para hacerlo.

Conclusiones preliminares

Una parte del título de esta ponencia es la pregunta “¿por qué es importante seguir escribiendo sobre el hundimiento del ferry Sewol?” y su fundamentación creo que está clara en este análisis.

Los juicios contra la tripulación del Sewol terminaron en noviembre de 2014, al igual que las operaciones de recuperación de cuerpos y del ferry. El capitán recibió 36 años de cárcel, escapando de la sentencia de muerte por muy poco, y al resto de la tripulación le dieron hasta 20 años de sentencia[32]. La destitución de Park Geun-hye en noviembre de 2016 permitió que en abril del 2017 le dieran 24 años de cárcel[33] por causas de corrupción. El ferry fue reflotado y poco a poco las muestras de apoyo para con los familiares van siendo cada vez más espaciadas; el altar en la escuela fue movido, el de Ansan fue desmantelado y el ferry se convertirá en uno una vez que terminen las operaciones.

Hasta hoy en día una parte de la plaza de Gwanghwamun, cerca de la Casa Azul, está ocupada por familiares y voluntarios que se turnan para dormir en gazebos y repartir panfletos para que la gente se una a su lucha. Cada cierto tiempo, en la actualidad principalmente para el aniversario, se realizan intervenciones y protestas, pero el que fue un escenario fundamental para las marchas a favor de la destitución de Park Geun-hye también desaparecerá con el pasar de los meses.

En agosto de 2014, Kim Young-oh, padre de Kim Yu-min, comenzó junto a otros padres de las víctimas la huelga de hambre anteriormente mencionada pidiendo por una investigación transparente. A pesar de todas las críticas y los padres que fueron abandonando la huelga por cuestiones de salud, Kim permaneció 46 días alimentándose solo con agua, sal y enzimas líquidas. Colapsó en el día 40, y pasó otros seis en el hospital hasta que comenzó a comer de nuevo. Mientras tanto, a medida que él se recuperaba, ciudadanos coreanos se acercaban a la plaza de Gwanghwamun para hacer unos pocos días de huelga de hambre, en símbolo de apoyo a la lucha de los familiares de las víctimas del hundimiento.

Park Geun-hye prometió que las operaciones de rescate se llevarían a cabo durante todo el tiempo que los familiares solicitaran, pero en noviembre de ese mismo año las paró para no volver a empezarlas. Faltaban nueve cuerpos para encontrar: las condiciones climáticas ya no eran favorables y estaba llegando el invierno, y un buzo ya había muerto en actividad. Las víctimas que faltaban recuperar eran cuatro alumnos de Danwon (Nam Hyun-chol, Park Yoong-in, Cho Eun-hwa y Heo Da-yoon), dos profesores (Go Chan-suk y Yang Seung-jin) y tres pasajeros coreanos (Lee Young-sook, Kwon Jae-gun y Kwon Hyeok-kyu, estos últimos padre e hijo). Hoy, luego de reflotar el ferry y encontrar los restos de algunas de las víctimas, siguen faltando Nam, Park, Yang, Lee y los Kwon. Choi Deok-ha, el estudiante de Danwon que hizo la primera llamada a tierra para pedir auxilio, se reencontró con sus padres dentro de una bolsa blanca y con una etiqueta con el número 141 escrito en ella. Kang Min-kyu, el vicedirector que informó a la escuela de lo que sucedía y ayudó a estudiantes a ser rescatados, se quitó la vida menos de dos días después de haber sido rescatado.

Dos de los buzos de rescate murieron, y muchos otros fueron reemplazados por enfermedad o agotamiento. Otros aún hoy reciben atención psicológica por el trauma de haber buscado cadáveres en la completa oscuridad y haber encontrado los cuerpos de los niños una vez que estos flotaban hacia ellos y los chocaban. Solo 75 de los 325 estudiantes de Danwon que iban a bordo sobrevivieron; 22 personas de la tripulación de un total de 29 escaparon sanos y salvos. De los más de 400 pasajeros solo 179 fueron rescatados, y solo porque estaban cerca de la cubierta superior cuando comenzó a inclinarse el banco.

Todo lo anteriormente expuesto dejó de tener tanta importancia una vez que el escándalo de corrupción de Park salió a la luz: el Sewol no fue lo suficientemente fuerte para destituir a la presidenta, por lo que poco a poco dejó de tener importancia para la sociedad surcoreana, y aún más una vez recuperado el ferry. Aún hay seis cuerpos perdidos, familias acampando cerca de la Casa Azul bajo el sol agotador de julio y el frío bajo cero de diciembre, pidiendo saber por qué sus hijos murieron en aguas heladas y en la oscuridad.

Hay que seguir hablando del Sewol porque, a pesar de los avances hechos desde lo político, social y jurídico, aún hay gente esperando los restos de sus seres queridos y personas que cargarán con el dolor y la culpa el resto de su vida. Es importante seguir escribiendo del Sewol porque si no las cosas se olvidan y se callan. Y si eso pasa, ¿qué otra cosa queda por hacer?

Referencias bibliográficas

Aren, F.; Cano, F.; Vernino, T. (2016). La crónica no ficcional: la mirada del cronista y el narrador. Questión. Recuperado de https://bit.ly/1CWmtDF.

Bauman, Z. (2005). Identidad. Conversaciones con Benedetto Vecchi. Buenos Aires: Losada.

Caparrós, M. (2015). Lacrónica. Buenos Aires: Planeta.

CNA Insider [CNA Insider]. (15 de abril del 2016). Saving Sewol | Get Real | Channel NewsAsia. Recuperado de: https://bit.ly/2nPCgEM.

Da Silva Catela, L. (1999). No habrá flores en la tumba del pasado: La experiencia de reconstrucción del mundo de los familiares de desaparecidos. La Plata: Ediciones Al Margen.

García Germanier, F. y González, L. (2016). La etnografía como estrategia de trabajo. Experiencias y reflexiones sobre su utilización dentro del campo de las ciencias sociales. Questión. Recuperado de https://bit.ly/1CWmtDF.

Gaia TV. (17 de agosto de 2014). [가슴의 대화] 5 / Heart to Heart 5th – Bereaved family member of the Sewol Ferry tragedy_Ms Jung Hye suk. Disponible en: https://bit.ly/2owoWVM.

George, Neil P. y Root, M. (2017). After The Sewol. Corea del Sur: Sliced Pictures.

George, Neil P. (2018). Crossroads. Corea del Sur: Sliced Pictures.

GObalnews [GObalnews]. (1 de septiembre del 2015). Diving Bell; The Truth Shall Not Sink with Sewol (Director’s cut / free release). Recuperado de: https://bit.ly/1hELvOY.

Guerriero, L. (2015). “¿Qué es el periodismo literario?”. Anfibia. Recuperado de: http://www.revistaanfibia.com.

Newstapa [newstapa]. (13 de mayo del 2015). Sewol Ferry One-Year Special “Cruel Times, Lies of a Nation”. Recuperado de: https://bit.ly/2nQ5DXz.

Schatzman y Strauss en Valles, M. (1997). Técnicas cualitativas de investigación social: reflexión metodológica y práctica profesional. Madrid: Síntesis.

Patton en Valles, M. (1997). Técnicas cualitativas de investigación social: reflexión metodológica y práctica profesional. Madrid: Síntesis.


  1. De los 33 miembros de la tripulación, 19 eran trabajadores de medio tiempo o estaban trabajando de forma irregular.
  2. The Hankyoreh, “[News analysis] What’s the real reason the Sewol left port that night?”, publicado el 29 de julio de 2016, consultado el 7 de marzo de 2018. Disponible en: https://bit.ly/2oyOx0c.
  3. The Guardian, “South Korea ferry disaster: third mate ‘steering in tricky waters for first time’”, publicado el 19 de abril de 2014, consultado el 5 de febrero de 2018. Disponible en: https://bit.ly/2lZHD2J.
  4. Lee, You-kyung, “CEO, execs blamed for South Korea ferry sinking”, The Associated Press, publicado el 20 de junio de 2014, consultado el 3 de febrero de 2018, disponible en: http://bit.ly/2poAhI1.
  5. Moore, Malcolm, “Korea ferry: heroes of the Sewol”, Telegraph, publicado el 20 de abril de 2014, consultado el 8 de febrero de 2018, disponible en: https://bit.ly/2kQK07T.
  6. The Hankyoreh, “Danwon High School vice-principal found after suicide”, publicado el 19 de abril de 2014, consultado el 15 de febrero de 2018. Disponible en: https://bit.ly/2pfDGbU.
  7. CNN, “’Teacher, please rest in peace’: Students remember vice principal who took own life after ferry sinking”, publicado el 21 de abril del 2014, consultado el 15 de febrero del 2018. Disponible en: https://cnn.it/2nGomVC.
  8. The Hankyoreh, “Crew member made ultimate sacrifice, and is laid to rest”, publicado el 23 de abril de 2014, consultado el 7 de febrero de 2018. Disponible en: https://bit.ly/2nEbJKF.
  9. The Guardian, “South Korea ferry disaster survivors describe chaotic scenes”, publicado el 16 de abril de 2014, consultado el 6 de febrero de 2018. Disponible en: https://bit.ly/2lTCqJY.
  10. Expertos confirmaron que la última actividad de los celulares dentro del ferry fue alrededor de las 10:27 h, lo cual le daría más peso a esta versión.
  11. CNN, “South Korea ferry disaster: Families protest over rescue operation”, publicado el 21 de abril del 2014, consultado el 10 de febrero del 2018. Disponible en: https://cnn.it/2kOmGYx.
  12. The Hankyoreh, “Sewol victims’ families’ anger comes to boiling point”, publicado el 26 de abril del 2014, consultado el 12 de febrero del 2018. Disponible en: https://bit.ly/2pnmBNq.
  13. The Independent, “South Korea ferry: Six teenage girls who survived Sewol horror describe ‘floating out of cabins’ as ship filled with water”, publicado el 28 de julio de 2014, consultado el 10 de marzo del 2018. Disponible en: https://bit.ly/2lSki3g.
  14. Esto puede verse claramente en los videos de los celulares recuperados del ferry. Una compilación de algunos de ellos con subtítulos en inglés puede verse aquí: https://bit.ly/2mW10L4.
  15. Reuters, “South Korean teens tell how they were left to escape sinking ferry”, publicado el 28 de julio de 2014, consultado el 9 de marzo del 2018. Disponible en: https://reut.rs/2lTjD1u.
  16. Algunos medios afirman que serían más, pero se tomará en consideración las horas que los familiares de las víctimas del hundimiento reclaman.
  17. New York Post, “South Korea to disband coast guard after ferry disaster”, publicado el 19 de mayo del 2014, consultado el 6 de junio del 2018. Disponible en: https://bit.ly/2kmak9L.
  18. Este ministerio fue disuelto en julio de 2017 durante la presidencia de Moon Jae-in.
  19. The Korea Observer, “Why Sewol ferry victims stage protest?”, publicado el 16 de agosto de 2014, consultado el 15 de marzo de 2018. Disponible en: https://bit.ly/1uEhG5g.
  20. The New York Times, “Activist in South Korea Dies of Injuries From Police Water Cannon”, publicado el 25 de septiembre de 2016, consultado el 2 de junio de 2018. Disponible en: https://nyti.ms/2Zth8AW.
  21. Ilbe (일베저장소) es una web surcoreana con miembros híper conservadores, conocidos por justificar la matanza de Gwangju, intentar sabotear distintas marchas a favor de los derechos de las mujeres, sus comentarios misóginos, etcétera.
  22. Koreabang, “Against Special Sewol Law, Ilbe Stages ‘Food Binge’ Strike”, publicado el 6 de octubre de 2014, consultado el 15 de marzo de 2018. Disponible en: https://bit.ly/2lRpSTn.
  23. The Verge, “South Korean intelligence accused of spreading 1.2 million tweets to sway elections”, publicado el 28 de noviembre de 2013, consultado el 28 de marzo de 2018. Disponible en: https://bit.ly/2kR6Wnt.
  24. The Guardian, “Families of South Korea ferry victims shave heads in compensation protest”, publicado el 2 de abril de 2015, consultado el 20 de marzo de 2018. Disponible en: https://bit.ly/2kEHcLj.
  25. BBC News, “Polls test South Korea mood after ferry disaster”, publicado el 5 de junio del 2014, consultado el 3 de junio de 2018. Disponible en: https://bbc.in/2pjCy7a.
  26. XINHUA, “Popularidad de presidenta surcoreana cae 3,8%, según encuesta”, publicado el 4 de agosto de 2016, consultado el 10 de junio de 2018. Disponible en: http://bit.ly/2ox8wfQ.
  27. The Guardian, “Choi-gate: South Korean president’s approval rating tanks at 4%”, publicado el 25 de noviembre de 2016, consultado el 10 de junio de 2018. Disponible en: http://bit.ly/2mWXErb.
  28. Todos los índices están disponibles en: http://bit.ly/2nUHsqO.
  29. Nombre legal de Choi Soon-sil.
  30. Una transcripción del fallo completo de la Corte Constitucional puede encontrarse (en inglés) en el siguiente link: “The Impeachment Opinion, Annotated”, http://bit.ly/2pgFjpM.
  31. Ibidem.
  32. BBC News, “Sewol trial: Ferry captain sentenced to 36 years in jail”, publicado el 11 de noviembre de 2014, consultado el 10 de junio de 2018. Disponible en: https://bbc.in/2mTGYki.
  33. Forbes, “Former South Korean President Park Geun-hye Handed 24-Year Jail Sentence For Corruption”, publicado el 6 de abril de 2018, consultado el 10 de junio de 2018. Disponible en: https://bit.ly/2ml74w3.


Deja un comentario