Otras publicaciones:

12-3802t

12-3861t

Otras publicaciones:

9789871867257-frontcover1

Book cover

38 Interfase

Mar铆a Mercedes Cardoso

Etimol贸gicamente, la palabra interphase proviene del alem谩n (inter-聽‘inter-‘ y聽Phase聽‘fase’) traduci茅ndose al castellano como interfase. Seg煤n la RAE (https://dle.rae.es/interfase), para la biolog铆a es el per铆odo聽entre聽dos聽divisiones聽sucesivas聽de聽una聽c茅lula, mientras que para la f铆sica y la qu铆mica es la superficie聽de聽separaci贸n聽entre聽dos聽fases. De uso com煤n en la inform谩tica, se puede entender una interfase como una frontera compartida, un enlace de dos realidades, un elemento de transici贸n o conexi贸n que facilita el intercambio.

La palabra interfase refiere a un estadio intermedio entre dos fases, etapas o esferas de la realidad claramente definidas y con rasgos propios. Su constituci贸n resulta de una mezcla, superposici贸n o yuxtaposici贸n de elementos en su amplia gama de posibilidades: tangibles, intangibles, materiales o ideales, naturales, antr贸picos. Son caracter铆sticas excluyentes de la interfase la tensi贸n y el conflicto derivado de los intereses y pesos diferenciales de los factores/actores involucrados. La interfase emerge como categor铆a te贸rica de invenci贸n para definir una situaci贸n intermedia entre dos categor铆as antag贸nicas: blanco/negro, naturaleza/cultura, material/ideal, rico/pobre, seguro/inseguro, bueno/malo.

En el presente cap铆tulo se exponen algunos tipos de interfases que toman en cuenta diversos aspectos para su constituci贸n como tal. A continuaci贸n, se focaliza en la interfase rural-urbana como frontera, definiendo el contexto de su surgimiento como 谩rea diferenciada y el derrotero como categor铆a te贸rica. Se propone la definici贸n de un tercer territorio, al que se llamar谩 rururbano, distinto, no mezcla de lo urbano con lo rural. Por 煤ltimo, se sistematizan los rasgos m谩s destacados del rururbano latinoamericano, sus principales conflictos y oportunidades.

Algunos ejemplos sobre el uso de interfase

Ejemplos ilustrativos de interfases que toman en cuenta el tiempo para su diferenciaci贸n son: (1)

Postmodernismo. Etapa que sucede al modernismo, bajo nuevos modos de organizaci贸n capitalista, de los procesos de producci贸n, del trabajo y del espacio, sumado a un nuevo rol del estado. (2) Postconflicto. Interfase extremadamente din谩mica entre per铆odos de guerra y de paz en una regi贸n o pa铆s, casos de Colombia, Siria, Somalia, Nigeria. (3) Transici贸n demogr谩fica. Fase intermedia entre estadios regidos por determinados par谩metros de evoluci贸n de la poblaci贸n.

Con 茅nfasis en el aspecto procesual, representan tipos de interfases: los desastres. Son fen贸menos cuyas causas remiten a una combinaci贸n de factores naturales y antr贸picos. Con inter茅s en lo simb贸lico-cultural, constituyen otros tipos: (1) El sincretismo. Fusi贸n de cultura y religi贸n de los pueblos originarios de Am茅rica con la de los conquistadores. (2) El mestizaje. Mezcla racial y 茅tnica.

Desde el punto de vista espacial son ejemplos: (1) Ambientes intermedios. Aeroterrestres o de transici贸n terrestres-acu谩ticos. (2) Pa铆ses en v铆as de desarrollo, regiones en v铆as de industrializaci贸n, seg煤n el criterio que se tome en cuenta, son tambi茅n interfases.

Interfase rural-urbano

De especial inter茅s, lo rural-urbano se comporta como un espacio (de contenido material y simb贸lico), social e hist贸ricamente construido.

La interfase rural-urbana es una frontera conformada por diversos dispositivos complejos y din谩micos, de variable duraci贸n y que poseen diferentes funcionalidades. En ella se territorializan la diferenciaci贸n, la separaci贸n, la identificaci贸n y la cohesi贸n. Puede ser entendida de diversas maneras: como l铆mite de la ciudad, como un sector de amortiguaci贸n y reserva de recursos, un espacio que brinda servicios ambientales o que aloja equipamientos expulsados por la ciudad. Al no ser considerada como un 谩rea diferenciada de la ciudad o del campo, y por lo tanto carecer de una identidad en s铆 misma, la interfase no se legisla, reglamenta, ni controla. Este aspecto representa una de las principales dificultades para su planificaci贸n y ordenaci贸n y uno de los vac铆os m谩s aprovechados por los desarrolladores inmobiliarios y otros actores, quienes ven en esta falencia la gran oportunidad de negocio. En Am茅rica Latina, durante las 煤ltimas d茅cadas, este espacio se ha configurado a partir de la intervenci贸n de agentes privados, sin o con escasa injerencia del estado.

Como categor铆a te贸rica la llamada interfase se ha convertido en un verdadero 鈥渃aj贸n de sastre鈥, de donde pueden salir indistintamente t茅rminos como suburbano, periurbano, rururbano, transici贸n rural-urbana o urbana-rural. En Am茅rica Latina, el fen贸meno presenta unos rasgos y problem谩ticas singulares, que emergen del contexto y la historia de las 煤ltimas d茅cadas.

Interfase como frontera

Alrededor de 1970, junto con los revolucionarios avances tecnol贸gicos, se dejan atr谩s modos de producci贸n, de organizaci贸n social, pol铆tica y de identificaci贸n cultural del industrialismo, para inaugurarse una nueva etapa o fase: la era informacional, la Modernidad Tard铆a, la postmodernidad, el postindustrialismo, la sociedad de los riesgos, como una frontera con rasgos propios.

El correlato espacial de esta frontera emergente es la interfase rural-urbana. Esos dos mundos (urbano y rural), en la Antig眉edad y en la Edad Media se diferenciaban morfol贸gica, funcional y socialmente. Durante la modernidad ya empiezan a mezclarse y a fusionarse y en la postmodernidad se da origen un espacio diferenciado.

Diversas teor铆as realizan interpretaciones de los cambios en la relaci贸n entre el campo y la ciudad, desde un enfoque urbano o rural, y recientemente rururbano. Los primeros en referirse al continuum rural-urbano fueron Sorokin y Zimmerman (1929), quienes sosten铆an la existencia de una verdadera intergradaci贸n y superposici贸n de elementos y funciones, con una diferenciaci贸n gradual entre la sociedad rural y la urbana. Representan la interfase con un modelo de c铆rculos conc茅ntricos, tomando en consideraci贸n la proporci贸n de agricultores, la ocupaci贸n agraria, diferencias f铆sico-naturales del medio, tama帽o poblacional, densidad, heterogeneidad, diferenciaci贸n social y estratificaci贸n, movilidad social, etc. Los supuestos que subyacen a esta teor铆a remiten a postulados durkheimianos basados en la idea de que una mayor divisi贸n del trabajo derivada del incremento poblacional conlleva la heterogeneidad y diferenciaci贸n social evidenciada. El gradiente representa la interfase.

Otros autores contribuyeron a la cr铆tica del dualismo urbano 鈥 rural que domin贸 buena parte de la modernidad. Pahl (1966), desde un enfoque sociol贸gico, interpreta los cambios producidos en las zonas rurales de Gran Breta帽a, instaurando el continuum a aspectos culturales y sociales. Estos espacios eran f铆sicamente rurales y mentalmente urbanizados. Los antrop贸logos abonan a esta perspectiva analizando sus rasgos culturales.

En el gradiente se puede distinguir (Figura 1. Punto B):

  • 脕rea suburbana: parte del fen贸meno urbano.
  • 脕rea periurbana: periferia de la ciudad, con predominio de lo urbano.
  • 脕rea rururbana: Bauer y Roux (1976) identifican con esta denominaci贸n a aquellas 谩reas que rodean a las ciudades antiguas en Francia, con presencia dominante de viviendas unifamiliares de manera dispersa y aislada y 谩reas agr铆colas y forestales (o naturales). Ese proceso de transformaciones en los usos del suelo y en la actividad de los residentes, es acompa帽ado por mutaciones sociodemogr谩ficas.

Autores como Petagna Del R铆o (1990) presentan al rururbano como un ecotono geogr谩fico, zona de tensi贸n entre las comunidades que se encuentran e intergradan.

Desde la 贸ptica cultural se recurre al concepto de frontera, con un contenido simb贸lico m谩s que material. El elemento de cohesi贸n es la identidad de los habitantes y su apego al lugar (Sereno et al., 2010). Si bien los espacios de vida y referentes espaciales son comunes, los pobladores poseen idiosincrasia, forma de vivir e intereses particulares y dis铆miles.

Desde el 谩mbito de los estudios culturales/poscoloniales se concibe al rururbano como un h铆brido (Barros y Zusman, 2000), mezcla inacabada de lo rural con lo urbano, en el que la heterogeneidad de las formas y funciones potencian el contacto, la fusi贸n y la intrusi贸n. La categor铆a de cuasi-objeto de Latour (2012) en su propuesta de superaci贸n de las dicotom铆as propias de la modernidad, se aplica al rururbano. La hibridez en geograf铆a se manifiesta en esta interfase o vac铆o conceptual entre las dos categor铆as puras: lo urbano y lo rural.

Rururbano como categor铆a te贸rica

El rururbano es un espacio construido/producido a partir de procesos de reterritorializaci贸n (Haesbaert, 2011). Los actores sociales (Manzanal, 2007) que lo habitan, por medio de pr谩cticas socioespaciales de apropiaci贸n (material y simb贸lica), de dominaci贸n (de objetos, recursos, bienes) y empleo de s铆mbolos, creencias y valores, ejercen su territorialidad. La reterritorializaci贸n es el proceso que contiene en su definici贸n aquello que ese espacio hist贸ricamente fue (un pasado rural tradicional) y en lo que se convierte con las nuevas fuerzas y din谩micas que lo redefinen (apropiaci贸n e identificaci贸n sociocultural).

El rururbano resulta ser un territorio m煤ltiple, plural, de coexistencia de diferentes trayectorias, heterog茅neo, ensamblado. La morfolog铆a del rururbano (Figura 1. Punto C) se convierte en un resguardo de la memoria de los territorios y, por lo tanto, en la historia de las m煤ltiples territorialidades (Cardoso, 2019).

El rururbano no es rural, ni urbano; es mucho m谩s que una mezcla de lo rural con lo urbano: es el territorio de la rururbanidad. La heterogeneidad de las formas y funciones pone de manifiesto el conflicto y la tensi贸n entre diversos actores y escalas. Constituye otro territorio fundado en la base de un espacio que anteriormente fue rural, (del cual quedan vestigios que son puestos en valor) y que hoy es habitado por poblaci贸n con orientaciones socioculturales antiurbanas-rururbanizadas o contraurbanas-rururbanizadas (gustos, preferencias o aspiraciones de la poblaci贸n que, proviniendo de la cultura urbana, tienen anhelos de otro estilo de vida). Cobra fuerza la ideolog铆a que exalta el valor de la naturaleza y la b煤squeda de una vida con mayor contacto con lo natural, r煤stico y tradicional (Castro, 2018).

Temas escasamente estudiados giran en torno al impacto ambiental de las actividades del rururbano. En Am茅rica Latina hacen falta estudios formales que analicen desde la estructura demogr谩fica del rururbano, hasta la posibilidad de planificar y ordenar ese espacio, investigaciones que produzcan conocimientos encaminados a presentar aportes certeros para la legislaci贸n y reglamentaci贸n de este tercer territorio. Las evidencias de un rururbano sin control son cada vez m谩s numerosas (Nates Cruz, 2018).

Interfase rural-urbana en Am茅rica Latina

En Am茅rica Latina, si bien se ha avanzado en la identificaci贸n de ciertos rasgos propios, dilucidando herramientas metodol贸gicas espec铆ficas para su investigaci贸n, persiste la carencia de un marco conceptual com煤n o consensuado respecto a la redefinici贸n de las relaciones campo-ciudad.

La interfase rural-urbana latinoamericana re煤ne los siguientes rasgos espec铆ficos:

  • Desagrarizaci贸n del campo. Desplazamiento de las actividades agropecuarias como el soporte fundamental del sustento familiar.
  • Pluriactividad y multiocupaci贸n de sus habitantes. Se encuentran campesinos asalariados (empleados en trabajos urbanos) y pobladores rurales no-campesinos asalariados (dedicados al comercio, servicios, administraci贸n p煤blica, etc.) o de profesiones libres (artistas, emprendedores, profesionales particulares, etc.).
  • Convivencia de la residencialidad. Coexisten modos de vida rururbanos y usos residenciales de densidad baja, los agronegocios (agricultura moderna basada en commodities, especialmente soja, con desarrollo de servicios y venta de agroqu铆micos e insumos) y el nuevo terciario (turismo rururbano).
  • Gran movilidad de la poblaci贸n y accesibilidad. Garantizan los movimientos de habitantes desde la interfase hacia la ciudad o metr贸poli.
  • Insostenibilidad territorial. Se diagnostican situaciones de vulnerabilidad socioambiental (Cardoso, 2018), riesgo, ausencia de planificaci贸n y control estatal.
  • Fragmentaci贸n morfol贸gica. Partes dispuestas de manera an谩rquica en el espacio, donde ciertas funciones tienen prevalencia sobre otras, A- la residencialidad; B- El agronegocio; C- El turismo.

Ante el eminente vac铆o de contenido y la necesidad de producir una teor铆a latinoamericana, el tercer territorio, denominado rururbano, aparece como una categor铆a te贸rica con fuerte capacidad explicativa.

Figura 1
Evoluci贸n de las categor铆as te贸ricas socioespaciales. Emergencia del tercer territorio como frontera

interfase-figura 1

Fuente: elaboraci贸n propia.聽聽聽聽聽聽聽聽 聽

Bibliograf铆a

Barros, C.; Zusman, P. (2000). Nuevas y viejas fronteras 驴Nuevos y viejos encuentros y desencuentros? Scripta Nova, 69 (50).

Bauer, G. y Roux, J. M. (1976). La rurbanisation ou la ville 茅parpill茅e. Paris: Du Seuil.

Cardoso, M. M. (2018). Territorios desiguales en el rururbano norte de la ciudad de Santa Fe. An谩lisis de la vulnerabilidad diferencial y de la multiterritorialidad de productores de origen boliviano. Estudios socioterritoriales, 24, 1-19.

Cardoso, M. M. (2019). Aproximaci贸n a las territorialidades m煤ltiples en espacios rururbanos. Indagaciones sobre horticultores en Santa Fe, Argentina. Bit谩cora Urbano Territorial, 29 (2), 81-88.

Castro, H. (2018). Lo rural en cuesti贸n: perspectivas y debates sobre un concepto clave. En: Castro, H; Arzeno, M. (Coord.). Lo rural en definici贸n. Aproximaciones y estrategias desde la Geograf铆a. Buenos Aires: Biblos, 19-48.

Haesbaert, R. (2011). El mito de la desterritorializaci贸n. Del fin de los territorios a la multiterritorialidad. Buenos Aires: Siglo XXI.

Latour, B. (2012). Nunca fuimos modernos. Ensayos de antropolog铆a sim茅trica. Buenos Aires: Siglo XXI.

Manzanal, M. (2007). Territorio, poder e instituciones. Una perspectiva cr铆tica sobre la producci贸n del territorio. En: Manzanal, M. Arzeno, M. y Nussbaumer, B. (Comp). Territorios en construcci贸n Actores, tramas y gobiernos: entre la cooperaci贸n y el conflicto. Buenos Aires: CICCUS, 15-50.

Nates Cruz, B. (2018). Territorialidades rururbanas o rururbanidad contempor谩nea. Revista de Antropolog铆a y Sociolog铆a: VIRAJES, 20 (1), 5-12.

Pahl, R. (1966). The rural/urban continuum. Sociologia Ruralis, 6, 10-32.

Petagna Del R铆o, A. M. (1990). La complejidad geogr谩fica en la transici贸n ciudad-campo: el sector aldea romana en el partido de Bah铆a Blanca. Revista Universitaria de Geograf铆a, Bah铆a Blanca: UN del Sur, 4, (1 y 2), 55-78.

Sereno, C. A.; Santamar铆a, M.; Santarelli Serer, S. A. (2010). El rururbano: espacio de contrastes, significados y pertenencia, ciudad de Bah铆a Blanca, Argentina. Cuadernos de Geograf铆a, 19, 41-57.

Sorokin, P.; Zimmerman, C. (1929). Principles of rural-urban Sociology. New York: H. Holt.



Deja un comentario